in ,

Las casas de madera: símbolo de identidad de Chetumal

En sus añejos semblantes se retratan las arrugas, los surcos y las huellas del inexorable paso del tiempo.

A pesar de la escasa valoración, fruto de la desidia y el abandono que algunas sufren, la mayoría aún conserva su original belleza que recrean el rostro del rico pasaje pretérito de una ciudad que emerge en medio de la jungla quintanarroense.

A partir de su fundación, primero como Payo Obispo a fines del siglo XIX, y rebautizada como Chetumal 39 años más tarde, la capital de Quintana Roo se distingue desde su génesis por sus viviendas de arquitectura anglocaribeña, construidas con maderas endémicas de la selva maya, que llegaron a sumar más de dos centenas hasta las postrimerías de 1955.

Aunque el furioso, devastador embate nocturno del huracán "Janet", el 27 de septiembre de hace 65 años, destruye casi por completo las peculiares edificaciones chetumaleñas, un buen porcentaje se levanta en los años posteriores entre los escombros, orgullosas de su identidad.

Dos visiones

En la primera parte de la entrega, los doctores Rafael I. Romero Mayo y Jazmín Benítez López, investigadores del Departamento de Estudios Políticos e Internacionales de la Universidad de Quintana Roo, y Martín Manuel Checa Artasu, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, en sendos estudios recrean el germen de las casas de madera en el primitivo sitio de Payo Obispo en el ocaso del siglo XIX y su posterior desarrollo y expansión en el amanecer del XX, destacando las características que le dan personalidad a las viviendas, que con el paso de las décadas, por su funcionalidad y estilo arquitectónico se convierten en distintivas de la renombrada capital de Quintana Roo.

En el siguiente episodio, la próxima semana, Fabián Herrera Manzanilla, cronista vitalicio de Chetumal, advierte del peligro de extinción de las casonas de evocaciones británicas, pese a su invaluable riqueza histórica, cultural y arquitectónica, y hace un llamado para rescatar y preservar ese patrimonio peninsular ante la indefinición de proyectos y voluntades políticas para evitar que se diluyan en el tiempo.

Además, el arquitecto Luis Ojeda Godoy, responsable de la sección de Monumentos Históricos del Centro INAH Quintana Roo, explica lo que representa para la imagen urbana de la capital quintanarroense, y la Península en general, los tesoros arquitectónicos erigidos en casas de madera.

En una casa de madera, en el cruce del boulevard Bahía y Miguel Hidalgo hay una maqueta de Payo Obispo, asentamiento antecesor de Chetumal, que realiza a partir de 1985 Luis Reinhardt McLiberty, un artista que nace en Chetumal en 1917.- Foto de programadestinosmexico.com

Raíz y principio

El origen de las primeras casas fabricadas con maderas tropicales de la región, como caoba, ciricote, pixoy, kuche o yaxnic se erigen con alusiones a las cabañas en las costas del Caribe, semejantes a las que los británicos construyen en Belice, en los límites geográficos de la fundación de Payo Obispo, la comunidad antecesora de Chetumal, una derivación del topónimo maya que le daba nombre al cacicazgo de Chactemal (Donde crecen los árboles rojos).

En esas viviendas habitan los primeros pobladores del sitio fronterizo para proteger los límites del territorio mexicano y regular el comercio ilegal de maderas preciosas, después de que años atrás, durante la llamada Guerra de Castas, en 1847, existió el tráfico de armas entre los ingleses que ocupan la entonces Honduras Británica con los rebeldes mayas de la zona sur de la península de Yucatán.

El vicealmirante Othón Pompeyo Blanco Núñez de Cáceres, fundador de Payo Obispo.- Foto de semar.gob.mx

Así, militares, indígenas mayas, pescadores y personas de otras nacionalidades procedentes de Corozal (Belice) paulatinamente poblaron el asentamiento a orillas de la bahía del Mar Caribe que preside Othón Pompeyo Blanco Núñez de Cáceres, vicealmirante de la Armada de México, marino tamaulipeco que le da nombre al actual municipio donde se establece, a partir del 30 de enero de 1937 la actual Chetumal, cabecera del municipio Othón P. Blanco, en honor a su fundador, y capital de Quintana Roo.

En el estudio "El proceso histórico de conformación de la antigua Payo Obispo (Hoy Chetumal) como espacio urbano fronterizo durante la etapa de Quintana Roo como territorio federal" de los doctores Rafael I. Romero Mayo y Jazmín Benítez López, investigadores del Departamento de Estudios Políticos e Internacionales de la Universidad de Quintana Roo, se cita la evolución de la primera comunidad formal.

"Hacia finales del siglo XIX, el gobierno mexicano, que buscaba precisamente establecer un centro de control y vigilancia, promovió la idea de crear un centro de población a las orillas de la bahía de Chetumal, en la frontera con la colonia británica, surgiendo así la población de Payo Obispo —hoy Chetumal—, fundada por Othón P. Blanco, comandante de la Armada de México, a partir del arribo del pontón Chetumal a la zona, el 22 de enero de 1898, aunque por cuestiones de índole festivo y político, se señala como fecha oficial de la fundación de Payo Obispo el 5 de mayo de 1898".

Fray Pedro Payo Enríquez de Rivera, arzobispo de México, quien se cree da nombre a Payo Obispo.- Foto de scoopnet.com

Evolución territorial

Las casas de madera están intrínsecamente ligadas al devenir histórico de Payo Obispo, la pionera población en el sur de la Península que, según algunos autores recibe ese nombre por Fray Pedro Payo Enríquez de Rivera, arzobispo de México y virrey de la Nueva España en la segunda mitad del siglo XVII, cuando desembarca en ese punto de la zona maya en tránsito a una visita a Bacalar.

La disponibilidad del corazón de los frondosos, fuertes árboles en esa región son la materia prima con la que se edifica el panorama arquitectónico de la naciente ciudad, que cuatro años después de su fundación se convierte, por dictamen del presidente Porfirio Díaz, el 24 de noviembre de 1902 en el territorio de Quintana Roo.

"El decreto de creación reformó el Artículo 43 de la Constitución mexicana, quitándole a Yucatán una extensión de 50,843 km2 para la conformación del nuevo Territorio de Quintana Roo, cuya primera capital fue la comunidad de Santa Cruz de Bravo (antigua Chan Santa Cruz, hoy Felipe Carrillo Puerto) y el General Ignacio Bravo su primer encargado de administración territorial. El Gral. Bravo había llegado a la región como jefe militar con la finalidad de apaciguar a los últimos mayas rebeldes", recuerdan los doctores Romero Mayo y Benítez López en su investigación.

Durante la administración presidencial de Luis Echeverría Álvarez, el territorio de Quintana Roo se convierte en uno de los 32 estados de la Federación, el 8 de octubre de 1974.

La entidad toma su nombre de Andrés Quintana Roo, político y escritor que nace en Mérida, Yucatán, esposo de Leona Vicario, y uno de los firmantes del Acta de Independencia de México.

Casa pionera

De acuerdo con el doctor Martín Manuel Checa Artasu, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, en el artículo "Aproximación turístico cultural para un patrimonio en vías de extinción: la arquitectura histórica en madera de Chetumal, Quintana Roo", publicado en 2012 en la revista "El Periplo Sustentable", la primera casa de madera en Payo Obispo se arma con las estructuras que se traen de la vecina colonia británica.

"La historiografía local ha dado fecha y origen a esa arquitectura de origen inglés que poco a poco cubrirá las principales vías de la nueva ciudad, combinada con otras casas de paredes del tronco de tasiste y techos de palma de huano. Así, será Valeriano Córdova, un sastre de apenas 20 años, hijo de Manuela A. de Córdova, vecina de Corozal, el que traerá desarmada de Sarteneja, en Honduras Británica, la primera casa de madera que se instalará en la esquina de la calle 22 de marzo (actual Carmen Ochoa de Merino) con Héroes, aproximadamente en 1901", precisa el doctor Checa Artasu.

A partir de ese hecho, las autoridades del asentamiento aduanal y militar conceden más predios y lotes urbanos para la construcción de otras viviendas, no todas fabricadas con maderas, ya que el material y los métodos de construcción están vinculados al estrato socioeconómico de los primeros habitantes de Payo Obispo.

Para 1916, según datos bibliográficos, habían 17 casas de madera en la incipiente ciudad.

Una de las pintorescas, antiguas casas de madera, ubicada en la avenida 16 de septiembre entre las avenidas Álvaro Obregón e Ignacio Zaragoza, de Chetumal, QRoo.- Foto cortesía

Debido a que el 70% de los primeros habitantes del asentamiento en el entorno urbano de la bahía de Chetumal provienen de la actual Belice y el resto de los mayas que huyeron de la sublevación de 1847, en la transición de los siglos XIX y XX, se erige y plasma la influencia británica pero también la autóctona, que se advierte con los materiales y métodos de construcción propios de sus culturas, lo que hace aún más pintoresco el paisaje de la nueva jurisdicción poblacional.

Características esenciales

Martín Manuel, doctor en Geografía Humana por la Universidad de Barcelona, en su trabajo esboza tres de las particularidades que distinguen las casas de madera de Chetumal, que desde su punto de vista juegan un papel predominante para entender el desarrollo histórico y la evolución urbana de la capital de Quintana Roo.

La primera de las características, explica que tiene relación con el entorno natural donde se edifican las casas, en una región densamente poblada de selvas y manglares que constituyen el elemento esencial de las estructuras: la madera.

"Además, los factores climatológicos (lluvias torrenciales, calor húmedo, ciclones, inundaciones, etcétera) se consideran para el diseño de estas viviendas, minimizando los efectos de los mismos a través de la forma y función arquitectónica", señala.

Niveles sociales

"La segunda se centra en la asunción de que las arquitecturas habitacionales de la zona presentan una gradación arquitectónica estilística y estructural en función de la condición socioeconómica de sus ocupantes que redunda en el uso de materiales, en el diseño de espacios internos y en la presentación externa", subraya el profesor.

"Los estratos socioeconómicos indígenas… con casas y cabañas con paredes de varas de tasiste cortados en forma de tablones con las juntas y rellenas de sascab con techo de palma de huano… y, en ocasiones, techumbres realizadas en hojas entretejidas de despeinada, ch’it o de zacate".

"El otro tipo, situado en el otro extremo de esa gradación, se presenta como una unidad habitacional desarrollada por los estratos económicos más altos, conformada por casas de claras reminiscencias con el bungalow inglés, de una planta o de dos, con techos de plancha de zinc corrugada, decoraciones externas como barandas, celosías, frisos para cornisas o guardamellas, columnas de sección cuadrada y capiteles con detalles decorativos realizados en marquetería", detalla el académico.

El sincretismo entre las culturas maya y anglocaribeña se aprecia en algunas casas de madera con techo de palma en la capital de Quintana Roo.- Foto de Exa Hernández

En las casas más opulentas se utilizan las maderas consideradas preciosas, como la caoba, cedro rojo o kuche, yaxnic, pixoy, y según el investigador incluso de pino, importado de Chiapas o Oaxaca.

Adaptación ambiental

La tercera singularidad de las antiguas casas de madera de Chetumal, dice el especialista de origen catalán, tiene que ver con los caracteres bioclimáticos de esa arquitectura, ya que se erigieron tomando en consideración el clima de una región tropical, caribeña.

"La ventilación y una buena circulación de las corrientes de aire son de suma importancia, así como la protección contra el calor y las inclemencias meteorológicas extremas. Hay diversos aspectos que van a determinar ese diseño arquitectónico, así por ejemplo la plantas de las casas presentan una serie de circulaciones internas reducidas a la mínima expresión y circulaciones exteriores realizadas bajo cubiertas o porches", abunda.

Otra figura fundamental en este último componente refiere que son las puertas y persianas, que se emplean no sólo como elementos de cierre, también para regular la entrada de luz y calor al espacio habitacional.

Y los pilotes u horcones, para permitir el paso de la ventilación, evitar la humedad y la presencia de insectos del suelo fangoso, propio de la demarcación.

Otro estilo de las casas de madera características de Chetumal, que se conserva sobre la avenida Carmen Ochoa de Merino, en la capital chetumaleña.- Foto cortesía

Diseños arquitectónicos

Sobre los estilos arquitectónicos que se plasmaron en algunas casas de madera de la Chetumal de principios del siglo XX, el doctor Checa Artasu indica en su estudio que hay una heterogeneidad y variedad que están directamente relacionadas con las clasificaciones del Caribe insular y continental.

"Así, encontramos… casas de una planta o de dos pisos realizadas en estilo victoriano, tipologías propias del bungalow (forma habitacional ampliamente difundida a lo largo y ancho del imperio Británico), viviendas que recuerdan a las Chattel house, pequeñas casas de madera movibles propias de las plantaciones de Barbados. Además, muchas de las casas estarán decoradas con marquetería de madera, también llamada Gingerbread, por recordar los troqueles con los que se hacen esos dulces".

También te puede interesar: Un LeBarón con vida entre los mayas

Entre ese abanico de formas de viviendas recreadas en las maderas llama la atención "una perfecta simbiosis entre la arquitectura popular de tradición maya con las aportaciones del bungalow inglés, con el fin de resolver las necesidades habitacionales de colectivos como los chicleros o las de los campamentos madereros, las de comerciantes, hacendados y jornaleros que operaban desde el último tercio del siglo XIX hasta mediados de la década de los cincuenta del siglo XX" en Chetumal.

Urbanismo y población

A la par de su evolución y desarrollo urbano, que comienza con el incipiente asentamiento fronterizo en 1898, primero como Payo Obispo y después ya como Chetumal, la ciudad y la población se expande y aumenta en forma constante.

Los doctores Romero Mayo y Benítez López dejan constancia de ese crecimiento dual: "…entre 1902 y 1922, el poblado constaba de cinco vialidades de sur a norte y siete, de este a oeste. Partiendo de sur a norte, las vías —llamadas 'avenidas'—, recibieron los nombres de 22 de Enero, 22 de Marzo, Othón P. Blanco, Del Ébano y De Zaragoza. Las que iban de este a oeste ('calles'), fueron bautizadas como: De la Reforma, De Hidalgo, 15 de Septiembre, 5 de Mayo, 2 de Abril, Benito Juárez e Independencia. En ese sentido, y partiendo de que las colindancias marítimas de Payo Obispo se orientaban hacia el sur y hacia el este, la tendencia de crecimiento del poblado era hacia el norte y hacia el oeste, y estaban delimitadas por la avenida de Zaragoza y por la calle de la Independencia".

Con una arquitectura diferente, respetando el patrón anglocaribeño, ejemplo de las casas de madera que distinguen a Chetumal está en la avenida Álvaro Obregón.- Foto cortesía

Aunque las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) asientan que para 1910 la población de la entonces Payo Obispo sumaba 2,112 habitantes, una década y un año después decrece a 1,773 personas, y en 1930 se recobra, al registrar 2,790 pobladores.

Ya con el nombre de Chetumal, en 1940 el Inegi contabiliza a 4,672 habitantes, y en 1950 y 1960, 7,247 y 12,855, respectivamente.

Un crecimiento que también se evidencia en la construcción de más viviendas, algunas de maderas preciosas que hasta antes del embate del huracán "Janet", según Fabián Herrera Manzanilla, cronista de la ciudad, se calculan en más de 200 en buenas condiciones.

El doctor Checa Artasu afirma en su ensayo sobre las añejas casas de la capital quintanarroense, que para 1934 se apuntan "más de 500 predios urbanos y una población entorno a los 1,300 habitantes", y en noviembre de 2006, después de un conteo y mapificación que dirige como profesor visitante de la Universidad de Quintana Roo con la participación de alumnos del doctorado en Geografía de la institución, se logran identificar 140 casas históricas de madera, de las que actualmente sólo existirían unas 87.

Destructivo ciclón

El progreso y desarrollo urbano y poblacional de Chetumal en los albores de la segunda mitad del siglo XX se interrumpe de manera abrupta con un fenómeno natural inesperado para los pobladores de la ciudad y para los habitantes de la Península en general.

Con vientos mayores a los 250 kilómetros por hora, clasificados en la categoría 5 de la escala Saffir-Simpson. El huracán "Janet" toca tierra la noche del 27 de septiembre de 1955, en Quintana Roo.

Diario de Yucatán informa que la ciudad más afectada es su capital, Chetumal. El poderoso meteoro deja una estela de 712 muertos y arrasa, prácticamente destruye todas las viviendas, que en su mayoría eran de madera.

Los doctores Romero Mayo y Benítez López lo recuerdan así en su trabajo de investigación: "… la mañana del 28 de septiembre, cuando los pocos sobrevivientes fueron saliendo de sus refugios o de lo que quedó de sus endebles casas de madera, se dieron cuenta que lo que habían construido en medio siglo había desaparecido casi en su totalidad".

Las cuantiosas pérdidas humanas y materiales también tienen consecuencias en la economía chetumaleña, asentada en la explotación de la riqueza forestal de la región, que "Janet" les arrebata a los habitantes de la ciudad, de la región.

Presente y pasado en Chetumal, después de la trayectoria destructiva del huracán "Janet" en la capital de Quintana Roo, el 27 de septiembre de 1955.- Foto cortesía

Y aún en medio de ese panorama desolador, los pobladores que deciden permanecer en la ciudad se dan a la tarea de rescatar las maderas de las edificaciones derribadas para comenzar un lento proceso de reconstrucción de las viviendas características de Chetumal, que a pesar de los avatares de la llamada modernidad y las políticas urbanas fallidas luchan por permanecer como emblema histórico y arquitectónico de la capital de Quintana Roo.

También pueden leer:

*Peligro latente: huracanes acosan la Península

*Llegan a Chetumal "las noches de Mérida"

*Se siente temblor en el sur de Quintana Roo; se originó en Centroamérica

Ricky Martin, en un filme navideño de Netflix

Masacre en París: un hombre mata a su esposa e hijos