in ,

Afectación en Yucatán

Una vista del mercado Lucas de Gálvez. El poder adquisitivo del salario yucateco bajó 2.9% en noviembre pasado

En noviembre de 2017 bajó 2.9% el poder adquisitivo

El poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores afiliados al Seguro Social en Yucatán disminuyó 2.9% en noviembre de 2017, comparado con el mismo mes del año anterior, lo que coloca al estado en el lugar cuatro en el país con la caída más pronunciada, afirma Jesús Quiñones Acosta, funcionario de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En el resto de la República, esa caída fue de 1.6% en promedio.

De acuerdo con un análisis de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CNSM), la pérdida del poder adquisitivo de los salarios afecta particularmente a la Península de Yucatán.

En el primer lugar de la lista de esta disminución aparece Campeche, con 4.9% y en el quinto lugar, Quintana Roo, con 2.7%. En segundo sitio están empatados Chiapas y Guerrero, con 4.1%, y en el tercero, Michoacán, con 3.9%.

En noviembre de 2017 el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS en Yucatán era de $289.64. Hoy es de $300.98, aunque el promedio nacional es de $349.31.

Las caídas más pronunciadas en el poder adquisitivo de Yucatán fueron en los servicios sociales, 3.7%; transporte y comunicaciones, 2.5% e industria eléctrica y suministro de agua potable, 1.6%, dice Jesús Quiñones Acosta.

Los trabajadores más afectados, según el análisis de la CNSM, son los de las grandes empresas y en menor medida, los de las compañías medianas.— HERNÁN CASARES

En general, se sabe que el salario mínimo en México y el asociado a trabajadores asegurados se ha “precarizado” en los últimos 50 años y el poder adquisitivo se ha reducido en ese lapso, 57%, añade el funcionario.

El salario mínimo actual, dice, es de $88.36, una cifra que apenas y cubre la canasta alimentaria y no alimentaria fijada por el Coneval. “Este es el nivel más bajo de Latinoamérica, luego de Cuba y Venezuela”.

Llamado por la infancia

Capacitación en la fuerza policial