in

Beneficiaría a Yucatán

De acuerdo con el maestro Gabriel Alejandro Rodríguez Cedillo

Plan de Hacienda apoya la inversión y a la economía

Toda inversión o erogación de dinero que el gobierno federal realice puede beneficiar al país y a la península de Yucatán en particular.

Es momento de que los inversionistas aprovechen las propuestas, el nuevo plan económico de la Secretaría de Hacienda para obtener beneficios.

Esa es la lectura que el maestro Gabriel Alejandro Rodríguez Cedillo, catedrático de la Facultad de Economía de la Uady, hace del anuncio del plan emergente que anteayer dio a conocer la dependencia, en la que destacan tres elementos o pilares importantes para apoyar, reforzar la actividad económica del país:

a) El gobierno federal activará 485 mil millones de pesos en infraestructura, es decir en obra pública, y además adelantará licitaciones con un monto de 116 mil millones de pesos.

b) Habrá financiamiento de la banca de desarrollo, para la que se destinarán 320 mil millones de pesos, y

c) Se impulsará el consumo, con un otorgamiento de 1.2 millones de créditos.

Señales acordes

El coordinador de la Licenciatura en Comercio Internacional y especialista en Finanzas Públicas de la Uady, a petición de Diario de Yucatán analiza los detalles de esas medidas financieras, condensadas en tres disposiciones, y afirma que contrario a lo que se podría creer, en el aviso del gobierno federal ve signos positivos.

“El gobierno federal, por medio de la Secretaría de Hacienda, lo que puso en marcha es una política contracíclica, una medida que siempre es positiva no sólo teóricamente sino también empíricamente”, afirma el economista universitario.

“Lo que implementa el gobierno federal es un conjunto de acciones para evitar, minimizar o superar posibles situaciones adversas que causan los efectos de un ciclo económico, o bien las fluctuaciones de la actividad económica debido, en el caso de México, a cuestiones externas, sí, pero también a internas”, agrega.

El también experto en Administración Tributaria advierte que la decisión de establecer una política fiscal contracíclica para atajar probables consecuencias nefastas para la economía nacional no se veía desde hace mucho tiempo, ya que recuerda que las administraciones federales anteriores ante panoramas como los que ahora vive México optaban por la política procíclica, “nadar de muertito, no se hablaba de crisis, ni de recesión, algo que cada dos o tres años sucede desde hace más de tres décadas”.

“Si me preguntan cómo veo la situación con este plan de Hacienda, diría que no se había visto en un gobierno que se remarque tanto la situación de la crisis económica, al menos no tan fuerte como ahora. No voy a caer en la misma retórica de los efectos externos que inciden, pero sí influyen más de lo normal en ese momento. Ello, aunado a que el gobierno federal no tiene dinero, y al no recaudar recursos tiene que llevar al cabo acciones concretas, específicas para que la economía funcione”, abunda.

Entre las circunstancias externas, el maestro Rodríguez Cedillo refiere que influye el que Estados Unidos esté más centrado en proteger su mercado, ya que el tener situaciones conflictivas con otros países merma al empresario estadounidense. Un ejemplo, son las relaciones comerciales de Estados Unidos con China y México; con la primera nación hay acuerdo, lo que distrae al inversionista del mercado mexicano.

Impacto en Yucatán

“Y si lo aterrizamos en nuestra región, por supuesto que eso afecta a Yucatán, ya que dependemos económicamente de la Federación. El 80% de los ingresos estatales provienen del gobierno federal. Todo lo que se haga o se deje de hacer impactará en la zona”, señala el profesor.

Entre las situaciones desfavorables que podrían desencadenarse de no aplicar el plan que dio a conocer la Secretaría de Hacienda, enumera la salida de toda la inversión del país, se “disparen” o eleven las tasas de intereses con el fin de mantener los capitales y hasta se caería en un proceso devaluatorio del peso.

Sin embargo, pese a esas figuras oscuras, Rodríguez Cedillo dice que no ve, ni siquiera el próximo año, algún nubarrón de ese tipo en el horizonte mexicano, gracias a que considera que el gobierno federal está tomando las medidas financieras oportunas como las que se establecen en el país.

Para el catedrático de la Uady, el empresario, el inversionista que interprete correcta y adecuadamente las decisiones que vía la Secretaría de Hacienda dispuso el gobierno federal, se dará cuenta que está ante un marco con incentivos para invertir en obra pública, con licitaciones anticipadas.

“Es el momento, hay condiciones de inversión relativamente buenas que se reflejan también con la determinación del financiamiento de la banca de desarrollo, que estaba dormida; del crédito a consumo y otros incentivos”, apunta el maestro Rodríguez Cedillo.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

Analizarán la viabilidad

Inyección de dinero de Hacienda beneficiaría a la Península