in ,

Candidatos ''galácticos'' y otros refuerzos en el circo político

Que cantantes, actores, payasos o deportistas den el salto a la arena política buscando representarnos, gobernarnos o simplemente recibir un salario, no es una tendencia nueva. Sin embargo, características particulares del actual proceso electoral, uno de los más grandes en la historia de México, hacen que el “circo político” de siempre parezca distinto.

En principio, apunta Juan Pablo Galicia Nahuat, analista político y catedrático de la Universidad Modelo, contamos ahora con un montón de partidos: en Yucatán competirán 11, incluyendo uno local (Nueva Alianza), y en el plano nacional habrá 10. Y no todos tienen la capacidad de formar cuadros propios para armar una oferta de candidaturas que resulte atractiva a los ciudadanos.

Se conjugan dos intereses: por un lado hay personas que quieren participar desde otras trincheras, y por el otro, algunos partidos políticos requieren con urgencia gente, de preferencia conocida, para abanderar sus candidaturas.

Mandato constitucional

Eso es lo que subyace de buenas a primeras, pero también influye que estamos ante una elección intermedia y por este simple hecho tenemos partidos políticos nuevos, señala Galicia Nahuat.

“Hay que recordar que la Constitución, de acuerdo con la última reforma que se hizo para el sistema de partidos, establece que solo se puede formar un nuevo organismo político después de la elección presidencial”.

Es decir, en 2018 se celebraron las elecciones para elegir presidente de la república, en 2019 se recibieron las solicitudes para formar partidos políticos nuevos y ahora en 2021 los que obtuvieron el visto bueno del INE o, en la mayoría de los casos, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, están saliendo a competir por primera vez”.

Y la Constitución también establece que en su primera vez, los partidos políticos nuevos no pueden formar ningún tipo de alianza, coalición y, en el caso como Yucatán dónde existe la figura, tampoco pueden tener candidaturas en común.

"Como están impedidos de coaligarse, esa necesidad de buscar nombres para ser candidatos o candidatas es todavía mayor en el caso de los partidos políticos nuevos”

Y si revisamos la lista de los “famosos” que están compitiendo, encontraremos que la mayoría están siendo postulados por Redes Sociales Progresistas (RSP) y Partido Encuentro Solidario (PES)… “Aunque  también, por supuesto, hay del Verde, del PAN, PRI, Morena, principalmente los que están buscando este tipo de ‘celebridades’ son los partidos políticos pequeños”.

“En ese sentido, me parece que lo que hace diferente esta elección a las anteriores es que tenemos muchos partidos políticos, entre ellos tres nuevos: PES, RSP y Fuerzas Social por México. Sumándole a esta situación, hay algunos, como Movimiento Ciudadano, que anunciaron que no van a ir en alianza en estas elecciones intermedias, pese a que podrían hacerlo, y otros como el PT que decidió romper su convenio natural con Morena y el Verde para presentar candidatos propios”.

Se juntan hambre y ganas de comer

Entonces tenemos muchos partidos políticos que no están queriendo ir en alianza y otros que de plano no pueden. Lo que necesitan entonces son nombres con popularidad, atrayentes, aunque ese arrastre social no necesariamente sea en el ámbito político, para poderle dar la vuelta a la que es su mayor debilidad estructural: los votantes no los conocen.

Muy poca gente sabe hoy cuál es la historia, cuáles son los valores y los principios, qué cosa defiende RSP, por ejemplo, pero si a este partido le sumas el nombre de una persona famosa —deportista, actor, cantante o lo que sea— pues, milagro de la mercadotecnia, de alguna manera se vuelve competitivo.

El politólogo reivindica el derecho de todos los ciudadanos a ocupar cargos de elección popular. No está mal, no es ilegal y visto pragmáticamente, los nuevos partidos y los pequeños lo que buscan, al menos en esta elección intermedia, es mantener su registro, dice. En ese sentido, pese que la popularidad del “personaje” no alcance para ganar, probablemente sí les dé los votos suficientes para seguir con vida, poder competir en la siguiente elección y recibir los ansiados recursos.

Y del otro lado, las “celebridades” están buscando una plataforma nueva, atractiva, para hacerse ver. “En algunos casos, los menos, tiene algún historial previo de alguna exigencia, alguna queja que les hacen llegar. No necesariamente se trata de activismo, pero por lo menos se han expresado a favor de algún tema y el hecho de que un partido político se les acerque y les ofrezca los reflectores de una candidatura, resulta atractivo”.

O sea, se junta el hambre con las ganas de comer y más que ver si está bien o está mal esta práctica, hay que entender que es el resultado de que dos necesidades, dos conveniencias, se encuentren y se complementen”.

Juan Pablo Galicia Nahuat, politólogo

Fama en lugar de ideas

Obviamente salen ganando los partidos y salen ganando estos personajes… ¿pero gana algo el país? “Es lo que menos importa”, responde el catedrático universitario.

Lo único que importa a los partidos es que las “estrellas” les den votos: no hay rigor ideológico ni análisis de capacidades, no hay interés en los perfiles para gobernar, no hay interés en sus antecedentes legales.

Es decir, las elecciones siguen fungiendo como un escenario para alimentar no el bien común, sino intereses particulares… Se corre el riesgo de que muchos de esos candidatos, como admitió con candidez Paquita la del Barrio, que aspira a una diputación postulada por Movimiento Ciudadano, no sepan ni por qué se metieron en esto. Estamos en un escenario en el que lo importante es la fachada, no las ideas.

“El país es lo que menos importa en estos casos, porque lo que buscan los partidos políticos es conseguir votos y los ‘famosos’ una plataforma distinta para hacerse ver y escuchar… lo que queda al final y no tiene ninguna importancia es el tema de cuáles son las necesidades más apremiantes del país”.

Y aunque puede haber, serán poquísimos los casos en que el personaje-candidato esté abanderando una causa social o política. Más bien estamos viendo cómo el “marketing” político convierte a las campañas, que deberían ser un debate de ideas, en un concurso de popularidad.

El objetivo real

Ciertamente, en la mayoría de los casos estos candidatos “faranduleros” tienen pocas oportunidades de ganar, pero no es el triunfo lo que les preocupa, insiste.

“Si postularan al líder del partido en el municipio como candidato a la alcaldía, muchos partidos seguramente lograrían unos cientos de votos, pero si tienen como abanderado a un comediante, un cantante, un exfutbolista, ya no serán cientos de votos sino miles”.

Tampoco así van a ganar,  pero lo que están buscando definitivamente es tener votos suficientes para mantener el registro y tener acceso a los recursos.

“Y si se puede, tener representantes en San Lázaro por la vía plurinominal. En esta lista es muy probable que estén sólo miembros orgánicos del partido y gente que tenga, profesionalmente hablando, una formación político partidista para enfrentarse a un escenario más serio, como lo es ya el ejercicio legislativo”.

Decepción ciudadana

En esta elección, más que nunca, tendremos una amplia selección de celebridades que buscarán ganar el voto popular. ¿Podría esto podría interpretarse como una respuesta a la decepción causada por los políticos profesionales?

“Puede verse así y se estaría en lo correcto. El hecho de que exista un montón de partidos políticos habla de que ya no basta con la oferta tradicional, de dos o tres competidores en el plano nacional, o con el bipartidismo como en el caso de Yucatán. Y que haya espacio, como todo parece indicar, para las 10 agrupaciones, muestra justamente que se ha roto esa vieja costumbre de que en una familia todos votaban por un solo partido”.

Existe una fragmentación del voto y esto se le puede atribuir a que muchos políticos, no solamente de la actualidad, han provocado que la gente no sólo se desentienda de la política, sino se decepcione. Y ante ese desencanto, los partidos —tanto los nuevos como los más tradicionales — buscan atraer nuevamente la atención aprovechando el interés que la gente pueda tener en otros temas para dirigirlo hacia las votaciones.

Por ese motivo, cantantes, deportistas, actores, comediantes resultan ser una perfecta herramienta para seducir a los ciudadanos, que de otra manera no se enterarían ni de la existencia de algunos partidos políticos.

Malos resultados

En México abundan las malas experiencias, pasadas y recientes, de “famosos” metidos a políticos: Cuauhtémoc Blanco, Ana Guevara o Carmen Salinas son muestras muy claras, pero en el plano internacional hay ejemplos de excelentes resultados, señala el experto. Por mencionar uno está Ronald Reagan, quien de ser actor pasó a ser un buen presidente de Estados Unidos, independientemente de la cuestión ideológica, es quien prácticamente sentó las bases del modelo económico que hoy tenemos en Occidente.

En ese sentido, en México la apuesta sigue siendo rascar votos, reitera. “Sin embargo, hay algunos casos específicos en los que los partidos recurren a una celebridad también para ganar y posicionar una agenda”.

Es lo que ocurrió, por ejemplo, con Cuauhtémoc Blanco. Quizá su primera candidatura, a la presidencia municipal de Cuernavaca, tenía la intención original de recibir muchos votos. Y aunque su paso por la alcaldía resultó un fracaso –ni el exfutbolista ni el Partido Social Demócrata esperaban el triunfo y no sabían qué hacer-, cuando fue postulado a la gubernatura por una coalición de Encuentro Social, Morena y el PT, el objetivo era ganar.

“Y ahí se juntaron tanto la lógica política local que tenía el estado de Morelos como la popularidad del propio personaje”, considera.

“Y en Yucatán algo similar puede ocurrir con el caso específico de Rommel Pacheco. Si bien el III Distrito, por el que compite, no lo ha ganado el PAN en las últimas dos elecciones —2015 y 2018 —, se trata de uno de los partidos más grandes, más fuertes en el Estado y puede ser que en una de esas la popularidad de Rommel sirva para darle el impulso que le faltaba”.

 “Habrá que ver si de parte del personaje viene un compromiso con la agenda del partido… pero eso sería una cuestión extra, sería otra historia…”, apunta el politólogo.

Lluvia de “estrellas”

Es larga la lista de “celebridades” —actores, comediantes, luchadores, deportistas, reinas de belleza, “youtubers”— que consideran que tienen lo que se requiere para transformar al país:

PAN-PRI-PRD

Lupita Jones. María Guadalupe Jones Garay, modelo y empresaria, poseedora del título de Miss Universo en 1991, se encuentra en pláticas con el PAN, PRI y PRD para competir por la gubernatura de Baja California.

PAN

Rommel Pacheco Marrufo. El clavadista olímpico y medallista en los Juegos Panamericanos busca ser diputado federal por el III Distrito de Yucatán a través del Partido Acción Nacional. El deportista y conductor de televisión comentó que se decidió a dar este salto a la política motivado por una invitación del gobernador, Mauricio Vila Dosal, para sumarse a la campaña.

Redes Sociales Progresistas

Tinieblas. Manuel Leal Peña, luchador profesional conocido como Tinieblas, busca ser alcalde en Venustiano Carranza, en Ciudad de México. Es el tercer enmascarado que busca dirigir una alcaldía en la capital mexicana por Redes Sociales Progresistas (RSP), el partido de Elba Esther Gordillo.

Blue Demon Jr. busca la presidencia municipal en Gustavo A. Madero, Ciudad de México

Blue Demon Jr. El luchador profesional, hijo de la leyenda de la lucha libre mexicana, aspira a la alcaldía de Gustavo A. Madero, en Ciudad de México, por RSP. Hasta el momento, el deportista no ha revelado su nombre de nacimiento, por lo que de competir por este puesto, tendría que mostrarse completo en la boleta electoral.

Carístico. Luis Ignacio Uribe Alvirde, luchador profesional conocido como Místico hasta 2010, es candidato a la presidencia municipal de Cuauhtémoc, en Ciudad de México, por RSP.

Alfredo Adame. El conductor de programas matutinos en la televisión abierta de México busca una diputación federal por Ciudad de México a través del partido RSP.

Mallinally Marín. Cubana nacionalizada mexicana, la actriz de telenovelas es abanderada de RSP en la lucha por la alcaldía de Miguel Hidalgo, en Ciudad de México.

Mariana “Barbie” Juárez. La boxeadora, excampeona del mundo, fue postulada por RSP para contender por una diputación federal por la Ciudad de México.

Héctor Hernández. Postulado por RSP, el exvocalista de Los Ángeles Azules quiere ser alcalde de Iztapalapa, uno de los municipios más poblados del país.

Morena

Paul Velázquez, el “Falso Pirata”. La lista de aspirantes a una diputación en Morena incluye al polémico youtuber Paul Velázquez, asistente asiduo a las mañaneras, donde acostumbra hacerle preguntas a modo al presidente. Es conocido como “El Falso Pirata” por portar un parche en el ojo.

Gabriela Goldsmith. Ruth Gabriela Goldschmied Guasch, actriz de telenovelas nacida en Ciudad de México, se registró formalmente como candidata de Morena a una diputación por el Estado de México.

Marcos Flores. El líder de la Banda Jerez, que hace referencia a su lugar de origen, es aspirante a una diputación por Zacatecas a través de Morena. Es la segunda vez que el cantante compite por un puesto de elección popular, en 2018 se registró también por una diputación, pero por el entonces Partido Encuentro Social (PES).

José Luis Sánchez Sola “Chelís”. El ex técnico de varios equipos de fútbol y comentarista de televisión confirmó hace unos días su registro como aspirante por Morena a la candidatura por la alcaldía de la ciudad de Puebla.

Movimiento Ciudadano

Paquita la del Barrio. Francisca Viveros Barradas, la conocida cantante de música popular mexicana, busca ser diputada por el estado de Veracruz mediante el partido Movimiento Ciudadano (MC). “No sé a qué vengo aquí, yo sólo sé que hay personas atrás de mí que son las que me van a enseñar a manejar este asunto", dijo con candor en el evento de su registro oficial.

Adolfo Ríos. El exportero del América se registró con miras a ser alcalde de la ciudad de Querétaro por MC. Es la segunda vez que Ríos se postula a este cargo: en 2018 quedó en el segundo lugar en la elección.

Partido Encuentro Solidario

Vicente Fernández Jr. El hijo del reconocido cantante de música ranchera busca una diputación por el estado de Jalisco como abanderado del Partido Encuentro Solidario (PES).

Ernesto D’Alessio. Nacido con el nombre de Ernesto Vargas Contreras, el cantante y actor actualmente es diputado federal y busca competir por el PES para ser gobernador del Estado de Nuevo León.

Adolfo “Bofo” Bautista. El exfutbolista, campeón con las Chivas Rayadas de Guadalajara, buscará una diputación federal por Jalisco, abanderado por el PES.

Francisco Javier “El Abuelo” Cruz. El exfutbolista fue registrado por el PES para buscar una curul de la Cámara de Diputados por el estado de Nuevo León.

Carlos Villagrán. Conocido por su personaje de “Quico” del emblemático programa El chavo del 8, se registró formalmente para ser gobernador de Querétaro. En sus redes sociales, el actor, caracterizado como su personaje, llama a sus seguidores a votar por él en las próximas elecciones a través del partido Querétaro Independiente.  Ayer, martes 9, se “bajó” de la contienda, luego que su partido pactó una alianza con el PAN.

PRI

Jorge “El Travieso” Arce, Sonora. Ex campeón mundial de boxeo, desde septiembre del año pasado coquetea con la posibilidad de buscar un cargo público en Hermosillo. De hecho, en su cuenta en Twitter son constantes los cuestionamientos a la política pública del presidente Andrés Manuel López Obrador y la filosofía del partido Morena.

Raúl Alcalá, Nuevo León.

Arturo Carmona. El exactor y exjugador de fútbol, busca bajo los auspicios del PRI un espacio en el Congreso mexicano como diputado por el estado de Nuevo León.

Patricio Zambrano. El “Pato”, quien se dio a conocer hace casi dos décadas por su participación en el programa Big Brother, fue postulado por el PRI para ser diputado federal por el III Distrito del estado de Nuevo León. Zambrano compitió en las elecciones de 2015 y 2018 buscando ser alcalde de Monterrey, pero bajo el registro del Partido del Trabajo (PT).

Partido Verde

Sugey Ábrego. Actriz y conductora de televisión, Sugey es candidata a diputada federal por Ciudad de México, postulada por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Alonso Ancira

Alonso Ancira vinculado a proceso por lavado de dinero en el caso Agro Nitrogenados

Se registra un sismo de magnitud 6.5 en Indonesia