in ,

Intimidante danza de ciclones asedian la Península

Las travesuras de La Niña ya se advierten y el panorama no se vislumbra alentador.

El fenómeno climático que acelera la formación de los ciclones tropicales, y podrían desarrollarse en huracanes categorías 3, 4 y 5 en la escala de Saffir-Simpson, ya hace sus primeras trastadas, a partir de su formación oficial el jueves 10 de septiembre pasado.

Cinco tormentas tropicales con nombre y una en formación, la que sería la última de la lista con nombre de 21 ciclones que los expertos pronostican para 2020, bailaron simultáneamente, peligrosa danza en las cálidas aguas del océano Atlántico hasta el 14 de septiembre pasado. Cuatro días más tarde, surge en Cabo Verde, África, el último sistema de la relación, "Wilfred".

Además, los pronósticos meteorológicos por la afectación de más fenómenos, como meteoros, ondas tropicales, lluvias y frentes fríos no son esperanzadores para los habitantes de la península de Yucatán.

En los 72 días que faltan para concluir la temporada de ciclones 2020, el lunes 30 de noviembre próximo, septiembre no sólo es el mes de mayor actividad ciclónica en la cuenca del Atlántico, también es el período de intensas precipitaciones, que en el actual hiperactivo período ya demostraron sus efectos con la tormenta "Cristóbal", que causa una estela de devastación en Yucatán, Campeche y parte de Quintana Roo.

Vecinos de un sector de Oxkutzcab, en el sur de Yucatán, colaboran para reparar algunos de los daños que las inundaciones deja a su paso la tormenta tropical "Cristóbal", en junio pasado, en las tres entidades de la Península.- Foto del Archivo Megamedia

Sin embargo, los dos meses siguientes, octubre y noviembre, de acuerdo a los antecedentes históricos y las condiciones actuales en las aguas atlánticas, tampoco arrojan vaticinios optimistas y la incertidumbre al final de la temporada de huracanes luce crítica, como el imparable avance de la pandemia del coronavirus en la región.

Juan Antonio Palma Solís y la ingeniera Sareti Cardós Pacheco, destacados meteorólogos yucatecos, en la segunda entrega del análisis de la vigente temporada de huracanes 2020, explican algunos otros factores que inciden en la formación de los sistemas, y puntualizan las consecuencias o fenómenos colaterales que interactúan en la que califican un ciclo "activo e intenso".

En el primer capítulo, la semana anterior, el ingeniero Juan Vázquez Montalvo, integrante del Comité Institucional para la Atención de los Fenómenos Meteorológicos Extremos de la Uady, enlista los componentes que intervienen en el nacimiento de los huracanes, en particular en septiembre, donde la estela de destrucción de "Gilberto" e "Isidoro", en 1998 y 2002, respectivamente, aún permanece en la memoria de los habitantes peninsulares.

Te puede interesar: Peligro latente: huracanes acosan la Península

Agitada fase

Juan Antonio Palma y Sareti Cardós, coordinador de Meteored en México y especialista del Centro Hidrometeorológico Regional "Mérida" de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) Yucatán, respectivamente, concuerdan en que las predicciones de los expertos de la Universidad Estatal de Colorado y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés), de la temporada 2020 no sólo se cumple, por su dinamismo e intensidad, sino que supera las expectativas de la actividad ciclónica en el océano Atlántico, y la hace equiparable a la etapa de 2005, cuando también se agota la relación de los ciclones tropicales con nombres, y se recurre al alfabeto griego para designar los sistemas posteriores que surgieron.

También explican las circunstancias que influyen o condicionan esos eventos climáticos, como las ondas tropicales, las intensas lluvias y los frentes fríos en la región peninsular.

Quinteto histórico

Palma Solís, creador del sitio Meteorología Yucatán, refiere que prueba de la actividad de la temporada en el Atlántico fue la presencia de cinco ciclones tropicales activos al mismo tiempo. Y dos formaciones aún incipientes, hasta el lunes 14 pasado, en el Golfo de México y en las costas africanas de Cabo Verde.

Los cinco sistemas que hasta el lunes pasado avanzaron como remolinos en fila india fueron dos huracanes, "Paulette" y "Sally", las tormentas tropicales "Teddy" y "Vicky", y la entonces depresión tropical "René".

"La primera vez que hubo cinco organismos tropicales activos seguidos -huracán, tormenta tropical y/o depresión tropical- en el Atlántico es entre agosto y septiembre de 1971, que golpean principalmente a las regiones de Estados Unidos. Hace unos días hubo una situación similar, ya que en un lapso de poco más de una semana se formaron los cinco sistemas, y sólo restaba un nombre de la relación de 21 ciclones tropicales que se pronostican para 2020, 'Wilfred', que se constituye ayer viernes 18  de septiembre, a medio camino entre África y el Caribe", recuerda el experto.

"Wilfred", ilustra Juan Antonio, es la vigésimoprimera tormenta del año y, con su formación, se termina la lista de nombres predeterminados por la Organización Meteorológica Mundial, que incluye 21 denominaciones femeninas y masculinas que se alternan por orden alfabético y cambian cada año.

Te puede interesar: Se forma la tormenta ''Wilfred'' en el Atlántico, último nombre de la lista

Debido a que el organismo elige apelativos que sean fáciles de identificar en una región donde se hablan varios idiomas, no se prevén epítetos que comiencen con X, Y o Z.

Está en griego

"Todavía no concluye septiembre, falta el período climático más intenso en el que se podrían formar otros fenómenos y aún quedan octubre y noviembre, y ya se acabaron los nombres del catálogo oficial de ciclones tropicales 2020, con lo que ahora, con el nacimiento de dos nuevas perturbaciones atmosféricas se utiliza el alfabeto griego para nombrarlas y también a los demás posibles fenómenos que se desarrollen en la cuenca del Atlántico".

"Así, sería la segunda ocasión, ya que en la temporada 2005 por primera vez se recurre a unas de las 24 letras, como alpha, beta, gamma, delta, épsilon..., para designar un nuevo evento ciclónico, como en la actual etapa de gran intensidad que caracteriza este año".

El meteorólogo Juan Antonio Palma Solís, coordinador de Meteored en México, y creador del sitio Meteorología Yucatán.- Foto de cortesía

"Ayer viernes 18 se bautizaron con los primeros dos símbolos griegos a igual número de sistemas en el Atlántico y el Golfo de México. Se trata del ciclón 'Alpha', que afectaba la península ibérica, y la tormenta 'Beta', en el Golfo de México, frente a  las costas de Veracruz", añade Palma Solís.

Hasta el momento, en los primeros 19 días de septiembre, Juan Antonio hace un recuento de la temporada 2020, en la que se reportan las 22 tormentas tropicales con nombre que se vaticinaron, una depresión, la número 10, que no llegó a tener apelativo y se rezaga en aguas de Cabo Verde, África, y los dos nuevos eventos que se nominan en griego.

De esos sistemas, "Hanna" e "Isaías", se forman el 4 y 9 de julio. Después siguieron "Laura" y "Marco", el 21 y 22 de agosto; "Nana","Paulette", se configuran el 1 y 7 de septiembre, y el trío "Sally", "Teddy" y "Vicky", que se conforma el 14 de septiembre pasado, respectivamente. Hoy sábado 19 ya se consideran tormentas tropicales "Wilfred", "Alpha" y "Beta".

Ondas tropicales

En relación con las ondas tropicales, una especie de vaguada, es decir, un área de relativa baja presión que genera áreas de nubes y tormentas, Juan Antonio indica que aunque no hay de manera formal un pronóstico o enlistado, de acuerdo a sus observaciones, mediciones y experiencia, considera que ya suman 35.

"Debido a la frecuencia con la que esos sistemas llegan a la Península, es muy factible que se superen las 50 ondas tropicales en los próximos dos meses , ya que a partir de la segunda mitad de noviembre disminuyen su constancia con el arribo de los primeros frentes fríos provenientes del norte del continente", advierte el especialista.

Imagen de las inundaciones y destrucción que ocasiona el huracán "Wilma", el 21 de octubre de 2005 en Cancún, Quintana Roo.- Foto de elfinanciero.com.mx

"Hay que estar muy pendientes, se está en la etapa climatológicamente más activa del año, donde a partir de septiembre en adelante se comienzan a formar los ciclones en la zona de Centroamérica, una situación parecida al inicio de la temporada, cuando afecta 'Cristóbal' la Península, y años atrás, del 22 de octubre al 5 de noviembre de 1998, con 'Mitch', y 'Wilma', el 21 de octubre de 2005", rememora Palma Solís.

Copiosas lluvias

Juan Antonio, conocido como el meteorólogo de las redes sociales, señala que el período de precipitaciones en la Península comienza en la segunda quincena de mayo y se prolonga hasta noviembre, aunque históricamente, septiembre es el mes más prolijo.

Casi a la par con el comienzo de la temporada de huracanes se inicia la etapa de lluvias en Yucatán, oficialmente el 15 de mayo, misma fecha en que arranca el período de ciclones tropicales en el océano Pacífico. En Yucatán se marca el incremento a partir de mayo y durante los siguientes siete meses.

"Septiembre, independientemente de los ciclones tropicales, es un mes muy lluvioso en términos climatológicos, ya que con las vaguadas hay un incremento de precipitaciones, y esta temporada se prevé sea entre 50 a 75 milímetros más de lo que llueve estadísticamente", juzga el experto.

Como con "Isidoro"

De acuerdo con datos del Servicio Meteorológico Nacional, el promedio de 1941 a 2019 es de 183.3 milímetros de lluvia, si se considera lo que se acumula en ese lapso de tiempo.

"Este 2020 llovería en septiembre, según el promedio que vaticina la NOAA, de 200 a 250 milímetros, más de lo que baña al estado en el estimado de 78 años, aunque se aclara que hay años en los que las precipitaciones son mayores, como en 2017, con 228 milímetros, y obviamente en 2002, con 297.8 milímetros, cuando "Isidoro" impacta la Península. Es decir, este año llovería casi de manera similar como en 2017 y un poco menos que en 2002", precisa.

De acuerdo a las predicciones, este 2020 llovería en Yucatán de manera intensa, casi como en las temporadas de 2017 y 2002, el último año cuando "Isidoro" azotó la Penínusla.- Foto del Archivo Megamedia

El meteorólogo puntualiza que 2020 ya se cataloga como uno de los años con mayor lluvia en casi dos décadas, a partir del impacto de "Isidoro", y la predicción es que lloverá más ahora sin considerar si algún ciclón tropical arribe a la península de Yucatán.

Puerta de entrada

Sareti Cardós, meteoróloga del Centro Hidrometeorológico Regional "Mérida" de la Conagua Yucatán, señala que a mediados de septiembre de cada año es cuando se incrementa la actividad ciclónica en el Atlántico y en particular en el Mar Caribe, la puerta de entrada de ese tipo de fenómenos a la Península, que aunque el centro del sistema no ingrese a alguna de las tres entidades de la región sí genera precipitaciones de fuertes a muy fuertes, tal como sucedió recientemente con "Nana".

"Otro ejemplo es 'Cristóbal', que no trajo vientos fuertes pero sí ocasiona durante cinco días lluvias intensas y causa graves problemas de inundaciones en la Península. Esos sucesos corroboran que la temporada de ciclones tropicales 2020 es muy activa, hasta el momento con 22 eventos con nombres, y todavía queda un trecho de dos meses para que finalice el período, y en los primeros 20 días de octubre la zona del Caribe se caracteriza por ser bastante agitada en la formación de disturbios climáticos", anticipa.

El huracán "Nana" afecta con lluvias y vientos intensos la parte sur de Belice, cuando en primera instancia se vaticinó que causaría estragos en el sur de la península de Yucatán.- Foto de elnuevodia.com

En octubre el peligro crece, subraya la ingeniera física, debido a que las aguas se tornan más frías en el océano Atlántico, y en contraparte se mantienen cálidas en el Mar Caribe. En el actual mes, cuando comienza la segunda etapa en la temporada de ciclones, la región es propicia para la formación de sistemas tropicales.

Riesgos en octubre

Sareti, con estudios en Meteorología Tropical por el Centro de Predicción del Tiempo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en Maryland, Washington, acentúa, que la aunque la mayoría de las perturbaciones atmosféricas no podrían evolucionar, sí ocasionan muchos sistemas de baja presión, que son dos de las principales causas por las que octubre es considerado inseguro: las aguas cálidas en el Caribe y la condición de alta presión, elementos que marcan la ruta para que cada año se forme al menos un ciclón tropical en el décimo mes del año.

A partir de la década de los años setenta del siglo pasado, según un recuento, seis son los sistemas tropicales que se constituyeron en octubre en el Caribe y afectaron directamente a la Península con intensidades variables.

“El más importante es 'Wilma', que el 21 de octubre de 2005 toca tierra, con categoría 4, en Cozumel y causa daños severos en Quintana Roo, principalmente en la costa norte, Cancún y la Riviera Maya. El más reciente de los sistemas que surgen en octubre cerca de la península de Yucatán es 'Karen', en 2013, una tormenta tropical que se conforma en el sureste de la región, al norte de Quintana Roo y deja a su paso fuertes lluvias, ya que la velocidad de sus vientos no fueron tan fuertes para causar devastaciones como sí sucedió con otros meteoros”, recuerda la ingeniera Cardós Pacheco.

La ingeniera Sareti Cardós Pacheco, meteoróloga del Centro Hidrometeorológico Regional "Mérida" de la Conagua Yucatán.- Foto del Archivo Megamedia

“Otro ejemplo es el huracán 'Matthew' que se desarrolla a finales de octubre de 2016 y ocasiona estragos en las islas del Mar Caribe, al convertirse en un poderoso huracán categoría 5 en la escala de Saffir-Simpson. Se le cataloga como el ciclón más fuerte que afecta el área del Caribe desde el huracán 'Félix' en 2007", abunda.

Frentes fríos y huracanes

A la par con los dos últimos meses del epílogo de la temporada de huracanes, también se inicia la etapa de los frentes fríos, que en algunas ocasiones interactúan con los ciclones tropicales.

¿En qué medida afectan los frentes fríos la incidencia de meteoros en la Península? Sareti, conocida como la chica del clima, responde que se debe a un conjunto de varios factores, los más importantes son los patrones de viento de la cuenca del Pacífico y los vientos asociados a la circulación del sistema de alta presión semipermanente en el Atlántico, que son los que determinan el desarrollo y trayectoria de los ciclones tropicales en formación.

"Aunque los sistemas frontales llegan de lleno a la región después de diciembre, los primeros frentes fríos que de manera inicial comienzan a aparecer en tierras del Mayab es a finales de octubre y principios de noviembre, lo que representa una ventana de tiempo en la que hay ausencia de sistemas frontales y eso puede generar que la trayectoria de un ciclón tropical podría incluir la Península", refiere.

Imagen de las marejadas y fuertes vientos que genera un frente frío en la costa de Ciudad del Carmen, Campeche.- Foto del Archivo Megamedia

"Los frentes fríos son el obstáculo principal para los ciclones, son como una barrera que hace que los ciclones tropicales modifiquen sus características. Hay evidencias en años pasados que algunos fenómenos llegan al Golfo de México y hay un sistema frontal, y sucede que se tornen en un sistema híbrido, es decir que pierdan ciertas propiedades tropicales, que merme el núcleo de la tormenta, pierda intensidad y quizás que muera rápidamente", afirma la profesional.

En resumen, subraya la meteoróloga, lo que hacen los frentes fríos es cambiar la trayectoria de los ciclones tropicales o en su defecto hacer que los sistemas frontales entren a una fase de transición que los "apague"  o "mate".

Invierno yucateco

La ingeniera indica que la temporada invernal 2020-2021 a nivel nacional comienza en septiembre y finaliza en mayo del próximo año, aunque los primeros frentes fríos sólo abarcan el norte del país y en algunas ocasiones el norte del Golfo de México.

A finales de octubre y principios o mediados de noviembre, es cuando se acercan los primeros sistemas frontales a la península de Yucatán, y se hacen más frecuente su influencia durante enero y febrero próximos, con lo que comienza lo que podría llamarse el breve invierno yucateco. En los últimos días de abril de 2021 dejan de llegar a la región los frentes fríos”, amplía.

La llegada de algunos frentes fríos a la península de Yucatán hace que desciendan las temperaturas y se origine lo que una meteoróloga llama el breve invierno yucateco.- Foto del Archivo Megamedia

"En promedio a la Península en toda la temporada de sistemas frontales, de septiembre de 2020 a mayo de 2021, se prevén afecten de 21 a 24 frentes fríos. Las cifras varían de acuerdo a los eventos de La Niña o la oscilación del Atlántico, por ejemplo, que da la pauta para el pronóstico y saber si será o no una temporada activa, aunque tradicionalmente a la zona sureste los más intensos inciden entre enero y febrero de cada año", especifica.

Previsiones de sistemas

De acuerdo con las estadísticas históricas de la Conagua, la Península recibe en cada temporada de 21 a 23 sistemas frontales, siendo enero y febrero los meses donde arriban de cinco a seis frentes fríos a la región. Para la temporada 2020-2021, que aclara Sareti que anteayer jueves 17 se conoce de manera oficial, se prevén 54 sistemas que generarían efectos sobre el territorio nacional.

"La temporada anterior se pronostican 53 sistemas frontales y al final llegaron 66 a territorio mexicano, 13 más de los que se esperaban. En este período el Servicio Meteorológico Nacional ya ofrece una versión preliminar, y formalmente, en noviembre en el Foro Climático de Invierno, en noviembre, se anuncia; y en enero se hace una tercera y última revisión a la relación", informa.

En el preámbulo del listado del número de frentes fríos que afectarían al país, de septiembre de este año a mayo de 2021, la Conagua contempla 54 sistemas. En el actual mes, en el que establece seis, ya se presentan tres. En octubre y noviembre habrían cinco en cada período, y ocho en diciembre. Ya en el siguiente año, en enero serían nueve; siete en febrero, cinco en marzo y abril, respectivamente, y tres en mayo. 

"Sin embargo, la actividad de los frentes fríos que se prevén para lo que resta de septiembre y octubre es de tres a cuatro sistema frontales, pero sin duda la mayoría comenzarán a descender del norte del continente a partir de diciembre a febrero, que son los meses en los que se llega al 'pico'", concluye Sareti Cardós.

También pueden leer:

*Cuna de huracanes

*Prevén intensa temporada de frentes fríos: llegarían 54 a México

*Listos los refugios para la temporada de huracanes en Yucatán

López-Gatell llama mentirosos a los de la revista "The Lancet"

Tormenta Beta provoca alerta de huracán en costa de Texas