in

Adaptarse a la realidad

Una pareja de turistas posa ante las letras de Mérida en la Plaza Grande. La afluencia de visitantes en junio pasado resultó ligeramente mayor

Hotelero propone cómo convivir con la firma Airbnb

Es indudable que Airbnb y otras plataformas digitales de reservaciones de alojamiento llegaron a Yucatán para quedarse. Lo que tenemos que hacer los hoteleros es adaptarnos a esta nueva realidad, ya que somos el único gremio al que les hacen competencia.

Así se expresa Jorge Torre Loría, exsecretario de Turismo de Yucatán, al referirse a las declaraciones que el Diario dio a conocer sobre la postura de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán y de la Secretaría estatal de Fomento Turístico del crecimiento vertiginoso de Airbnb en la entidad.

“Los hoteleros yucatecos tenemos que reinventarnos y adecuarnos al panorama que ahora presenta la competencia de Airbnb, que nos afecta de manera directa, ya que a las demás actividades turísticas no les perjudica en nada, al contrario mientras más turistas lleguen al estado les va mejor”, considera el empresario hotelero.

Como informamos, Héctor Navarrete Medina, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán, declaró que Airbnb es el nuevo dolor de cabeza de los hoteleros locales, ya que la red de huéspedes y anfitriones que se promueve por medio de las plataformas digitales domina el 12% del mercado estatal, y concentra en Mérida de 80 a 85% del alojamiento para particulares, y a turistas nacionales y extranjeros que visitan Yucatán, sin pagar la mayoría de los impuestos que sí tributan los integrantes de la industria hotelera yucateca.

A su vez, Michelle Fridman Hirsch, secretaria de Fomento Turístico de Yucatán, aceptó que aunque es innegable el crecimiento del mercado de Airbnb en Yucatán, también hay un aumento relevante en la ocupación hotelera, pero se manifestó a favor de que sí debe prevalecer el “piso parejo” para los afiliados a la empresa digital en relación con los gravámenes que enteran los hoteleros yucatecos, ya que la firma aporta el 3% de Impuesto sobre Hospedaje.

Torre Loría, también expresidente del Consejo Empresarial Turístico del Estado, se suma a las opiniones en relación con el crecimiento de la oferta de Airbnb en el mercado yucateco, en particular en Mérida, y coincide con el dirigente hotelero y la secretaria de Turismo en que los dueños de centros de hospedaje locales tienen que reinventarse ante lo que califica como una amenaza latente la llegada y expansión de la plataforma en el mercado regional.

“Se han dicho muchas cosas sobre el tema. Que deberíamos exigir a las autoridades que se apliquen para que haya ‘piso parejo’ para todos, pero aunque a los afiliados a Airbnb se les cobren impuestos, que sería difícil de lograr, como bien dijo la secretaria estatal de Turismo, ya que siempre los precios que ofrece la plataforma serán inferiores a la de los hoteleros, por los gastos mínimos que la empresa privada maneja”.

“Creo que lo más importante es que exista una verdadera regulación, ya que como prestadores de servicios turísticos que ya son, a los inscritos en Airbnb deberían exigirles que se registren en la Secretaría de Fomento Turístico y pedirles ciertos requisitos para operar. La idea es que tengan un seguro de responsabilidad civil; que se inscriban en el Ayuntamiento como rentistas para que paguen el 5% de impuestos por frutos civiles, y demuestren que están inscritos en la Secretaría de Hacienda, entre otros requerimientos legales, tal como propuso el presidente de la asociación de hoteleros”, sugiere Torre Loría.

El empresario explica que esas medidas son con el propósito de que se cuente con un padrón de todos los afiliados de Yucatán que están incluidos en Airbnb, aunque quizás no tendría un gran efecto en cuanto a la competencia con la industria hotelera local, ya que la diferencia de tarifas que ofrecen ambos es amplia.

“En la Canaco Mérida investigamos qué están haciendo en otros países para hacer frente a la competencia real que representa Airbnb, y llegamos a la conclusión de que la única manera que la afectación para los hoteleros sea menor es que los inmuebles de la plataforma se renten a partir de una semana en adelante”, subraya.

“En otros lugares hay otras limitantes para Airbnb, como un mínimo, 15 días de alojamiento con posibilidad de un mes, pero en Mérida, donde el promedio de estancia en hoteles es de dos días, el daño sería mínimo y se podría convivir perfectamente con esas plataformas de hospedaje digitales, afirma Torre Loría.— Carlos Fernando Cámara Gutiérrez

Hoteles y plataformas de alojamiento Detalles

Jorge Torre Loría, exsecretario estatal de Turismo, también ofrece opiniones de Airbnb.

Ocupación similar

Para el empresario hotelero es correcto lo que dice Michelle Fridman Hirsch, titular de la Sefotur, acerca de que hasta ahora no hay afectación en la ocupación de los hoteles. “Si se verifican las estadísticas de Datatur, en el primer semestre del año la ocupación de los hoteles en Mérida se mantuvo casi igual que en el mismo período del año pasado en los hoteles de tres a cinco estrellas”.

Perjuicios

“Si no hay acuerdos con Airbnb, los perjuicios para los empresarios se traducirían en bajas de tarifas, despido de personal y se frenaría la inversión de hoteles en la entidad”.

La fauna marina, amenazada

Contra “una locura”