in ,

Es mejor cuidarse como si no hubiera esperanza de vacuna

En momentos en que se experimentan altibajos en los contagios de Covid-19 en Yucatán, con más de cien nuevos casos diarios en la última semana de noviembre y la primera de diciembre, el epidemiólogo Rudy Humberto Coronado Bastarrachea aconseja: hay que seguir con las medidas de prevención como si no hubiera esperanza de la vacuna.

Y explica en qué basa su recomendación: para que el sistema de vacunación contra el virus funcione bien se requerirán varios meses, no será un beneficio inmediato.

En todo caso, enfatiza, sería mejor un medicamento, un antiviral. Hay laboratorios que están trabajando en ello y algunos ya están en la fase tres. Esa opción sería más rápida.

Bloqueo en apenas 24 horas

Recientemente, investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Georgia, en Estados Unidos, dieron a conocer que un nuevo medicamento antiviral, el MK-4482/EIDD-2801 o molnupiravir, suprime “por completo” en 24 horas la transmisión del coronavirus.

Se trata de la primera demostración de un fármaco disponible por vía oral que logra bloquear rápidamente la transmisión del SARS-Cov-2, según los investigadores.

Rudy Coronado Bastarrachea
El doctor Rudy Coronado con dos asistentes en el Hospital General de Valladolid, del cual fue director hace unos años (Foto de Archivo)

Efectos de mayor movilidad

El doctor Coronado Bastarrachea, expresidente del Colegio de Salud Pública de Yucatán  y ex jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 2, también indica que el aumento de contagios de Covid-19 que se ha observado en las últimas semanas es consecuencia de una mayor movilidad de personas.

En contraste, añade, la cantidad de fallecidos es menor que la reportada hace unos meses porque hay más experiencia médica en el manejo de la pandemia y la gente se atiende con más oportunidad.

El especialista considera que las medidas adoptadas por las autoridades desde el principio de la epidemia han sido correctas y lo que sigue ahora es evaluarlas, para modificar lo que sea necesario y, de ser conducente, establecer nuevas disposiciones.

Repunte en las últimas semanas

Desde el 24 de noviembre pasado se observó un aumento en los nuevos contagios del coronavirus en la entidad. Ese día se diagnosticaron 114 casos de Covid-19, después de un largo tiempo en el que se contabilizaron menos de cien por jornada.

Los registros siguieron al alza, con un pico de 129 el 28 de noviembre. Hubo una tregua el 1 de diciembre, con 99, y al día siguiente se reanudaron los diagnósticos arriba de cien, según los informes cotidianos de la Secretaría de Salud.

El lunes se registró una súbita baja: 50 nuevos casos positivos. La tendencia se mantiene en esos niveles en el transcurso de esta semana. Ayer miércoles fueron 60.

En cuanto a fallecimientos, los números han estado debajo de los dos dígitos desde hace varias semanas. La excepción son el 25 de noviembre, con diez decesos, y el 2 de diciembre, con once.

Municipios indígenas yucatecos, punteros

En su informe más reciente sobre el Visor Geoespacial de la Pobreza y la Covid-19 en los Municipios de México, con datos hasta el 30 de noviembre, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reporta que tres municipios yucatecos clasificados como indígenas tienen el mayor número de casos activos en todo el país: Valladolid, Kanasín y Umán.

De los 623 municipios indígenas de todo el país, señala el informe, Valladolid presenta el mayor número de contagios, con 1,870 casos reportados al finalizar noviembre.

El Coneval subraya, con base en una definición del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), que los municipios con esa clasificación son aquellos donde 40% o más de la población es indígena.

A tiempo las medidas de mitigación

Entrevistado sobre los altibajos en los registros de la enfermedad y las expectativas para 2021, después de un año de pérdidas en todos los aspectos, el doctor Coronado Bastarrachea sostiene que cuando se presentó el brote inicial de la enfermedad se tomaron a tiempo las medidas de mitigación.

Recuerda que esas medidas básicas de mitigación fueron el confinamiento domiciliario –el “quédate en casa” –, la sana distancia para quienes tenían que salir, el uso obligatorio de cubrebocas y el frecuente lavado de manos.

A esas disposiciones, añade, se agregó la suspensión de eventos de concurrencia masiva, como los tianguis y encuentros deportivos y de entretenimiento.

Freno a un brote explosivo

El maestro en Salud Pública indica que esas medidas propiciaron que el índice de transmisibilidad del virus no haya sido tan generalizado. Incluso, muchos municipios del interior del Estado adoptaron también las reglas y esto influyó en que no hubiera un brote explosivo en Yucatán.

En su mayoría, la gente respeta la disposición de usar el cubrebocas. Es una de las medidas adoptadas desde el principio de la pandemia (Carlos de la Cruz)

“En las primeras semanas Yucatán aparecía en los primeros lugares, estábamos arriba de Quintana Roo”, apunta. “Luego fuimos bajando… Llegamos a tener hasta 600 hospitalizados y ahora estamos debajo de 150”.

“Se supone que la gente, sobre todo el grupo de mayor riesgo que son los adultos mayores y personas con comorbilidad, cuando menos está respetando las normas de ‘quédate en casa’, aun cuando se hayan reactivado las actividades económicas. Algo que me llama gratamente la atención es que en las plazas comerciales y otros sitios se respeta mucho el uso de cubrebocas”.

Sin embargo, hace notar que el transporte público sigue siendo un reto a vencer en medio de la pandemia, porque genera aglomeraciones, y no se debe bajar la guardia en ese tema.

Consecuencia de mayor apertura

En cuanto al notorio aumento de casos de contagio en varios días consecutivos, hasta el domingo pasado, el doctor Coronado reitera que es consecuencia de la apertura de las actividades económicas, el mayor movimiento en espacios públicos y el inevitable flujo migratorio entre Yucatán y Quintana Roo, entre otras cosas.

En el otro extremo, agrega el especialista, el número de fallecimientos es menor porque hay más experiencia en el manejo de la enfermedad y la gente busca atención a tiempo.

“Lo que valdría la pena es hacer una revisión, ver cuáles han sido las fortalezas y qué podríamos mejorar”, prosigue. “Lo que algunos países ya están haciendo es garantizar el aislamiento de los  casos positivos”.

No se pueden esconder los muertos

En su opinión, las medidas en general que el gobierno decidió desde marzo pasado han arrojado buenos resultados y no se puede hablar de estadísticas manipuladas.

“Quizás puedes guardar los casos positivos, pero no las muertes ni los hospitalizados”, enfatiza.

También hace hincapié en seguir respetando las medidas de precaución en lo que resta del año, cuando están en puerta los festejos decembrinos.

“Hay que evitar las reuniones colectivas, las reuniones de más de dos núcleos familiares”, recalca. “De lo contrario, la situación se podría complicar”.

La recomendación, abunda, es válida también para los eventos religiosos que se acostumbran este mes y en el primer día del nuevo año. Hay que seguirlos en línea.

Estrés y angustia por el manejo nacional

A nuevas preguntas, el expresidente del Colegio de Salud Pública de Yucatán insiste en que se ha hecho un manejo bastante racional de la pandemia en Yucatán.

“Lo que nos causa estrés y angustia es el manejo a nivel nacional”, continúa. “Ha sido, por decir lo mínimo, incierto. Esa falta de decisión o de disciplina para recomendar el uso obligatorio de cubrebocas causa una polémica innecesaria”.

“Calculo que más de 90 millones de mexicanos usan esa protección y no veo por qué la autoridad no puede tomar una decisión tan importante”.

Seguir como hasta ahora…

En relación con las vacunas que están en fase de elaboración y de ensayo, el epidemiólogo reitera: “Mi opinión es que la gente tiene que seguir como si no hubiera esperanzas de la vacuna”.

Recalca que un medicamento antiviral podría ser mejor que la vacuna, porque el sistema para aplicación del inmunizante requerirá de varios meses.

Paradero de transporte público en el centro de Mérida
Los expertos opinan que el transporte público sigue siendo de los puntos delicados en la campaña contra Covid-19. La imagen es de un paradero en el centro de Mérida

Lo más indicado, puntualiza, es seguir con las medidas de mitigación y hacer un análisis puntual de los aspectos que pueden reforzarlas, porque ya cambiaron algunas características ligadas al comportamiento de la pandemia.

Por ejemplo, las disposiciones que están en vigor ahora estuvieron acompañadas al principio de la suspensión de las actividades económicas. Se puede evaluar cuáles pueden seguir y, de ser necesario, adoptar otras.

Entre las medidas más recientes cita el programa Médico en tu empresa, que califica de un acierto en la lucha permanente contra el coronavirus.

Leer: "Estamos en el segundo pico de la pandemia", dice López-Gatell

Guillermo Fournier

Guillermo Fournier: ''Toma de decisiones en tiempos de crisis''

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador