in

Cancelaciones y pérdidas en los eventos sociales

La organización de bodas resintió fuerte impacto de la pandemia.

Gran impacto de la contingencia en esos servicios

Millones de pesos se han dejado de recibir en los bolsillos yucatecos por la cancelación de eventos sociales masivos por la pandemia.

Organizadores de eventos, banqueteros, rentadoras de trajes, de carpas, meseros, grupos musicales y artistas dedicados al entretenimiento, servicios de fotografía y vídeo; empresas de decoración y florerías, entre otros servicios que forman la cadena de proveedores, han sufrido un golpe a su economía por las cancelaciones.

En la localidad se ha unido un grupo de empresarios del ramo que en próximos días hará llegar al gobierno estatal sus inquietudes sobre apertura y medidas sanitarias en este sector.

Leonor Cárdenas, de Celebra Wedding, indica que como consecuencia de las cancelaciones se dio una pérdida económica y emocional.

“La preparación de una boda se realiza en un año en promedio y todos estos meses de trabajo se vinieron abajo, con las medidas sanitarias”.

Las cancelaciones comenzaron en marzo y conforme fue avanzando el terror los eventos se fueron posponiendo hasta agosto, dice. Ha sido terrible todo esto, lamenta.

Las celebraciones se fueron programando para fechas en la que coincidiera la mayoría de los proveedores dado que casi todos tenía el 50% pagado de anticipo.

La programación de Celebra Wedding se iniciará a finales de octubre, con 11 bodas que tuvieron que mover. La organizadora de eventos indica que en el caso de su firma no está perdiendo pero tampoco ganando.

“Tengo que esperar a ver cómo nos empezaremos a reactivar poco a poco”.

Considera que en la cadena de proveedores hay otras empresas y personas a las que sí los golpeó mucho en su economía como el caso de banqueteros, meseros, choferes de camiones que llevan la comida, los que cargan las sillas, encargado de fumigar la hacienda y los que instalan las carpas, entre otros.

Sin ganancias

Por ejemplo menciona que un evento de 400 personas mínimo contaría con 40 meseros, ya que es uno por cada 10 personas, más otras 40 personas que están en cocina, garroteros y cargadores de sillas, entre otros.

“Por evento cancelado estas 80 personas dejaron de trabajar y de ganar por el servicio del día”.

Lamenta que a estos compañeros sean los que la están pasando peor con la cancelación de estos eventos.

Campaña #CásateEnViernes

Para dar provecho a nuestro cierre de año, una forma de ayudarnos entre los wedding planner, banqueteros, floristas, decoradores, entre otros proveedores, es la campaña que salió a nivel nacional #CasateEnViernes.

Subraya que el sentimiento general es de muchas ganas de regresar a trabajar y la propuesta de Cásate en viernes es de ayudarse entre todos y que sea una buena opción de los novios este día.

Tendrán menos probabilidad que sus proveedores les cancelen, explica.

Comenta que en algunos casos las bodas quedaron en el 2021 y en caso que tuviera que subir el precio sería mínimo.

Leonor Cárdenas indica que les gustaría que las autoridades les den medidas sanitarias oficiales a seguir, aunque ellos ya han elaborado algunas con base en bodas que han visto en otros países.

Prácticas

“En mi opinión yo creo que vamos a seguir con gel antibacterial para todos, filtros en las entradas para tomar temperatura. Todos los que prestan servicios tendrán que tener cubrebocas, guantes, mascarillas, traje de protección, entre otras medidas”, señala.

“También aumentaría el número de vasos desinfectados o quizá se usen vasos desechables”, apunta.

“Para el invitado será un poco más libre, con uso de medidas básicas como los cubrebocas”.

“Las sillas de las misas ya o serían de diez sino de 6 o 7. También se pondría mayor distancia entre mesas”.

Por su parte, la “wedding planner” Badel Gómez Néchar reitera que las cancelaciones de bodas han sido un golpe fuerte para los prestadores de servicios.

La empresaria ha pospuesto una decena de bodas programadas entre marzo a junio a meses posteriores.

Badel espera que en julio se reactiven las actividades pero hasta hora el gobierno no les ha dicho nada. Tampoco les han informado del protocolo a seguir; sin embargo, comenta que cuando el semáforo epidemiológico esté en verde se activará la actividad del ramo.— Claudia Sierra Medina

“Nosotros ya hicimos protocolo para eventos y proveedores y de éste ya se dio un curso a varias ‘wedding planners’ de Mérida”

Tendremos que esperar lo que diga el gobierno para ajustarlo, reitera.

En cuanto a la economía de su empresa comparte que si la están pasando difícil pero no despidieron a nadie y les siguen pagando sueldos y servicios de oficinas.

Reitera que es mucha gente que depende de los eventos.

Es importante que el gobierno siga con los medios de promoción porque lo que son bodas destinos en el estado tiene una derrama increíble aunque ellos no lo acepten, indicó entre otros conceptos.

Cancelaciones

La pandemia obligó a cancelar o posponer diversos eventos sociales masivos.

Negocio

En cuanto a la economía de su empresa comparte que sí la están pasando difícil, pero no despidieron a nadie y les siguen pagando sueldos y servicios de oficinas. “Es mucha gente que depende de los eventos”.

Derrama

Es importante que el gobierno siga con los medios de promoción porque las bodas tienen una derrama increíble, apunta.

Lee: Bodas con uso de caretas, entre los requisitos del Registro Civil

Felices, pero con cautela