in

Beneficios y dificultades

Exterior del hospital “Ignacio García Téllez” (ex T-1). El gobierno del Estado planea pedir un préstamo para enfrentar la crisis del coronavirus

Sospechas entre la oposición por posible préstamo

Sobre el millonario crédito que el gobierno del Estado quiere solicitar para enfrentar la contingencia por el coronavirus, el politólogo Juan Pablo Galicia Nahuatt consideró que quizá las bancadas del PRI y el PRD tienen sus reservas y desconfianza de aprobarlo en forma rápida por los antecedentes de corrupción, opacidad y desvíos en que incurrieron gobiernos anteriores.

Aunque, precisó, si el gobierno de Mauricio Vila Dosal tiene una política de transparencia, hay claridad en el manejo del dinero y la entrega de apoyos, sin duda los créditos serán la vía más adecuada para atender esta crisis sanitaria.

“Tiene sus pro y contras. Primero son dos créditos, uno para tener recursos para hacer frente a la contingencia, es la emergencia; y el segundo es para la reactivación económica”.

“Aquí uno de los primeros contras es que nos imaginamos algo negativo por el contexto político del país. Está en discusión la rectitud y la imagen pública del gobierno y siempre nos imaginamos lo negativo, principalmente porque el gobierno anterior pidió un préstamo para Escudo Yucatán (de $1,500 millones) y el gobernador Vila Dosal pidió uno recién entrado para el programa Yucatán Seguro ($2,620 millones)”.

“Ahora el mismo gobernador pide otros dos créditos en corto tiempo (uno de $1,500 millones y otro de $1,728 millones). Siempre son complicadas las deudas de largo plazo porque no la termina de pagar el gobierno contratante”, indicó.

“Esto importa mucho porque estamos en la antesala de las elecciones de 2021 y es lógico que entren las dudas sobre de qué manera se utilizarán los recursos”.

El analista político señala que es muy sencillo que la oposición piense que el gobierno regalará dinero a los empresarios y use los recursos con fines políticos.

Hay elementos que pueden ser ciertos porque no todos los empleados están afiliados a las cámaras empresariales que están despidiendo a su personal, dijo. Si el apoyo solo es para las compañías que están en la cúpula empresarial, pues mucha gente se quedará en estado de indefensión porque no a todos los desempleados les estaría llegando el apoyo y tendrían un salario digno para afrontar la crisis.

A decir del politólogo, lo favorable en Yucatán es que el empleo mayoritario está en el sector servicios y es punta de lanza de la economía yucateca. Los empresarios organizados tienen la mayoría de las fuentes de empleo en los comercios porque el sector industrial y la maquila no son tan extendidos en el Estado.

“Me extraña un poco el argumento que usaron las bancadas del PRI y el PRD”, señaló. “La reasignación presupuestaria sería válida si no se hubiese desechado el cobro del derecho de seguridad. El gobierno del Estado hablaba de una cantidad de dinero por ese derecho, pero al no poder cobrarlo mediante los recibos de la CFE, el gobierno tuvo que replantear su presupuesto”.

“Ahora hay menor presupuesto del que estaba estipulado para que gastara este año; hacer un replanteamiento en estos momentos es quitarle dinero a otros rubros que afectaría a otros sectores o programas”.

Igual reiteró que mover un peso del presupuesto es generar un escenario más drástico para algunas áreas porque sería quitarle un peso a sectores importantes como es la salud, educación, carreteras, infraestructura y es difícil redirigir el presupuesto.

Por ello el tema del crédito es una situación extraordinaria, no puede quitarle dinero a un área para que se vaya a otra porque en los meses siguientes o a fines de año se necesitará.

El gobierno estatal debe plantear reglas de operación claras, tener los argumentos para su endeudamiento y despejar la desconfianza de la oposición para que se quite la idea de que habrá desvíos o uso político de los recursos. Sin duda, dijo, el crédito es lo más sensato porque no habría necesidad de quitarle dinero a otras áreas.

“El gobierno está en un momento difícil, en año y medio ya llevaría tres créditos millonarios que aumentaría su deuda y a lo mejor puede tener consecuencias políticas, si no en las elecciones de 2021, en el de 2024”.— Joaquín Chan Caamal

Sin embargo, indicó Galicia Nahuatt, “es una emergencia donde se necesitan recursos. Hay que entender que la oposición también tiene intereses partidistas y pueden tener reclamos de los diferentes sectores por no apoyar en los momentos cruciales de la contingencia”.

Recursos Coronavirus

El politólogo Juan Pablo Galicia Nahuatt habló de un préstamo para enfrentar la contingencia.

Antecedentes

Galicia Nahuatt dijo que en materia de deuda pública hay restricciones en estos momentos porque en el sexenio de Enrique Peña Nieto el entonces secretario de Hacienda federal, Luis Videgaray, impulsó la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios.

Criterios de la norma

Con esa ley, en este 2020 solo pueden contratar deudas públicas los que tienen solvencia financiera para pagarla a largo plazo. Pese a que el término “endeudamiento” suena fuerte, quien solicite un crédito, si se apega a esta norma y tiene finanzas sanas, puede gestionar un crédito, señaló.

Precisión

En ese caso está Yucatán, que tiene finanzas sanas y solo podría tener algún sobreendeudamiento si hay una mala administración en el pago de esos créditos, apuntó.

Síguenos en Google Noticias

Cartón de Tony: Se queda cuando quiere