in

Mauricio Vila: “Asumo el costo político”

Parte del equipo de seguridad presentado ayer. En yucatan.com.mx ofrecemos una versión más amplia de la entrevista con el gobernador

A unas horas de su primer informe, el gobernador habla de polémicos temas y dice que no es momento de posturas políticas ni de intereses de quienes quieren figurar a costa de meterle el pie al gobierno. “Y lo digo por gente de todos los partidos, incluyendo al mío”.

Entrevista con Mauricio Vila Dosal, gobernador de Yucatán

Por Ángel Noh Estrada

El gobernador Mauricio Vila Dosal dice que está consciente del enojo que ocasionan en la ciudadanía los cobros de impuestos y derechos, pero se declara dispuesto a asumir el costo político de sus decisiones porque considera que son las adecuadas ante los retos que se presentan.

Sobre la corrupción y las denuncias que se conocieron contra la administración anterior, señala que es respetuoso de los procesos que se siguen en las instancias correspondientes, aunque hay gente a la que le gustaría “que el gobernador metiera la mano”.

¿Cómo se compensarán en las finanzas del Estado los ingresos que se dejarán de captar por el impuesto de seguridad?

Evidentemente, tenemos que buscar los mecanismos con los cuales podamos obtener estos ingresos que ahora no se van a recibir, que son más o menos $230 millones.

¿Qué vamos a hacer? Vamos a seguir con las políticas de austeridad que hemos anunciado desde el principio de la administración, nos vamos a seguir apretando el cinturón, vamos a seguir adelgazando la burocracia.

Estoy seguro de que no va a ser nada fácil, pero con mucho esfuerzo, con mucha eficiencia, con mucha disciplina y con mucha transparencia podemos lograrlo.

Hay decisiones que implican costos políticos. ¿Cómo los asume?

Cuando se elige a alguien para ser gobernador no es para que le caiga bien a todo el mundo, tampoco para que salga bien en las encuestas.

La gente nos elige porque confía en que cuando haya que tomar decisiones difíciles lo hagamos pensando en el bien de la gente, en el futuro y el bienestar de Yucatán.

Sé que la gente se molesta con el reemplacamiento y que cuando salga a la calle y esté con mis hijos en un centro comercial alguien se me va a acercar y me dirá: “Oiga gobernador, las placas y esto...”

Definitivamente, estoy convencido de que tener un padrón actualizado de vehículos abona a conservar y acrecentar la seguridad que hoy tenemos.

Yo me paro en las mañanas y veo a mis tres hijos. Esta semana, al tomar mi teléfono celular lo primero que vi es la noticia de un niño de Coahuila que mató a su maestra e hizo disparos en una escuela. Esas realidades son ajenas para nosotros, pero siguen siendo de México. En Yucatán, afortunadamente, vivimos en paz.

Si un pago de reemplacamiento de 1,600 pesos o algún otro derecho puede aportar a que conservemos esto, creo que bien lo vale. Y estoy dispuesto a asumir ese costo político.

Todos los políticos sabemos que cuando hablamos de reemplacamientos, cuando hablamos de derechos y de impuestos vamos a tener un golpe en la aceptación de la gente, pero no nos eligen para estar pensando solamente en la aceptación. Nos eligen para que el día de mañana dejemos un Estado mejor del que recibimos.

Se ven frentes abiertos por los casos del Isstey y los jubilados, por la situación tributaria y otros. ¿Qué opina de esos fuegos?

Yo creo que es normal. Cuando uno está en el gobierno es normal y natural que haya oposición. ¡Es bueno y saludable que haya oposición!

Lo importante es tener siempre una oposición propositiva, que haga señalamientos y, por supuesto, siempre esté pensando en el bien de Yucatán.

Algunas voces insisten, incluso con cifras, en que no hay recorte de recursos federales...

Es una realidad que no solamente Yucatán, sino todos los estados están recibiendo menos recursos de la Federación. Aquí no se trata de entrar en dinámicas, de quién dijo y quién tiene la razón. Los números son muy claros y no mienten, y son públicos.

El Presidente, a quien agradezco el apoyo que ha dado a Yucatán desde el inicio de su administración y de manera personal me ha tratado muy bien, dijo hace algunos días que no se está dando menos dinero a los estados, que se les está dando lo que les corresponde por ley. Y es cierto: a los estados nos corresponden las participaciones, y las participaciones han tenido pequeños aumentos que en muchos casos no representan ni siquiera la inflación.

También es una realidad que antes los gobiernos estatales, todos los años, recibían recursos adicionales, que llegaban principalmente en el Ramo 23 o podían llegar en el U-080 (Programa de Apoyo a Centros y Organizaciones de Educación). Estos últimos siguen llegando, pero no en la medida de antes.

En Yucatán esos recursos adicionales se usaban principalmente para pagar la nómina magisterial. Al dejar de recibirlos nos vemos en un problema porque ya no hay para pagar. Y es cuando tenemos que empezar a hacer una serie de recortes a la administración.

Ahora tenemos que dejar de hacer cosas que antes hacíamos para pagar la nómina magisterial.

Hace unos días conocimos una propuesta del senador Jorge Carlos Ramírez Marín para que los estados reciban dinero de un fondo federal. ¿La respalda?

Estamos a favor de todas las iniciativas que nos lleven a recibir, si no más recursos, al menos lo que recibíamos antes. Hoy cuando hablamos del incremento a un impuesto ni siquiera es para hacer más cosas, sino para hacer lo que hacíamos antes. Por eso se habla mucho del costo político. Normalmente cuando un gobierno —sea federal, estatal o municipal— sube un impuesto es porque va a hacer más cosas, pero ante el recorte de la Federación es para hacer lo mismo que hacíamos antes.

Por lo tanto, cualquier iniciativa, ya sea ciudadana, de cámaras empresariales o de nuestros legisladores, es bienvenida.

¿Cuáles son los retos pendientes de su gobierno?

Creo que hay muchos pendientes. Quien venga a decir en un primer informe de gobierno, e incluso el último, que ya solucionó todo te estaría mintiendo, porque los problemas nunca se acaban.

Hemos tenido un buen primer año, un año en el que hemos avanzado mucho en salud, en educación, en el que hemos sentado las bases de muchos proyectos que queremos ir posicionando en los próximos años, pero falta mucho por hacer.

Definitivamente, el crecimiento de la ciudad de Mérida es un gran reto que tenemos que atajar de la mano del Ayuntamiento, por supuesto. Hay otros municipios que tienen un crecimiento importante, como Valladolid, Tizimín y Hunucmá, entre algunos otros.

Está también el tema de la desigualdad, la pobreza, los retos que vienen con los cambios a nivel federal.

Lo que necesitamos es que los yucatecos afrontemos juntos esos retos. Tenemos que unirnos. No debe haber espacio para posturas partidistas ni para intereses políticos personales de quienes quieren figurar a costa de meterle el pie al gobierno del Estado. Y lo digo por gente de todos los partidos, incluyendo al mío.

Con las condiciones que se viven en el país es momento de que los yucatecos hagamos algo que sabemos hacer muy bien: cerrar filas y ponernos a trabajar en un objetivo común, en el que gobierno y ciudadanos vayamos de la mano.

En el tema de la corrupción hay la sensación de que poco o nada se hace sobre las denuncias que se conocieron al principio de su gestión. ¿Qué ocurre?

Es muy importante señalar que una cosa es lo que uno quisiera hacer y otra lo que marca la ley. Como gobernador uno siempre tiene que hacer lo que la ley le permite, porque de lo contrario estaría igual que los anteriores a los que hemos denunciado.

Cuando hicimos la entrega-recepción, en el período que marca la ley, turnamos una serie de denuncias a los órganos correspondientes, que son la Vicefiscalía —hoy Fiscalía— Anticorrupción y la Auditoría Superior del Estado. La ley marca que ellas son las encargadas de fincar o deslindar responsabilidades en los desvíos que estamos denunciando.

En ese sentido, para fortalecer a la Fiscalía Anticorrupción presentamos una iniciativa, que fue aprobada por el Congreso del Estado, para que se vuelva autónoma. Así lo ofrecimos en campaña y así lo estamos cumpliendo.

El auditor superior del Estado tiene un período de muchos años que excede mi administración. O sea, que también tiene cierta independencia.

Lo que la ley nos indica a nosotros es que tenemos que aportar todas las pruebas y lo que nos soliciten esos órganos. Hemos cumplido y estamos muy atentos a lo que determinen.

Hay gente que a lo mejor le gustaría que el gobernador metiera la mano y viera que se castigue a quienes son los presuntos culpables, pero si hacemos eso estaríamos, uno, violando la ley, y dos, haciendo lo que siempre criticamos: gobernadores que tienen poderes absolutos y que son juez y parte en los asuntos que traen.

Soy muy respetuoso de la ley porque creo que si queremos cambiar y transformar a Yucatán como lo estamos haciendo tenemos que cumplir la ley todos.

¿Habrá cambios en su gabinete?

Ya hicimos algunos pequeños ajustes a principios de este año y, bueno, todos los que trabajan conmigo desde el Ayuntamiento saben que aquí nuestro trabajo es por día, que todo el tiempo estamos bajo el escrutinio de los ciudadanos, que nos medimos por resultados. Aquí no hay amigos. Los que no hacen bien su trabajo o no dan los resultados esperados, pues lo más sano para ambas partes es hacer movimientos. No hay que esperar un año, dos años, seis meses, aniversarios o fechas simbólicas para hacer cambios.

Muchas veces uno no cambia a un funcionario porque ha hecho un mal trabajo, sino porque hay momentos en que necesitas otro tipo de filosofía, o porque necesitas que este funcionario te apoye en otro lugar. Estamos para servir a los ciudadanos y para dar resultados. Lo que no dan resultados no tienen cabida en este gobierno.

¿Qué podemos esperar los yucatecos en su segundo año de gobierno?

Podemos esperar mucho trabajo, tenemos que seguir promocionando a Yucatán para seguir trayendo inversiones que nos permitan tener empleos, y los empleos mejor pagados que necesitamos. Necesitamos seguir trabajando fuerte en el tema de combate a la pobreza, especialmente en las zonas más marginadas del Estado.

Tenemos que seguir consolidando el proyecto de salud que hemos iniciado con Médico 24/7, con Médico a Domicilio.

Tenemos que seguir consolidando la educación, queremos dar más becas. Queremos seguir siendo un Estado donde cualquier persona en su municipio, cerca de su casa, pueda practicar deporte y tener actividades culturales. Los yucatecos tenemos que cerrar filas, unirnos y trazarnos objetivos comunes.

¿Cómo es su relación con los demás Poderes?

Te puedo decir que la relación, tanto con el Poder Judicial como con el Legislativo, ha sido muy respetuoso. Tanto ellos como nosotros hemos respetado la independencia de cada uno de los Poderes.

Con el Judicial tenemos una relación muy estrecha, especialmente con las mesas de coordinación de justicia, con las cuales estamos evitando de manera importante el tema de las puertas giratorias. Hay una muy buena coordinación. Hay también buena disposición de todo el Tribunal Superior de Justicia y le agradezco a don Ricardo Avila (Heredia, presidente de ese órgano).

Leer: El reemplacamiento es por seguridad, dice Mauricio Vila

Y por supuesto, con el Poder Legislativo tenemos, como siempre, relaciones respetuosas, de un intercambio continuo por la naturaleza de un Poder Legislativo que tiene diferentes fuerzas políticas. Allí están representados todos los ciudadanos, los que piensan como nosotros y los que no.

La verdad es que me siento muy contento de tener tanto con el Poder Judicial como con el Legislativo una relación de independencia, de mucha coordinación y, sobre todo, de mucho entendimiento en los temas que son trascendentales para Yucatán.

No debe haber espacio para... intereses políticos de quienes quieren meterle el pie al gobierno. Y lo digo por gente de todos los partidos, incluyendo al mío.

Síguenos en Google Noticias

Mérida Fest 2020

Cartón de Tony: Cumbre de levantadedos