in ,

Falsifican estados de cuenta para obtener subsidios en Yucatán

Un plantío de chile habanero en el sur de la entidad. La Auditoría Superior de la Federación descubrió que una empresa usó estados de cuenta bancarios apócrifos para poder recibir un apoyo de la Sagarpa destinado al proyecto “Producción

Invernaderos Inteligentes de la Península, S.A. de C.V., es otra de las empresas vinculadas a César Francisco Irazoqui Galaviz por medio de la cual él y varios funcionarios de la Sagarpa (hoy Sader) en Ciudad de México, desviaron decenas de millones de pesos de subsidios federales destinados al mejoramiento del campo yucateco.

Esta compañía, fundada en marzo de 2015, firmó con la Sagarpa un convenio de concertación el 15 de noviembre de 2016. En él, la dependencia le entregaría nueve millones 640 mil pesos de subsidios a fondo perdido para el desarrollar el proyecto “Producción, selección y empaque de chiles habaneros”.

El proyecto se realizaría en un terreno de la carretera Tahmek-Hoctún y los recursos, provenientes del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria, componente Activos Productivos y Agrologística, se depositarían a los beneficiarios a principios de 2017.

En ese convenio, los socios de la empresa, estrechamente relacionadas con Irazoqui Galaviz, se comprometían a realizar una aportación de siete millones 563 mil, 300 pesos, para alcanzar una inversión total de 17millones 203 mil, 300 pesos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF), en la auditoría forense número 310-DE de 2017, así como en informes obtenidos por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, en la Fiscalía General de la República (FGR) y en otras fuentes oficiales, confirman que ese proyecto nunca se hizo y el dinero que recibió el beneficiario se malversó, como parte de lo que se ha llamado la “estafa maestra” de la Sagarpa.

Malversación de subsidios

Los supuestos socios de Invernaderos Inteligentes de la Península (IIP) tampoco depositaron su aportación, como lo establecía el convenio, sino simularon el pago con la falsificación de documentos bancarios, entre otras graves anomalías.

Como ya informamos, esta empresa forma parte de una red de compañías fantasma creada por Irazoqui Galaviz que recibió ilegalmente más de cien millones de pesos de subsidios federales, en contubernio con funcionarios de la Sagarpa, entre 2015 y 2017, para proyectos que no se realizaron.

Por ejemplo, en este caso, el 18 de febrero de 2018, personal de la dirección General de Logística y Alimentación de la Sagarpa, responsable de “dispersar” una parte de los subsidios, visitaron el lugar donde la empresa supuestamente levantaría la empacadora de chile habanero, y reportaron “cero avance” en el proyecto.

En contraste, los socios de Invernaderos Inteligentes de la Península, en los informes financieros entregados a la dependencia, hablaban de avances del 65 por ciento.

Por su parte, enviados de la ASF también realizaron una inspección física al domicilio del proyecto, el 10 de octubre de 2018, y determinaron que en ese terreno no hay “ninguna construcción o infraestructura y no se localizó la maquinaria y equipo supuestamente adquirido con el subsidio”.

Los responsables tampoco proporcionaron los estados de cuenta bancarios para demostrar sus aportaciones.

Según la ASF, Invernaderos Inteligentes de la Península no tenía solvencia financiera para realizar el proyecto y por eso no cumplió con su aportación de siete millones 563 mil, 300 pesos.

Engaño a la Sagarpa

Para engañar a la Sagarpa, la empresa presentó el estado de cuenta del periodo del 1 al 31 de enero de 2017 — antes de que recibiera los subsidios— con un saldo inicial de cuatro millones 509 mil 900 pesos y un saldo al corte de cinco millones 200 mil pesos.

Sin embargo, la ASF solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores copia del verdadero estado de cuenta de la empresa, por el mismo periodo y número de cuenta, y descubrió que el saldo inicial era de 9,400 pesos y el saldo final de 8,900.

La Auditoría Superior concluyó que IIP alteró sus estados de cuenta bancarios para simular su aportación y su falta de solvencia financiera, por lo que procedió a denunciar los hechos ante la FGR (CONTINUARÁ).

Para entender mejor:

Detectan en Nueva Zelanda primer contagio local de Covid-19 desde noviembre

Aspecto del Hospital General de la Zona 1-A del IMSS, en la alcaldía Benito Juárez, que atiende pacientes de Covid-19 en Ciudad de México (Foto de El Universal)

Estrategia del IMSS para detectar casos de Covid-19 de forma temprana