in ,

El yucateco con más logros en el Tri... fuera de la cancha

El yucateco Vicente Salvador Espadas Cervantes, preparador físico de alto rango en el fútbol mexicano, ha sido siete veces mundialista
El yucateco Vicente Salvador Espadas Cervantes, preparador físico de alto rango en el fútbol mexicano, ha sido siete veces mundialista

Todos soñamos con alcanzar una meta. Pero generalmente, lo logran unos cuantos, en cualquiera que sea la faceta.

Vicente Espadas Cervantes dejó las canchas como jugador de fútbol. No fue el final de su vida en el balompié. Lo hizo porque, pensando en él, a su alrededor habían otras metas que cumplir.

Hoy en día, es el más internacional de todos los yucatecos vinculados con el fútbol. Y su trabajo es tener a punto a los jugadores, especialmente cuando hay una competencia internacional corta y tienen que estar recuperados en un día o dos para volver a la cancha, no solo a jugar, sino a un alto nivel, más que el rival.

Preparador físico de alto rango, ha sido siete veces mundialista (en diversas categorías) y trabajado en equipos importantes, además de llevar el ritmo de los principales futbolistas mexicanos.

Amigo de grandes figuras

Amigo de los grandes, de Rafa Márquez, de Oribe Peralta, de Andrés Guardado; con visitas a Los Pinos a los abanderamientos de delegaciones y, por sobre todo, subir al podio a recibir las medallas y trofeos de las grandes competencias.

Es parte de las famosas conversiones a las que lleva el deporte, entendiendo que unos pueden ser astros que brillan en los escenarios durante la competencia, y otros los que, en las líneas laterales, ejercen una fundamental labor, profesional siempre: entrenadores, médicos, especialistas de diversos rubros. Pero… ¡Figuras también!

Vicente jugó fútbol a un nivel alto en Yucatán. Fue campeón con el Rogers en la Liga Premier, estuvo en la Liga Estatal de Primera Fuerza, con selecciones locales, pero había decidido que lo suyo sería otra vertiente del soccer. Y fue que, mientras estudiaba la carrera de Licenciado en Educación Física en la Escuela Normal Superior de Yucatán, llevó la de Director Técnico Profesional de Fútbol.

Y de allí, a trascender en un rubro que en el deporte de élite es fundamental: preparador físico.

Todo mundo elige, en las generalidades, ser el deportista. Ser el futbolista soñado para el Mundial, el beisbolista que llegue a Grandes Ligas, el basquetbolista que juegue como Jordan en NBA.

¿Por qué preparador físico?

“Porqué de alguna manera u otra reunía yo el perfil, teniendo la licenciatura en Educación Física y a la vez la carrera de DT. Siempre me gustó y me apasionó el tema de la biomecánica, la fisiología, el cómo funciona tu cuerpo cuando haces ejercicio, cómo mejora, cómo se mantiene y cómo llegas a los umbrales de rendimiento”.

Vicente Salvador Espadas Cervantes, nacido en Cacalchén el 15 de mayo de 1975, es el noveno de diez hermanos de una familia que se caracterizó por la decisión de ir hacia adelante siempre.

La decisión que tomó, a paso firme le fue llevando al rendimiento que él mismo esperaba para sí. Extrovertido, siempre listo para la pregunta, para hacer y hacerse cuestionamientos, estiró sus aptitudes hasta que entró a esa élite que representa ser parte de una selección nacional.

“Una cosa puedo decirte, paisano: uno es feliz haciendo lo que ama hacer, para lo que estudiaste y te preparaste”, dice Vicente.

El “paisano” al que refiere es la forma de tratarnos especialmente cuando él se encuentra en el extranjero y lo abordamos para cualquier información para el Diario o las diversas plataformas de Grupo Megamedia en las que siempre, amablemente y de forma documentada, ha colaborado, sea un texto, un vídeo, un audio.

Importancia de tomar decisiones

Siempre ha existido esa deferencia. Y muchas veces, le decimos, se debe sentir tan grande estar en el máximo escenario, escuchando el himno nacional, con la adrenalina al máximo para el calentamiento previo o el que lleva cada potencial suplente, que debe estar listo a la voz de ya para entrar a la cancha. Y, desde luego, celebrar cuando se tiene que celebrar, y apechugar cuando no se logran los resultados esperados.

“Son situaciones de la vida. A veces para poder cristalizar los sueños uno tiene que tomar decisiones. A veces nos atoramos en eso: no se llega a la decisión de dejar la casa. Muchas veces se toman (las decisiones) ponderando la familia, las comodidades. Si decides quedare en casa con la familia, también haces bien”.

En nuestros “Domingos Especiales en www.yucatan.com.mx”, Vicente nos cuenta muchas de las etapas de su vida. Una trayectoria en la que se ha topado con lo más granado del fútbol profesional, pues ha sido preparador físico de selecciones nacionales desde su debut en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, en 1999, hasta sus recientes días como parte del equipo de profesionales de los onces tricolores.

“Siete campeonatos del mundo, dos Juegos Olímpicos… Y muchos otros eventos más como parte de las selecciones de México”, nos cuenta, a manera de respuesta de un señalamiento de que es el más internacional de cuanto yucateco ha estado en algún combinado tricolor.

Pero entre toda esa carga de adrenalinas y palmarés que no se acaba con un par de páginas en Word, existe una avalancha de atribuciones que se tomó para crecer y para aprender en los vaivenes de una vida tipo deportista profesional: todo por el club y para el club. En su caso, las selecciones.

Sacrificios que hay que hacer

“Una por otra”, afirma. “A veces pasa que puedes estar en un hotel de cinco estrellas o de máximo lujo con la selección de México en la ciudad más importante del mundo o en una competencia grande, pero resulta que es día del cumpleaños de tus hijos. Y no, no estás con ellos, porque así es este trabajo".

"Y te vienen a la mente todas las cosas que tienes que sacrificar por tu crecimiento y tus logros personales”.

Es amigo de muchos dentro y fuera de la cancha, de famosos, muy famosos, y humildes también, apasionado de sus entregas en las concentraciones, de tener que pararse cuando los demás “mortales” estamos durmiendo, porque hay que alistar el entrenamiento y la recuperación, y de documentarse para tener también su mejor rendimiento. Es el sí o sí de ser un preparador físico de alto rango, pero no olvida de dónde surgió.

Quizá el primer sentido de su vida sea “mi Cacalchén querido”, y recordar cómo comenzó todo, en su amor por los deportes, de que era jugador de béisbol en el campo de su pueblo, donde se hacen hasta ahora las corridas tradicionales, y que sus méritos permitieron que, con los años, se construyera una unidad deportiva que lleva su nombre.

“Ese, déjame decirlo, es el mayor homenaje que uno pueda tener en su pueblo”.

Ya un máster en eso de la preparación física, también tuvo mentores importantes. Menciona, por ejemplo, a varios de los “Profes” con quienes ha trabajado y le han nutrido de conocimientos, como Ariel González, Guillermo Hernández, y a grandes amigos como el “Potro” Gutiérrez, con quien llegó a Copas del Mundo ganando el título Sub-17, como nos cuenta en una sesión de preguntas y respuestas que presentamos más adelante.

Quizá el mayor logro del que pueda presumir, sin falsa modestia, es poder estar en el banquillo mirando casi un centenar de partidos en competencias oficiales vistiendo la playera del Tri, entre torneos de varones y mujeres, de categorías distintas.

Celebra con integrantes del Tri femenil

Grandes jugadores, buenos amigos

Nos lo dice con un dato preciso: “Soy el único preparador que ha estado en unos Juegos Olímpicos en categoría varonil y femenil con el mismo país”.

Considera a los futbolistas como “buenos seres humanos”, y señala que, “con el paso del tiempo, logras las amistades, en el caso de futbolistas, como Rafa Márquez, Carlos Salcedo, Oribe Peralta, Memo Ochoa, Diego Reyes, Héctor Herrera, Andrés Guardado… como hay tantos y tantos más”. Se dice fácil.

Jugadores del América, entre ellos Oribe Peralta y Henry Martín, con Vicente Espadas
Jugadores del América, entre ellos Oribe Peralta y Henry Martín, con Vicente Espadas

Pero no descuida nunca su conocimiento sobre Yucatán. Y reconoce el trabajo de otros grandes personajes de esta tierra, como “los esfuerzos hechos por personas destacadas como Lupita Worbis (seleccionada junto a él en varias pruebas), Rómmel Pacheco, David Mier y Terán, que han sido olímpicos, y ahora como Henry Martín, que se abrió paso gracias a su gran talento y perseverancia desde siempre”.

Bromea con Diego Reyes en la Selección

¿Por qué unos llegan a ese tope y otros no?

Se requiere el total convencimiento de uno mismo, de ir tras sus sueños, administrar sus metas y no detenerse nunca hasta lograrlos”, afirma.

Quien lo dice sabe por qué lo dice. Trabajo, esfuerzo y preparación todos los días, aquí o en cualquier parte del mundo.

¿Cómo comienza toda esta aventura que ha llevado a Vicente Espadas Cervantes de Cacalchén hacia el resto del mundo?

Comenzó desde muy pequeño, ya que desde la primaria jugaba yo béisbol.

Poco a poco me fue gustando el fútbol, jugamos en el centro del pueblo, ahí donde hacen las corridas, porque no existía el campo de fútbol, como ahora, en algo estoy muy agradecido, hay una unidad deportiva que lleva mi nombre, y ya en la secundaria, estando en tercero, empecé a jugar en la liga de Tixkokob en segunda fuerza.

Luego, la preparatoria ya la hice en Mérida y mi primer equipo fue el CDA, en el cual conocí a mis mejores amigos que hasta la fecha lo son muchos de ellos.

Y de esa manera me fue gustando cada vez más el deporte y la educación física. Al estudiar la Licenciatura en Educación Física a la par estudiaba la carrera de director técnico profesional de fútbol y fue cuando surgió la oportunidad de irme a Ciudad de México en junio de 1999 para los juegos Panamericanos de Winnipeg, en la que ganamos medalla de plata.

En un entrenamiento con el Tri

¿Dónde estudiaste y cuál fue el paso que te llevó a la selección nacional?

Estudié en la Escuela Normal Superior de Yucatán y también la carrera de director técnico profesional. Más adelante, en Ciudad de México estudié la carrera de Preparador Físico Profesional, luego me fui a Europa estudiar una maestría.

Suponemos que has tenido maestros en tu desarrollo profesional. ¿Alguno que recuerdes con especial entrega?

“Algún maestro que yo recuerde en especial… Podría mencionar a varios, como el “Profe” Ariel González, el “Profe” Guillermo Hernández. Y grandes amigos que me ha dejado el fútbol, como Raúl “Potro” Gutiérrez.

En el contexto de la profesión que desempeñas, ¿cuál es el principal punto del trabajo de un preparador físico. En qué consiste realmente?

En el contexto de la profesión como preparador físico mi principal labor es la de poner a los futbolistas con el mejor rendimiento físico para poder alcanzar durante todo el tiempo que dura un partido de fútbol al máximo nivel en cuanto a las exigencias de resistencia, de fuerza y de velocidad.

Buscamos, en un Mundial o en un torneo internacional corto, tener la más pronta recuperación para rendir en el siguiente partido, más que el rival.

Y de allí, los logros colectivos e individuales…

Yo le atribuyó los logros a un trabajo en equipo donde cada uno hace la labor que le corresponde al más alto nivel.

Podría decirte que el más importante es el Campeonato Mundial, en la parte deportiva. El tener la satisfacción de haber estado en Juegos Olímpicos, tanto con hombres como mujeres y en el que ininterrumpidamente he podido trabajar con todas las selecciones de México, en todas las categorías, tanto de hombres como de mujeres.

Sabores amargos, además de los dulces del éxito personal, debe haber muchos. ¿Algunos de los principales logros, si hubiera, algún fracaso que recuerdes?

¿Fracaso? Más bien yo diría que son malos resultados. La palabra fracaso en mi mente no está, jamás he considerado que en algo he fracasado, más bien son aprendizajes, enseñanzas que hacen que uno mejore.

Entre los futbolistas con los que has trabajado, alguno que haya sido ejemplar en el deporte y la persona; alguno complicado, comentamos.

¿Los equipos son duros en estos asuntos al contratar entrenadores y preparadores físicos? O un director técnico que haya sido especial…

Todos los futbolistas son buenos tipos, son buenos seres humanos, y con el paso del tiempo logras las amistades en el caso de futbolistas como Rafa Márquez, Carlos Salcedo, Oribe Peralta, Memo Ochoa, Diego Reyes, Héctor Herrera…

Ah, Andrés Guardado… Como hay tantos, y tantos, y tantos, realmente sólo me siento muy afortunado.

¿Un preparador físico podría aprender a ser director técnico?

“Un preparador físico sí podría ser director técnico, pero en mi caso tengo muy clara mi función y siempre quiero ser preparador físico”.

Sin dudarlo, eres el yucateco que más veces ha vestido la playera de la selección nacional. En el tiempo que llevas, son escasos los paisanos integrados al Tricolor. Lupita Worbis, Henry Martín.

¿Qué le falta al yucateco para poder llegar a esas alturas?

“Yo pienso que más que apoyos, se requiere el total convencimiento de uno mismo, de ir tras sus sueños, administrar sus metas y no detenerse nunca hasta lograrlos”.

Existen en la entidad, en nuestros pueblos, gran cantidad de personas talentosas en los rubros que juegan (deportistas, entrenadores). Pero no terminan por desarrollarse.

¿Qué se requiere? ¿Apoyos? ¿Decisión?

Hay que tomar la decisión de hacer las cosas, de intentarlo. Y siempre vas a tener que sacrificar familia, amigos, comodidades.

No estás en casa, andas de viaje siempre, duermes en hoteles, comes como los deportistas. Aquí, ¿por qué crees que Rómmel, o David Mier, o Lupita Worbis, han trascendido? Lo han hecho porque apostaron a irse, se esforzaron.

¿Tu familia, cuando eras joven, colaboró para que puedas dar el paso que te tiene en estos momentos entre los mejores del país?

¿Y cómo es tu rol con la familia actualmente, entre viajes, concentraciones y trabajo fuera de casa?

Mi familia siempre ha sido el mayor soporte, mis papás, mis hermanos y hermanas, y lo más especial y más grande que me ha dado la vida, que son mis hijos, mi mayor aliento y mi más grande motivación.

El entrevistado con sus hijos

Afortunado en la vida, Vicente…

Sólo puedo agregar que, cada día al despertar, soy un tipo que agradece a Dios, a la vida, por permitirme vivir todo lo que me toca, el que cada día ponga un poquito de mi parte para ser mejor ser humano.

Pienso que lo más valioso que tenemos en la vida son las personas que nos rodean, que disfrutemos, que nos cuidemos en estos tiempos tan complicados.

El que me sienta un ser tan profundamente agradecido y que solo puedo decir soy el mismo que salió de la primaria “Ignacio Allende”, de la Secundaria Técnica Número 32, y que no paro todos los días, y nunca me detendré hasta lograr más y más sueños por alcanzar.

Va a extrañar mucho el que, en estos días, como acostumbra, llegue a su tierra para pasar los días de fiestas de fin de año, que se unen con las festividades patronales de San Pedro y San Pablo.

Vicente Espadas posa con familiares

Planes de visitar a la familia

Pero, adaptándose a las forzadas normalidades, añade que “me voy a hacer la prueba de Covid para poder ir a visitar a mi familia sin tener que correr el riesgo de contagiarlos".

"Y claro, será muy triste llegar en un diciembre a casa y que no haya ni las reuniones de siempre, ni las corridas, no podré subirme al tablado como cada dos veces al año hago. Lo sentimos, pero es necesario para que podamos seguir vivos”.

Se entiende mucho más viniendo la expresión de una persona que tiene aún demasiadas metas por cumplir. Una, como le digo siempre: “escucha de parte nuestra el himno nacional cuando estés en la cancha. Debe sentirse bonito”.

Y responde, cerrando: “Es lo máximo, un gran orgullo, paisano, ojalá pronto nos podamos comer unos panuchos de huevo en tu Tixkokob”.

Te puede interesar:

* Fernando Platas, un personaje que vale oro

* Marcos Fundunklian, el argentino más yucateco

* ''Rafaelillo'', de la vida a la muerte en la Mérida y… otra vez vida

Agentes aseguran la bodega donde se halló el cuerpo sin vida de un hombre en la avenida Quetzalcóatl (Foto de cortesía)

Asesinato en Mérida: hallan cuerpo en una bodega de la Col. Emilio Portes Gil

Personas pasan por un cartel donde se lee un aviso de alerta del gobierno en Londres, donde se extremaron las restricciones ante una nueva cepa del Covid-19 (Foto de EFE)

Suspenden vuelos con Reino Unido por nueva cepa del Covid-19