in ,

Operaciones ''sospechosas'' evidencian probable lavado de dinero en Yucatán

La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF) registró un alto número de reportes de operaciones sospechosas en el sistema financiero de Yucatán a principios de año, lo que podría evidenciar la posible existencia de un grave problema de lavado de dinero.

La UIF recibe mensualmente los reportes de operaciones financieras sospechosas de todos los estados de la República, con el propósito de detectar a tiempo posibles operaciones de blanqueo de capitales.

Éstas operaciones se dividen en "inusuales", "relevantes", "internas preocupantes", transferencias internacionales, operaciones en dólares y cheques de caja.

Investigaciones

Cuando estas operaciones reúnen ciertas características -determinado tipo de actividades, monto y frecuencia de las transaciones y perfil de los titulares de las cuentas bancarias-, la UIF inicia las investigaciones correspondientes, que pueden terminar en el bloqueo o congelamiento de las cuentas.

En su "Informe de reportes de operaciones, enero 2020", en poder de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, la dependencia afirma que en el caso de Yucatán se registraron 1,221 reportes de operaciones "inusuales" en el sistema bancario de Mérida en ese mes, que representa un aumento del 778.4% respecto al número de reportes enviados en enero del año anterior.

De acuerdo con ese informe, en el mismo periodo la capital yucateca se ubicó como la sexta ciudad en el país con mayor número de operaciones "relevantes", con 8,906 reportes, y en la décima ciudad con el mayor número de reportes de operaciones de expedición o pago de cheques de caja.

Especialistas consultados por Central 9, explican que muchas de estas operaciones -no todas- pueden estar, en efecto, relacionadas con estrategias para lavar dinero.

¿A qué se le llama "inusuales"?

Según la UIF, las operaciones "inusuales" son aquellas que no concuerdan con los antecedentes o actividades conocidas o declaradas por los clientes de las instituciones financieras o con su patrón habitual de comportamiento en sus transacciones.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)
Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)

En enero de 2019, la Unidad de Inteligencia Financiera recibió apenas 139 reportes de operaciones de este tipo, pero un año después, en enero pasado, la cifra creció a 1,221, un aumento de 778.4%.

Luego de Mérida, la localidad con más reportes de operaciones "inusuales" -de 200 a 300 al año- fue Progreso.

Le siguieron Valladolid -entre 200 y 300 reportes- y los municipios de Tizimín, Buctzotz, Dzilam Bravo, Dzidzantún, Motul, Tekax, Oxkutzcab, Ticul, Maxcanú, Hunucmá e Izamal, que registraron cien reportes de operaciones "inusuales" en promedio en el periodo de enero 2019 a enero 2020.

Mérida, lugar 19 en el país

Los reportes de operaciones "inusuales" en Mérida representan el 0.9% del total nacional, lo que ubica a la ciudad en el lugar 19 con más reportes de este tipo en el país, dice el Informe.

En el lugar 17 aparece Cancún, con 1,242 reportes.

La UIF recibió en enero, en todo México, 142,087 reportes de operaciones "inusuales", un incremento del 608.7% respecto del mismo periodo de 2019 (20 mil 50 reportes).

El 74.9% de los reportes de operaciones "inusuales" se generó en 10 entidades: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Nuevo León, Baja California, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Chihuahua y Michoacán.

El 98% de estos reportes, en Yucatán y en el país en general, se levantó en las sucursales de la banca múltiple.

Los funcionarios de estas instituciones redactan reportes de operaciones "inusuales" cuando sus clientes proporcionan datos de identificación falsos, modifican frecuentemente a sus beneficiarios y muestran disgusto o nerviosismo si se les pide más información sobre ellos o sus empresas.

Sospechosos retiros

Asimismo, los bancos reportan las cuentas que registran retiros frecuentes de efectivo por montos importantes, sin estar relacionados con la actividad del titular; o por el sobrepago de tarjetas de crédito, para mantener saldos a favor que luego se convierten en dinero líquido.

También cuando los cuentahabientes reiteradamente solicitan cheques de caja, órdenes de pago o cheques de viajero, por montos considerables, sin razón aparente y pagando en efectivo.

El cheque de caja, precisamente, es otro tipo de operación sospechosa, usada frecuentemente para lavar dinero.

Por este motivo y de acuerdo con la ley, los bancos deben emitir un reporte de operación sospechosa por cada expedición o pago de cheque de caja realizada por sus clientes, por un monto igual o superior al equivalente en moneda nacional a diez mil dólares.

Cheques de caja

En enero de este año, la UIF recibió 12,393 reportes de cheques de caja con estas características emitidos en Mérida, lo que equivale al 2.5% del total nacional.

Esta cifra ubica a Mérida como la décima ciudad en el país con mayor número de operaciones de ese tipo, "lo que muestra la magnitud de las operaciones sospechosas identificadas en Yucatán", dice el Dr. Jaime Iván Martínez Herrera, investigador del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, experto en el tema.

A estos informes se le añaden, en el caso de Yucatán, los reportes de operaciones denominadas "relevantes", es decir, las realizadas en los bancos con billetes, cheques de viajero y monedas de platino, oro y plata por un monto igual o superior al equivalente a 7,500 dólares, independientemente de que puedan estar vinculados con los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita .

Los establecimientos que transmiten dinero y los centros cambiarios, por su parte, deben igualmente reportar las operaciones realizadas por un monto igual o superior al equivalente en moneda nacional a 5,000 dólares.

Operaciones "relevantes"

En enero pasado, la UIF recibió 8,906 reportes de operaciones relevantes realizadas en Mérida, un aumento de 14% respecto al mismo mes del año anterior, cuando ascendieron a 7,812.

Esta cifra representa el 2.2% de todas las operaciones de este tipo reportadas en el país, lo que ubica a la capital yucateca en la sexta ciudad con el mayor número de esas operaciones.

Cancún ocupó el lugar diez, con 7,827 reportes de operaciones relevantes.

Progreso, Umán y Tizimín, en la lista

Además de Mérida, la UIF recibió un alto número de reportes de operaciones "relevantes" en Progreso, Umán y Tizimín, con más de 1,200 al año. En Valladolid se registraron entre 800 y 1,200 reportes y en Tekax y Ticul, de 400 a 800.

En todo el país la UIF recibió 1.199,420 reportes de operaciones "relevantes" durante enero de 2020. Se trata de un crecimiento del 15.7% en relación con el mismo periodo de 2019.

En cuanto a las "operaciones internas preocupantes", la Unidad de Inteligencia Financiera afirma que en enero de 2020 se recibieron solo 39 reportes en todo el país, ninguno de Yucatán.

En la misma fecha, los reportes de "transferencias internacionales de fondos", ascendieron en todo el país a 632,162, 7.8% más respecto del mismo periodo de 2019 (586 mil 485).

Los bancos deben elaborar un reporte mensual por cada transferencia de este tipo, por un monto igual o superior a mil dólares. Yucatán no figura entre las principales entidades en este rubro.

Quintana Roo, en un reporte

Tampoco figura en la categoría de reportes de "operaciones con dólares en efectivo", pero si lo hace Quintana Roo. Este estado ocupa el segundo lugar nacional en estos reportes, con el 15.1% del total, luego de Ciudad de Mexico (21.1%).

El informe de la UIF se refiere también a los avisos de actividades vulnerables, es decir, aquellas que siendo legales son susceptibles de ser practicadas por personas cuyos recursos proceden de fuentes ilegales y que desean incorporarlos a la economía legal.

Durante 2020 se recibieron un total de 646 mil 745 avisos con información de actividades vulnerables.

Estados con mayor número de avisos

Las cinco entidades federativas con mayor número de este tipo de avisos fueron Ciudad de México, Puebla, Nuevo León, Jalisco y el Estado de México. Entre todas reunen el 85.4% de los reportes. Yucatán no figura en esa lista.

Las principales actividades vulnerables reportadas en el país fueron las relacionadas con la compra de vehículos aéreos, marítimos o terrestres (32.2 % del total), la operación de tarjetas de servicios o de crédito, de préstamos, los derechos personales de uso o goce de inmuebles, las tarjetas prepagadas, los servicios profesionales y el traslado o custodia de dinero o valores.

Para considerar a una operación como "sospechosa" es necesario que el titular de una cuenta bancaria tenga determinado perfil y desempeñe ciertas actividades.

Perfiles sospechosos

Entre los perfiles sospechosos figuran los accionistas de empresas que son jóvenes y de bajo perfil.

Asimismo, aquellos sujetos de corta edad que realizan operaciones por montos importantes, aunque sus actividades económicas no justifiquen esos movimientos.

Y los que reciben depósitos por montos elevados mediante transferencias o documentos de cuentas a cargo de alguna instancia de gobierno.

Las actividades que levantan sospechas son igualmente aquellas en las que se cobran cheques a nombre de otras personas, pero luego son endosados a la misma persona que los emitió.

También son sospechosas las empresas cuyos domicilios no coinciden con la actividad económica declarada o sus activos no concuerdan con sus movimetnos financieros.

Igualmente las empresas de reciente creación, con altos volúmenes de ingresos y ganancias, así como las compañías que siguen un esquema de facturación “falsa”, o las que incrementan su capital social por montos inusualmente elevados.

Incongruencias

Otras causas de sospecha son las siguientes, según la UIF: relación financiera entre empresas que no tienen lógica, por el giro de los negocios, o el retiro inmediato de los recursos depositados.

Robo o abuso de identidad para la constitución de empresas y apertura de cuentas; utilización de cuentas de parientes cercanos para

depositar, retirar y transferir recursos y utilización de cuentas de terceros para introducir operaciones en efectivo.

Igualmente la utilización de empresas llamadas “fantasmas” o “de fachada”; la contratación de servicios de profesionales para ocultar la identidad del beneficiario real y el uso de oficinas virtuales o no acordes con las actividad declarada.

Zona de riesgo

Martínez Herrera dice que muchas de las operaciones sospechosas podrían estar, efectivamente, vinculadas al lavado de dinero.

"El alto número de algunas de esas operaciones en Yucatán muestra que ésta sería una zona de riesgo en el blanqueo de capitales, como lo demuestran varios indicios".

Uno de ellos, afirma, es el alto número de operaciones de compra y venta de terrenos y otros inmuebles, "muchas de las cuales reciben capital de fuera, que se distribuye en efectivo, al margen de los circuitos financieros firmales".

"Aquí tenemos, por ejemplo, las fortunas invertidas en terrenos ejidales por testaferros de los gobernadores Andrés Granier Melo, de Tabasco, y de Roberto Borge Ángulo, de Quintana Roo, en distintas partes de Yucatán en años pasados".

Otros indicios

Añade que otros indicios son el gran número de empresas "fachada" y de facturas falsas para simular operaciones de compraventa, que hasta hace pocos eran muy frecuentes en Yucatán en compañías privadas y organismos del sector público.

"En el gobierno de Rolando Zapata Bello se documentaron graves desvíos de recursos públicos con esta estrategia, que aplicaron también gobiernos panistas".

Según el especialista, "también llama la atención algunos aspectos del deporte profesional de la ciudad -como la existencia de empresas que aparentemente siempre pierden dinero, pero continúan en el negocio-, así como la celebración de numerosos conciertos masivos de música, con frecuencias y magnitudes que no corresponden al nivel socioeconómico de Mérida".

Policía de Tizimín en labores de apoyo a la población previo al paso de ''Delta''

Largas filas de gente se vieron desde temprano en tiendas de Tizimín (Foto de Isauro Chi)

Tizimín, con ''compras de pánico'' y preparativos ante la amenaza de ''Delta''