in ,

Así se conmemoró la Independencia de México hace un siglo en Yucatán

Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia
Fotos. archivo Megamedia

En 1921, cuando México llevaba un siglo separado de España, con varias actividades oficiales y populares se marcó la proclama de la libertad

Pasado mañana lunes se conmemoran 200 años de que México alcanzó la meta por la que libró batallas durante 11 años: la independencia de España. El suceso fue marcado con la entrada a la capital del país —el 27 de septiembre de 1821— del Ejército de las Tres Garantías bajo el mando de Agustín de Iturbide, quien en febrero de ese año había proclamado el Plan de Iguala con las bases de la separación y en agosto celebrado los Tratados de Córdoba con los cuales el virrey Juan O’Donojú aceptaba la demanda de libertad.

A pesar de la relevancia de ese hecho es el inicio de la lucha armada —el 16 de septiembre— el que habitualmente concentra la atención de autoridades y población. Pero hace cien años, cuando la consumación de la Independencia cumplió un siglo, la efeméride fue recordada con variadas actividades oficiales y populares, que en la capital del país incluyeron un desfile, un homenaje a Vicente Guerrero y una exposición comercial.

"La Revista de Yucatán"

La edición del 27 de septiembre de 1921 de “La Revista de Yucatán”, antecesora del Diario, llevaba en su portada una editorial con el título “¡Cien años!” en que se indicaba que “desde aquella fecha gloriosa, nuestra Patria, en su ansia ideal por la conquista de sus libertades cívicas, anhelando romper la verdadera cadena que hace esclavos a los hombres, ha sufrido dolores y angustias”.

 200 años de que México alcanzó la meta

“La obra consumada por Guerrero e Iturbide ha estado a punto de perecer; pero el patriotismo se alzó siempre justiciero y reparador”, se indicaba.

“Hoy hace cien años, que, en verdad, México comenzó a ser libre políticamente”.

En la metrópoli el centenario fue señalado con una recreación de la entrada del Ejército Trigarante: 18 mil hombres —número igual al de soldados a las órdenes de Iturbide— siguieron la trayectoria de la formación militar un siglo antes: Tacuba, calzada de Chapultepec, Bucareli y avenidas Juárez y Madero hasta llegar al Palacio Nacional.

También el día 27, según consigna “La Revista de Yucatán”, se efectuó frente a la columna de la Independencia (“el Ángel”) un homenaje oficial a Vicente Guerrero y en la sede del Poder Legislativo —entonces en la calle Donceles— se abrió en el mismo marco una muestra de “los lotes del comercio y la industria”.

En Mérida hubo festejos estudiantiles y de los suburbios, entre ellos Mejorada, donde la comunidad académica de la escuela número 11 “José María Castillo” celebró una fiesta patriótica que comenzó con marcha y presentación de la bandera.

En el programa artístico abundaron las declamaciones, entre ellas “A la bandera” por la alumna Esther Peraza; “El día de la Patria”, por Manuel López, y “El perdón de los 300”, por Vicente Ávila, que se presenciaron junto con cantos y bailes típicos.

Mal tiempo

En el suburbio Allende (San Cristóbal), la Junta Patriótica llevó al cabo el programa previsto por el centenario “a pesar de la inclemencia del tiempo”.

Cuenta “La Revista de Yucatán” que frente al cine Fraternidad se efectuaron carreras argentinas en bicicleta (ganaba el que más tardaba en cruzar la meta) con 35 competidores. Los premios para los triunfadores consistieron en cajas artísticas y de dulces, jabones, panes en forma de corazón y palomas atadas con cintas, entre otros.

La celebración continuó en el interior del cine con la proyección de “las jocosas cintas tituladas ‘Qué descansada vida’ y ‘Un día de placer’”.

La última actividad consistió en “animado baile al que concurrieron bellas señoritas que lucían bonitos trajes” y en el que la orquesta interpretó “bonitas piezas de actualidad, muchas de las cuales fueron ‘bisadas’ a petición de la concurrencia”.

El centenario del final de la lucha insurgente comenzó a celebrarse en el aniversario del inicio de la guerra. El jueves 15 “La Revista de Yucatán” dedicó al tema páginas en las que reprodujo textos históricos, como los artículos del Plan de Iguala y la exhortación con que Iturbide terminó su proclama: “¡Americanos! ¡He aquí el establecimiento y la creación de un nuevo imperio... Asombrad a las naciones de la culta Europa, vean que la América Septentrional se emancipó sin derramar una sola gota de sangre. En el transporte de vuestro júbilo, decid: ¡Viva la religión santa que profesamos! ¡Viva la América Septentrional independiente de todas las naciones del globo! ¡Viva la unión que hizo nuestra felicidad!”.

Nueva España con religión católica

El primero de los artículos estipulaba que en la Nueva España la religión era la católica y el tercero, que se adoptaba la monarquía moderada como forma de gobierno. El número 12 reconocía como ciudadanos a todos los habitantes “sin distinción alguna de europeos, africanos ni indios”, que podían optar “a todo empleo, según sus méritos y virtudes”.

Otro texto replicado en esa edición fue el acta en que la Junta General de la Provincia de Yucatán proclamó la independencia de España, el 15 de septiembre de 1821, y que en su primer artículo declaraba que la provincia, “unida en afectos y sentimientos a todos los que aspiran a la felicidad del suelo americano; conociendo que su independencia política la reclama la justicia, la requiere la necesidad y la abona el deseo de todos sus habitantes, la proclama bajo el supuesto de que el sistema de independencia no está en contradicción con la libertad civil, esperando hacerlo con solemnidad luego que los encargados de establecer definitiva o interinamente sus bases, pronuncien su acuerdo y el modo y tiempo de llevarle a puntual y debida ejecución”.

Poemas de Francisco Romero Méndez, Florencio Ávila y Castillo, Miguel Rivero Trava, Eucario Villamil, Fernando Juanes Gutiérrez, Gonzalo Pat y Valle y Nicolás Castellanos se sumaron por esos días a los versos que “A Yucatán” dedicó Luis Rosado Vega —autor de la letra de “Peregrina”— “en el primer centenario de su emancipación de España” y que aparecieron el 18 de septiembre.

En los versos Rosado Vega exalta a “mi tierra tan fermosa/ que non hay como ella dos,/ por lo pulcra e por lo bella/ e por su gran tradición;/ la que esplendorosa luce/ cual tibor de plata al sol,/ e tan blanca que parece/ que va a primer comunión,/ o que moros la pusieron/ de tan virginal color,/ la del bosque verdinegro/ ende los troveros son/ el zenzontle en la alborada,/ en la tarde el ruiseñor (...)”.

A pesar de lo significativo del aniversario, los festejos patrios del centenario no dejaron satisfechos a todos, como consignó “La Revista de Yucatán” el 17 de septiembre, cuando reportó que dos días antes las actividades habían comenzado “con bastante desanimación” y que la retreta en la Plaza Grande no fue como antaño, porque “en los tiempos de la odiosa dictadura tocaban buenas bandas de música”.

En la ceremonia del “grito” los vítores a los héroes de la Independencia exclamados por el alcalde Ariosto Castellanos Cárdenas “como nunca no fueron contestados por la concurrencia, probablemente porque el toque marcial de las bandas, que fue simultáneo a los vítores, no dejó escuchar éstos que debieron hacerse después”.

El desfile del día 16 no estuvo exento de incidentes. En el contingente no intervino la policía municipal, lo que el alcalde justificó con una equivocación del oficial que comandaba a los agentes: en lugar de ponerse a las órdenes del mayor que encabezaba el desfile, como se le había indicado, se fue junto con su sección y banda de música al parque Hidalgo.

Sin embargo, media hora después los policías marcharon frente al Palacio de Gobierno.

En varios suburbios se denunciaba que “ni un recuerdo se tuvo para la Patria”, como ocurrió en el Santos Degollado (Santiago), en el cual el día 15 “apenas si una mala orquesta, muy mal pagada por cierto, tocó una serenata de 8 a 11 de la noche”.

Te puede interesar: Recomendaciones de música académica para las fiestas patrias

Ciento cincuenta años

La consumación de la Independencia fue también recordada con ceremonias y desfiles en su 150o. aniversario, en 1971, como dio cuenta el Diario en su momento. En Mérida la efeméride sirvió de marco a la inauguración de mejoras en el Estadio “Salvador Alvarado”, el 28 de septiembre, en una jornada en la que lo mismo hubo tabla gimnástica y competencias de atletismo que partido de fútbol y exhibición de clavados.

En Progreso se efectuaron un desfile por el primer cuadro de la ciudad y una ceremonia cívica frente a la figura de Miguel Hidalgo. En esta última se escucharon versos a Vicente Guerrero y una composición de Zoila Flor Peregrina Sánchez, estudiante de sexto grado de primaria, sobre la entrada del Ejército Trigarante a la capital.

La jornada finalizó con una serenata de la rondalla de la Preparatoria Progreso, “muy aplaudida en todas sus actuaciones”.

Lee: El Festival de Avándaro, una "válvula de escape" para un yucateco

bitcoin

Criptomonedas, ilegales en China: el bitcoin pierde más del 6%

Fuerzas talibanes en Afganistán

Talibanes matan y cuelgan en público a cuatro secuestradores