in

Al fin desaguan el túnel

Enrique Loría Magdub y Sergio Chan Lugo

Faltan detalles para reabrir el paso deprimido

Infraestructura

Luego de casi dos meses de permanecer inundado tras el paso de la tormenta tropical “Cristóbal” a principios de junio pasado, el paso deprimido de Prolongación Paseo Montejo prácticamente ya no presenta encharcamientos y en su lugar la superficie de rodamiento afectada se encuentra cubierta por una densa capa de verdín que tendrá que ser retirada antes de que pueda ponerse de nuevo en servicio esta vialidad el mes próximo.

Ayer en la mañana el Diario realizó un recorrido por el túnel cerrado, cuya zona es conflictiva para el tránsito vial en “horas pico”, a fin de constatar los avances en su rehabilitación.

La obra ya está casi libre de encharcamientos y fue necesario habilitar sistemas de bombeo auxiliares para “achicar” el agua estancada de poco más de un metro en su parte más profunda.

Se instaló una red de tubería PVC hidráulica a lo largo del camellón de la vialidad para apoyar las tareas de desagüe.

Sergio Chan Lugo, director de la Japay, estuvo en el lugar durante el recorrido, a solicitud de las autoridades municipales, que pidieron apoyo para revisar si no había alguna fuga cercana que contribuyera a la inundación del paso deprimido.— Emanuel Rincón Becerra

Al momento no se detectó ninguna fuga visible, pero por la noche se verificaría también con ayuda de un geófono, que es un instrumento especial para detectar fugas ocultas y así descartar cualquier posibilidad.

Se observó también que hay un andamio colocado en el cuerpo que corre de norte a sur.

Verdín es todo lo que queda de la inundación. Este elemento orgánico propicia poca adherencia de las llantas y es por ello que tendrá que ser lavado y retirado como parte de los trabajos de consolidación de toda la obra antes de que vuelva a ponerse en servicio.

Fugas Nueva revisión

Ayer en la mañana no se detectó fuga alguna visible y anoche se haría otra revisión.

Riesgo de accidentes

Verdín es todo lo que queda de la inundación. Este elemento orgánico propicia poca adherencia de las llantas y es por ello que tendrá que ser lavado y retirado antes de que el acceso vuelva a ponerse en servicio.

''Sí, pero no...'': López-Gatell recomienda el cubrebocas como ''auxiliar''