in , ,

El Estadio y sus atletas: un romance de 82 años

Fachada del Estadio Salvador Alvarado, que mañana 2 de febrero cumple 82 años (Foto de Carlos de la Cruz)
Fachada del Estadio Salvador Alvarado, que mañana 2 de febrero cumple 82 años (Foto de Carlos de la Cruz)

“En pocos días puede hacerse un atleta victorioso y alegre de un pálido y melancólico campesino”
Humberto Canto Echeverría, gobernador de Yucatán, en la inauguración del Estadio Salvador Alvarado

La portada del Diario, el 2 de febrero de 1939, dedicó su espacio principal a resaltar la inauguración del “campo Salvador Alvarado”
La portada del Diario, el 2 de febrero de 1939, dedicó su espacio principal a resaltar la inauguración del “campo Salvador Alvarado”

El Estadio Salvador Alvarado podría servir para escribir libros y más libros. De sus deportistas, de sus costumbres, de todo un pueblo que venera al recinto sagrado del deporte yucateco.

Su romance con el deporte va más allá de ser un simple escenario de competencias atléticas. Es, todos lo sabemos, el referente total. Porque, podrán abrirse otras instalaciones, quizá más modernas, cómodas y sofisticadas, pero el Estadio es el Estadio.

Y este lunes se conmemoran los primeros 82 años de que la llamada catedral del deporte yucateco abrió sus puertas por primera vez, entonces llamándole “Campo Salvador Alvarado”. Y es que, campo, en el cotidiano hablar nuestro, es sinónimo de estadio.

Fiesta en todos los sentidos

Para su inauguración, se armó una impresionante fiesta, tanto en lo político, siguiendo los protocolos de una visita presidencial, como en lo deportivo, pues los atletas esperaban ansiosos por tener un espacio donde poder entrenar de la mejor forma posible.

Doce mil personas, reza el título principal del Diario del 2 de febrero de 1939, asistieron al magno evento, en el que las autoridades resaltaron y elogiaron la raza maya, trayendo el fuego simbólico desde Chichén Itzá hasta el majestuoso recinto de la colonia Yucatán.

Una fiesta que hizo a Mérida, cuenta el reportero de este periódico, “despertar como cualquier día normal”, pero, con el paso de las horas, todo mundo empezó a hablar de ir al evento.

¿No va usted a ir a la inauguración del campo deportivo? ¿Cómo va a ir usted al campo, en automóvil, en camión, en bicicleta?”

Cuenta el cronista: “No se hablaba de otra cosa: el Campo, el Estadio… Hasta gente que nunca habían asistido, no digamos a una competencia atlética, sino a un partido de béisbol en la plazuela de su barrio sentía el contagio de la curiosidad deportiva, querían saber qué cosa era eso del campo de que tanto se hablaba”.

Evolución en 82 años

Y suman, 82 años después de aquella emblemática jornada inaugural, millones los yucatecos y de otras latitudes, amateurs y profesionales, estrellas y desconocidos o en formación, los deportistas y simples corredores los que han puesto un pie en la instalación más recordada.

De la romántica época en la que la pista era de arcilla o de polvo, cuando las luces eran tenues, a diferencia de ahora, que tiene su tercer recubrimiento sintético y cuya estructura original, con canchas de frontón, campos de fútbol y de sóftbol, desapareció para dar cabida, entre el dominante color azul, a más espacio para atletismo, para fútbol americano y fútbol siete.

Jornada sin fiesta

Imagen del desfile de uno de los contingentes que participaron en la ceremonia de inauguración del Estadio Salvador Alvarado
Imagen del desfile de uno de los contingentes que participaron en la ceremonia de inauguración del Estadio Salvador Alvarado

No habrá, sin embargo, la fiesta que anualmente se celebra. No llegará el grupo de corredores como cada madrugada de 1 de febrero para dar una vuelta al reluciente acabado azul (homenaje iniciado por Raúl Cervantes Blanquet, Lorenzo Parra y Lázaro Méndez muchos años atrás), ni habrá nadadores en la alberca, ni los mariachis ni el pastel enorme para los invitados especiales.

La pandemia de Covid-19 asestó un duro golpe, tan fuerte, que seguramente se ha llevado a muchos de quienes alguna vez hicieron alguna actividad en el Estadio.

Decidimos entonces irnos al pasado, que podría resultar tanto o más glorioso que el presente reciente. Muchos personajes que sobresalieron en la llamada edad de oro del atletismo yucateco abrieron sus álbumes para sacar recortes de viejos periódicos, fotos en blanco y negro, y nos contaron muchas de sus anécdotas.

Fueron ellos primeros actores y, con solo leerles u oírles, nos llevaron a la mente a la cantidad enorme de actividades, los famosos campeonatos estatales de atletismo, de natación, los partidos de fútbol estatal, el estreno de la Tercera División profesional y, antes, los partidos de béisbol de la Liga Peninsular, donde se dieron cita inmortales del diamante con las gradas del “Salvador Alvarado” llenas a reventar, ni se diga las canchas de tenis y de frontón, siempre llenas en esas épocas.

Allí corrieron muchos años los nuestros grandes campeones mundiales de boxeo (muchos púgiles siguen haciéndolo), y, en una de sus zonas, se honra a los ganadores de los premios Estatal del Deporte y Mérito Deportivo Yucateco. Todos van al Estadio.

El laureado umpire yucateco Fernando López Abad aguanta los reclamos del inmortal Ramón Bragaña, en uno de los partidos de la Liga Peninsular que se jugaba en el “Salvador Alvarado” siempre con lleno hasta la antorcha
El laureado umpire yucateco Fernando López Abad aguanta los reclamos del inmortal Ramón Bragaña, en uno de los partidos de la Liga Peninsular que se jugaba en el “Salvador Alvarado” siempre con lleno hasta la antorcha

Relevo generacional

También ha servido de escenario para que muchos que fueron atletas de grandes rendimientos, con el paso de los años, se convirtieran en importantes entrenadores. Es parte del relevo generacional.

Y en nuestros “Domingos Especiales en www.yucatan.com.mx”, presentamos las vivencias que nos contaron Herbé Ancona Méndez, José Valerio Canto Presuel “Gemelo”, Margarita Capetillo López, Jorge Concha Gamboa, Armín Lizama Córdova, Verónica Rosas Alonzo y Enrique Cerón Espinosa.

Todos destacados atletas, primero, y profesionistas ahora o directivos o administradores.

¿Qué motivación les dio el Estadio? ¿Cómo fueron sus competencias? ¿Quiénes corrieron o nadaron en sus épocas? ¿Qué ha representado el inmueble, no sólo deportivamente hablando, sino para su vida? Desde mañana las presentaremos en la edición impresa.

La lista de atletas destacados es inmensa e interminable y de sus asistentes, ni se diga. El pasado glorioso y el presente intenso, moderno, se fusionan en uno mismo cada vez que llega el 1 de febrero para honrar a la catedral del deporte yucateco.

Testimonios

Ofrecemos a continuación algunas remembranzas de quienes de una u otra forma hicieron del Estadio parte de su vida.

No son todos. Sería imposible, por tiempos, espacios y la época dura de pandemia, pero seguramente irán sumándose muchos más en el curso de los días.

Jorge Concha Gamboa fue destacado atleta, entrenador del Tecnológico de Mérida y organizador de competencias y juez
Jorge Concha Gamboa fue destacado atleta, entrenador del Tecnológico de Mérida y organizador de competencias y juez

“Para muchos, el Estadio Salvador Alvarado fue nuestra vida. Mi padre estuvo allí en la inauguración. Crecimos allí jugando, haciendo ejercicio y compitiendo en forma cuando nos hicimos jóvenes y adultos".

"Cuando éramos unos muchachitos, de madrugada brincábamos para entrar al estadio porque algunas veces se dormía el encargado de abrir la reja".

"En algún tiempo, los patrulleros motorizados de la policía eran llevados a la pista del Estadio para practicar sus acrobacias y sacaban a todos los deportistas de la pista. ¡Cómo es posible eso! Nos enojamos y decidimos que no era justo. Entonces, tomamos el aserrín de los colchones que sirven para salto de garrocha y llenamos sacos para ponerlos en la pista, bloqueando el paso. Y entonces decidieron mandar a los patrulleros y la escolta a practicar a otro lado. La pista es para deportistas".

Jorge Concha Gamboa

  • Atleta ganador de medallas
  • Yucateco participante en los Juegos Olímpicos de 1968 como asistente de atletismo
  • Entrenador del Instituto Tecnológico de Mérida
Herbé Ancona Méndez
Herbé Ancona Méndez

“En el Encuentro Atlético Invernal, no recuerdo si 1976 o 1977, había mucho viento, y no era fácil correr. Entonces se decidió invertir el curso: corrimos en sentido contrario, de la meta hacia la salida".

"Creo que nunca había pasado eso aquí. En 1977 rompí el récord yucateco con 10.5 segundos en los cien metros. El maestro Mario Sarzo Denis era nuestro entrenador de atletismo del Tecnológico”.

Herbé Ancona Méndez

  • Campeón estatal de pruebas de velocidad
  • Integrante del equipo de relevos del Tec de Mérida
  • Exalcalde de Tixkokob
Margarita Capetillo López
Margarita Capetillo López

“Esa foto la recuerdo bien: fue el primer año en que les gané a las de las escuelas particulares".

"Yo estaba la preparatoria del Tecnológico de Mérida y pude superar a Jermaine Rodríguez, Anette Fortuny Loret de Mola y Margarita Medina, que eran de las escuelas particulares”.

Margarita Capetillo López

  • Ex campeona estatal de atletismo
Armín Lizama Córdova
Armín Lizama Córdova

“Los atletas de mi generación, hace 45 años, hicieron historia en el Estadio salvador Alvarado y llegaron a ser campeones nacionales en las diferentes pruebas de atletismo, con entrenadores muy importantes como Mario Sarzo Denis y apoyo de otros como Jorge Concha Gamboa".

"De los atletas que participaron en el Estadio en aquellos tiempos, donde tuve la oportunidad también de competir, te nombro los siguientes: Juan Ceballos Martínez, campeón nacional en 100, 200 4×100 y 4×400, también fue campeón nacional en 100 m planos y 200 m planos Herbé Ancona".

"Y los cuatro atletas que componían el relevo de 4x100 ganaron y luego también se llevaron el relevo de 4x400: Juan Ceballos, Herbé Ancona, Gilberth Vallado y Enrique Encalada".

"También compitieron atletas de campo que fueron campeones nacionales como Raúl Peniche, en lanzamiento del disco; Shuberth Mena, en jabalina; Sergio Reyes Ortega, en bala y martillo; Manuel Castro, salto con garrocha".

"Iván González, saltó de longitud; Leonardo Romero, garrocha, Margarita Capetillo 100-200; Bertha Pérez Medina, en 100, 200 y 400; Rosario Rodríguez, 100, 200 y 100 con vallas. Una generación de importantes corredores”.

Armín Lizama Córdova

  • Ex atleta y campeón estatal en varias distancias
  • Entrenador
  • Organizador de eventos atléticos
  • Directivo del deporte yucateco
El profesor Enrique Cerón Espinosa con su hijo
El profesor Enrique Cerón Espinosa con su hijo

“En 1975 fui a mi primer estatal. Me llevo mi profe de Educación Física y entrenador, Luis Escalante. Gracias a él le tomé el gusto al atletismo, ese año compartí en salto de altura y longitud".

"El primer día quedé tercero en altura, pero sin posibilidades de representar a Yucatán en el regional. Al día siguiente competí en longitud".

"Cuando pasamos a la final estaba en segundo lugar con 5.25 metros y con mi pase al regional, pero en el último salto un atleta de Mérida salta 5.27 y bajé a tercero de nuevo, y sin representar a Yucatán, pero en el deporte a veces se gana y a veces se pierde".

"Pasaron los años y en 1984, cuando trabajaba en Quintana Roo como maestro, viaje desde mi comunidad (Zaczuquil) en José María y Morelos. Fueron cuatro horas de viaje con mi esposa, que tenía seis meses de embarazo de mi hijo el mayor".

"Llegue al Invernal, competí nuevamente en salto de longitud, pero esa vez por un centímetro le gané a un atleta de Mérida que iniciaba en el atletismo y era quien dominaba la prueba en ese entonces".

"Luego ese joven al que le gané llegó hacer oficial mayor de Gobierno (Raúl Arceo Alonzo). Al año siguiente hice lo mismo, pero esa vez no pase a la final y decidí colgar los picos…"

"Y ese mismo año en mi comunidad en Quintana Roo hice mis pininos como entrenador. Ahora, mi pasión es formar atletas y cada año nos emociona que se presenten las fechas de competencias para llegar al Estadio con los niños y jóvenes que preparamos en el Sur”.

Enrique Cerón Espinosa

  • Profesor de Educación Física
  • Ex atleta ganador de campeonato estatal
  • Entrenador de atletas en el Sur del Estado
Verónica Rosas Alonzo
Verónica Rosas Alonzo

Mi vida ha sido el Estadio Salvador Alvarado. Nadé allá todas las mañanas, desde que junto, donde está el IDEY ahora, estaba Petróleos Mexicanos, con don Panchito Molina Solís".

"Nadaba, entre otros, Artemio Carballo. Fueron grandes años en que se realizaba el Estatal, con los dos pioneros entre los maestros, Agustín Pérez y Panchito Molina".

"Nadamos allí desde que tenía tal vez 11 años, estaba en primaria. Y luego me tocó la fortuna de ser administradora del Estadio, por eso digo que ha sido como mi casa. Fui deportista, luego administradora. No podría imaginar mi vida sin estar allá".

"Recuerdo los años en que se realizaban las vueltas a la alberca, íbamos muchos nadadores, y luego teníamos una pequeña convivencia. Así como daban vueltas a la pista los atletas corriendo, nosotros dábamos vueltas nadando”.

Verónica Rosas Alonzo

  • Ex nadadora
  • Varias veces campeona estatal
  • Ex administradora del Estadio Salvador Alvarado
José Valentín Canto Presuel “Gemelo”
José Valentín Canto Presuel “Gemelo”

“El Estadio está lleno de historias y lleno de personajes muy valiosos para el deporte yucateco. Hay muchas vivencias para todos los que vamos a entrenar allí y competimos en nuestros años de atletas, es parte de nuestra vida".

"Armín Lizama Córdova fue protagonista de mi primera sensación de emoción y orgullo a mis 18 añitos en el Estadio. Resulta que él era el mandón en 800 y 1,500 metros de aquel entonces y una noche, durante los Juegos Invernales, creo de 1975 o 1976, se da el balazo de salida y en el pelotón iba mi gemelo Manuel".

"En los últimos 200 metros de los punteros se desprendió hacia la meta un flaquito… ¡¡¡Era mi hermano!!! Ganó la prueba. Ese día marcó el cambio generacional de los 1,500 metros en Mérida. Era una época de grandes atletas y grandes agarrones”.

José Valentín Canto Presuel “Gemelo”

  • Ex atleta de pruebas de velocidad
  • Corredor actual de fondo

Democracia en riesgo

Sin respetar las normas sanitarias, unas 70 personas participaban en una fiesta en una casa de Chicxulub Puerto (Foto de cortesía)

Multas de hasta 180 mil pesos por fiesta en casa de playa y eventos deportivos