in ,

Ayuntamiento, con más acciones a favor de la inclusión

Todos los actos públicos municipales con interpretación de lenguaje de señalas, ofrece el alcalde Renán Barrera

MÉRIDA.—Con más acciones a favor de la inclusión, el Ayuntamiento de Mérida consolida planes y programas que permiten brindar mejores condiciones y oportunidades para la ciudadanía en general, afirmó el alcalde Renán Barrera.

Mérida más sensible y humana

Al confirmar que todos los actos públicos que encabeza cuentan con la interpretación de lenguaje de señas, el presidente municipal aseguró que este es un compromiso que permite avanzar hacia una Mérida más inclusiva, sensible y humana.

“Con esta nueva disposición el municipio da pasos importantes en la consolidación de políticas públicas de inclusión pues se cumple con brindar más oportunidades de acercamiento y comunicación con quienes tienen una discapacidad auditiva y se fomenta el mensaje de respeto a los derechos de todos”, remarcó.

La política de inclusión se irá consolidando de manera transversal en los diferentes programas municipales. La interpretación de lenguaje de señas en los actos públicos es también respuesta a los planteamientos de integrantes del Consejo Municipal para la Integración de Personas con Discapacidad en el Municipio de Mérida.

Marina Pérez Martínez, integrante de la Asociación Mexicana para la Comunicación y Superación de Personas con Discapacidad Auditiva se desempeña como una de las traductoras de lenguaje de señas en los eventos oficiales del Ayuntamiento de Mérida.

Su trabajo consiste en eliminar las barreras del silencio que se interponen entre las personas con discapacidad auditiva y ayudar a quienes por tener discapacidad auditiva no pueden comunicarse con los demás.

Marina Pérez comentó que, para ella, trabajar en el Ayuntamiento de Mérida es la punta de lanza para poder llegar a una verdadera inclusión “porque ahora, el alcalde está considerando a las personas que tienen discapacidad auditiva”.

“Me siento muy orgullosa y feliz de que Renán Barrera me haya dado la oportunidad y me esté otorgando la confianza para asistir a sus eventos oficiales con el fin de que por medio del lenguaje de señas su mensaje llegue a más personas”, platicó.

Agregó que, gracias al alcalde, la labor del intérprete está saliendo de las sombras. Gracias al intérprete de lengua de signos, los sordos tienen oídos, los mudos tienen voz.

“Es bueno que sepan que existimos, somos pocos, pero existimos y están conociendo nuestra función, porque en muchas ocasiones muchos no tienen ni la menor idea de qué tan importante somos”, comentó.

Marina no cuenta con ningún familiar sordomudo. Ella tomó la decisión de dedicarse al lenguaje de señas, debido a que comprendió que son muchas las necesidades sociales y por eso, quiere aportar a la sociedad.

“A mis 42 años decidí ponerme a estudiar una carrera técnica en el Cecati 169 y me inscribí a la especialidad Bienestar Familiar en la Salud, carrera que ya no existe, ahí te enseñaban las herramientas para poder colaborar con cualquier discapacidad”, continuó.

Un puente de comunicación

Pero fue gracias a mis prácticas profesionales en mi curso de lenguas de señas que ingresé a la Asociación Mexicana para la Comunicación y Superación de Personas con Discapacidad Auditiva (AME) y empecé a apoyar hasta lograr quedarme como asesora, dijo.

Ser un puente de comunicación hacia ellos, es realmente satisfactorio pues a ellos se les debe mucho, estamos en deuda con ellos. Es un gran privilegio, pero también es una gran responsabilidad con muchos retos, pero grandes satisfacciones, subrayó Marina Pérez.

Comentó que aprender este lenguaje no es complicado, pero sí hay que ser constantes, ya que todos los días se aprende algo nuevo y surgen nuevas palabras, por lo que la capacitación es continua.

“Como todo, al principio es difícil, porque lo que escuchas tienes que procesarlo en el cerebro, buscar las señas directas y si es una palabra que no tiene la seña lo puedes deletrear para no cambiar la información, es algo que con la práctica se va haciendo más sencillo”, detalló.

“Necesitamos más manos”

Consideró que en el país su profesión, como tal, no es una carrera que se estudie en una universidad. -Las personas interesadas en aprender lenguaje de señas lo tienen que hacer en pequeñas academias o asociaciones, y tener otra profesión para complementar sus actividades-.

También opinó que los intérpretes deberían estar presentes en los actos públicos de cualquier orden de gobierno, así como en la iniciativa privada.

“Necesitamos más manos para poder apoyar y ser un puente de comunicación para los sordomudos, todo lugar donde se brinde un servicio al público debería de contar con un intérprete, así como doctores, maestros, abogados y policías”, externó.

Finalmente hizo un llamado a la sociedad para apoyar la inclusión de las personas con discapacidad auditiva como lo está haciendo el Ayuntamiento de Mérida porque “se ha dicho que la discapacidad es un boleto que todos tenemos, no sabemos cuándo nos va a salir premiado y esa discapacidad en cualquier momento nos puede tocar de manera personal o a los nuestros”.
— Comunicado de prensa.

Flora y tradiciones del Mayab destacan en baile regional