in

Ante “falsa confianza”: La movilidad por compras podría causar rebrotes

Foto: Megamedia

El médico Manuel Baeza Bacab, especialista en inmunología clínica y analista del Diario sobre la pandemia del coronavirus, advierte que la excesiva movilidad por las compras navideñas puede desencadenar en un aumento del número de contagios, hospitalizaciones y defunciones en Yucatán.

Él recuerda pequeños “picos” de la enfermedad durante varias festividades tradicionales en Yucatán y recomienda que las familias apliquen la estrategia “Quédate en casa” durante los festejos conocidos como Guadalupe-Reyes.

“La población mundial y los yucatecos en particular estamos viviendo en ‘modo pandemia’ desde el viernes 13 de marzo de 2020, cuando se reportó el primer caso de Covid-19 en la entidad”, señala. “Después de nueve meses, el SARS-CoV-2 nos ha castigado con más de 25,000 casos y más de 2,800 fallecimientos”.

“El análisis de la incidencia de casos de Covid-19 a lo largo de estos nueves meses nos muestra que su comportamiento tiene varios picos, siendo el peor en agosto, siempre precedidos por eventos que tuvieron mucha movilidad de la población, en ocasiones obligatoria, pero las más de las veces voluntaria a causa de actividades sociales”.

Luego pone varios ejemplos: los huracanes que azotaron la Península este año y que provocaron inundaciones motivaron el desalojo de la población y su confinamiento en albergues, observando en ambos casos la pérdida de las medidas de prevención para evitar la infección por coronavirus.

Pero la movilidad voluntaria es más importante en estos picos y refiere la que estuvo asociada al inicio de “vacaciones” y a las muchas festividades tradicionales como el Día del Niño, de la Madre y del Padre, los días de Muertos, las fiestas patrias, el Buen Fin, así como celebraciones sociales privadas y públicas, que se realizaron sin la sana distancia y con un marcado mal uso de cubrebocas.

En conclusión, dice, es muy simple: el aumento de la movilidad siempre ha desencadenado en un alza del número de casos y por ende mayor número de hospitalizaciones y defunciones.

Sigue acechando

El especialista recuerda que la cifra de casos y fallecimientos ya sobrepasaron las peores estimaciones del Covid-19, pero después de la catástrofe que hubo en agosto pasado, el número de casos disminuyó en forma significativa, junto con la mortalidad y las hospitalizaciones.

Pese a todo, la infección por SARS-CoV-2 no desapareció. Se mantiene latente con altas y bajas.

En el último mes hubo 2,864 casos nuevos, una media de 95 diarios; por otro lado, se reportaron 192 defunciones, en promedio seis al día, una letalidad de 7% que se traduce en siete muertes por cada 100 personas diagnosticadas con Covid.

Este aparente control en Yucatán crea una “falsa confianza” y “nos lleva a bajar la guardia, lo que es peligroso para la entidad”.

El médico afirma que Yucatán no tiene en estos momentos una recaída de Covid-19 como se observa en Ciudad de México y Estado de México, donde regresaron al semáforo rojo y de nuevo se frenó la reactivación económica con el cierre de los negocios no esenciales.

Sin embargo, es bien sabido que el fin de año se acompaña de muchas festividades, vox populi lo denomina el “maratón Guadalupe-Reyes”, que inician con la celebración a la Virgen y continúa con las posadas, desayunos, comidas y cenas que organizan la mayoría de los centros de trabajo, grupos de amistades y familias para celebrar la terminación del año.

En esta ocasión hay muy poco para celebrar, aunque los que estamos vivos y sanos tenemos mucho que celebrar.

“En un año normal todo lo anterior implica compras, compras y más compras, los sitios más visitados son las plazas comerciales, los restaurantes, los bares, en fin, toda la zona comercial porque la fiesta decembrina requiere piñatas, dulces, pirotecnia, luces decorativas, arbolitos y toda la parafernalia navideña”, señala.

El mejor regalo

“La ciudad y las casas se iluminan, se siente un ambiente festivo, pero desgraciadamente este no es un año normal, es un año atípico, desde hace nueve meses oímos la desgastada frase ‘Quédate en casa’ convidándonos al confinamiento”.

“Por otro lado, una debacle económica nunca vista obliga a la población a salir de casa y buscar el sustento, aunque con ello se ponga en peligro la salud”.

“El riesgo más grande para la comunidad yucateca es una recaída o segunda ola de Covid-19 que nos regrese a la crisis que vivimos en agosto pasado, cuando cada 45 minutos fallecía una persona con la enfermedad”, dice.

“Ahora tenemos un tercio de los casos nuevos en una meseta que en algunos días presenta picos, lo que ha permitido mantener pocas hospitalizaciones, en promedio 146 por día en el último mes. Sin embargo, existe un riesgo latente si se dispara la movilidad a causa de las festividades, sobre todo si no se respetan las medidas de prevención”.

“Sin un tratamiento específico y con una vacuna que se empezará a aplicar hasta el próximo año, tenemos todavía un largo trecho por recorrer para recuperar nuestra vida ‘normal’ y tendremos que seguir cuidándonos”, exhorta el médico.

“Es prioritario, por el bien de la comunidad, que las festividades se realicen en casa participando solo los que viven en el domicilio, las visitas deberán evitarse porque pueden constituir una forma de llevar la infección, actualmente la transmisión es comunitaria”.

“No tenemos que comprar artículos para demostrar cariño, el afecto no se compra se construye día tras día, de tal modo que no tenemos por qué atiborrar las zonas comerciales en busca de presentes. A nuestros padres y abuelos debemos darles cariño y comprensión, no una infección que podría poner en peligro su vida”.— Joaquín Chan Caamal

“Utilicemos la experiencia de lo que sucedió en Estados Unidos a causa de la movilidad descontrolada por el Día de Acción de Gracias y apliquemos los protocolos sanitarios en estas festividades. Fijemos en nuestra mente una palabra: prevención. Seamos responsables para emplear todas las medidas preventivas, reduciendo al máximo la movilidad y nuestra burbuja de contactos”.

Fiestas Salud

“Vivamos esta Navidad en familia con responsabilidad, empatía, solidaridad y generosidad”, pide el doctor Baeza Bacab.

Recomendaciones

“Recuerden usar correctamente el cubrebocas, esto significa cubrir boca y nariz, en sitios públicos o en áreas de trabajo cerradas; usar careta o anteojos, evitar los abrazos y el saludo de mano, lavarse las manos las veces que sea necesario y respetar la sana distancia”, recomienda.

Diagnóstico

“Es muy importante el diagnóstico temprano y el seguimiento de contactos, pues los enfermos y sus contactos deben aislarse cuando menos dos semanas para evitar la transmisión, sin olvidar que las personas asintomáticas también transmiten la infección y pueden ser más peligrosas porque no nos protegemos de ellas”.

Contacto por la red

“Este año atípico que nos toca vivir también nos enseña que la tecnología ofrece grandes beneficios y nos permite acercarnos en forma virtual para celebrar con la familia y amigos”.

Pórtense bien

El médico pide a los yucatecos que disfruten las celebraciones decembrinas sin sufrir las consecuencias en enero, pues del comportamiento de cada persona durante estas fiestas depende la evolución de la curva de casos, de ingresados y de fallecimientos el próximo mes.

 

Te puede interesar: Mauricio Vila pide evitar los festejos para prevenir un rebrote de Covid

El Nacimiento del Celarain ya está abierto a visitas

Otro feminicidio: Dos muertes con un arma de fuego