in

Alertas por el calor: Señalan síntomas de enfermedades de la temporada

Una persona se echa agua de una fuente para mitigar el calor (Foto de Ramón Celis)
Una persona se echa agua de una fuente para mitigar el calor (Foto de Ramón Celis)

Durante la Primera Sesión Ordinaria del Comité Estatal para la Seguridad en Salud (CESS), el titular de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, hizo un llamado a sumar esfuerzos para garantizar a la población atención médica oportuna y promover las medidas preventivas ante la temporada de calor.

La responsable estatal del Programa de Urgencias Epidemiológicas y Desastres de la dependencia, Gladys Anahí Pech Núñez, señaló que estas indicaciones se aplican en todos los niveles, además que se incluyen las estrategias y acciones para la temporada de calor.

También se trabaja en el manejo de enfermedades diarreicas agudas con énfasis en el primer contacto.

En estos días de calor, la SSY recomienda a la población beber al menos dos litros de agua embotellada, hervida o desinfectada al día para mantenerse hidratados; de igual manera, se sugiere evitar la exposición al sol por períodos prolongados, en especial de 11 a 15 horas, cuando la temperatura alcanza sus niveles más altos.

Utilice ropa ligera y de colores claros, protector solar, gorra o sombrero, lentes de sol o sombrilla; permanezca en lugares frescos, a la sombra y bien ventilados.

Abrir el automóvil para que se enfríe antes de abordarlo es parte de las medidas para prevenir los efectos nocivos de los días cálidos.

La funcionaria subrayó la importancia de lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, antes de comer, servir y preparar alimentos, o después de ir al baño. Añadió que para evitar enfermedades diarreicas, es fundamental mejorar la higiene en la elaboración de la comida.

Otras recomendaciones de la dependencia son desinfectar con cloro todas las superficies y equipos usados; lavar con agua y jabón las verduras, frutas y legumbres, después desinfectarlas con cloro o plata coloidal; lavar carnes y vísceras, tanto interna como externamente, antes de su manipulación.

Es esencial contar con depósitos específicos con tapas para la basura, separando la orgánica de la inorgánica, así como proteger los alimentos en recipientes cerrados y mantener las áreas de cocina libres de insectos, mascotas y de otros animales.

Si consumirá agua directo del pozo, es importante prepararla en cualquiera de estas dos formas: por un lado, se puede usar dos gotas de cloro de uso doméstico por cada litro de agua o una de plata coloidal por cada dos litros de agua; por el otro, hervirla durante cinco minutos a partir del primer hervor.

Para desinfectar objetos con cloro o plata coloidal utilice recipientes de plástico o vidrio, consérvelos tapados y deje reposar el agua durante 30 minutos antes de su uso. A su vez, es necesario lavar con jabón, cepillo y cloro todo recipiente donde se almacene agua para consumo.

Gladys Pech detalló que no se debe permitir que personas enfermas manipulen los alimentos y es vital usar agua embotellada, hervida o desinfectada para la preparación, así como equipos y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar.

El huevo y pescado deben quedar bien cocidos y en el caso de la carne de res, cerdo y el pollo, hasta que la parte interior no se vea rosada, comentó.

Hay que cuidarse del golpe de calor, ocasionado por la exposición prolongada a altas temperaturas ambientales, pues provoca debilidad, dolor de cabeza, mareo, nausea, vómitos y hasta aceleración de los latidos del corazón.

En casos severos causa piel roja, caliente y seca, pero no sudorosa, además de pulso acelerado y fuerte, confusión o pérdida del conocimiento, problemas para respirar o contracción involuntaria de los músculos.

Ante esos síntomas, se recomendó moverse a un lugar fresco, con sombra y ventilación, aplicar paños húmedos en el cuerpo, especialmente en la frente y en la nuca, beber pequeños sorbos de agua, retirar la ropa innecesaria para refrescarse, y acudir a la unidad de salud más cercana.

La funcionaria Pech Núñez explicó que se debe tener cuidado con la deshidratación, la cual ocurre cuando hay una pérdida excesiva de agua en nuestro cuerpo y el consumo de líquido es insuficiente, por ejemplo, al tener diarrea o sudoración abundante.

Los signos de la deshidratación son sed intensa, comportamiento inquieto irritable, ojos hundidos, reducción de la elasticidad de la piel, lengua seca, extremidades frías y húmedas, pulso rápido y débil, presión arterial baja o no detectable, palidez y signo del paño húmedo, que refiere a pellizcar la piel y ésta no vuelve a su posición original.

Ante estas señales, es necesario acudir a la unidad de salud más cercana, tomar Vida Suero Oral y beber frecuentemente agua embotellada, hervida o desinfectada, concluyó.

Efectos ''inmediatos''