in ,

Más señales de que se esfuma la red fantasma

Una de seis empresas favorecidas con contratos para “limpieza de caminos” a fines del gobierno anterior ya está catalogada como fantasma por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y las cinco restantes han limitado o reducido sustancialmente sus operaciones.

Forman parte de la red fantasma de negocios utilizada para facturar millonarias cantidades a la administración de Rolando Zapata Bello, en operaciones documentadas por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia.

Cinco de esas seis empresas son del giro de la construcción, pero recibieron pagos por chapeo de caminos en el interior del Estado. En varios casos cobraron por los mismos tramos en las mismas fechas.

Ni hay plazos ni tienen prisa

Hace unos días publicamos que José Enrique Goff Ailloud, titular de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, admitió que este organismo lleva ya dos años investigando las denuncias que interpuso la actual administración contra su antecesora, aunque alegó que la ley no establece plazos para concluirlas.

“Actuamos sin prisas ni demoras, pero con total apego a la realidad”, indicó el funcionario.

Actores políticos y analistas han señalado el combate a la corrupción como uno de los grandes pendientes en el gobierno de Mauricio Vila.

En vías de la extinción

La red fantasma de la administración anterior está en proceso de desmantelamiento. La semana pasada publicamos que dos de cinco empresas que facturaron por el programa Peso a Peso a fines de 2016 y principios de 2017 ya fueron disueltas y liquidadas. Una tercera, que fue “proveedora” de la Fiscalía General del Estado, siguió el mismo destino.

En esos tres casos hay una conexión: todas las operaciones de disolución e inscripción de la liquidación se hicieron en Jalisco.

Resoluciones del SAT

El SAT ha propinado también golpes a la red, pues por lo menos 16 empresas que hicieron “estudios” a la Secretaría de Salud, entonces a cargo de Jorge Mendoza Mézquita, han sido declaradas fantasmas.

Una de las seis compañías que recibieron cobros por “limpieza de caminos” ya pasó a formar parte de la lista negra. Se trata de Constructora Roll de México, que estaba en la mira de las autoridades fiscales desde 2019.

Semestre de muchos pagos

En menos de siete meses de 2017, ese grupo de seis empresas “chapeadoras” recibió transferencias bancarias de 45 millones de pesos respaldadas en 141 contratos asignados en forma directa por el Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay).

Más de la mitad de ese dinero —23 millones 200 mil pesos— fue pagada en menos de un mes, del 12 de abril al 8 de mayo, según revelan facturas obtenidas por Central 9.

Hace puentes y cobró por limpieza

Las irregularidades en torno a Constructora Roll de México saltan a la vista. En el acta de su constitución, inscrita en el Registro Público de Comercio en abril de 2014, se indica que su objeto social principal es la construcción, presupuestación, reparación y mantenimiento de “todo tipo de obras civiles”.

En su larga lista de servicios ofrece construcción de estructuras de concreto, como tanques, silos, chimeneas y puentes, y estructuras metálicas. También incluye instalación de líneas de conducción y redes de distribución de agua y gas, redes telefónicas y alumbrado público.

Las facturas que entregó a la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) en 2017, cuando el titular de esta dependencia era Alfredo Dájer Abimerhi, se refieren a “limpieza de caminos”.

Socia con tres empresas

Sus socios originales fueron Rosa Aracely May Sosa y Alberto Agustín Salas Salas , vecinos de las colonias Azcorra y Sambulá de Mérida, respectivamente. La primera fue designada administradora única.

Rosa Aracely May figura también como accionista de otras dos empresas inscritas en el Registro Público de Comercio en agosto de 2013, con una semana de diferencia: Kora Desarrollos y Ancor Desarrollos. Ambas son parte también de la red fantasma que operó en el sexenio 2012-2018.

En las facturas de Constructora Roll se indica que su domicilio fiscal está en la calle 69 número 173 entre 42 y 44 de la colonia Fidel Velázquez.

Reporteros de Central 9 no hallaron rastros del negocio en ese lugar. La dirección corresponde a una pequeña casa.

El principio de una cadena de depósitos

Las transferencias masivas de dinero del Incay  a Constructora Roll de México y otras cinco firmas comenzaron el 12 de abril de 2017. Solo ese día salieron 4 millones 810 mil 756 pesos de las arcas del Estado para su depósito a las cuentas de esos negocios.

En los documentos se indica que las transferencias fueron autorizadas por Javier Renán Osante Solís, director de la institución y hoy precandidato a diputado federal por Movimiento Ciudadano en el Distrito II.

Limpieza de maleza a cargo de personal del Sicey, que en el pasado se encargaba del chapeo en las carreteras estatales

Conceptos modificados

Además de los elevados pagos, sobresale un detalle: se modificó la facturación. Las empresas involucradas entregaron primero facturas con el concepto “servicio de limpieza de camino”, pero después se modificó la descripción a “servicio de limpieza de la carretera...”, indicando el tramo presuntamente atendido.

El término de limpieza se refiere al chapeo en los costados del camino. En abril y los primeros días de mayo, que son período de sequía, es bajo el crecimiento de la maleza.

Central 9 tiene en su poder copias de las dobles facturas, lo cual se evidencia con documentos numerados con igual folio.

Primero el pago, luego la factura

Además, las facturas tienen fecha posterior a la que se indica en la transferencia bancaria a los proveedores. Es decir, primero se les depositó el dinero y luego entregaron los documentos que amparaban el servicio.

La transferencia más baja fue cercana a los 200 mil pesos. Las más altas rebasaban los 600 mil pesos.

Constructora Roll recibió 21 contratos directos que le redituaron más de seis millones de pesos en un lapso corto.

Cobraron por el mismo trabajo

Abundaron los pagos “cruzados”, es decir, a diferentes empresas por el mismo servicio. En algunos casos la limpieza correspondió al mismo día. En el papel, dos empresas hicieron idéntico trabajo.

Por ejemplo, el 20 de abril se transfirieron $246,152 a Roll de México por chapear el libramiento de Tizimín. También ese día se pagaron $245,456, por el mismo concepto, a Construcción y Edificación Gomem.

En la misma fecha se hicieron otros pagos bajo las mismas descripciones del servicio. Roll de México recibió $247,196 por la limpieza del tramo Sucilá-Espita, de 16.8 kilómetros, pero Construcción y Edificación Gomem y Construcciones Cambaldi cobraron por lo mismo, la primera $245,688 y la segunda $249,052.

El predio registrado como sede de Construcciones Cambaldi en Mérida
Esta casa del sur de Mérida fue oficialmente sede de Construcciones Cambaldi, que facturó más de $8 millones por limpieza de caminos

¿Los caminos más limpios?

En la mayoría de los casos son caminos cortos, algunos de diez y hasta tres kilómetros; en otros solo se indica limpieza de la carretera a una unidad agrícola —no se mencionan puntos de distancia— y en unos más se establece que es un camino de “paso”.

Hay carreteras por las que se pagó dos veces o más, lo cual haría pensar que en 2017 Yucatán tenía los caminos más limpios.

Todo el dinero pagado por limpieza de carreteras procede de dos fuentes: ampliaciones presupuestales de recursos propios y cambio de la fuente de financiamiento para poder “mover” los recursos de un rubro a otro.

El reparto del pastel

Rafred Construcciones, S.A. de C.V.,  fue el más beneficiado con el reparto de recursos por limpieza de caminos. Se embolsó 13 millones 585 mil 729 pesos en el período ya señalado, mediante 39 contratos.

En sus facturas señala que tiene, o tenía, su sede fiscal en la calle 32 número 301 entre 21 y 23 de la colonia San Luis Chuburná. Central 9 constató que se  trata de una vivienda particular, en un punto donde confluyen San Luis Chuburná, San Pedro Uxmal y San Vicente Chuburná.

Cerca de allí, en la calle 21 número 333 entre 36 y 36-A de San Vicente Chuburná, está el supuesto domicilio fiscal de Construcción y Edificación Gomem, a la que se adjudicaron 15 contratos para “limpiar caminos”, por un monto total de 4 millones 269 mil 116 pesos.

Vendía comida, ahora rejas

Hasta hace poco más de un año funcionaba en ese local una cocina económica y hoy se ve en sus rejas una manta que anuncia la venta de ventanas.  Nadie, ni los encargados de negocios vecinos, sabe algo de Gomem.

Presunto domicilio fiscal de Construcción y Edificación Gomem
Este local de San Vicente Chuburná fue reportado como domicilio fiscal de Construcción y Edificación Gomem. Albergaba a una cocina económica y hoy es sitio de venta de rejas

En el sur de la ciudad está el sitio que reportó como su domicilio Construcciones Cambaldi: calle 97-E número 720 entre 66-A y 66-B del fraccionamiento Manzana 115, aledaño a la colonia Obrera. Es una casa particular, sin rastros de una constructora.

Cambaldi cobró 8 millones 245 mil 270 pesos al Incay por 25 servicios, algunos de ellos con tarifas superiores al medio millón de pesos.

Le resultó adverso el proceso fiscal

Como indicamos antes, Constructora Roll de México estaba en el radar del SAT desde 2019.

El 23 de mayo de ese año, el Diario Oficial de la Federación publicó una notificación en la que se incluía a esa empresa en una lista de “presunción” de actividades irregulares, en los términos del artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación.

El concepto de “presunción” significa que las autoridades detectaron que esas empresas “emitieron comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes”.

Transcurrido el plazo para presentar argumentos a su favor, Constructora Roll no pudo acreditar la legalidad de sus actividades. El 24 de enero de 2020, hace un año, el SAT la dejó en su lista de negocios con clasificación de “definitivos” por simular sus operaciones.

Nueve más a la lista

En su actualización de este año, publicada hace unos días, las autoridades fiscales incluyeron en la lista de fantasmas a otras nueve empresas vinculadas con Yucatán, aunque hasta ahora no se les han hallado nexos con el gobierno.

Las razones sociales son: Lu’Um de Yucatán, Perforando Yucatán, OMSK Distribuidora Yucateca, Diseño y Construcción Yucateca del Mayab, Logística Integral Yucateca, Centro de Practinegocios Yucatecos, Sefer del Mayab Constructora, Agroproductos del Mayab y CRA Consultora del Mayab.

Otra vez la conexión Jalisco

Una vez más llama la atención un vínculo con Jalisco: OMSK Distribuidora Yucateca, S. de R.L. de C.V., y Diseño y Construcción Yucateca del Mayab, S.A. de C.V., ya fueron disueltas en operaciones protocolizadas e inscritas en Zapopan.

El notario que dio fe de las actuaciones de OMSK Distribuidora Yucateca es Salvador Oropeza Casillas, quien también intervino, como informamos hace unos días, en la constitución legal de  Royal Nova y en la liquidación de Interpelar Proyectos.

Estas dos últimas fueron proveedoras del programa Peso a Peso, que ejecutó la Secretaría de Desarrollo Rural bajo la dirección de Juan José Canul Pérez. En la actualidad, ambas están extinguidas jurídicamente.

 El notario Oropeza Casillas también dio fe de la constitución y disolución de T y W Consultores, otra empresa de la red fantasma que recibió pagos por supuestos servicios de mantenimiento y conservación a la Fiscalía General del Estado.

Banqueteros vuelven a alzar la voz: están al borde de la quiebra

Guillermo Fournier

Guillermo Fournier: ''Capacidad de adaptación''