in

“Alarmante” daño al turismo

Toma de temperatura a viajeros como parte de los protocolos sanitarios en el aeropuerto de esta ciudad

La recuperación del sector tomaría de dos a tres años

En estos seis meses de pandemia el sector turístico en Yucatán registró una afectación devastadora, pues tan solo de abril a junio se calcula que tuvo pérdidas por unos 400 millones de pesos, dijo Jorge Carrillo Sáenz, presidente del Consejo Empresarial Turístico (Cetur).

Según expuso, se ve una situación complicada y se habla de que recuperar por lo menos los números de ocupación o afluencia que tenían en 2019 llevará dos o tres años.

“Realmente es un dato alarmante, muy complicado, al sector turístico lo único que nos deja no es la intención de quedarnos sentados y esperar que pasen esos dos años o esperar lo que pudieran hacer terceras personas para tener una recuperación, no podemos permitir que esta pandemia, este virus que ha afectado a todo el mundo nos venza”, agregó el empresario.

“Nosotros en el sector turístico, en especial en el consejo empresarial, tenemos ese compromiso de realizar las acciones necesarias para disminuir este tiempo estimado de recuperación, eso hemos estado haciendo”, afirmó.

Entrevistado sobre la situación de la industria turística, la reactivación económica y el tiempo que les llevará recuperarse, a seis meses de que se presentó el primer caso de Covid-19 en Yucatán, el líder hotelero expresó:

“Vemos si una situación complicada, llevamos cinco meses parcialmente cerrados, los primeros dos meses totalmente cerrados, cero ingresos, cero circulación de visitantes, en los cuales nos hemos visto afectados, se han perdido empleos, todo el sector turístico se ha visto en una situación muy complicada, pero queremos ver hacia adelante”.

A la baja

En opinión del empresario, la afectación en el sector turístico ha sido devastadora, muy complicada, en un análisis del primer semestre del año se podría pensar que en los primeros meses ya venían con cierta baja, por el pánico que empezaba a despertar el Covid-19.

“Evidentemente, en abril y mayo todo lo que viene siendo la industria turística estuvo cerrado. Como coloquialmente se dice, tuvimos que bajar la cortina, enfrentando todos nuestros compromisos previamente adquiridos sin tener algún tipo de ingresos, fueron unas afectaciones complicadas”, añadió.

El líder empresarial recordó que de junio a agosto a la hotelería se le permitió operar con cierta capacidad, hasta un 25%.

“Más o menos generalizando, para hacer un promedio, obviamente varía desde la tarifa promedio y el número de habitaciones que tiene un hotel, el punto de equilibrio de un hotel es del 35% de ocupación”, precisó el entrevistado.

Entonces si nos permiten abrir solo hasta un 25%, continuó, de entrada no alcanzamos el punto de equilibrio para aperturar. En la realidad de las cosas es justamente en ese período que se nos permitió abrir, estuvimos teniendo un promedio de ocupación de solo 10%.

“Con estos números se pueden dar cuenta de que fue algo muy complicado, era abrir con pérdidas; sin embargo, la hotelería de Yucatán le apostó más que nada a mandar ese mensaje al exterior de que estamos de pie, y sabemos que en algún momento teníamos que abrir empezando desde cero, pero es un compromiso en busca de ya podernos ir levantando”, indicó.

Los vuelos

Carrillo Sáenz recordó que de enero a junio hubo una alarmante disminución de visitantes al estado, arriba de un 60%, en el aeropuerto igual se redujo la afluencia de pasajeros en un 51%.

De lo que hoy pueden hablar, expresó, algo que sea algo positivo, es que hoy día la oferta turística prácticamente sigue de pie, estamos a duras penas de pie en busca de empezar a recibir visitantes desde el 1 de septiembre, abrir con ciertas limitaciones, lo que hemos hecho es irnos adaptando ante esta situación con todos los protocolos necesarios para abrir.

“Sabemos que vienen momentos muy difíciles, muy complicados”, dijo.

Como ejemplo de acciones citó el tema del certificado de buenas prácticas sanitarias, “es un programa ideal, es una herramienta muy importante que tenemos en el sector turístico”.

El hotelero consideró que con esa herramienta pueden decirle al potencial turista que llega a Yucatán, que desde el aeropuerto se cuenta con el certificado de buenas prácticas sanitarias, que es seguro “el hotel donde vaya a hospedarse, el restaurante donde vaya a degustar riquísimos alimentos, el sitio turístico que visitará, que sepa que aquí hay protocolos para el cuidado de la salud”.

“Como yucatecos tenemos que hacer nuestro esfuerzo para abrir correctamente y con todos los cuidados del sector turístico, obviamente cuidando la salud de todos, no solo de los yucatecos, sino de todos los visitantes”.

Recursos de fuera

Como empresario turistero, comentó que se debe tener muy en cuenta que el turista inyecta recursos al estado, dinero diferente del que circula en la economía de Yucatán, es un recurso importante que no se debe perder de vista, y velar por el sector turístico, por toda esa derrama económica que permea a otros sectores, no solo al turismo mismo.

Sobre las medidas que se han aplicado, opinó que entiende la situación del gobernador, quien toma la decisión del rumbo que tomamos, “es una decisión muy difícil porque muchas veces, por ejemplo, yo puedo tener la visión desde el área turística, pero él tiene una visión completa del estado”.

“Creo que ha sido una decisión que no a muchos nos haya podido gustar, pero fue necesaria, no podemos permitir que la capacidad hospitalaria sea rebasada, creo que fue muy positivo el tema de esta reapertura que estamos haciendo, aperturar con todos los cuidados necesarios para reactivar la economía”, puntualizó.

Aunque el entrevistado consideró que hay áreas de oportunidad, como el del transporte público que evidentemente era un foco importante de infección.

“Sin embargo, todos somos humanos y todos estamos conscientes de que nos enfrentamos a una situación de salud muy complicada, en la cual no teníamos al 100% el tema de la afectación que se tendría en todos los rubros, en todos los sectores”.

“Lo importante aquí es que tenemos que ver hacia adelante, así lo quiero ver, independientemente de cómo se hayan manejado las cosas en el pasado, y aplaudo el tema de las decisiones de ir abriendo con todos estos protocolos”, dijo.— DAVID DOMÍNGUEZ MASSA

Cetur Meses de pandemia

Otras declaraciones de Jorge Carrillo Sáenz, presidente del Consejo Empresarial Turístico.

No es tarde

El empresario descartó que sea tarde iniciar ahora la reactivación, “nos hubiera gustado tener este ‘banderazo’ de salida desde antes, pero estoy consciente de que no se tenía que perder de vista la capacidad hospitalaria, que no se rebase o se hubiera complicado para todo el estado”.

Lento retorno

También manifestó que en el sector turístico saben adaptarse muy bien como para enfrentar esta situación complicada que se vive, más cuando en todo 2019 tuvieron un porcentaje de ocupación promedio de 61% en Mérida y de 55% en todo el estado, aunque las autoridades consideran que tomará de dos a tres años volver a esas cifras.

Critican a Kimberly Loaiza tras revelar colaboración con James Charles