in

Aceras rotas y macetas en calles dificultan el paso

Una vista de la confluencia de la calle 66 con 61

Desafíos para la movilidad

Algunos ejemplo de los muchos obstáculos que hay en el Centro Histórico están en la calle 66 entre 57 y 55, donde los postes no dan espacio al paso de una silla de ruedas y dificultan el andar de un invidente, una cuadra más adelante hay un paso peatonal pero sin rampa, lo mismo que postes pegados a la pared y basureros sobre la acera.

En la 57 entre 66 y 64, del Centro, diversos árboles con sus arriates de herrería dan sombra y refrescan el paso de los peatones y de la casa a cuyo frente están, esto sino le “robaran” más de la mitad del espacio a la acera haciendo imposible el paso de una silla de ruedas. En la esquina un ducto a media calle está sin tapa y cubierto por un cono “gigante”.

En la 66 con 67 un semáforo ocupa todo el espacio de la acera y más adelante en la 66 con 63 otra de las rampas mal colocadas y obstruidas con los autos al quedar en rojo el semáforo, esto por no delimitar bien el área.

En la 69 con 68 varios anuncios publicitarios se colocan a media acera y en la 68 (frente a la Cruz Roja) entre 69 y 67 un establecimiento colocó macetas en la banqueta. Pero si faltaba algo que ver está en la 66 entre 65 y 63, donde hay un letrero con el símbolo de la silla de ruedas en color azul, pero que el mismo obstruye el tránsito al ser colocado a media acera.—Luis I. Alpuche Escalante

Labor

La labor para hacer de Mérida una ciudad con movilidad incluyente se antoja titánica y como mencionó el dueño de un establecimiento, a cuya puerta fue colocado un tensor de poste, se debe empezar por contratar ingenieros en vialidad y no hacer las cosas a “ojo de buen cubero”.

Joven fallece en los brazos de su madre a las puertas del O’Horán

Cartón de Tony: SANDWICHAIROS