in

A salvo del sargazo

La arribazón de sargazo a las costas de Quintana Roo representa un duro golpe para el sector turístico

Un fenómeno natural impide que lleguen a las costas de Yucatán las grandes manchas de macroalgas que azotan a Quintana Roo.— Su alimento: desechos y contaminantes

En definitiva, las grandes manchas de sargazo que afectan a Quintana Roo nunca llegarán a las costas de Yucatán gracias a un fenómeno natural que las empuja hacia el Norte, según explica Iliana Ortegón Aznar, profesora e investigadora del Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

“No nos van a afectar, porque una corriente, que se denomina Corriente de Lazo, hace que suban y no se incorporen al Golfo de México”, subraya la doctora en Ciencias, con amplia experiencia en el estudio de las macroalgas.

Esa corriente, abunda, actúa como una barrera física y también como barrera ecológica.

La investigadora señala que existen dos tipos de sargazo: el planctónico del Caribe y el bentónico. Este último es el que se ve en las costas yucatecas y se le conoce así porque está adherido al fondo del mar, al sustrato. Crece en el fondo marino y cuando azotan los nortes es desprendido y arrastrado por las corrientes fuertes, que lo arrojan en las costas.

El sargazo que golpea a Quintana Roo es del tipo planctónico, que es de composición diferente y está flotando todo el tiempo. Según reportes oficiales, el problema se ha reducido en las últimas semanas, aunque algunos organismos han advertido que se volverá a sentir con intensidad a partir de octubre.

Ileana Ortegón es licenciada en Biología por la Uady y tiene una maestría en Ciencias en Biología de Sistemas y Recursos Acuáticos y un doctorado en Ciencias, en ambos casos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Ha participado en numerosos proyectos de investigación relacionados con las macroalgas, manejo de recursos del mar y biología y ecología marina, entre otros.

En amplia entrevista, explica que la palabra sargazo es un término coloquial que se utiliza para denominar cualquier tipo de macroalga o pasto que llega a las costas por arribazón, aunque estrictamente no sea la denominación correcta porque describe un solo tipo de algas.

“Ese término se utilizó porque alguien habrá preguntado: ‘¿Qué es esto que llega a la costa?’ Y alguien habrá respondido: ‘Esta alga es sargassum’. Ahora bien, ¿qué es el género sargassum? Es un alga café o parda, pero la palabra se generalizó y se volvió coloquial. Por eso a toda arribazón de algas o pastos se le conoce de esa forma”, enfatiza.

En el caso específico de las macroalgas que arriban a las costas de Quintana Roo, la doctora Ortegón Aznar recalca que son del tipo planctónico, que flotan todo el tiempo. Son algas color café y en ningún momento de su ciclo de vida necesitan estar adheridas al fondo del mar. Se reproducen y crecen flotando, lo cual les concede una ventaja para poder dispersarse.

También dice que hay muchas teorías sobre su origen. Una de las más fuertes a últimas fechas es que no procede del Mar de los Sargazos, como se pensaba.

“Se ha detectado que existe algo similar en la zona del Atlántico, en la parte más inferior, entre África y Brasil”, abunda. “Allí hay una especie de corriente y se van acumulando y creciendo las algas”.

El problema de ahora, añade la entrevistada, es que llegan muchos nutrientes del mar a esa zona, incluso hasta con los vientos procedentes de África, y eso es alimento para las algas, que empiezan a desarrollarse y multiplicarse.

La situación no termina allí: a medida que esas grandes algas van subiendo a Centroamérica y llegan al Caribe mexicano se siguen nutriendo con desechos y materia orgánica que se arrojan al mar en forma directa o a través de los ríos.

“Esa cantidad de nutrientes hace que se multiplique su biomasa de manera exponencial”, agrega. “No tiene límites: mientras más nutrientes tenga puede crecer y crecer. Y tiene espacio suficiente, porque el mar es enorme”.

Más adelante se refiere a la Corriente de Lazo, que va recorriendo el Caribe y lleva a las algas consigo, sin afectar al estado de Yucatán. En próxima entrega abordaremos este aspecto.— ÁNGEL NOH ESTRADA

En sus propias palabras Ileana Ortegón Aznar, doctora en Ciencias por la UNAM

Tenemos dos tipos de sargazo: el sargazo planctónico del Caribe y el que vemos en las costas yucatecas, que es el bentónico y está adherido al fondo del mar, al sustrato.

El sargazo que llega a costas de Yucatán se desprende del fondo del mar por las corrientes fuertes cuando vienen nortes.

La composición del sargazo en Yucatán es diferente. Por ejemplo, el que va de Chelem a Sisal es más bien una macroalga roja al predominar el género alcidium, y en el que va de Chicxulub al Oriente predomina el género sargassum, similar al del Caribe aunque está adherido al fondo, no flotando.

Las macroalgas del Caribe no nos van a llegar porque las corrientes no lo permiten. Son una barrera física y ecológica que no las deja pasar al Golfo de México

Obras sin entregar

yucatan.com.mx, un veterano de 24 años