in ,

Once lecciones de “El arte de la guerra” para aplicar en tu empresa

El tema no es nuevo, pero cobra especial vigencia en estos días turbulentos y de enormes dificultades que están poniendo a prueba a las empresas. Los tiempos complicados exigen poner en marcha fórmulas e iniciativas que permitan a los negocios reinventarse o adaptarse a las nuevas situaciones para sobrevivir.

En este contexto de emergencia, vale la pena recordar las enseñanzas de “El arte de la guerra”, el famoso libro de estrategia militar chino escrito por Sun Tzu en el siglo IV antes de Cristo.

Ofrece principios que se ajustan perfectamente a los momentos actuales y que pueden aportar algunas claves para hacer reflotar una empresa en apuros.

Te puede interesar: La película ''Black Panther'', un manual para emprendedores

“El arte de la guerra”, el más antiguo y brillante tratado militar, es un compendio de estrategias que conserva una asombrosa actualidad a pesar de haber sido escrito hace más de 2,500 años.

El motivo principal de su permanencia es que sus observaciones y propuestas, aunque sean de corte militar, son aplicables a muy diversos tipos de conflictos, en los más variados ámbitos.

Referente en liderazgo

Desde hace algunas décadas el libro de Sun Tzu es utilizado como referencia en programas de administración de empresas y liderazgo dedicados a la gestión de conflictos y la cultura corporativa, ya que cada una de las pautas del manual puede ser aplicada a las estrategias de negocios, de administración o de marketing de cualquier compañía.

Numerosos hombres de negocios dicen haber encontrado maneras de resolver sus apuros gracias a las estrategias y tácticas descritas por el pensador, militar y político chino.

En resumen, el tratado es una joya del pensamiento estratégico plagada de consejos aplicables no sólo a la guerra, sino a todos los aspectos de la vida.

"La Biblia de los negocios"

Se puede decir que es de lectura obligada para quienes tienen puestos de liderazgo en una empresa o están a cargo de equipos de trabajo.

“Si hay un libro que siempre recomiendo a las personas que están en el ámbito de los negocios y del marketing es ‘El arte de la guerra’”, comenta Mariano Cabrera, consultor de empresas.

Para muchos, este libro es como una Biblia de los negocios, señala.

“Y es que a la larga los negocios son como la guerra… gana no sólo el que mejor se prepara, sino también el que sabe dominar la técnica”.

Lecciones de "El arte de la guerra"

La obra de Sun Tzu, como señalamos, es un libro muy conocido y consultado. Sin embargo, no está de más, para todas esas personas que no han tenido oportunidad de leer el libro, recordar 11 de las lecciones más relevantes de “El arte de la guerra” que pueden ser aplicadas en el mundo empresarial.

1. El ataque es el secreto de la defensa, la defensa es la planificación de un ataque.

En lugar de esperar que un día salga un nuevo competidor y ponga en riesgo tu negocio debes tomar la iniciativa. Innovar, ser el primero en tu área con los recursos que tengas.

Asumimos en la vida que “defender” es esperar a que llegue el adversario y repeler sus ataques, pero Sun Tzu advierte que el secreto está en lograr que el adversario nunca se acerque a nosotros.

En el ámbito empresarial esto significa que la innovación y la mejora continua de nuestro negocio deben ser una práctica constante.

Lo más inteligente es innovar siempre (atacar), no darle un respiro a la competencia para acercarse a nosotros.

La lucha y la conquista

2. Ganará quien sepa cuándo luchar y cuándo no hacerlo.

Hay momentos para realmente combatir y hay momentos en los que es mejor mantener la calma.

“Muchas veces como consultor me encontré con empresas que persiguen, que imitan a sus competidores: si va a una feria, la empresa va; si adquiere una valla publicitaria, alquila la de al lado…"

"En los negocios hay que saber luchar, pero también saber cuándo hay que dejar de hacerlo, darse un tiempo para planificar y retornar con más energías”.

3. Uno puede saber cómo conquistar sin ser capaz de hacerlo. El jefe de la empresa, como el general del ejército, debe ser un excelente líder.

Pero no es necesario que sepa con exactitud todo lo que se necesita para la conquista del éxito. Para ello están los consultores, las agencias de publicidad y las distintas especialidades de los recursos humanos propios.

No es necesario que el líder lo haga todo, se puede conquistar lo que se desea incluso aunque uno solo no sepa cómo.

Pensar antes de actuar

4. La ira puede convertirse en alegría, el enojo puede ser contenido, pero un reino que ha sido destruido nunca puede volver a su existencia, como no se puede traer a los muertos a la vida.

Esta lección es simple: Hay que pensar las cosas dos veces antes de actuar.

Acciones y decisiones que se toman sin meditar pueden destruir una empresa, por más exitosa que sea. Ejemplos de esto abundan en el mercado.

Antes de tomar cualquier decisión, piensa en los pros y los contras de lo que vas a hacer. Nunca dejes que la ansiedad o la desesperación te ganen.

5. Reflexiona deliberadamente antes de hacer un movimiento.

Planificar cada decisión y ejecutarla con precisión hace la diferencia entre un negocio exitoso y uno que no lo es.

Reflexionar sobre una decisión es pensarla más de una vez, proyectar todos los escenarios posibles, incluso los más pesimistas, valorar lo que se pone en riesgo. Y si el saldo es positivo, debe llevarse adelante.

En silencio, con discreción

6. Que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, muévete como un rayo.

Hace algunos años estaban de moda los espías corporativos que buscaban averiguar los planes una empresa rival para contrarrestarlos y anular sus efectos.

Aunque las cosas han cambiado desde entonces, sigue siendo importante planificar en silencio y con discreción, de manera que al aplicarla, las estrategias sean rápidas en resultados y te separen de la competencia.

7. Ganará el que sepa utilizar las fuerzas superiores e inferiores. Esta lección habla de liderazgo.

La historia está llena de casos de líderes que demostraron que al saber manejar personas, terminaron convirtiendo en grande éxitos sus acciones.

La mejor idea, con el mejor presupuesto y la mejor planificación, puede ser un fracaso sin un buen líder que lleve adelante el proceso.

Aprende a ser un líder, aprende a dominar las fuerzas superiores e inferiores y tendrás el éxito seguro de tu negocio.

Aprovecha tus herramientas

8. No hay más de tres colores primarios, pero en combinación producen más matices de los que viste.

No es tan importante la cantidad de herramientas que tengas a la mano, sino cómo las combinas y utilizas.

Como están todas esas empresas que tienen software de gestión subutilizados, ¿qué no aprovechan como se debe por no saber cómo?

Hay que sacar el máximo partido de los recursos de los que disponemos.

9. No te muevas al menos que veas una ventaja, no uses tus tropas al menos que haya algo que ganar, no luchar al menos que la posición sea crítica. Hay que aprender a detectar las oportunidades a medida que llegan.

Una empresa debe aprovechar oportunidades de todo tipo. Desde posibles ideas o innovaciones, hasta inclusive oportunidades de negocios o comerciales.

Cabrera cuenta el caso de un cliente que quería contratar sus servicios de consultor, pero que no cerró el trato porque el precio se le hacía caro y no quería invertir esa cantidad en marketing.

Meses después terminó contratando sus servicios porque estaba en una situación que lo exigía, aunque, para ese momento, el precio del consultor era más alto.

“En resumen, el servicio fue adquirido de un modo u otro, pero la oportunidad se perdió”.

Para hacer negocios y cuidar una empresa hay que saber moverse cuando realmente aparezca una oportunidad. A la larga, los negocios exitosos son aquellos que saben ver esas oportunidades y adueñarse de ellas.

Valentía para emprender

10. Sin aventurarte nunca ganarás. Emprender es de valientes.

Crear una empresa es como un salto al vacío. Hay un porcentaje de incertidumbre en todo nuevo proyecto, pero sólo aquellos que arriesgan abrazando la aventura, sabrán cómo hacer para que una empresa sea exitosa.

11. En medio del caos también existe la oportunidad. Los errores nos enseñan.

Las mejores ideas surgen de momentos difíciles de necesidad. Hay que estar atentos y aprender de los errores propios y ajenos.

Algunas de las remontadas más famosas de la historia de los negocios se produjeron en momentos de caos.

Fortalezas y necesidades

Estas 11 lecciones son solamente un pequeño ejemplo de la gran sabiduría que encierra el libro.

Una de las frases más relevantes y más famosas es que el éxito en la batalla se basa en conocerse a sí mismo y conocer al enemigo.

Para salir de esta crisis hay que dominar este principio: conocer bien al enemigo —las dificultades derivadas de esta epidemia inédita— y conocerse bien a sí mismo, lo que desde el punto de vista empresarial significa tener un negocio claramente definido y saber cuáles son sus fortalezas y las necesidades de sus clientes.

Para terminar, otra pincelada que Sun Tzu dejó para la posteridad y que puede arrojar mucha luz en estos tiempos oscuros: “Un líder lidera con el ejemplo, no por la fuerza”.

También te puede interesar:
* Guía para convertirse en un buen líder
* La digitalización, palanca para el crecimiento empresarial

López Obrador dice que no debe meterse en ''asuntos internos de Morena''

Fallece en Mérida el señor Javier Armando Pasos Sánchez