in

Basura tóxica en calles de Mérida

Una nevera y televisores se observan entre los cacharros que vecinos de la calle 19 de la colonia María Luisa con 19 de la Unidad Morelos sacaron el sábado en el inicio de la campaña de descacharrización

Requiere manejo especializado ese tipo de desechos

Exhortan a no sacar aparatos electrónicos en las campañas de descacharrización

La secretaria de Desarrollo Sustentable, maestra en Ingeniería Ambiental Sayda Rodríguez Gómez, exhortó a los ciudadanos a que no tiren en la vía pública ni saquen en las campañas de descacharrización aparatos electrónicos ni electrodomésticos porque contienen componentes tóxicos pesados.

Esta basura electrónica requiere de un tratamiento especial, hay empresas certificadas en su manejo y programan una fecha para la recolección masiva durante el evento llamado Reciclatón, dijo. Sin embargo, hay personas que tiran esos aparatos electrónicos en las calles, en la basura domiciliaria o durante la descacharrización, y son depositados en sitios de disposición final tipo rellenos sanitarios o en tiraderos clandestinos.

“Las campañas de descacharrización no tienen el objetivo de recolectar este tipo de residuos”, recordó. “Por lo general los camiones recolectores a nivel municipal no se los llevan, esos aparatos electrónicos se almacenan en las casas o son tirados en basureros clandestinos a pesar de que son residuos de manejo especial”.— Joaquín Chan Caamal

Insistió que los servicios de recolección de residuos sólidos domiciliario son de competencia municipal, los camiones recolectores no pueden llevarlos y los electrónicos, por sus dimensiones o por su composición, afectan el proceso de valorización, recuperación y tratamiento de los materiales que contienen”.

Servicio Competencia

Sayda Rodríguez Gómez insistió sobre el manejo de los artefactos electrónicos.

Afectación

“La recolección domiciliaria es de competencia municipal, el camión recolector no puede llevárselos y los electrónicos, por sus dimensiones o su composición, afectan el proceso de valorización, recuperación y tratamiento de los materiales que contienen”.

Fue un golpe de realidad