in ,

Borran huellas de la red fantasma en el gobierno anterior

Insumos del programa Peso a Peso, utilizado por empresas de una red fantasma para el desvío de recursos

A medida que transcurre el tiempo, la red fantasma que operó desvíos de dinero público durante el gobierno anterior ha podido desarticularse en buena medida, incluso sin dejar rastros.

De acuerdo con datos recabados por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, solo en el área del campo ya se extinguieron legalmente dos de cinco compañías a las que el gobierno pagó 95 millones de pesos en el cierre de 2016 y principios de 2017 por supuestos insumos del programa Peso a Peso.

Es decir, las empresas de esta red fantasma fueron disueltas y liquidadas después de cumplir su función de cobrar por jugosos contratos.

Una empresa más, del ramo de la consultoría pero con contratos para estudios en el sector salud y trabajos de mantenimiento en la Fiscalía General del Estado (FGE), ya fue disuelta también.

Conexión con Jalisco

Coincidentemente, en esas tres disoluciones asoma una conexión con Jalisco: los protocolos notariales de su liquidación se levantaron en esa entidad. En dos casos se designó a la misma persona como “liquidadora”.

Los recursos se canalizaron a esas firmas por conducto de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) en cuestión de horas.

Saltaron al ámbito federal

Como publicamos ayer, el fiscal anticorrupción del Estado, José Enrique Goff Ailloud, informó que las investigaciones contra esa dependencia y la Secretaría de Educación del gobierno del Estado (Segey) fueron turnadas a la Fiscalía General de la República (FGR).

El fiscal indicó que en ambos casos pesa la presunción de un desvío de $230 millones, aunque no entró en detalles ni precisó si ese monto se refiere únicamente a irregularidades halladas en el proceso de entrega-recepción.

La ausencia de combate a la corrupción es uno de los grandes pendientes que se han señalado a la administración de Mauricio Vila Dosal.

Te podría interesar: Impunidad para la red fantasma

Dudosas transferencias

En solo tres días, durante el gobierno anterior, la Seder transfirió 95 millones de pesos a cinco empresas que aparecían  en documentos como proveedoras de insumos de Peso a Peso.

Apoyos del programa Peso a Peso, por cuyo ejercicio hay denuncias por presuntos desvíos de recursos en el gobierno anterior de Yucatán
Un campesino de Peto descarga sacos de azúcar que obtuvo como parte del programa Peso a Peso (Archivo)

El titular de la dependencia era Juan José Canul Pérez, hoy diputado federal por el Distrito 05.

Las empresas favorecidas reportaron sus domicilios fiscales en Ciudad de México.  Una de ellas recibió $40 millones el mismo día, por 18 facturas.

¿Cuáles son y cuánto les dieron?

Las cinco firmas bajo sospecha son Royal Nova, S.A. de C.V.; Innovadores Kenneth, S.A. de C.V.; Consulting Xiu, S. de R.L. de C.V.; Citade Inmobiliaria, S. de R.L. de C.V., e Interpelar Proyectos, S.A. de C.V.

El 29 de diciembre de 2016 Royal Nova recibió cinco transferencias que en conjunto suman 8 millones de pesos. Al día siguiente se le hicieron tres, por un total de 7 millones de pesos. En dos días fueron 15 millones de pesos.

A Innovadores Kenneth se le hicieron seis depósitos el 30 de diciembre del mismo año por un total de 12 millones 400 mil pesos.

Asesora de comercio e inmobiliaria

Consulting Xiu, que aparece en menciones en internet como empresa de asesoría en comercio exterior, cobró también el 30 de diciembre 14 millones 400 pesos amparados en seis documentos.

Citade Inmobiliaria, de un giro ajeno al campo, recibió igualmente el 30 de diciembre de 2016 seis transferencias que ascienden a 13 millones 200 mil pesos.

En total, el 30 de diciembre la Seder depositó 47 millones de pesos a cuentas de terceros.

Entrega de insumos y apoyos para el campo mediante el programa Peso a Peso, creado por la administración de Rolando Zapata Bello en 2013
Campesinos de Oxkutzcab durante una entrega de apoyos del programa Peso a Peso en la administración anterior (Archivo)

Vendía paquetes de “box lunch”

Interpelar Proyectos fue la empresa más beneficiada con los pagos de supuestos insumos de Peso a Peso: el 3 de enero la Seder le transfirió 40 millones de pesos justificados en 18 facturaciones.

Central 9 tiene evidencias de que antes de ser proveedora del campo Interpelar Proyectos participó en una licitación para vender paquetes de “box lunch” al Instituto de Museos e Historia de Yucatán.

A cuatro años de que se hicieron esos pagos, en condiciones que generan dudas, Interpelar Proyectos y Royal Nova ya no existen.

Hasta carreteras y aeropuertos

Interpelar Proyectos fue inscrita en el Registro Público de Comercio de Yucatán el 24 de diciembre de 2014 con un giro que abarcaba “todo lo relacionado con la elaboración de proyectos” y otros rubros como construcción o diseño de obras de drenaje, avenidas, puentes, carreteras y aeropuertos.

Sus accionistas fueron Silvia del Carmen Pinto Espadas y Luis Emanuel Tec Sánchez, vecinos de Motul que al momento de la protocolización del acta constitutiva, ante la fe del notario Luis Silveira Cuevas, estaban “de paso” en Mérida.

Cobró pero ya estaba disuelta

El pago de 40 millones de pesos por el programa Peso a Peso el 3 de enero de 2017 está rodeado de la opacidad. Interpelar Proyectos recibió ese dinero cuando una semana antes —el 26 de diciembre de 2016— había formalizado su disolución y liquidación, pero no en Mérida sino en Guadalajara, Jalisco, ante el notario Salvador Oropeza Casillas.

Oficialmente esa disolución fue inscrita en el Registro Público de Comercio el 3 de marzo de 2017. Se designó liquidadora de la sociedad a María Guadalupe Bogarín Sánchez, vecina de Guadalajara.

En el acta del 26 de diciembre de 2016 se anotó que “ya no existen cantidades a pagar ni cobrar por parte de la sociedad”. Ocho días después, como ya señalamos, el gobierno del Estado le transfirió a su cuenta los 40 millones de pesos.

Ajena al campo, pero…

Royal Nova ofrece más indicios de la red fantasma de desvíos. Su constitución fue protocolizada en Guadalajara por el mismo notario que dio fe de la disolución y liquidación de Interpelar Proyectos, Salvador Oropeza Casillas.

Su giro principal fue “la prestación de servicios profesionales de asesoría, consultoría, capacitación y ejecución de diversos trabajos”, así como “la prestación de toda clase de servicios de investigación, estudio, organización, desarrollo, asesoría y consultoría en sistemas de administración de recursos laborales”. Nada relacionado con el campo.

Sus accionistas fueron Rosalía Rendo Becerril y José Saúl Herrera Escoto. Su única relación con Yucatán, al menos en el papel, fueron su apoderado general, Fredy Francisco Pereira Cauich, y la participación en contratos del gobierno.

De inmediato al padrón de proveedores

Actas consultadas por Central 9 revelan que la inscripción de esta compañía en el Registro Público de Comercio se concretó el 6 de octubre de 2016. Pasó a formar parte de la lista de proveedoras de Peso a Peso en forma inmediata y en diciembre recibió los pagos ya descritos, con menos de tres meses de operación mercantil.

El 20 de agosto de 2018, mes y medio después de la elección que derivó en la derrota del PRI en la contienda por la gubernatura de Yucatán, esta compañía protocolizó su disolución y liquidación también en Jalisco, ante el corredor público Eduardo de Alba Góngora.

De nuevo asoma el nombre de María Guadalupe Bogarín como liquidadora de la sociedad, ligada a la red fantasma.

Otra vez Guadalajara

La tercera empresa de la red fantasma que fue disuelta es T y W Consultores, uno de los negocios que el 31 de diciembre de 2015 recibieron 7 millones de pesos por supuestos servicios de mantenimiento y conservación a la Fiscalía General del Estado.

Su constitución fue protocolizada también en Guadalajara, con el notario Javier Lozano Casillas, aunque su domicilio fiscal estaba en Puebla. Su objeto social principal fue “la prestación de servicios profesionales de asesoría, consultoría, capacitación y ejecución de diversos trabajos”.

Corta vida mercantil

Sus accionistas fueron Mónica Guillermina Gutiérrez Silva y María de la Paz Oyuqui Martínez Valenzuela, ambas con domicilio en Jalisco. El acta mercantil tiene el 11 de abril de 2014 como fecha de inscripción en el Registro Público de Comercio de Guadalajara.

El 9 de marzo de 2017 el notario Salvador Oropeza, con intervención en los otros dos casos señalados, dio fe de la disolución y la liquidación de la sociedad. Estos movimientos fueron inscritos el 29 de marzo.

¿Qué es Peso a Peso?

Con el programa Peso a Peso (creado en 2013) se destinan insumos para el campo en Yucatán
Mediante el programa Peso a Peso se han destinado al campo insumos como azúcar, mangueras, tanques de agua, bombas de uso agrícola, triciclos, alambre de púas, etcétera

El programa Peso a Peso fue creado en Yucatán en 2013. Mediante una inversión de 50-50 entre gobierno y productores, apoya en la adquisición de maquinaria, semillas, agroquímicos, infraestructura y equipamiento para actividades agropecuarias y pesqueras.

Por cada peso que aporta el beneficiario, el gobierno del Estado entrega la misma cantidad.

En 2017, según anunció el propio gobierno, estaba previsto un monto total de apoyos de $112 millones —recursos compartidos—, entre los ciclos primavera-verano y otoño-invierno. En 2016 la inversión anunciada fue de unos $100 millones en números redondos.

El dinero de ambas partes debía ir a parar a una cuenta concentradora. Después, ya cumplidas las aportaciones de mitad-mitad y reunidos todos los requisitos, se realizan las transferencias bancarias a los proveedores.

Padrones y montos máximos

De acuerdo con las investigaciones de Central 9, en 2016 y 2017 —años en los que comenzaron a surgir quejas por retrasos en la entrega de apoyos— se armaron padrones de miles de beneficiarios con montos individuales de $5,000 como máximo.

En muchos casos la entrega se hizo a agrupaciones, que luego canalizaban los recursos a sus socios.

Central 9 obtuvo copias de las listas de beneficiarios de todos los municipios, desde Abalá hasta Yobaín, así como facturas y comprobantes de las transferencias bancarias a las empresas que en teoría abastecieron de equipo y maquinaria, azúcar, alambre de púas, extractores, comederos, picadoras, jaulas, carretillas, mangueras, bombas eléctricas, sales minerales, fertilizante, alimentos para ganado y aves, etcétera.

Está pendiente la revisión del estatus mercantil de otras empresas relacionadas con la red fantasma, para saber si siguen vigentes o están inactivas.

Leer: Investigan a empresarios yucatecos por una "estafa maestra" en el campo

Van dos alzas al precio de la gasolina en menos de 20 días

El presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto de El Universal)

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador