in ,

Enfermarse en vacaciones, más común de lo pensado

Enfermarse cuando salimos de vacaciones es una situación común que con algunos cambios en nuestros hábitos podemos prevenir o evitar (Megamedia)

Descansar de las actividades laborales implica un cambio de rutinas que puede repercutir en la salud.

Dario y yo nos obsesionamos con el tiempo que faltaba para irnos de vacaciones. De pronto nos vimos rodeados de calendarios; no sólo era el almanaque de la cocina en el que habíamos marcado con una carita feliz la fecha en que viajaríamos, también descargamos una aplicación móvil que nos contaba los días, horas, minutos y hasta segundos que nos faltaba para poder dejar la ciudad.

La ilusión de viajar al extranjero y conocer un país que por tanto tiempo se convirtió en tema de conversación estaba a casi nada de convertirse en realidad. Pero, bien dice el dicho: “Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”…

Por supuesto que cancelar nuestro viaje no fue culpa de Dios, ni un castigo divino, más bien fue una reacción derivada de la alteración a nuestra ajetreada rutina, que sin previo aviso nos pasó “factura” en cuanto percibió el “cambio de ritmo”.

Algunos expertos han bautizado como el síndrome de las vacaciones o la depresión de la tumbado al padecimiento de una persona al salir de vacaciones (trending-media.com)

¿Por qué las personas se enferman cuando van a salir de vacaciones?

Médicos expertos aseguran que las personas que se enferman durante las vacaciones es por el hecho mismo de estar de vacaciones, pues el cambio de rutinas, horarios e incluso la disminución de estrés, provocan un “shock” en la persona que modificó sus hábitos de la noche a la mañana. 

Hay razones biológicas, psicológicas, sociales y familiares

Ricardo de Pascual Verdú, profesor de Psicología en la Universidad Europea, afirma, en entrevista para La Vanguardia, que las vidas de hoy en día conllevan un desgaste importante, porque se da el máximo esfuerzo en el trabajo. Esta carga la soportamos por largos periodos, así que cuando “aflojamos” nuestra rutina, el cuerpo lo resiente.

“Esto ocurre no sólo en vacaciones; también pasa a menudo los fines de semana, que has ido aguantando toda la semana y llega el viernes, aflojas, y te sale el constipado o el virus de turno”, explica De Pascual Verdú.

Borja Farré-Sender, psicólogo y coordinador de la Unidad de Ansiedad y Estrés del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, asegura que no es casualidad que determinadas personas enfermen en vacaciones, pues hay razones biológicas, psicológicas, sociales y familiares que propician este malestar durante el descanso.

El psicólogo también señala que el cambio brusco de pasar de la sobreactividad y el estrés al descanso y el relajamiento desencadena una serie de malestares, pues ese cambio genera cambios hormonales que repercuten en el sistema nervioso y en el sistema inmunológico.

El estrés juega un papel muy importante en relación con las enfermedades en el periodo vacacional (botikapp.com)

Aunque de igual modo, en diversas investigaciones se ha identificado que mientras estamos sometidos a estrés se dispara el nivel de adrenalina y cortisol, que afectan a los procesos inflamatorios y a la reacción inmunológica. Cuando el nivel de estrés baja es posible que haya tejidos inflamados y más probabilidad de que el organismo no responda bien ante los virus, por lo que la persona se podría enfermar.

Farré-Sender menciona que las enfermedades en vacaciones también tiene mucho que ver con la psicología de la persona y su personalidad, pues hay gente que cuando están de vacaciones no saben qué hacer y sienten la necesidad de trabajar bajo presión.

La enfermedad del ocio

Ad Vingerhoets, psicólogo holandés que llama “enfermedad del ocio” a la aflicción que una persona sufre al enfermar durante el periodo de vacaciones, explica que los padecimientos podrían ya estar presentes. Es decir, que la persona probablemente estaba enferma desde antes del tiempo libre, pero debido a lo ocupada que estaba simplemente no se daba cuenta, pero al relajarse es cuando se hace consciente de los malestares.

Esta teoría se une a la conclusión del psicólogo James Pennebaker, que dice que “cuanto más aburridos estamos, peores son nuestros síntomas”, pues notamos con más facilidad los dolores que sentimos. Al no estar ocupados nos enfocamos en el malestar que nos agobia.

Los expertos en la salud han detectado que en muchas ocasiones las personas ya estaban enfermas, pero no le habían prestado atención a los síntomas (healthline.com)

En cuanto a las circunstancias sociales y familiares, los expertos mencionan que hay personas que les cuesta sobrellevar los encuentros familiares y/o recuperar su rol tras un largo periodo de “ausencia” por la actividad laboral.

¿Cómo prevenir la enfermedad al salir de vacaciones?

Los expertos mencionados concluyen que para evitar padecimientos en el periodo vacacional lo ideal es que las personas sean capaces de “desconectarse” a diario al salir del trabajo y realicen actividades de ocio para que el registro vital no esté centrado sólo en la productividad laboral.

“La mejor prevención es no estar todo el año esperando las vacaciones. Lo mejor es desconectar y tener ocio a diario (o al menos semanalmente)”,  sugiere Pascual Verdú.

La prevención es la mejor forma de contrarrestar las enfermedades que puedan afectar nuestra salud (cuidateplus.com)

Las enfermedades más comunes en vacaciones

El lado menos agradable de las vacaciones son las enfermedades que suelen atacarnos es por ello que además de la prevención debemos saber cómo actuar para combatirlas a tiempo. Entre los padecimientos más comunes cuando nos vamos de vacaciones están:

Enfermedades gastrointestinales: La gastritis y Hepatitis A aparecen entre las enfermedades infecciosas más comunes, por ello es importante identificar y tratar desde el primer momento síntomas como diarrea, vómitos, espasmos, fiebre y deshidratación para evitar una situación de gravedad.

Aprender a identificar los síntomas y atender pronto la molestia evitará que la enfermedad se convierta en un cuadro de gravedad (mirror.co.uk)

Enfermedades respiratorias: En vacaciones es posible padecer enfermedades como faringitis o bronquitis debido a los cambios drásticos de temperatura. También pero en menor probabilidad se puede padecer otitis. Uno debe cuidarse del llamado resfriado de verano propiciado por los virus que circulan por el ambiente. 

Enfermedades de la piel: Las quemaduras en la piel, así como el daño retiniano y de la córnea por los daños UV han aumentado mucho. Por eso se intensifica la recomendación de aplicarse un protector solar factor sobre 35-40 en reiteradas ocasiones del día y usar lentes de sol con protección UV.

Aunque las picaduras de insectos también son un tema del que debes tener conocimiento para saber como tratar en caso de sufrir de ello.

Como dice el dicho: "Nadie está exento de enfermad en cualquier momento", por ello los expertos de la salud recomienda que al empaca para partir de vacaciones además de la ropa, accesorios e incluso productos tecnológicos, también debemos incluir un pequeño pero completo botiquín.

Escrito por Alejandra Paulino Cuxin

Vianey Alejandra Paulino Cuxin es editora web egresada de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID). Se incorporó a la División de Medios de Grupo Megamedia en marzo de 2015.

"Spiderman" noquea de un golpe a empleada de un supermercado

Gobierno de México felicita a arqueros que ganaron medalla de bronce