in ,

El juguete es cosa seria: ¿Cómo elegir el mejor regalo para los niños?

El número y el tipo de objeto transmiten a los niños las ideas que se tienen en casa sobre el desarrollo de la creatividad y el consumo

Ya sea que aparezca debajo del árbol de Navidad o que lo traigan los Reyes Magos, un juguete es habitualmente el regalo prometido a niños en esta temporada.

El diseño y la tecnología de esos artículos han cambiado con el tiempo, al igual que las preferencias del público infantil y las ideas de padres de familia y especialistas en educación sobre la conveniencia de que algunos objetos formen parte de los juegos de los menores.

¿Qué mensaje envían los juguetes?

Los juguetes “envían un mensaje sobre los valores que la familia quiere transmitir a los hijos”, dice Rebeca Terán Marín, maestra en Neuropsicología Infantil y en Psicología Escolar.

“Está bien tener juguetes, pero no todos los que se suele comprar a los niños”, añade la profesional, que recuerda que esos artículos son útiles como materiales para realizar actividades y para desarrollar la creatividad.

“El problema de hoy es que los niños están recibiendo tantos juguetes que ni siquiera los usan todos o los usan dos o tres días y después los dejan olvidados; al día siguiente les llegan otros y así se van acumulando”.

Debido a esa actitud se adquieren objetos a los que “no se les da importancia por el esfuerzo de trabajo, tiempo e inversión que generan”.

Consideraciones antes de elegir un juguete

La coordinadora de Neuroeducar con Amor e integrante del Colegio de Psicólogos de Yucatán indica que en la decisión de adquirir un juguete se debe considerar, además de si se cuenta con los recursos económicos para hacerlo, “qué valores o mensaje le queremos transmitir al niño con la cantidad de cosas que le estamos dando”.

Asimismo, advierte que “el juguete nunca va a suplir el tiempo que no se pasa con el niño; no hay que comprarle juguetes si el adulto no va a jugar con él”.

Cuidados

La maestra Terán Marín, psicoterapeuta de padres e hijos, precisa que uno de los valores que se enseñan a través de los objetos lúdicos es el cuidado de las cosas. Recomienda que “los niños tengan un ahorro y cuando haya un juguete que les guste vean si con su ahorro lo pueden comprar”, lo que les hará valorar lo que tienen y “el esfuerzo que implica deshacerse de un bien material para conseguir otro”.


Te puede interesar: Nuevas palabras en la RAE, un reflejo de la epidemia y la situación actual


A las nuevas generaciones de papás se les aconseja permitir el juego de los pequeños con artículos que tradicionalmente se asocian con el género opuesto, ya que eso aporta beneficios a su formación. Para el varón, ejemplifica la profesional, “es útil jugar con muñecas como si fuera el papá porque se generan conexiones con lo que significa cuidar de otros” y para la niña “es importante jugar con objetos de acción, de atreverse”.

“En el transcurso de la crianza se envían mensajes de que las mujeres son las tiernas, las que no se mueven y eso repercute después en el aspecto laboral, en que vemos a más hombres que a mujeres en cargos importantes, tomando decisiones y atreviéndose a cosas”.

El predominio actual entre los juguetes lo tienen los tecnológicos, con los que hay que tener cuidado con el tiempo de uso para no afectar el desarrollo de los menores. “Antes de los dos años, ningún minuto frente a pantalla es lo ideal”, recuerda la maestra Terán Marín. “Entre los dos y los seis años se pueden ver vídeos o caricaturas alrededor de una hora al día. A los 9 años ya se pueden usar videojuegos, y a los 12 años, tener un teléfono móvil o dispositivo de comunicación propiedad del niño”.

Cuando se trate de videojuegos “hay que hacerle caso a la categorización que ya traen para saber si se los regalamos a un niño de determinada edad”.

Juguetes que inspiran la creatividad

No es necesario recurrir a los artículos favoritos de décadas pasadas para estimular la creatividad del pequeño porque también con modelos modernos se alcanza ese objetivo. La condición es que sean desestructurados: que no tengan una finalidad concreta (como sí la tienen un carrito o un juego de té) ni representen al personaje de una caricatura o película, porque éste “ya tiene una carga de cómo es, qué le gusta y los niños solo reproducen lo que ya vieron”, apunta la maestra Terán.

Así, son vehículos de creatividad las figuras geométricas de diferentes materiales con las cuales los menores “pueden generar nuevas historias, construir cosas que salgan totalmente de ellos”, y los juguetes para armar, “porque, aunque traigan un instructivo, desarrollan la solución de problemas y el pensamiento crítico”.


Lee: Cáncer de mama: Disminuir las muertes está en manos de las mujeres


Si el pequeño insiste en recibir un juguete que los papás consideran no apto para él, la respuesta de los adultos “debe ser clara y firme, pero validando al niño: ‘Entiendo que este juguete te gusta mucho, pero no lo vamos a comprar porque el dinero que tengo no es para eso o no es adecuado para tu edad’”, subraya la maestra Terán Marín.

La respuesta debe dar opciones al menor, como que elija otro artículo de un tipo determinado o entre un número limitado de alternativas. “Siempre hay que dejar que el niño tenga cierto grado de decisión”.

Las armas como juguetes

Aunque muchos adultos piensan que promueve la violencia, el uso de espadas y pistolas de agua “es válido para que los niños de alguna forma canalicen su agresividad a través del juego, lo que es saludable y necesario”.

Hay que estar conscientes, agrega, que “no siempre les van a gustar a los niños los juguetes que a los adultos les hicieron falta, porque muchos papás compran lo que ellos querían de niños y no tuvieron, y quieren suplir la necesidad de ellos con sus hijos”.

Sugiere igualmente que Santa Claus anote en su lista uno o dos obsequios sencillos, “no necesita endeudarse ni comprar regalos caros u ostentosos” que enfaticen la desigualdad entre familias de diferente condición económica.


Lee también: ¿Niña o niño? Revela el género de tu bebé con imaginación


“¿Cómo le responderíamos a un niño de escasos recursos que pregunta por qué Santa no le trae un Xbox o una moto eléctrica? ¿Acaso no se merece esos juguetes? Si los papás desean dar un regalo de precio elevado, que lo den ellos mismos y no lo atribuyan a Santa Claus”, con el propósito de evitar que el personaje “genere ese tipo de sensaciones en los más pequeños.

El interés en los juguetes no necesariamente desaparece con la edad, porque hay adolescentes e incluso adultos que disfrutan de objetos lúdicos. “Podemos pensar en Legos o muñecos de colección para los adolescentes, o juegos de mesa; los juguetes cambian de acuerdo con la edad y los intereses, no hay una edad límite”.

Una densa neblina cubrió Mérida al amanecer (Foto de Megamedia)

Neblina cubre Mérida y otros municipios: cerca otro frente frío (fotos)

La densa niebla causó retrasos de vuelos en el aeropuerto de Mérida (Foto de Megamedia)

La densa niebla causa retrasos de vuelos en el aeropuerto de Mérida