in ,

Aparecen más anomalías en un organismo del gobierno del Estado

Irregularidades sin fin. A la luz nuevas irregularidades en los contratos de obra

Las irregularidades se siguen acumulando en el Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa de Yucatán (Idefeey) en la presente administración estatal.

Ahora se revelan más anomalías detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al revisar contratos de obra de ese organismo.

La instancia auditora federal también encontró en sus pesquisas irregularidades en un contrato otorgado a la empresa Imper Tec de la Península por un monto de un millón 568 mil 693 pesos, para el mejoramiento de una escuela en Valladolid.

Entre otras cosas, la Auditoría Superior detectó que el contratista de esa obra no presentó el acta del finiquito, el acta de entrega-recepción ni la bitácora de obra.

Asimismo, hay anomalías en un contrato de obra asignado a otra empresa para la ampliación de un edificio de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Como hemos informado, la auditoría al Idefeey concluyó que el Instituto incurrió en irregularidades en el manejo de recursos federales en 2020, tales como adjudicar contratos sin licitación, realizar pagos indebidos y favorecer a determinadas empresas.


Un contratista no presentó acta de finiquito de obra

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), al revisar varios contratos de obra otorgados por el Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa de Yucatán (Idefeey) con recursos federales el año pasado, detectó otras anomalías, además de las que ya publicamos.

En esta última entrega sobre este tema, Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, da a conocer las irregularidades encontradas por la ASF en el contrato asignado a la empresa Imper Tec de la Península, S.A. de C.V., por un monto de un millón 568 mil 693 pesos, para el mejoramiento de la escuela “Ricardo López Méndez”, en Valladolid.

Según la ASF, el contratista de esta obra, que usó recursos federales dentro del programa Escuelas al Cien, no presentó el acta del finiquito, el acta de entrega-recepción, la bitácora de obra y la documentación para acreditar el cierre de los trabajos, en contra de lo que dispone la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Imper Tec de la Península, además, registró un atraso de 184 días en la entrega de la obra, pese a lo cual el Idefeey no aplicó las penas correspondientes.

Asimismo, la empresa no amortizó en su totalidad los anticipos otorgados.

Contrato

Otras anomalías descubiertas por la ASF tienen que ver con el contrato de obra asignado a Maxi Constructora Hidráulica y Mantenimiento Integral, S.A. de C.V., para la ampliación del edificio de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma de Yucatán, por un monto de 28 millones 299 mil 558 pesos.

En este caso, la ASF detectó que el Idefeey firmó con esa empresa un convenio modificatorio, después de la vigencia del contrato respectivo —firmando en 2018 y cuyas obras aún continúan— en incumplimiento de la ley.

También se registraron irregularidades en el contrato para el mejoramiento de la escuela “Amado Nervo” en la comisaría de X-Bec, en Buctzotz, donde la ASF, luego de revisar las actas de entrega-recepción y lo finiquitos de obra, comprobó que el Idefeey no proporcionó tres estimaciones, las cuales no fueron pagadas en el ejercicio fiscal 2020, por lo que no se comprobó la ejecución de los trabajos.

Tampoco se cobró la pena convencional por el atraso de 117 días en las obras.

Además, en este caso, la empresa contratista no amortizó en su totalidad los anticipos otorgados.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Denisse Dresser

Denise Dresser: Consultar para fracasar

Jesús Retana Vivanco

Jesús Retana Vivanco: De Kennedy a Colosio