in ,

La impunidad ha vuelto a los ladrones en Progreso más atrevidos

La osadía de los ladrones y vándalos que ya tienen en las residencias veraniegas del corredor Chicxulub Puerto-Uaymitún, en Progreso, su “modus vivendi” no tiene límites ante la impunidad que gozan: entran en casas de playa con y sin presencia de sus habitantes.

Tienen todo el tiempo necesario para revisar y robar objetos de valor, no temen a las videocámaras de vigilancia ni a los custodios privados contratados por los dueños de las propiedades para proteger los  inmuebles.

A principios de diciembre pasado, la Agencia del Ministerio Público, en el puerto de abrigo de Yucalpetén, recibió otra denuncia de una víctima más de esta banda de ladronzuelos. Y no es que le hayan robado, sino que los sujetos entraron en su propiedad como si fuera de ellos, revisaron algunas estancias y como no hallaron nada que les interesara, se retiraron.

Sin embargo, el denunciante considera  que ese acto es un allanamiento de morada, invasión de su propiedad e intento de robo.

La visita de los ladrones a la propiedad del denunciante fue el mismo día, 28 de agosto,  en que hubo una cadena de robos en ese corredor de la zona veraniega de alta plusvalía del puerto de Progreso.

La cámara de videovigilancia captó a los responsables, pero por la oscuridad no se ven  sus rostros porque también llevaban gorras para guardar su identidad.

“A mí me han tratado de robar varias veces. Siempre checo si dejé alguna  puerta  abierta antes de ir a dormir”, relató el denunciante. “A mis vecinos sí les han robado. En el vídeo se ve cómo revisan la planta baja, cómo entran para revisar la casa”.

Factores a favor de los ladrones

“Ya puse mi demanda, pero son varios factores que favorecen a los ladrones: en mi cuadra hay tres focos quemados, no hay patrullaje ni vigilancia policíaca nocturna, parece que la Policía Municipal de Progreso solo se preocupa por ver quién tira basura en los botes de basura, como le pasó al señor Álvarez (en referencia a Francisco José Álvarez Cuevas, expresidente del IMEF y ejecutivo de Grupo Megamedia, detenido por la Policía de Progreso porque puso dos bolsas de basura en el bote para ello), que fue una ridiculez, o de sacar a la gente de la playa”.

De acuerdo con la versión del entrevistado, los ladrones son “flacos, usan tenis para correr con confianza por las brechas y las calles de arena, usan gorra para ocultar sus rostros y tienen algún cómplice que los espera en la carretera con un vehículo para huir del lugar”.

Desafortunadamente, la videocámara no captó los rostros de los ladrones, pero sí se aprecia cómo revisan algunas partes de la planta baja.

“Yo dormía arriba, no se vale que uno esté dentro de su casa y le entren a robar”, dijo. “Esas personas saben que no hay iluminación en las calles y que no hay policías que deben estar vigilando. A veces sí pasa la Policía Municipal, pero de día, cuando no hay nada que cuidar porque la gente está despierta”.

“Los robos se dan en las casas que están frente a la playa porque allí nadie se da cuenta. Seguro va a decir el alcalde (Julián Zacarías Curi) que la playa no les corresponde a ellos, que es zona federal, pero bien que entra la Policía para sacar a la gente de la playa y el mar por la contingencia sanitaria”.

No serían adolescentes

Por las imágenes de los dos sujetos que captó su videocámara, consideró que no son adolescentes,  son jóvenes de 18 a 20 años de edad ya que pueden ser procesados penalmente y recibir un castigo de prisión, claro, si las autoridades logran capturarlos.

“Este clima de inseguridad generado por tantos robos en la zona veraniega perjudica mucho porque los canadienses no van a venir. Este año podrían no venir a Progreso pero más bien por el seguro médico del Covid-19, si salen de su país, se los anulan”.

“Pero si los extranjeros dejan de venir a Progreso por la inseguridad será grande la afectación a la economía porque ellos dejan mucha derrama económica. Nosotros los yucatecos que vivimos o venimos a la zona veraniega por temporadas no vamos a dejar la misma derrama económica que ellos, nuestro gasto es en menor escala”.

A su decir, la falta de interés del alcalde de Progreso  en resolver este grave problema de inseguridad ocasiona que la zona veraniega sea centro  de operaciones de vándalos porque cada vez se ven más pintas de grafitis en las paredes de las  residencias, en barquitos que están en la playa y la presencia de los ladrones es más continua porque aumentan los robos.

“Nos sentimos vulnerables”

La zona veraniega está desprotegida. Nos sentimos vulnerables e indefensos porque tienen la osadía de entrar mientras estás durmiendo. ¿Qué hacemos para defendernos?, si nos defendemos como queremos hacerlo, nos meten a la cárcel y si es un menor de edad, nos va peor,  así son las leyes de aquí. Por ello pedimos a la Secretaría de Seguridad Pública  que asuma esta jurisdicción porque la delincuencia está sentando sus reales en este lugar. Le pedimos al presidente municipal que repare el alumbrado público de esta zona habitacional y que también aumente el patrullaje policíaco”.

“Si el Ayuntamiento de Progreso no puede manejar este problema de inseguridad, que deje que la Policía Estatal se haga cargo. Los agentes de la SSP tienen más experiencia, están entrenados, tienen mayores recursos tecnológicos, saben investigar porque hemos visto que a los sospechosos los paran, les piden sus nombres, identificaciones, documentan qué tipos de personas deambulan por las calles con intenciones de cometer algún delito, revisan vehículos para detectar posibles actos delincuenciales y tienen equipos de inteligencia policial”.

Conocen bien el lugar

A la Policía Municipal del puerto le falta mucho en capacitación, entrenamiento, necesita que le inviertan dinero y que eduquen a los uniformados para que puedan desempeñar un papel policíaco eficiente, para que conozcan sus funciones y respeten los derechos fundamentales de los ciudadanos, consideró.

También coincidió con la opinión de otros denunciantes de que posiblemente los ladrones y vándalos que cometen los ilícitos en la zona veraniega son del rumbo, quizá sean de Chicxulub Puerto o de las zonas marginadas de Progreso porque conocen el lugar, pasan de día como si nada para observar cómo están las casas de playa.

Cree poco probable que los ladrones vengan de colonias de Mérida, pero sí considera  que tengan un comprador de objetos robados en la capital yucateca.

“En teoría no debería de haber nadie en la calle después de la medianoche por el supuesto 'toque de queda', pero los robos pasaron de madrugada, es decir, además de que violaron esa disposición, nos robaron”, concluyó. (CONTINUARÁ)

Leer:  La ola de robos en Progreso se extiende a la zona veraniega

Bolivia retira cargos contra Evo Morales

Congresos reprobados en transparencia: Yucatán califica de “panzazo”