in

Al exfiscal Cetina le gustaba dobletear

El licenciado Efraín Encalada Burgos habló de algunas actividades y la forma de ejercer el cargo del exfiscal Wílbert Cetina Arjona

“Vila Dosal confió mucho en él, pero nunca respondió”

En el gremio de abogados era vox populi que Wílbert Cetina Arjona mantenía abierto su despacho particular mientras ejercía la función de fiscal general del Estado, afirma el abogado Efraín Encalada Burgos, conocido litigante, con más de 38 años de experiencia.

También era de conocimiento generalizado su relación con el comprador de terrenos ejidales Gabriel Guzmán Millet, acusado de fraude y abuso de confianza por decenas de personas.

Entre muchos abogados y funcionarios judiciales se comentaba la insistencia de Cetina Arjona de seguir litigando, añade Encalada Burgos, en la segunda y última parte de la entrevista que concedió al Diario.

Si se pasaba por sus oficinas en la colonia Emiliano Zapata Norte, siempre se veía llena de autos y era común oír que a Cetina no le gustaba ir a la Fiscalía y cumplir un horario, sino que prefería despachar en esas oficinas.

Asimismo, añade Encalada Burgos, los abogados particulares, que somos muchos, sabíamos de la relación de cliente entre Guzmán Millet y Cetina Arjona, y se comentaba que él era su abogado para casos difíciles.

“A las dos partes”

Igualmente se escuchaban comentarios según los cuales en muchos de los asuntos privados que Cetina Arjona aceptaba en su época de fiscal, éste “atendía a las dos partes”.

De acuerdo con Encalada Burgos, el funcionario renunció ante las numerosas quejas sobre su comportamiento, que hasta el propio gobernador MauricioVila Dosal comprobó.

“Durante su gestión, varios grupos de ciudadanos se manifestaron frente a Palacio, inconformes por la falta de atención del exfiscal a sus demandas”, indica.

“Yo creo que la salida de Cetina se debió a que si bien Vila Dosal confío mucho en él, éste no le respondió”.

¿Entre el gremio de abogados se sabía del conflicto interno entre el fiscal Cetina y el secretario de Seguridad Pública, Luis Felipe Saidén Ojeda?

“Se comentaba mucho que el comandante Saidén cumplía su trabajo con los ministeriales, pero luego la Fiscalía soltaba a los delincuentes argumentando que no habían sido detenidos en flagrancia o no se aportaban las pruebas suficientes”, señala Encalada Burgos, “pero éstas (las pruebas) no solo las tienen que poner los ministeriales. Es obligación del Ministerio Público ampliarlas, porque hay cosas que los ministeriales no pueden hacer, lo dice el Código Nacional: el Ministerio Público debe hacer su propia investigación”.

Por ejemplo, añade, si el Departamento Jurídico de la SSP envía a la Fiscalía un asunto incompleto, esta dependencia tiene la obligación de completarla, por eso tiene el plazo de 72 horas. Esta tarea, en la época de Cetina, no se hacía normalmente. La SSP entregaba a los delincuentes y la Fiscalía los soltaba y eso no puede ser”.

¿Cuán necesaria es la coordinación del fiscal con el titular de la SSP?

“Muy necesaria y hay que decir que por la experiencia del comandante Saidén, que es todo un caballero y se puede dialogar con él, si surgieran discrepancias entre las dos dependencias, en otras ocasiones se podía llegar a un acuerdo, pero eso no sucedió con Cetina Arjona”.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Ruta Maya 2021 recorrerá 13 países

Recaídas por Covid: fatiga, debilidad muscular, falta de sueño y ansiedad