in

Aumenta el tránsito de gente

El mercado Lucas de Galvez es uno de los sitios con mayor afluencia de gente

“Quizá es por la quincena”, opina un agente policial

Aunque no en demasía, hombre y mujeres, jóvenes y adultos (e incluso adultos mayores) aprovecharon ayer parte de su mañana para dar una vuelta en el Centro a pesar de las recomendaciones de permanecer en casa.

La zona del mercado fue de las más concurridas, pero también se pudo ver gente en los alrededores de la Plaza Grande, el parque de San Juan y el Eulogio Rosado.

La afluencia de personas, al menos en los alrededores de la Plaza Grande, donde a las 10 de la mañana se pudo ver a unas diez personas descansar en el costado sur (frente a la Casa de Montejo), comenzó a aumentar a partir del jueves, según comentó un agente de la policía.

“Como que la gente ya quiere salir, ya han de estar fastidiados y con el calor imagínate”, señaló el oficial, tras considerar que salieron porque es quincena o para hacer rápidamente un trámite.

Lo cierto es que las personas —eso sí, la mayoría con cubrebocas— parecían no tener prisa, pues tranquilamente revisaban sus teléfonos celulares bajo la sombra de los árboles en los alrededores de la Plaza Grande, que continúa acordonada.

Tampoco hay paso en los parques de Santa Lucía, el pasaje de la Revolución, el pasaje Emilio Seijo, el área entre el Portal de Granos y el Museo de la Ciudad, aunque en esa zona aún se ve a buen número de personas comprando insumos en el mercado.

Quizá por ser un lugar transitado, en los alrededores un oficial ofrece cubrebocas a la gente que no cuenta con uno, aunque eso sí ya cada vez hay más personas que no salen sin él, pero tampoco falta quien se lo baja a la altura de la barba o se lo anda acomodando las veces que puede.

Sobre la 58, entre 65 y 67, donde funciona una tienda de electrodomésticos que también ofrece servicio de banco en cuya puerta hacían fila varias personas, también se vio mucho movimiento. De hecho, enfrente de la tienda, en la acera, vendedores ambulantes ofrecían cubrebocas a viva voz a la gente que pasa junto a ellos.

Los agentes señalaron que, a pesar de la situación, hay gente que sigue saliendo y le tienen que exhortar a que se quede en su casa y use el cubrebocas. “Muchos aprovechan la mañanita para sus diligencias o para caminar un poquito y luego se vuelven a meter en su casita para que sigan aguantando; para la una o dos (de la tarde) empieza a estar desierta otra vez (la plaza)”.

El agente indicó que también ha notado un leve incremento de vehículos que están circulando en el Centro y que se topan con que algunas calles están cerradas y solo se permite pasar al transporte público y repartidores de comida.

“Muchos lo entienden, pero en ocasiones hay quienes no. Muy poca gente que, a pesar de ver los letreros, se molesta”, indicaron, para luego comentar que ahora solo son recomendaciones o exhortos pues, incluso a la gente de pie, no se les puede obligar a quitarse ni sacar por la fuerza. “Todavía no hay la facultad, así que se les invita a no estar por la contingencia y si no quieren pues es bajo su propio riesgo”.— Jorge Iván Canul Ek

No se les puede obligar

Por ahora solo son recomendaciones o exhortaciones, pues incluso a la gente de a pie no se le puede obligar a quitarse ni sacar por la fuerza”, indica un policía.

Solo se les invita

“Todavía no hay la facultad (para obligar), así que solo se les invita a no estar afuera por la contingencia”, puntualiza.

Síguenos en Google Noticias

“Uso y abuso de la asignación directa”

Cartón de Tony: Filosofía olmecoazteca