in ,

Marcos Fundunklian, el argentino más yucateco

Marcos Fundunklian Andonian, pilar del tenis y todo el deporte en el Club Campestre
Marcos Fundunklian Andonian, pilar del tenis y todo el deporte en el Club Campestre

“Vos sos grande”, le decimos a veces bromeando a Marcos Fundunklian cuando hablamos con el hombre que mueve el tenis y todo el deporte en el Club Campestre.

Han pasado casi cuatro décadas desde su llegada a México, primero a Veracruz y luego a Mérida. Pero difícilmente, aunque ahora su pasaporte sea mexicano y argentino, pueda perder el acento que caracteriza a los ciudadanos de su país y de esa región de Sudamérica.

Por sus manos han pasado los draws de todos los torneos de tenis que se han jugado en Yucatán en más de tres décadas. Son cientos de competencias, miles de tenistas. Muchos han llegado al estrellato.

Y Marcos Fundunklian Andonian allá sigue.

Estamos hablando de un protagonista callado del deporte blanco. Dejó su tierra natal, Buenos Aires, en 1983 para buscar nuevos horizontes tratando de desarrollar lo que más le ha marcado la vida: el tenis.

Una parada de cinco años en Veracruz, y luego, a escribir otra historia en Yucatán. Desde 1988, primero en el desaparecido Club Britania, y luego en el Club Campestre, donde ya cumplió 30 años de servicio.

Tres décadas de aprender y enseñar

No había mejor opción para titular este reportaje que “El argentino más yucateco”. Y así se quedó. Y es que, con 32 años asentado en estas tierras del Mayab, era justo señalarlo así.

Su acento argentino, a pesar de casi cuatro décadas fuera de casa, no lo pierde. “Vos”, “tenés”, “querés”, “podés”, siguen apareciendo en su lenguaje cotidiano, y en la mente los recuerdos de la familia argentina dejada para abrirse nuevos horizontes y formar la suya, los asados, los climas diferentes.

Aquí se casó con una yucateca (Carmen Puerto) y sus tres hijos son yucatecos. Aguantó huracanes y las complicaciones que dejan, los cambios de temperatura, se adaptó a la comida y las tradiciones. Y siguió trabajando en su tierra adoptiva.

En lo suyo, el deporte, se mueve como pez en el agua. Su larga hoja de vida, que presentamos en un artículo extenso, es parte de nuestros “Domingos especiales en www.yucatan.com.mx”, con la idea de dejar un precedente de que, generalmente, se tienen que abrir brechas, pasar complicaciones y aprender en cada faceta de la vida para poder establecerse.

Feliz y honrado

“’Che’”, me dice cuando hablamos de este tema. “Yo soy feliz haciendo esto. Mi familia es feliz. Y me siento honrado de poder trabajar al lado de esta gente que me abrió las puertas y me tiene como si estuviera en casa”.

Un sentido artículo que acompaña este paquete informativo describe paso a paso lo que ha vivido desde aquel día que llegó a Yucatán para enrolarse al Britania, y en un cuestionario, le interrogamos para ver su conocimiento sobre Yucatán y sus raíces.

La gente que lo conoce también lo sabe. Al principio, lo recordamos bien, cuando se referían a él hablaban veladamente como “el argentino”, luego se fueron familiarizando y hoy todos lo conocen y respetan en el tenis y los demás deportes que se practican en el Campestre.

Como si fuera todo “sencishito”. Y, particularmente, en la Copa Yucatán, en la que ha estado involucrado tres décadas.

Bromeamos a veces. Le digo: “Vos sos grande”. Él responde simplemente en la broma: “Che”.

Se sabe el abecedario de la Copa Mundial, ha visto a niños que se convirtieron en leyendas del tenis, conoce los rankings de ITF (los juveniles) y ATP con sus actualizaciones y detecta los talentos tan pronto ve a los chavos o chicos. Les podría llamar “pibes”, pero está en Yucatán y es nacionalizado mexicano.

Aprendiendo y enseñando

Para tener una idea del “acoplamiento” a la nueva cancha de su vida, tras mudarse de Buenos Aires a Veracruz y de allá a Mérida, Marcos Fudunklian respondió varias preguntas clave. Más allá del deporte, así vive el que consideramos “el argentino más yucateco” en este cuestionario.

¿Qué es lo que más extraña de su tierra natal y lo que más disfruta de su tierra adoptiva?

Hay varias cosas que extraño de mi país y se me ocurre que lo primero es un buen asado (aunque ya los hago aquí, no es lo mismo), con mis amigos de antaño, hermanos y demás familiares.

El clima: las cuatro estaciones bien marcadas, con mucho frío en invierno y calor (no tanto como aquí), en verano. Y de Yucatán, disfruto mucho del privilegio de vivir en una ciudad tan bonita como Mérida, los buenos amigos que hice y la gran cercanía de las playas tanto de la riviera yucateca como de la Riviera Maya.

Disfruto del poder mostrar las bellezas de nuestros lugares como son los centros arqueológicos, cenotes, pueblos mágicos y playas, cuando algún pariente o amigo viene de visita y disfruto muchísimo la comida regional.

¿Ya durmió alguna vez en hamaca?

Pues, alguna vez por las noches sí, y sino en la playa varias veces a dormir una siesta. ¿Cuenta?

Mencione cinco municipios de Yucatán.

Por fortuna me gusta mucho viajar, por lo que conozco no sé si todos, pero varios municipios del Estado como son Valladolid, Progreso, Ticul, Tizimín, Conkal, Umán, Izamal, entre otros.

Tres platillos de la comida yucateca que guste. ¿Empanadas: argentinas Vs yucatecas?

¡¡¡Uff!!! Son mucho más que tres, pero voy a tratar de cumplir. Lechón al horno con su francés en horno de leña, su cebollita morada y su chile habanero (¡sí como picante!) en primer lugar.

Los lomitos de Valladolid en unos buenos tacos de tortilla hechas a mano, y por supuesto que no podría faltar el queso relleno. Una verdadera delicia.

Pues me quedo con las empanadas argentinas. Me gusta como hacen la masa allí y sobre todo la cantidad de rellenos que hay, y que son casi en general horneadas.

¿Se ha perdido alguna vez en Mérida?

Sí. Muchas veces. Hace unos años atrás teníamos una pizzería con pretzels y la vez que faltaba algún repartidor, tenía que hacer de delivery (repartidor) y muchas veces se me hizo muy complicado llegar a destino.

Claro, no teníamos las aplicaciones en celular que tenemos hoy en día. No me desoriento fácilmente, pero igual varias veces en auto me ha pasado no encontrar una dirección.

¿Conoce algunas palabras mayas?

Sí, muchas, por supuesto. Una de las primeras que conocí fue huach (¿por qué será?), sho, uay!!, chichí, chechón, perech, tolok, tuch, xic, y algunas palabras que se usan cotidianamente, como miriñaque, negociante, capirote, cuja, escarpa, escaparate, panorámico, tajador. ¿Sigo?

¿Tiene INE? ¿Desde qué año está nacionalizado como mexicano?

Sí tengo INE. Tengo mi carta de naturalización del 15 de julio de 2003, casi un año después de que naciera mi tercer hijo, todos en tierras yucatecas.

Y fue muy curioso, porque en realidad podría haberlo tramitado antes, pero la ley para ese entonces era muy estricta en el sentido que no te dejaban tener doble nacionalidad.

“Usted viene aquí con su pasaporte argentino, se lo rompemos delante suyo y entonces le damos la carta de naturalización mexicana, me dijeron”. ¡Uay! Me sentí muy herido. Luego, con los años la ley cambió y ahora sí tengo las dos nacionalidades.

¿Qué conoce de la cultura yucateca?

Pues creo que conozco algo después de tantos maravillosos años de estar viviendo en Mérida.

Empezando por la jarana, que es el baile típico de Yucatán con su tradicional indumentaria de blanco y guayabera los jóvenes, y de los coloridos ternos usados por las mujeres.

La trova yucateca, el género musical por excelencia, y por supuesto los tríos, que uno puede contratar en la Plaza Mayor (Plaza Grande) y llevar serenata para un festejo especial.

La gastronomía o cocina yucateca es muy rica en aromas y sabores y tiene sus orígenes en la cultura maya. El festival del Equinoccio de primavera, que se lleva a cabo del 19 al 21 de marzo en la pirámide de Kukulcán en la zona arqueológica de Chichén Itzá, es algo digno de admirase y congrega multitudes de todas partes del mundo. El antiguo juego de pelota de los mayas, las calesas y muchas otras tradiciones más.

¿Afortunado de estar en estas tierras por tantos años de su vida?

Son más de treinta años. ¿Qué les dice eso?

Y te presentamos un artículo que escribió Marcos Fundunklian Andonian que revelan su sentir:

Treinta años en el Club Campestre

¿Quién hubiera pensado que, a mediados de 1990, en septiembre, para ser más precisos, me iba a incorporar de manera fortuita a uno de los clubes deportivos más importantes del sureste mexicano y del país?

Digo fortuitamente ya que, habiendo tomado el puesto de director de tenis en el recién inaugurado Club Britania Montecristo (hoy club Cumbres), a principios de enero de 1988 y después de dos años muy fructíferos, me invitan a pertenecer a esta gran familia que es el Club Campestre.

En estos 30 años se han combinado muchas experiencias muy gratificantes la mayoría de ellas y un crecimiento en el plano laborar por las responsabilidades que mi puesto amerita. Todo ha sido parte de un gran desarrollo y una combinación de factores que al cabo de los años me han hecho superarme como profesional y como persona.

Definitivamente, y hablando en retrospectiva, la historia que me ha tocado vivir en este maravilloso club ha sido muy rica en acontecimientos deportivos de todo tipo, y sin aburrirlos mucho y sin hacer una lista de prioridades, me atrevo a comentarles las grandes satisfacciones que he tenido y que marcaron mi tiempo y espacio en esta institución.

La escuela de tenis del Club Campestre, 17 años atrás
La escuela de tenis del Club Campestre, 17 años atrás

Nuestra escuela de tenis ha sido y seguirá siendo un semillero de grandes promesas del deporte blanco juvenil. Por aquí han pasado gran cantidad de niños con muy buenas habilidades que fueron moldeados por nuestros profesores consiguiendo resonantes triunfos nacionales e internacionales.

Buen grupo de trabajo

La misión siempre ha sido la de crear un buen grupo de trabajo, ayudar al desarrollo de los chicos y fomentar su espíritu competitivo.

Hablar de la Copa David Goff es hablar del torneo más longevo y de mayor tradición que tenemos en el club. La historia nos remonta hacia el año 1977, cuando se creó el magnífico trofeo emulando la ensaladera de plata de la Copa Davis, y ya con sus 42 años de vida, vimos pasar a excelentes jugadores que la ganaron y cuyo primer campeón fue Ricardo Goff Rodríguez, nada menos que uno de los nietos de don David Goff, pionero del tenis en Yucatán.

Ya con la estafeta de organizador y/o árbitro general, cargo que me confió la junta directiva, el torneo sigue cobrando gran relevancia por lo que los mejores juveniles de nuestra institución quieren participar por la corona. Luís Mario Rosado, uno de mis alumnos más avezados, a principios de los noventas conquistó cuatro coronas.

Luego fue el turno de Luís Aguilar González, a principios de siglo XXI también con cuatro.

Un gran batallador y gentleman de las canchas, el siempre aguerrido Jorge Montalvo Ortega, conquistó tres cetros y hasta la fecha sigue dando pelea en las finales. Prueba de ello es la última Copa, disputada en noviembre pasado, en la que el juvenil Luís López Silveira, tuvo que esforzarse al máximo en tres largos sets para derrotarlo y coronarse campeón por primera vez. Antes lo había hecho otro juvenil, Jorge Abreu, en las tres ediciones pasadas en las famosas canchas de arcilla.

El club cobra vida

La felicidad del club la hacen los socios, y cuando vemos las canchas ocupadas desde muy temprano en la mañana con retas de dobles, clases particulares para perfeccionar su juego, podemos decir que el club cobra vida propia.

El duelo de “Los Maistros”, un extraordinario grupo conformado por más de 45 jugadores mañaneros casi todos, es un ejemplo de unidad y de pertenencia, en el que las bromas, el compañerismo y la sana convivencia se fortalece cada vez más.

¡Qué decir de los grupos femeniles! Tanto del Avante como el Prisma, que durante tantos años han construido los cimientos para que las futuras generaciones tengan de dónde apoyarse.

Feliz de poder colaborar siempre con ellas en lo que necesiten. Han sido y serán una parte medular en el crecimiento de nuestro tenis.

 Juan Pablo y Juan Carlos Monforte, Jorge Ramos, Taylor Fritz, campeón Copa Yucatán 2014, Alejandro Breach y Marcos Fundunklian
Juan Pablo y Juan Carlos Monforte, Jorge Ramos, Taylor Fritz, campeón Copa Yucatán 2014, Alejandro Breach y Marcos Fundunklian

En cuanto a la Copa Mundial Yucatán, yo creo que aquí podría pasarme días y noches contando anécdotas y experiencias vividas al por mayor. Los nervios cuando se aproxima el cierre de una nueva edición y dejar todo listo, mejor dicho, la mesa servida para que todo funcione como relojito suizo.

Desde mi trinchera, creo que aporté mi granito de arena para que durante los 30 años de esta experiencia, pudiéramos conseguir el tan ansiado reconocimiento internacional que nos catapultó finalmente al Grado A, máxima calificación mundial juvenil. Todo un logro. Por supuesto a su creador Jorge Robleda Moguel y últimamente a Jorge Haro Giffenig mi agradecimiento por dejarme pertenecer a este selecto grupo de colaboradores.

Problemas en el camino

Y claro que pasamos vicisitudes. Hubo de todo y con todo. ¿Cómo no recordar el paso de "Isidoro" por casa?

Así quedó el acceso principal del Club Campestre tras el paso del huracán “Isidoro” en 2002
Así quedó el acceso principal del Club Campestre tras el paso del huracán “Isidoro” en 2002

Septiembre de 2002 nos marcó a fuego cuando el paso del huracán nos tiró prácticamente el club. Las canchas quedaron inservibles por varios días al igual que tantas otras cosas. Se acababa de elegir la nueva mesa directiva presidida por don Arturo Millet Molina y en plena reconstrucción, mi tercer hijo, Esteban, está por nacer. Pero con tales complicaciones de parto por negligencia médica, que debe de permanecer en terapia intensiva durante 18 días debatiéndose por su vida. Hoy, 18 años después, está más sano que nunca y el club haciendo frente a la pandemia del coronavirus con todas las precauciones que esta situación sanitaria requiere.

En marzo de 2015 se juega por primera vez en nuestro estado una serie de Copa Davis entre México y Bolivia. Una experiencia única en su tipo por lo que conlleva y la magnitud del compromiso.

El Club Campestre se vistió de gala y cumplimos con creces tanto organizativamente como deportivamente con el gran compromiso ya que se ganó la serie aunque pasando algunos sustos.

Las festividades para conmemorar las bodas de oro de nuestro club en 2012 fueron muy emocionantes ya que hicimos torneos de tenis en todas las ramas y categorías tanto de mañaneros como de vespertinos.

Fue un gran acontecimiento y como broche de oro (no podía ser de otra manera), se les entregaron en la cena de gala y premiación unos reconocimientos especiales a los tenistas más destacados de los 50 años de vida del club.

Revivir en años pasados nuestra tradicional semana deportiva de Blancos Vs. Verdes (los colores institucionales del club), ha despertado un interés muy alto en nuestra población activa de socios.

Una semana de convivencia y de deporte con puntuación para dirimir qué equipo se lleva el trofeo. Tanto pádel, natación, atletismo, fisicoconstructivismo, tenis y sóftbol, en todas sus disciplinas y modalidades han contribuido en buena manera a crear un ambiente de camaradería y pertenencia.

Definitivamente, una gran celebración al concluir el evento en el que se entrega el trofeo al equipo campeón por parte de la directiva y reina del club.

"Catedral del tenis"

Por supuesto que “la catedral del tenis”, bautizado de esta manera allá a principios de los 90 por el arquitecto Emilio Blanco Santiesteban, gerente del club, lo dice todo. El Club Campestre ha sido sede de innumerables torneos estatales, regionales, seccionales, nacionales de tenis infantiles y juveniles y de los cuales en todas fui árbitro general.

Más adelante, con el paso de los años, fuimos durante nueve años consecutivos, sede del Nacional de los 16 mejores jugadores de cada categoría y rama.

Respiramos tenis por todos los poros y a decir del famoso comentarista deportivo Javier Frana, en conferencia de prensa en 2013, con motivo de presentar el Circuito Tenístico Profesional Varonil y Femenil, “no he visto muchas ciudades y clubes en el mundo que desarrollen tenis en tan alto nivel durante seis semanas consecutivas”. Así fue, cuatro giras profesionales más el torneo de los 16 Mejores, más la Copa Mundial Yucatán.

Clínicas internacionales, cursos con reconocidos profesionales en la materia, clínicas de verano, torneos para todos (el reconocido Día del Tenista, Interclubes, las giras de Peugeot, Wilson y Buick), entre muchas otras, que nos eligen como sede por capacidad de infraestructura, organizativa y valor humano, ha hecho del Club Campestre un gran ejemplo de club de vanguardia a nivel nacional.

Esta gran familia Campestre, empezando por la directiva, siguiendo por el gerente Sergio Cruz, pasando por todo el personal administrativo, de mantenimiento, de limpieza, área de alimentos y bebidas, los cancheros, persona clave, los boleros y todos al fin, me han dado las fuerzas y la determinación para aportar lo mejor de mi hacia ustedes. Mis primeros 30 años de vida aquí.

Institucional y pieza fundamental

Jorge Robleda Moguel, como fundador de la Copa Mundial Yucatán, hoy en día Mundial Juvenil Yucatán (dirigido por Jorge Har Giffenig), y Sergio Cruz Ruiz, gerente general del Club Campestre, nos dan un punto de vista sobre la labor que desempeña Marcos Fundunklian.

Arturo Millet Molina, el tenista Rodrigo Pacheco Méndez, Sergio Cruz Ruiz y Marcos Fundunklian Andonian
Arturo Millet Molina, el tenista Rodrigo Pacheco Méndez, Sergio Cruz Ruiz y Marcos Fundunklian Andonian

Sergio Cruz Ruiz, gerente general del Club Campestre:

“Es una persona bastante institucional, responsable y muy proactiva, le gusta y apasiona su trabajo. Tiene don de gente y muy buena química con los niños dentro de las academias. Es líder un líder natural”

Jorge Robleda Moguel, fundador de la Copa Yucatán, y Jorge Haro Giffenig, actual director

Jorge Robleda Moguel, fundador de la Copa Mundial Yucatán, presidente de la Federación Mexicana de Golf:

“Es un gran organizador y ha sido pieza fundamental en la Copa Mundial Yucatán, y pilar del deporte en el Club Campestre. Sin su apoyo y ayuda, difícilmente estaríamos entre los mejores torneos de tenis juveniles del mundo”

Reconocimiento total

Como apuntamos en varias partes de esta entrega, la presencia de Marcos Fundunklian Andonian se refleja en todo lo que se mueve a deportes en el Club Campestre.

Su teléfono, el fijo y el móvil, no dejan de timbrar, buscando, generalmente, la solución a problemas relacionados especialmente con el tenis. Medio mundo pasa y le saluda, la mayoría con la famosa expresión de su país de origen: “Che”.

Cuando se necesita alguna información sobre el deporte blanco para publicar en el Diario nadie mejor enterado que él. Los draws de la Copa Yucatán, los perfiles de las figuras a seguir año con año y, por si fuera poco, cómo se van desarrollando ya que los tenistas llegan al circuito profesional.

Te recomendamos:

* ''Rafaelillo'', de la vida a la muerte en la Mérida y… otra vez vida

* Maradona en Mérida: horas de leyenda en 2018

* La jugada maestra de Ibarra: no inclinó su dama

* La Plaza de Toros Mérida: ''Legado de la Fiesta en Yucatán''

Tabaré Vázquez

Con la canción ''Defender la alegría'', Uruguay despedirá a Tabaré Vázquez

El expastor Juan Ramón "N", acusado de violar a una mujer cuando era pastor cristiano a Sonora (Foto de @torreon)

Arrestan a ex pastor cristiano acusado de violar a una mujer