in

“Ahorita no sale para los gastos”

Una joven empleada de un local comercial del Centro Histórico muestra una careta para protegerse de posibles contagios de Covid.

Todos pasan la misma situación —un comerciante

La situación es tan difícil que no sale para los gastos, señala José Antonio Rodríguez, de una tienda donde se venden hamacas y sombreros, entre otros productos, entrevistado en el primer sábado de la reactivación económica.

“¿Y sabes cuál es la situación más difícil? Pagar la renta. Ahorita, si me preguntas si tengo paciencia, ya no la tengo, hace años que la perdí. Tengo los pelos y nervios de punta porque no hay venta, y aparte que no hay venta, te dicen que abras a tal hora y cierre a tal hora”.

El comerciante resaltó que todos están pasando la misma situación. “Que nos dejen trabajar como debe de ser porque nosotros tenemos muchos gastos, ya no nos sigan perjudicando. ¿Quién nos ayuda, sobre todo, para pagar la renta?”.

Por su lado, a la gente también le pareció una buena medida la apertura de las tiendas, pero siempre extremando cuidados.

“Creo que abrir las tiendas va a significar un beneficio para las personas que trabajan”, señaló Grecia Morales, quien bajó al Centro para entregar algunos productos que oferta por diversas plataformas.

La joven también se dijo sorprendida por la cantidad de gente que había en el Centro. “He visto un poco más de movimiento que lo normal, como si no estuviera pasando nada”, indicó, tras señalar que, aunque siente un poco de temor, se vio en la necesidad de salir. “Uno tiene que ver cómo sacar para tener dinero”.

A Justo Tolosa, quien visitó el Centro junto con su esposa para comprar ropa, le pareció bien que abran las tiendas. “Que abran más negocios me parece bueno, porque ya la economía se está yendo para abajo. Definitivamente está bien, y los que estoy viendo es que en todas las tiendas miden la temperatura, tienen caretas, gel, todo… está bien”.

Precauciones

Justo, quien es vecino del fraccionamiento Juan Pablo II, dijo que desde que comenzó la pandemia ha procurado no salir, pero cuando hay la necesidad lo hace con todas las precauciones. “Trato de no pegarme a la gente donde hay mucho amontonamiento y aguanto un poco a que pase”.

Óscar Tzec, de Ciudad Caucel, igual bajó al Centro por necesidad. “Estas compras ya las tenía planeado desde hace días, y solamente por hoy bajé, después de esto me largo y listo”.

A Óscar también le pareció bien que abran las tiendas de productos no esenciales. “Mientras se cumplan con los protocolos sanitarios es posible reactivar la economía”, indicó. En su caso, toma todas las precauciones (uso de cubrebocas, careta, gel), “pero veo que hay comercios del mercado que no precisamente cumplen y exhortan a los clientes a cumplir las medidas. Hay tiendas donde están todos amontonados y no tienen la distancia correcta, pero hay otros que veo que sí se preocupan por poner el tapete, gel, te checan la temperatura, pero hay otros que no, y no veo personal del Ayuntamiento vigilando estas medidas”.— Iván Canul Ek

 

Pumas, imparable