in , ,

Cadena de feminicidios en Yucatán

Central 9: "Cadena de feminicidios en Yucatán"

El eco de los tres balazos que extinguieron los sueños de Fernanda todavía resuenan, cuando la noticia de otro violento crimen contra una mujer de nuevo sacude a la sociedad yucateca.

Cinco días después del feminicidio de la joven de 21 años -el jueves 20 de agosto pasado-, el cuerpo sin vida de Norma Yolanda es hallado en el interior de una vivienda del fraccionamiento Villas de Oriente, en Kanasín.

El hecho sangriento de la vecina del municipio conurbado de Mérida, también presupone un asesinato por razones de género.

Ambos homicidios, actos de violencia extrema contra las mujeres, se suman a seis más, que de acuerdo con estadísticas de asociaciones ciudadanas, que contrastan con los datos oficiales, se cometieron durante los primeros ocho meses de este año en Yucatán, cinco durante la prolongada contingencia por la pandemia del coronavirus que asuela la población de la Península.

Te puede interesar: ''Sí hay indicios de feminicidio''

La violencia de género y su expresión suprema en feminicidios no es exclusiva de la entidad, ya que también en los estados vecinos de la región se reportan numerosos casos que según algunas expertas reflejan que el fenómeno delictivo tiene profundas connotaciones sociales, culturales, educativas y psicológicas que deben ser debidamente atendidas, comprendidas y mejor abordadas por todos los actores de la comunidad, con sentimientos y acciones de participación más sensibles a una realidad que afecta no sólo a los involucrados.

Actores y protagonistas de toda la sociedad deben brindar mayor atención y ser más sensible ante la cruenta realidad de los numerosos feminicidos en México en general y en Yucatán en particular.- Foto del archivo Megamedia

Pautas del delito

Víctimas colaterales de los sucesos de crímenes por violencia de género también son los familiares de las mujeres asesinadas, en particular los hijos, que en muchas ocasiones quedan en desamparo ante la detención o muerte del agresor, esposo o expareja que priva de la vida a la madre.

En la primera parte de la entrega, se presentan los criterios para definir lo que es un feminicidio, el entorno jurídico en el que se circunscribe el delito grave por razones de género en el Código Penal de Yucatán, y la triste, preocupante relación de los asesinatos de violencia excesiva contra las mujeres de 2014 a agosto de 2020, a partir de que se tipificó el homicidio motivado por aversión, odio a las mujeres.

En un segundo capítulo, para la siguiente semana, se contrastan las cifras de los feminicidios recabados por dos organizaciones civiles con los oficiales que ofrece el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública durante este año.

Además, los comparativos con los casos de las tres entidades de la península de Yucatán, las personas damnificadas indirectas de esos crímenes, y las valiosas opiniones psicológicas, activistas y antropológicas de especialistas en el tema, que ilustran desde sus propias perspectivas profesionales el entorno que aún envuelve a esos actos de barbarie contra las mujeres.

Concepto de feminicidio

Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio de México, el feminicidio se refiere al asesinato de mujeres por hombres, motivados por la misoginia y el sexismo.

La denuncia de los casos de feminicidio de las mujeres de Ciudad Juárez en 1993 marcaron el precedente en la visibilización de este delito en el ámbito nacional e internacional.

En noviembre de 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dicta el primer fallo internacional sobre feminicidio al hacer responsable al Estado mexicano por la falta de diligencia en las investigaciones relacionadas a la desaparición y asesinato de Claudia Ivette González, Esmeralda Herrera Monreal y Laura Berenice Ramos Monárrez en el conocido como Caso Campo Algodonero.

En el artículo "Feminicidio y jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos", escrita por Rocío Villanueva Flores cita que la Corte IDH emplea el término feminicidio en un párrafo de la extensa sentencia del Caso Campo Algodonero, pero no lo define y se limita a sostener que utiliza la expresión "homicidio de mujer por razones de género".

En el apartado "El feminicidio y los homicidios por razones de género", la autora indica que es evidente que la Corte IDH prefiere hablar de “homicidio de mujer por razones de género. Esta falta de empleo y de definición del término feminicidio quizás sea sólo el reflejo de la ausencia de consenso sobre su significado en América Latina".

México fue el primer país en que se propuso la tipificación del delito de feminicidio y lo incorpora en el Código Penal Federal en 2012.

En el Diccionario de la Real Academia Española la definición de feminicidio es: "Asesinato de una mujer a manos de un hombre por machismo o misoginia".

Marco legal

El feminicidio se tipifica en el artículo 394 del Código Penal de Yucatán, en el que se cita: "Comete el delito de feminicidio quien dolosamente prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes":

  1. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo, previas o posteriores a la privación de la vida.
  2. A la víctima se le hayan practicado mutilaciones genitales o de cualquier otro tipo, cuando estas impliquen menosprecio a la mujer o a su cuerpo.
  3. Existan antecedentes de violencia familiar, laboral o escolar, motivada por razones de género, del sujeto activo en contra de la víctima.
  4. La pretensión infructuosa del sujeto activo de establecer o restablecer una relación de pareja o de intimidad con la víctima.
  5. Haya existido entre el sujeto activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza.
  6. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima.
  7. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida.
  8. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

Si entre el feminicida y víctima existió una relación de parentesco por consanguinidad en línea recta, o laboral, docente o sentimental, según la norma se impondrá una pena máxima de 50 años de prisión.

Aunque el delito de feminicidio se incorpora formalmente al Código Penal de Yucatán el 30 de abril de 2013, el Congreso del Estado lo incluye entre los delitos graves el 19 de marzo de 2014 y la reforma se publica oficialmente el 1 de abril de 2014. Con esa medida se repara la omisión que impedía reconocer los asesinatos por razones de género y se abandona la errónea catalogación de "crímenes pasionales".

Siete años de feminicidios

Estadísticas de los organismos Agenda de las Mujeres para la Igualdad Sustantiva en Yucatán y Mujeres sin Maquillaje, a partir de noviembre de 2014, cuando se aprueba el protocolo para la investigación, de diciembre de 2014 al lunes 25 de agosto de 2020, documenta 39 feminicidios en Yucatán.

Los números de ambas asociaciones registran un feminicidio en 2014, cuatro en 2015, siete en 2016, nueve en 2017, siete en 2018, tres en 2019, y ocho en lo que va de 2020.

El primero en Yucatán

Con las reformas a la ley, el primer feminicidio ya con sentencia se registra el 17 de diciembre de 2014. La víctima es Marta Eugenia Martínez Ávila, y su asesino Felipe de Jesús García Sánchez. Después de un proceso por juicio oral se le condena a 35 años de cárcel.

Una de las diligencias del juicio en contra de Felipe de Jesús García Sánchez, a quien se le condena a 35 años de prisión por el delito de feminicidio. Es el primer caso después a las reformas a la ley, en 2014, que consideran a ese crimen un delito grave.- Foto del archivo Megamedia

Condena mínima

El 3 de marzo de 2015 ocurre el segundo crimen por razones de género. Daniel Pool Sansores mata a Nelly Rafaela Koyoc Poot. Su pena de 23 años y cuatro meses se dicta por medio de un procedimiento abreviado.

Veinte días más tarde, María Eloísa Sosa Carmona es asesinada por Raúl García Barrientos, quien es enviado a prisión por 18 años, también a través de un breve proceso.

El 7 de julio del mismo año, Jesús Damián Arias le arranca la vida a Alejandrina López Chacón. A pesar de que cumple los requerimientos que marca el artículo 13 del Catálogo de Delitos Graves, el juez condena al victimario sólo a seis años y ocho meses de prisión gracias a un procedimiento abreviado, lo que hasta ahora, a pesar del tiempo, el fallo aún genera una fuerte polémica.

Siempre en 2015, el 4 de septiembre, Wendy Guadalupe Pech Tzuc es ultimada por Gaspar Catzín Pech, quien cumple una condena de 30 años en la cárcel, después de un juicio oral.

En un controvertido fallo, el feminicida Jesús Damián Arias sólo es condenado a una pena de seis años y ocho meses en prisión por el asesinato de Alejandrina López Chacón.- Foto del archivo Megamedia

Víctimas desconocidas

Ya en 2016, el 30 de enero se halla el cuerpo sin vida de Beatriz Azueta Acosta, al parecer muerta por un sujeto apodado "Willy". El caso permanece en el estatus de en investigación.

El 7 de mayo, Aracely Lucero Calvo López es asesinada por Marco Ernesto García Cundapi, quien recibe una pena de 38 años en prisión al comprobarse su culpabilidad durante un proceso resumido.

El cuarto feminicidio de 2016 es el de Teresa Vázquez Alfaro, el 22 de agosto, a manos de un individuo aún no identificado, y con un caso sin resolver.

También condenado en un procedimiento abreviado, el 30 de septiembre, Juan Carlos López Martínez acaba con la vida de la extranjera avecindada en Mérida, Bárbara McClatche Andrews. El homicida purga una condena de 30 años.

Juan Carlos López Martínez purga una sentencia de 30 años de cárcel por el feminicidio de Bárbara McClatche Andrews, en septiembre de 2016.- Foto de archivo Megamedia

El 2 y el 15 de octubre, respectivamente, se tienen informes de dos feminicidios más, el de sendas mujeres no identificadas, crímenes que siguen sin hallar a los ejecutores y sin aclararse.

El séptimo homicidio por razones de género se reporta el 24 de noviembre. Se trata de Alejandra Canché Tzab que es asesinada por José Fernando Pool y Ciau, en un hecho que sigue en proceso para detener al feminicida.

Un antes y un después

En 2017, cuando ocurre el feminicidio de Emma Gabriela Molina Canto, hubo ocho crímenes más cuyos autores ya recibieron sentencia.

Emma Gabriela Molina Canto, en una imagen de archivo, el 25 de mayo de 2013, durante una protesta por el secuestro de sus hijos. Cuatro años más tarde sería víctima de feminicidio

El primero es el 7 de febrero contra Daniela del Rosario Núñez Rosado a manos de Daniel Chuc Cuxim, que purga 38 años de prisión después de un procedimiento abreviado.

El 25 de marzo, Eder May Cauich asesina a Merly Guadalupe Cauich Tamayo. Es enviado tras las rejas 38 años después de un juicio oral.

El 27 de marzo queda grabado en la comunidad yucateca el feminicidio de Emma Gabriela. Sus asesinos, Jonathan Mézquita Ávalos y Óscar Miguel López, son enviados a prisión por 43 y 46 años, respectivamente, en un proceso de juicio oral.

Los sicarios contratados para asesinar a Emma Gabriela Molina Canto, el 27 de marzo de 2017.- Foto del archivo Megamedia

Carmelina Chab Chab es victimada por Bernardo Vázquez Arguello el 22 de mayo de 2017, quien recibe una pena de 43 años después de un juicio oral.

Siempre en 2017, el 6 de junio, Adrián Alejandro Chan Novelo es enviado a prisión por 38 años, luego de un juicio oral, por el homicidio de Heidi del Rocío Tziu Cardós.

A 35 años en la cárcel cada uno son enviados al penal, después de sendos juicios orales, Eduardo Enrique Real Castillo y Ricardo Moo Llanes, por los feminicidios de Esmeralda Cano Baas y Lourdes Marisol Sánchez Cuevas, el 23 y 25 de junio, respectivamente.

El 8 de octubre Feliciana Ancona Cauich es ejecutada por Valentín León Jiménez, y después de un juicio oral recibe una condena de 45 años en la penitenciaría.

El 14 de diciembre de 2017, en una brecha cercana a Oxkutzcab es hallado el cuerpo sin vida de Imelda Dziu Briceño, muerta por Heyber Castillo Tun.- Foto del archivo Megamedia

En el último mes de 2017, el 14 de diciembre Imelda Alejandra Dziu Briceño es víctima de feminicidio que comete Heyber Antonio Castillo Tun, en Oxkutzcab. Después de su detención y proceso, Heyber es sentenciado a 35 años detrás de las rejas.

Con más saña y crueldad

La detención del taxista Freddy Medardo Can Ojeda, por el crimen por razón de género contra una mujer identifica como R. del C. L. M., en Maxcanú, el primero de 2018.- Foto del archivo Megamedia

El 28 de enero, a finales del primer mes de 2018 se informa del primer feminicidio del año. El taxista Freddy Medardo Can Ojeda es vinculado a proceso penal por el feminicidio de R. del C. L. M., en un tramo de la carretera Maxcanú-Halachó. Todavía no se dicta sentencia del caso.

Dos meses más tarde se conoce a la segunda víctima, Julia Carolina Ortega Kantún, ahorcada por su pareja, Jesús Manuel Chan Huchim, el 26 de marzo, después de una fuerte discusión cuando ambos ingerían bebidas alcohólicas en una casa de la colonia Dolores Otero. El hecho se investiga.

Agosto de 2018 es un mes trágico. Se cometen dos crímenes por razones de género, con sólo dos días de diferencia. El primero, abominable, el 20, cuando Carlos Felipe Valle Yah viola y asesina a Ana Cristina, una niña de seis años en Tahdziú, municipio del Cono Sur.

Es considerado el primer feminicida de una menor en Yucatán desde que se tipificó como delito grave en 2014, y recibe una sentencia de 35 años en la cárcel.

Carlos Felipe Valle Yah es considerado el primer feminicida de una menor en Yucatán, después de que se tipifica el asesinato por razones de género como un delito grave. El vecino de Tahdziú viola y mata a una pequeña de seis años.- Foto de Facebook

El otro hecho se suscita el 22. Juan Antonio Parra Tec priva de la vida a Marcelina Pérez Patishán en una casa del fraccionamiento Pedregales II CTM, de Kanasín. El caso sigue en proceso para dictar sentencia.

El quinto suceso de violencia por género es 4 de octubre. Alexis de Jesús González Villalobos, conocido como “El feminicida de la Nueva Kukulcán”, ultima a Berenice Loría Bacab, de 16 años, por la vía del estrangulamiento. Se le condena a 36 años de prisión en un juicio abreviado.

El 21 de noviembre es asesinada Lucero del Carmen Gómez Borges por Arturo Alejandro Negroe Cardeña en un predio del fraccionamiento Jardines del Sur. Después de un juicio abreviado un juez lo condena a 36 años detrás de las rejas.

El 21 de noviembre de 2018, en una casa del fraccionamiento Jardines del Sur, Arturo Negroe Cardeña ultima a Lucero Gómez Borges.- Foto del archivo Megamedia

El último feminicidio de 2018 del que se tiene registro ocurre el 8 de diciembre, cuando Alexander Castellanos González asesina con un arma blanca a Mayra Rosalía Chan Tinal en el interior de un taller mecánico de la colonia Francisco I. Madero. El victimario asesta 44 puñaladas en el cuerpo de la joven, originaria de la comisaría de Xaya, Tekax. Por medio de un procedimiento abreviado se le impone una pena de 35 años de prisión.

Menor número

Aunque en los tres primeros meses de 2019, de acuerdo con organismos ciudadanos y la Fiscalía General del Estado, no hay reportes de algún feminicidio sí hay dos intentos.

El primero es el 20 de enero en Peto. Santos Reinaldo Ek Chi intenta asesinar a su pareja con un arma blanca, Geny Leticia Cruz Montejo, para después suicidarse.

Un mes más tarde, el 7 de febrero, Víctor del Carmen Aguilar May apuñala a su expareja, Daniela Magaña Quiñones, cuando la mujer caminaba con un bebé en brazos por calles de la colonia Nueva San José Tecoh III. Detenido, Aguilar May es acusado de feminicidio agravado en grado de tentativa, y vinculado a proceso.

El primer homicidio tipificado como feminicidio se documenta el 17 de abril en Maxcanú, cuando José Leonardo Canché Ek le disparó con un arma de fuego a su pareja, Alejandra Uc Tun. El victimario está bajo proceso penal.

Al mes siguiente, hay dos crímenes de mujeres. El 12 de mayo José Daniel Miguel Durán mata por la vía del estrangulamiento a Cristina Rosalía Cob Gómez en una vivienda de Umán.

El cuerpo de Cristina es hallado 10 días después en una aguada de la colonia San Felipe de ese municipio vecino a Mérida. Detenido por las autoridades está sujeto a un procedimiento penal.

El 24 de mayo, los habitantes de Celestún despertaron conmocionados por el asesinato de Anabell Chan Canul a manos de su esposo, del que se separa una semana antes del hecho, Juan Pablo Ávila Chacón.

Después de golpear a su cónyuge, la asfixia y la ultima a cuchilladas. Posteriormente, el feminicida se suicida con un tiro de una escopeta en la cabeza.

Agentes de la Policía, en la casa donde Anabell Chan Canul muere a manos de su esposo, Juan Pablo Ávila Chacón, quien luego se suicida, un feminicidio que convulsiona a los pobladores de Celestún.- Foto del archivo Megamedia

Y van ocho…

De enero al martes 25 de agosto de 2020, de acuerdo con reportes de los colectivos Agenda de las Mujeres para la Igualdad Sustantiva en Yucatán y Mujeres sin Maquillaje, aportados por la licenciada María Eugenia Núñez Zapata, integrante de ambas organizaciones, ya acreditaron ocho feminicidos, e indagan una muerte más, la de una vecina de Tizimín, a pesar de que la Fiscalía General del Estado determina, según la autopsia que se le practica, se habría suicidado.

Las cifras de ambos organismos indican que en promedio hay un crimen por violencia de género en el mismo número de meses que va de este año. Cinco de los femenicidos se cometen durante el período de confinamiento sanitario por los contagios por Covid-19.

El 24 de enero se perpetra el primer delito grave contra una mujer. El canadiense Jean Paul Lavoie hiere mortalmente con un arma blanca y asfixia con un cable a su esposa, Henrietta Marie Josephe Carmen Le Saux en una casa de la calle 69 entre 74 y 76, en el barrio meridano de San Sebastián.

Vinculado a proceso, semanas más tarde el extranjero residente en la capital yucateca fue liberado y se le declara inimputable por el feminicido, después de que especialistas en salud mental del Hospital Psiquiátrico "Yucatán" determinaron que no está en condiciones de ser sujeto a un procedimiento legal.

En una vivienda del barrio de San Sebastián, en Mérida, el canadiense Jean Paul Lavoie acaba con la vida de su esposa, Henrietta Marie Josephe Le Saux. A pesar de probarse el feminicidio, el victimario es declarado inimputable.- Foto del archivo Megamedia

Gran impacto causa la noticia de un doble crimen en un inmueble de la calle 19 B entre 16 y 18 del Fraccionamiento del Arco, en Mérida, el 16 de febrero pasado. Por las averiguaciones policíacas se determina que Sergio N. Villanueva estrangula a su madre, Gladys Leticia del Socorro Villanueva Uribe, y a su abuela, Ana Felicia Uribe Madera.

Los homicidios se consideran el segundo y tercer feminicidos del año. Detenido el victimario, es enviado al Hospital Psiquiátrico, y al igual que el caso anterior los médicos diagnostican que debido a su condición de salud mental es inimputable para ser juzgado penalmente.

Y durante las medidas restrictivas por la pandemia, el 22 de marzo, José Enrique Y. Ch. agrede a su pareja, Suemy del Socorro Yam Canché.

Luego de causarle graves lesiones en el interior de su vivienda en la colonia San José Tecoh II, en el sur de Mérida. La mujer muere dos días más tarde en el Hospital O'Horán. Es la primera víctima durante el confinamiento sanitario en Yucatán.

Ariani Yazmín Collí Sansores es la quinta víctima de feminicido de 2020, y la segunda en el actual aislamiento. El 24 de mayo su expareja, Gabriel Humberto A.P. golpea y finalmente estrangula a la joven hasta privarla de la vida en un predio del fraccionamiento Los Colorines, en Umán.

El agresor intenta suicidarse, pero sobrevive y está sujeto a un proceso judicial por feminicidio.

El 10 de junio pasado es hallado en un terreno del desarrollo habitacional Ciudad Caucel el cuerpo sin vida de Irlanda C.H. La mujer que en principio permanecía en calidad de desconocida fue identificada por su hijo.

Aunque la Fiscalía General del Estado activa el protocolo de investigación por feminicidio, hasta el momento no hay algún detenido a sospechoso de la violación y asesinato por razón de género.

Puerta de acceso a la vivienda, en el fraccionamiento Residencial Pensiones, donde Fernanda Gual Martín ese víctima de feminicidio a manos de su expareja, José Enrique Novelo Herrera el jueves 20 de agosto pasado.- Foto de José Valerio Caamal Balam

El feminicidio más mediático, que también cimbra a la sociedad yucateca, ocurre el jueves 20 de agosto pasado en una casa de la calle 11 A con 64 del fraccionamiento Residencial Pensiones. José Enrique Novelo Herrera con tres balazos acaba con la vida de su exnovia, Fernanda Gual Martín.

Minutos después, de acuerdo a las averiguaciones policíacas, el victimario se suicida con la misma pistola que utilizó para truncar la existencia de la joven.

El caso más reciente, es el crimen por razón de género de Norma Yolanda A.V. Su cadáver es hallado por una de sus hijas en el interior de un predio del fraccionamiento Villas de Oriente, en Kanasín, apenas cinco días después del homicidio de Fernanda.

La Fiscalía revela que Norma Yolanda fallece por estrangulamiento y activa el protocolo de feminicidio. Aún no hay algún detenido por la octava muerte violenta de una mujer y la quinta víctima en la pandemia del siglo XXI en la entidad.

En un predio del fraccionamiento Villas de Oriente, en Kanasín, se halla el cadáver de Norma Yolanda A.V., víctima del octavo feminicidio de 2020.- Foto de Gabriel Chan Uicab

También te recomendamos:

*Pena máxima a Medina Sonda por el feminicidio de Emma Gabriela

*Nuevo revés judicial al karateca que atacó a su novia

Ley Olimpia a hombre que abusó de su expareja y difundió las imágenes

Así ha sido el regreso a clases en Yucatán en 95 años