in

Analizan posible futuro político de Ramírez Marín

Instalación de la casilla 639 en Dzityá

El futuro político de Jorge Carlos Ramírez Marín, candidato derrotado del PRI a la alcaldía de Mérida, fue también objeto de análisis en el Foro Megamedia, convocado para examinar los resultados de los últimos comicios.

El doctor Luis Ramírez Carrillo opinó que al conocido político priista no le fue tan mal porque regresará a su puesto en el Senado, desde donde podrá reorientar su carrera en el plano nacional aunque ya no podrá ser, dijo, el próximo candidato del PRI a la gubernatura.

El doctor Othón Baños Ramírez consideró lo contrario. Indicó que a Ramírez Marín le fue muy mal en los comicios y que, dadas las condiciones actuales del PRI en el estado, él sería una de las cartas fuertes de ese partido para luchar por la gubernatura.

El foro se celebró el miércoles y se transmitió en vivo en la página de Facebook de Diario de Yucatán, donde aún puede ser consultado.

Los conductores del foro, los periodistas Hernán Casares Cámara y Regina Montañez Raz, le pidieron a los panelistas, ambos investigadores de la Uady y agudos observadores de la vida política local, su opinión sobre el futuro de Ramírez Marín.

En los comicios del domingo aquel obtuvo alrededor de 78,000 votos, muy por abajo de los 144,000 del panista Renán Barrera Concha y muy abajo también de los 132,000 sufragios contabilizados por el candidato del PRI a la alcaldía hace tres años, Víctor Caballero Durán.

Las expectativas, comentaron los periodistas, eran que Ramírez Marín obtuviera una alta votación, por lo menos mayor a la de Caballero Durán, para posicionarse como el próximo candidato del PRI a la gubernatura.

“No le fue mal”

Sobre esto, el doctor Ramírez Carrillo dijo que en principio creía que “a Jorge Carlos no le fue mal. Sufrir, sufrir, lo que se dice sufrir, no. Le quedan tres años en la senaduría, además de tener muchos intereses de distinto tipo y naturaleza en los cuales ocuparse. Obviamente, una carrera empresarial sería para él algo muy visible y exitoso”.

También añadió que posiblemente piense y evalúe su participación en la política al terminar su cargo en el Senado, dependiendo de los movimientos nacionales en los distintos partidos políticos. Pienso en Movimiento Ciudadano y en Morena. Por lo pronto, afirmó, “creo que él pondrá en ‘stand by’ su futuro político hasta dentro de tres años y se concentrará en su trabajo como senador”.

Respecto a la votación, el investigador de la Uady recordó que “Jorge Carlos obtuvo la candidatura a la presidencia municipal de Mérida porque el PRI no tenía figuras suficientemente fuertes como para disputarle a él esa candidatura”.

“Si uno le preguntaba a Jorge Carlos, como yo lo hice, de si era consciente de que tenía más probabilidades de perder que de ganar, él contestaba que quizá, pero que quería demostrar si podía obtener una votación superior a la de Víctor Caballero.

“¡Claro!, uno podía decir que eso estaba fácil, porque Caballero tuvo una votación extremadamente baja, además de ser un candidato pésimo, y casi cualquiera podría superar su votación”.

“Desafortunadamente eso no sucedió porque si bien Renán era el mejor candidato, Jorge Carlos, como persona, como político, como gente de pensamiento claro, es un buen candidato para cualquier partido, es una persona muy competente y un buen administrador”.

Ramírez Carrillo afirmó que Jorge Carlos Ramírez pensaba que si él no era candidato a presidente municipal ahora y levantaba la votación de Víctor Caballero, “no iba a ser el candidato a la gubernatura de los grupos priistas locales”.

“Es decir, lo que se jugaba era si efectivamente él, sin el apoyo de su partido —que no lo tuvo en estas elecciones— podría salir como candidato a gobernador y ser eventualmente gobernador de Yucatán. En este sentido, se adelantó al tiempo y comprobó que ni por sí solo ni con el partido podría levantar la suficiente votación”.

Descartan retiro

Esto, sin embargo, no implica que Ramírez Marín se vaya a retirar de la política, en lo más mínimo.

“Él tiene la suficiente entereza y ánimo como para reinventarse dentro de tres años y estar atento a la evolución de Morena, de Movimiento Ciudadano y del PRI, para saber eventualmente de qué lado seguirá”.

A su decir, si el PRI no desaparece, “que no desaparecerá en lo más mínimo, al contrario, incluso, podría salir fortalecido al final del sexenio”, creo que Jorge Carlos estará allí, “pero no pienso que será candidato a gobernador, aunque sí lo veo ocupando posiciones en la política nacional, después de la senaduría”.

El doctor Baños Ramírez opinó que a Ramírez Marín “le fue mal en la votación, pese a recibir todos los recursos. Todos vimos los espectaculares en las calles, el apoyo económico, la logística de su partido. Me parece que el PRI lo apoyó bastante, aunque, efectivamente, su candidatura no levantó”.

A pesar de este fracaso, “porque es un fracaso aunque quieran darle la vuelta, ya que él era el hombre más fuerte, el más indicado”, no veo otro candidato idóneo para la gubernatura. Podríamos decir que en ese partido “la caballada está flaca”.

El hecho de que Ramírez Marín tenga ahora un escenario en el Senado, donde se seguirá mostrando y trabajando, hará que llegado el momento él mismo decida ser el candidato porque no hay otro mejor, apuntó.

Aparte de él, dijo el doctor Baños, hay gente un poco más conocida, “como este muchacho Pablo Gamboa Miner, un joven político con un pedigrí largo”, pero en este escenario, en el que el PRI se presenta “como un partido perdedor, con una tendencia a la baja, es posible creer que Jorge Carlos Ramírez vuelva a aparecer y a reposicionarse como el siguiente candidato a la gubernatura”.

Es en este escenario, insisto, donde el PRI, que no pasa por sus mejores momentos y está en un plan de perdedor, se puede levantar la figura Ramírez Marín, “no veo a nadie más”, dijo. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

Experto advierte que la letalidad también puede aumentar

La revolución olvidada