in ,

El Mundial Juvenil Yucatán: ventana a la grandeza del tenis

Andy Roddick jugó la Copa Yucatán cuando apenas era un jovencito
Andy Roddick jugó la Copa Yucatán cuando apenas era un jovencito

El mural de los campeones que adorna la terraza central del complejo tenístico del Club Campestre muestra el legado dejado por el paso de las jóvenes promesas del tenis que han desfilado por la Copa Mundial Yucatán o Mundial Juvenil Yucatán.

Digamos que es una lista que puede ser infinita, porque el magno torneo yucateco, salvo por el probable parón obligado por la pandemia de coronavirus, aspira a seguir muchos años más siendo una de las principales vitrinas del deporte blanco.

Es el lujo del torneo yucateco decir que, por sus draws, han desfilado muchos de los que llegaron a ser los mejores jugadores del mundo en su etapa profesional.

O al menos competidores destacados en ambas ramas, tenistas que llegaron a levantar los trofeos más codiciados, como pueden ser los Grand Slam.

Al que escribe no se le quita de la memoria la composición imaginaria de un Andy Roddick levantando su copa en el Club Campestre y luego haciéndolo con la del Abierto de Estados Unidos, en Flushing Meadows.

Monarca en Yucatán y el US Open

Roddick vino dos veces, ganando nuestro prestigiado torneo en 1988, con su cara de niño. En 2003 se proclamó monarca del US Open, haciendo realidad el sueño suyo y de muchos aficionados de verle monarca.

Esa es solo una parte de la rica historia que han tejido, desde sus inicios, Jorge Robleda Moguel, fundador del evento, y Jorge Haro Giffenig, que tomó la estafeta de manera oficial hace algunos años.

Siempre para estas fechas, el centro de operaciones del tándem Robleda-Haro estaba en Flushing Meadows, trabajando en sus relaciones para tratar de apalabrar o amarrar a los mejores exponentes menores de 18 años, quienes en noviembre o diciembre vendrían a ser los principales animadores en el Club Campestre.

Esta historia la escribimos a propósito de la realización del US Open, tratando de resaltar a los juveniles que llegaron buscando puntos para las listas de la ITF (los que asignan a los ganadores). Y con el paso de los años crecieron tanto que la búsqueda se trasladó a las bolsas millonarias, contratos y patrocinios, y claro, los grandes trofeos.

Casi siempre para estas fechas comenzaba a salir el humo negro anunciando a los potenciales favoritos. Siempre entre el los primeros cinco del mundo estarían uno o dos animadores, a veces más.

Pero no todas las veces los máximos favoritos juveniles vinieron y ganaron. Ni tampoco todos pudieron cristalizar el sueño de llegar a ATP o WTA. Sin embargo, desde abajo, otros no clasificados o considerados favoritos a base de tesón se metieron entre los grandes.

Lo que a continuación leerán es sólo un breve recuento. Y tan solo en días de lectura y charlas salieron buen número de historias y anécdotas, y una importante lista de campeones de Estados Unidos que vinieron de jovencitos a Mérida.

 Andy Roddick jugó y ganó la Copa Yucatán cuando era un adolescente y años después se subió al trono del Abierto de Estados Unidos haciendo realidad su sueño
Andy Roddick jugó y ganó la Copa Yucatán cuando era un adolescente y años después se subió al trono del Abierto de Estados Unidos haciendo realidad su sueño

Bianca Andreescu, la juvenil vencedora de Serena

Los archivos más recientes, por ejemplo, nos indican que en 2015 la canadiense Bianca Andreescu vino siendo favorita a Mérida, pero no fue campeona (perdió la final).

Y en 2019, hizo historia pues se erigió reina del US Open, batiendo ni más ni menos que a Serena Williams en la gran final de Flushing. Menos de cinco años le bastaron para llegar a esa instancia y, también, colocarse en el número 4 de la WTA.

La canadiense Bianca Andreescu besa la copa luego de derrotar a la estadounidense Serena Williams en el US Open en 2019
La canadiense Bianca Andreescu besa la copa luego de derrotar a la estadounidense Serena Williams en el US Open en 2019

Antes de jugar las semifinales, la canadiense destacó en una corta entrevista, cuidada por su entrenador, la importancia de jugar ante público y que los aficionados les brinden cobijo.

Una ventaja que dijo es que, al no haber mexicanas entre las finalistas, el público apoya a las dos que estén en la cancha, aplaudiendo cada jugada que hagan.

Bianca Andreescu al perder en la final en Yucatán en 2015

Las raquetas rotas del “Chino” Ríos

Recuerden a Marcelo “Chino” Ríos y sus rabietas de número 1, lo mismo que otro chileno, Fernando González, y no se diga de Gustavo Kuerten, quien fue uno de los jugadores preferidos en los dos años en que vino.

“Guga” era todo un personaje. El polo opuesto con el muy serio Ríos, a veces al extremo. Nos cuenta Marcos Fundunklián Andonian, uno de los cerebros organizativos de la Copa, una anécdota sobre Marcelo:

“Era un jugador muy dado a romper raquetas, por su fuerte carácter o impulsivo. Él tenía contrato con Prince, que le daba raquetas, y Lotto, de ropa".

"Nosotros teníamos la tienda, con Manuel Vila, el papá del gobernador Mauricio Vila Dosal. Recuerdo que rompió una raqueta. Y el representante de Prince, Mario Gasque, dijo: ‘Yo no le doy otra raqueta’. Era muy irreverente, pero un buen jugador. Ya había roto varias”.

Ríos llegó como número uno juvenil del mundo y no ganó la Copa. En ATP llegó a la cima, pero tampoco pudo alzarse con uno de los trofeos grandes, y en el US Open llegó sólo hasta cuartos de final.

El pintoresco y popular Kuerten, que alcanzó a hablar algo de español aquí y luego en España, ganó dos veces Roland Garros y fue a cuartos de final en Estados Unidos. Siempre estuvo en boca de todos. Su apodo, “Guga”, era pegajoso y él, buen chico.

Dos tipos distintos que dieron brillo a la Copa en su momento.

Marcelo “Chino” Ríos cuando jugó en la Copa Yucatán como número uno juvenil del mundo
Marcelo “Chino” Ríos cuando jugó en la Copa Yucatán como número uno juvenil del mundo

Trabajo que nunca termina

Del Campestre, en la Copa Yucatán, a la gloria, los objetivos se cumplen de diversas formas.

“Es una larga suma de esfuerzos”, dijo alguna vez Robleda Moguel, precursor del torneo juvenil más importante de Latinoamérica, llevado ahora a ser uno de los nueve grandes del planeta bajo el formato de Mundial, trabajo ahora en manos de Jorge Haro, su actual director general desde 2007.

Todo el año Haro Giffenig anda en contacto con el mundo del tenis buscando a jóvenes promesas para traerlas a Yucatán.

En 2007 Jorge Robleda cedió el control de la Copa a Jorge Haro. El relevo generacional en el alto mando quedó garantizado
En 2007 Jorge Robleda cedió el control de la Copa a Jorge Haro. El relevo generacional en el alto mando quedó garantizado

“Es un trabajo que no descansa. Terminando el último partido del año, ya estamos pensando siempre en el que sigue, aunque falten doce meses para que comience".

"Así es este torneo, pero merece la pena, luego de ver todo lo que se logra”, dijo Haro al terminar la final de 2019.

Aquí los vimos con cara de niños, en cancha dura o en arcilla. Pero crecieron y llegaron muy lejos en las canchas del mundo.

Roddick, Marcos Baghdatis, Kuerten, Ríos, Juan Martín Del Potro, Dominic Thiem, Marin Cilic, entre los varones, y Barbara Srickova, Ana Ivanovic, Caroline Wozniacki, Madison Keys, Sloane Stephens. La historia se sigue escribiendo.

Ascenso de Del Potro

Del Potro es otro de los que en muy poco tiempo se consolidaron.

Juan Martín del Potro cuando jugó la Copa Yucatán en 2003
Juan Martín del Potro cuando jugó la Copa Yucatán en 2003

Llegó a Mérida en 2003, sin alcanzar la gloria, pero pronto sorprendió con su ascenso, llegando al clímax en Flushing Meadows en 2009, cuando, contra todo pronóstico, batió en la arena Arthur Ashe al más grande de esta época y quizá de todos los tiempos, Roger Federer.

“DelPo” o “La Torre de Tándil” (nacido en esa ciudad argentina) es de los más destacados, si bien no el que llegó con mayor renombre.

Juan Martín del Potro besa el trofeo en Flushing Meadows tras derrotar a Roger Federer en 2009
Juan Martín del Potro besa el trofeo en Flushing Meadows tras derrotar a Roger Federer en 2009

Thiem y Cilic, fuerte presencia actual

Muy fuerte presencia tienen actualmente jugadores como Dominic Thiem, un austriaco que en la jornada del lunes jugará en octavos de final y ha llegado a ser el número 3 del mundo, peleando fuerte entre el tridente que llevan armado desde lustros atrás Federer-Nadal-Djokovic.

En 2010 Dominic se alzó con el trofeo principal en la Copa Yucatán y repitió en 2011.

El croata Marin Cilic llegó fuerte en una histórica Copa en 2005, siendo el número 2, y peleó por la supremacía con Donald Young, que era la joven sensación de ITF (a final de cuentas, ninguno ganpo la Copa).

Marin Cilic fue subcampeón en Mérida
Marin Cilic fue subcampeón en Mérida

Marin se quedó en semifinales, pero, casi una década después, en 2014 entró a la historia.

Saliendo de un problema de dopaje que le dejó muy mal parado se llevó la corona en el Abierto de Estados Unidos, dejando fuera en semifinales a Federer y superando en la final al japonés Kei Nishikori.

Apenas el sábado se vieron la cara los dos ex Copa Yucatán en el Open, con la victoria para Thiem, quien ante la repentina eliminación de Djokovic refuerza sus aspiraciones.

Marin Cilic se proclamó rey del US Open en 2014, sorteado grandes obstáculos
Marin Cilic se proclamó rey del US Open en 2014, sorteado grandes obstáculos

Caroline Wozniacki, la bella campeona

Las damas también han hecho historia.

Caroline Wozniacki llegó a semifinales en la Copa de 2005 (perdió ante Sorana Cirstea), en un año en que también llegó, como número 1, la polaca Agnieszka Radwanska. Y en 2009, acarició la gloria en Estados Unidos, perdiendo en la gran final.

Gonzalo Castaldi Monsreal entrega una placa a Caroline Wozniacki, eliminada en 2005 en Mérida
Gonzalo Castaldi Monsreal entrega una placa a Caroline Wozniacki, eliminada en 2005 en Mérida

Eterna semifinalista, cobró venganza en un Grand Slam, pues en 2018 se impuso en el Abierto de Australia, entrando a la élite de las grandes campeonas.

Caroline fue siempre una de las consentidas, además de las más bellas de todo el circuito femenil.

La danesa  Caroline Wozniacki, eterna semifinalista en los Grand Slam, por fin alzó una copa grande, la del Abierto de Australia, en 2018
La danesa Caroline Wozniacki, eterna semifinalista en los Grand Slam, por fin alzó una copa grande, la del Abierto de Australia, en 2018

La “Araña” Herrera y su triunfo ante Connors

Por México, uno de los jugadores más importantes que han pasado por la Copa Yucatán fue Luis Enrique “Araña” Herrera, jugando en 1988 (perdió la final de dobles, en pareja con el yucateco Iván Cobos Palma).

Ya en el circuito profesional, Herrera logró el que ha sido el triunfo mexicano más sonado en un Grand Slam, cuando el 9 de noviembre de 1992 venció ni más ni menos que a Jimmy Connors, uno de los grandes de todos los tiempos. Y fue en el césped sagrado de Wimbledon. Allá también llegó, en el Júnior, Jorge Haro.

Así la historia que vincula a la Copa Yucatán y Mundial Juvenil con los grandes torneos, especialmente con el US Open.

Larga lista de jóvenes promesas a las que la competencia en el Club Campestre les sirve de trampolín y preparación para lo que viene.

Nos habrán quedado muchas en el tintero y en la mente. Pero ya habrá oportunidad de otra entrega contando las historias de los que llegaron como promesas y se convirtieron en estrellas.

Como bien apuntó alguna vez en uno de sus discursos de inauguración el contador Arturo Millet Molina, presidente del Club Campestre: “Siempre será un privilegio tener en casa a las futuras estrellas del tenis mundial”.

Es una vitrina de privilegio, por donde se le mire.

Imagen del lanzamiento de una de las ediciones recientes del torneo, ya como Mundial Juvenil Yucatán ITF
Imagen del lanzamiento de una de las ediciones recientes del torneo, ya como Mundial Juvenil Yucatán ITF

Fotos: Archivo Diario de Yucatán y agencias

Baja 21.4% la inversión fija bruta en México en el primer semestre