in

Aliada contra filtraciones y goteras

La impermeabilización es una inversión, no gasto, para proteger la vivienda

Antes de que las lluvias lleguen, de que los problemas de filtraciones y goteras se presenten en los techos, es importante impermeabilizar, especialmente cuando se ha presentado una de las temporadas más calurosas en años y los acabados de los techos ya presentan algún deterioro.

Sea blanco o rojo, garantía de 3, 7 ó 10 años, el impermeabilizante literalmente va por encima de todo y protege el hogar; un buen impermeabilizante dejará siempre afuera a la lluvia.

Ángel Zupo Herrera, gerente de mercadotecnia de Berel, distribuidora de los impermeabilizantes Kover, explica que el tiempo propicio para impermeabilizar es antes de que comience la temporada de lluvias, ya que la aplicación del producto requiere hasta dos días para lograr el resultado idóneo.

“El techo es el lugar que menos visitamos y, por tanto, del que menos nos damos cuenta hasta que comienzan las filtraciones y goteras”, comenta.

“Una temporada tan calurosa como la que estamos viviendo, los techos la resienten muy fuerte, y aunque en apariencia éstos pudieran lucir en buen estado lo cierto es que existen microgrietas sobre la superficie que, al contacto con las primeras lluvias, se agrandan y destruyen el acabado impermeabilizante, provocando el paso del agua y los problemas ya mencionados”, agregó.

Impermeabilizar no es un gasto, es una inversión: una cubeta de 20 litros de impermeabilizante puede cubrir entre 19 y 20 metros cuadrados a dos manos. Si bien el trabajo no es complicado, por seguridad es mejor dejarlo en manos de expertos.

Para comenzar, la superficie sobre la cual se trabaja debe estar limpia, debe barrerse y eliminar polvo, tierra y basura a fin de dejar una superficie uniforme.

Hay impermeabilizantes que requieren una malla especial en el techo para aplicarse; con Kover ésta no es necesaria y lo mismo se aplica con cepillo de cerdas tipo sosquil o con rodillo de pintar.

Antes de aplicar el impermeabilizante es recomendable aplicar una mano de sellador, esto le permitirá tapar las grietas que pudieran presentarse.

Se aplica una primera mano de impermeabilizante procurando llevar siempre la misma dirección, poniendo énfasis en las orillas de los bordes y las esquinas, lugares donde suele estancarse el agua; 24 horas más tarde se aplica una segunda capa en sentido transverso a como fue aplicada la primera; la idea es crear con el producto ese efecto de malla sin que tener que utilizarla.

El color del impermeabilizante, rojo o blanco, nada tiene que ver con sus cualidades, tan bueno es uno como el otro, la elección casi siempre gira en torno a una cuestión estética.

El tiempo de impermeabilizar es ahora, las lluvias no tardan en caer, evítese problemas y conserve en buen estado su hogar con un techo bien preparado para la temporada.— Emanuel Rincón Becerra

 

Emotivo regreso de Jesse & Joy a Mérida