in ,

La Plaza de Toros Mérida: ''Legado de la Fiesta en Yucatán''

“Por fin pisé la Plaza Mérida, pero me hubiera gustado hacerlo como torero”
José María Napoleón
Cantante y autor, que fue matador de toros

Torear en la Plaza Mérida se ha convertido en un sueño, más en los años recientes, cuando el coso de la Avenida Reforma se ha constituido como un baluarte sólido de una fiesta brava que lo que más requiere es el respeto a sus principios básicos. Y uno, el más elemental, es el toro.

“En la Plaza Mérida se debe buscar proteger siempre la integridad del toro, de la Fiesta. Por eso ha durado tantos años tan fuerte", me comentó en alguna charla el licenciado Héctor Navarrete Muñoz, gran aficionado y empresario que fue fundamental en el proyecto de un libro titulado “Legado de la Fiesta en Yucatán”.

"Como aficionado, eso me ha motivado siempre a ver en la arena el juego del toro de verdad, aunque eso haga que las figuras no quieran venir a torearlo”.

Ícono para la tauromaquia

La Plaza Mérida es un ícono para la tauromaquia mexicana y mundial. Y, bajo el título “Legado de la Fiesta en Yucatán”, ve la luz una obra que retrata, en 222 páginas, las primeras nueve décadas de existencia del famoso coso de la Avenida Reforma.

Llevada al cabo a iniciativa de aficionados y empresarios, como un proyecto particular; editada e impresa por Grupo Megamedia, ofrece vasto compendio de los momentos más importantes acontecidos en su ruedo, donde las máximas figuras de la tauromaquia rinden tributo al juego de la vida ante las astas del toro.

Del blanco y negro de los inicios del siglo pasado al color y la tecnología de estos tiempos, la obra marca un hito porque es la primera de este tipo que se dedica a la fiesta de los toros.

La Plaza Mérida, con las columnas del arco del portón que sigue vivo en plena avenida Reforma, y una panorámica a colores de su aniversario 90
La Plaza Mérida, con las columnas del arco del portón que sigue vivo en plena avenida Reforma, y una panorámica a colores de su aniversario 90

En nuestros “Domingos Especiales en www.yucatan.com.mx” contamos un repaso a noventa años de vida, grandeza y tragedia en un monumento histórico para los yucatecos, sean o no aficionados a la tauromaquia.

Así la Plaza Mérida, señorialmente enclavada en la avenida Reforma desde que colocaron la primera piedra los hermanos Palomeque Pérez de Hermida en 1925 y la inauguraron “Armillita” y Luis Freg en 1927 con toros de Piedras Negras, pasando por las épicas tardes brindadas por Manolete y “El Cordobés” con 10 mil espectadores reventando la taquilla, o el drama vivido por “Rafaelillo”, con su grave cornada de 1977, de la que revivió con sangre de yucatecos, y las figuras de reciente cuña. Toros, deporte, arte y cultura están reseñados también.

Manuel Benítez “El Cordobés” metió a diez mil personas en una noche de toros en la Mérida
Manuel Benítez “El Cordobés” metió a diez mil personas en una noche de toros en la Mérida

Orgullo de los taurinos yucatecos, la Plaza Mérida sigue en pie, con todas sus fuerzas, como el más antiguo recinto dedicado al deporte y espectáculos de la Península.

Cientos de toreros, decenas de boxeadores, así como artistas, y miles de aficionados en sus gradas, han sido protagonistas y testigos de la rica historia.

De las carpetas y sobres del archivo que tiene Megateca para Grupo Megamedia surgieron las primeras imágenes que ilustran esta obra, igual que de los baúles personales de una gran cantidad de aficionados y profesionales.

La propuesta de Eduardo Puerto López, respaldada por el licenciado Héctor Navarrete Muñoz, para editar este libro, llegó a Liber, unidad de negocios encargada de desarrollar proyectos de este tipo, y con la edición de periodistas del Diario y diseño e impresión de Uniprint, tras largos meses de investigación y revisiones, está hoy lista para ir a manos de los aficionados.

Importantes personajes de la tauromaquia ofrecen, en diversos capítulos, vivencias y experiencias con su firma personal a este compendio, el primero dedicado exclusivamente a la Fiesta que ve la luz en la Península de Yucatán.

Una historia para ser contada

Licenciado Héctor Navarrete Muñoz, empresario, aficionado y patrocinador de la obra
Licenciado Héctor Navarrete Muñoz, empresario, aficionado y patrocinador de la obra

En su prólogo en el libro “Legado de la Fiesta en Yucatán”, el licenciado Navarrete Muñoz titula con la expresión “La Plaza de mis amores”, que puede ser usada por cualquier aficionado a la tauromaquia.

El empresario, aficionado de cepa, trata de mostrar, de esa forma, la pasión, devoción y respeto por el coso de Reforma que le llevaron a ser gestor de la obra.

Surge una pregunta importante: ¿Por qué un libro sobre la Plaza Mérida?

Y enumera, a manera de credo, una lista de puntos valiosos en la que manifiesta sus intenciones y vivencias sobre la Plaza Mérida, que en 2019 celebró noventa años. Y fue en esa época precisamente en que nació la idea que ahora es una realidad.

“Creo que las buenas cosas hay que contarlas”.

“Creo que 90 años son muchos años y que este coso ha alegrado a varias generaciones de yucatecos que tienen recuerdos y que valen la pena atesorarlos en un libro”.

Homenaje y ejemplo

“Creo que hay que rendir homenaje a quienes la hicieron posible y que las generaciones futuras los tomen como ejemplo”.

“Creo que en Yucatán la fiesta es un evento familiar y es por eso que le auguramos muchos años más de vida”.

“Creo que la más bella de todas las fiestas necesita en este momento de la historia aficionados que la hagan perdurar por siempre”.

“Creo que conservar los buenos momentos es volverlos a vivir. Y qué mejor lugar para guardar un tesoro que un libro”.

La voz del aficionado

Rafael Ramos Vázquez, empresario
Rafael Ramos Vázquez, empresario

“La afición taurina yucateca está de gala, de grana y oro", señala el empresario Rafael Ramos Vázquez.

'Legado de la Fiesta en Yucatán' será, para los amantes de la tauromaquia, un referente a partir de su publicación. Una obra perfectamente estructurada con historia de 90 años. ¡Toda una vida!

Antonio Rivera Rodríguez, aficionado y escritor
Antonio Rivera Rodríguez, aficionado y escritor

Antonio Rivera Rodríguez, aficionado y escritor, opina que la obra ya forma parte de la historiografía yucatanense, entendida como la ciencia de estudiar la historia y el arte de escribirla.

El vacío bibliográfico sobre un local social de varias generaciones, con la mayor relevancia para la tauromaquia mexicana, era un pecado mayor que se redime por quienes rescatan del olvido tanta memoria común.

Eloy Cavazos, matador en retiro
Eloy Cavazos, matador en retiro

“Agradezco las atenciones de mandarme estos libros, es un gran trabajo, espero pronto ir a Yucatán, soy un enamorado de su tierra y tengo ganas de pasarme 3 o 4 días. Además, saludar al Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega”, señala Eloy Cavazos, matador en retiro.

Hernán Evia Góngora, presidente de la Comisión Taurina
Hernán Evia Góngora, presidente de la Comisión Taurina

“Como taurino, estoy muy contento de que se haya editado este libro dedicado a nuestra querida Plaza Mérida", indica Hernán Evia Góngora, presidente de la Comisión Taurina.

"Es un magnífico compendio que mostrará a las nuevas generaciones cómo se han representado en nuestra querida plaza las grandes figuras de todas las épocas, las memorables faenas que se realizaron y el esfuerzo conjunto de propietarios, empresarios, autoridades, y toreros para darle el prestigio nacional que posee”.

Un legado, lance por lance

El libro “Legado de la Fiesta en Yucatán” se divide en 15 capítulos, más el apartado de presentaciones. Todo retratado en 222 páginas de información, más otro espacio dedicado a las marcas y empresas patrocinadoras

Presentación

El prólogo, firmado por el licenciado Héctor Navarrete Muñoz, “La Plaza de mis amores”, y la introducción, de Gaspar Silveira Malaver y Eduardo Puerto López. “¿Un libro por los noventa años de la Plaza Mérida?”

Capítulo 1: Del proyecto a la leyenda

Reseña del coso, desde sus cimientos hasta estas fechas, después de 90 años de historia, con imágenes históricas de los cimientos y las primeras columnas levantadas por los hermanos Palomeque Pérez de Hermida en un terreno de la Avenida Reforma.

La familia Palomeque, de estirpe ganadera y empresarial, mantiene viva la llama de la afición taurina a nueve décadas de haberla abierto para la afición yucateca.

Capítulo 2: Los rincones del coso

Misterio, devoción y fiesta en cada rincón. Retrata los principales puntos de la plaza, que van desde la fachada, la capilla, los corrales y sus gradas.

Desde cualquiera de los sectores de su tendido, se aprecia de forma clara la incidencia, el lance a lance, que se brinda en el ruedo

Capítulo 3: Historia y obra de los taurinos yucatecos

Artículo firmado por el doctor José Antonio Ceballos Rivas sobre la historia y el sentimiento que deja el coso de la avenida Reforma, el lugar soñado por quienes son aficionados.

Capítulo 4: Figuras de todas las épocas

Un repaso a la historia vivida en el ruedo, con las principales figuras de todos los tiempos haciendo el paseíllo, y las dinastías que han regado su arte en la arena meridana. Armillita, Manolete, “El Cordobés”, Silverio, Carlos Arruza y más recientemente, Enrique Ponce, “El Juli” y muchos otros.

Capítulo 5: Las alternativas

Repaso a todas las alternativas concedidas en los primeros noventa años de la Mérida. De “Rovira”, en 1945, a Cuauhtémoc Ayala, en 2016. Convertirse en doctor en tauromaquia en la capital yucateca es un privilegio reservado para muy pocos

Capítulo 6: Olor a tragedia

Muchos percances, pero ninguna tragedia taurina para lamentar. “Rafaelillo”, corneado en 1977 por “Cariñoso”, y el torilero Jorge May Ornelas, en los corrales, revivieron de graves cornadas. Un acto político enlutó, sin embargo, a la Mérida y a los yucatecos

Rafael Gil “Rafaelillo” sufrió, en 1977, la cornada más grave de la historia en la Mérida. Y vivió de milagro, con sangre donada por yucatecos
Rafael Gil “Rafaelillo” sufrió, en 1977, la cornada más grave de la historia en la Mérida. Y vivió de milagro, con sangre donada por yucatecos

Capítulo 7: Tardes memorables

Muchas tardes de gloria y triunfo, regadas en la arena. Los toros indultados, en sublime momento. Manuel Capetillo y David Silveti, este inmortalizando a “Lunero”, de Sinkeuel, están entre los históricos lidiadores.

Capítulo 8: Yucatecos en la Mérida

El apartado hace un recuento de los toreros nacidos en Yucatán, en diversas facetas, que han actuado en la Mérida. Y sigue siendo el sueño de todos: torear en el coso de Reforma, aunque sea de aficionados.

Capítulo 9: Los gestores de Reforma

Un repaso a los empresarios que han dirigido las agrupaciones que han promovido la Fiesta a lo largo de los años. No cualquiera puede ser empresario de la Mérida. No cualquiera resiste a cumplir los estrictos reglamentos.

Capítulo 10: La Mérida, actual

Cómo se han vivido las más recientes temporadas en el ruedo de la Mérida, con exigencia de ver al toro en su máxima expresión.

Capítulo 11: El prestigio de la Mérida

La autoridad, como eje garante de la integridad del espectáculo, pone a la Mérida en un sitio especial entre las plazas con mayor categoría de América. Punto a punto, tratando de hacer cumplir con el reglamento, especialmente en el toro.

Capítulo 12: La casa de todos

No sólo a la tauromaquia ha abierto sus puertas la Plaza Mérida. Deportes, espectáculos, religión y política han estado presentes siempre

El cantante José María Napoleón
El cantante José María Napoleón

Capítulo 13 : Todos los caminos llevan a la Mérida

La tauromaquia yucateca tiene en la Plaza Mérida a la basílica mayor, en un tema abordado por Antonio Rivera Rodríguez, aficionado práctico, editorialista y defensor de la Fiesta en todas sus manifestaciones.

Capítulo 14: Vivencias

Firmas de personajes destacados de la tauromaquia plasman sus opiniones y vivencias. La Mérida es muy especial.

Opiniones de “El Glison”, el profesor Ariel Avilés Marín, el también mentor e investigador Freddy Espadas Sosa, el comunicador y abogado Mauricio Perera Villanueva, el fotógrafo Eduardo Puerto López, precursor de esta obra, y el licenciado Héctor Navarrete Muñoz, patrocinador del libro.

Capítulo 15: La afición

Desde su apertura en 1929, la Plaza Mérida ha visto desfilar a miles de yucatecos en sus tendidos. Ir a los toros es una fiesta.

Características

El libro “Legado de la Fiesta en Yucatán”, impreso en color, pero matizado con el señorial blanco y negro de los primeros años de vida de la Plaza Mérida, es propuesta original de Eduardo Puerto López, echada a andar por el apoyo de Navarrete Muñoz, que aportó los recursos, con respaldo de decenas de empresarios yucatecos que lo patrocinaron.

En los próximos días se darán a conocer los puntos de venta del ejemplar y las dinámicas. El precio del libro será de 400 pesos.

Incluye más de 400 fotos, de entre toreros, empresarios, ganaderos, figuras públicas, deportistas, actores, políticos y aficionados de todas las generaciones, y veinticinco artículos, de los autores del libro y de firmas invitadas, que dan testimonio de todo lo vivido en nueve décadas.

La obra es un producto de Grupo Megamedia. Su edición se realizó en la Redacción del Diario de Yucatán, con acompañamiento del Archivo de esta casa editorial, en Megateca, y su diseño e impresión se realizaron en Uniprint, todo con gestión de Liber, unidad negocios encargada de desarrollar proyectos de este tipo.

C by Cocomaya, agua de coco única

El británico Lewis Hamilton gana carrera y Mundial en Turquía