in ,

Perder el miedo, clave para luchar contra el cáncer de próstata

La prevención es la mejor manera de evitar que enfermedades como el cáncer acaben con la vida de nuestros padre, tíos o abuelos (Megamedia)

Hace unos días me enteré que al papá de un compañero de trabajo se le diagnosticó una grave enfermedad que cambió por completo su vida y la de su familia. Mi compañero comenzó a ausentarse con frecuencia de la oficina y su ánimo cambió mucho. Siempre se le veía preocupado y con un tono de angustia en su mirada. Al pasar las semanas me enteré que su papá tenía cáncer de próstata y debido a ese terrible mal vivía con la desesperación de no saber cómo ayudar a su padre.  

Verlo así tan cabizbajo me hizo reflexionar y sentí una fuerte opresión en el pecho al imaginar que mi papá también podría tener ese problema. La situación de mi compañero me afectó tanto que involuntariamente comencé a investigar sobre el cáncer de próstata.  

En Internet encuentras un mundo de información, aunque basé mi pequeña investigación en periódicos y sitios de salud. La mayoría de los portales web concuerdan en que, pese a que los tiempos han cambiado y hay más apertura de mentalidad, la vergüenza, el miedo y hasta el tabú que envuelve a este tipo de cáncer han generado miles de muertes de hombres.  

Esto ocurre porque las personas no acuden oportunamente con un especialista. Cuando por fin se deciden, el cáncer ya se encuentra en una etapa avanzada y es muy difícil revertir el fatídico desenlace. En México, la falta de información y cultura de prevención ha hecho que el cáncer de próstata se convierta en una de las causas de mortalidad más frecuentes en hombres de más de 50 años.  

En pleno siglo XXI acudir oportunamente o anualmente a una revisión médica sigue siendo un acto que genera temor y prejuicios, pues son muchos los hombres que admiten sentir  vergüenza al pensar que un doctor o doctora tendrá que ver sus partes íntimas. La realidad es que muchos le temen a lo desconocido, porque no saben con exactitud cómo es o en qué consiste la revisión para detectar dicha enfermedad.  

El tacto rectal, ¿para qué sirve?  

Cuando un hombre detecta anomalías en su cuerpo relacionadas con sus hábitos sanitarios, y decide visitar a un especialista, éste deberá realizar un tacto rectal. Se trata de una revisión para conocer el tamaño y la consistencia de la próstata; saber si hay o no dolor y para ver si tiene algún nódulo en su superficie. Se realiza también para detectar si existe alguna enfermedad en la parte interior del ano, la zona final del colon denominada recto. 

El tacto rectal consiste en la introducción de un dedo por el ano para palpar las estructuras que se encuentran a su alcance, preferentemente la próstata y la parte final del intestino (recto), y para observar el color y la consistencia de las heces.  

Al momento de realizarse, el paciente no requiere ninguna preparación especial, pero sí debe desnudarse de la cintura para abajo. Posteriormente se puede colocar de lado, elevando las rodillas hasta tocarse el pecho (posición fetal), o a “cuatro patas” sobre una camilla.  

El médico se pone guantes y un lubricante urológico en el dedo para facilitar el paso de éste por el esfínter anal. Posteriormente introduce el dedo a traves del ano y palpa diversas zonas del interior del ciego y de la pared de la próstata.  

La prueba se realiza en un corto tiempo y puede ser desagradable e incómoda, pero no dolorosa, pues de ser así existe la posibilidad de que se tenga fisuras anales u otras lesiones en la zona.  

Es importante recalcar que aunque, al detallar el proceso del tacto rectal, parezca que la prueba es larga, la palpación interna que realiza el médico en la prueba dura apenas unos  segundos. 

¿Qué es el cáncer de próstata? 

Es una enfermedad que ocurre en la próstata y, como otros tipos de cáncer, causa que las células del cuerpo comiencen a crecer de forma descontrolada. 

La próstata es la glándula pequeña con forma de nuez que se encuentra debajo de la vejiga de los hombres y que produce el líquido seminal que nutre y transporta el esperma. En cuanto a su tamaño, puede cambiar a medida que el hombre envejece.  

Ahora bien, el cáncer de próstata crece lentamente, pero si se detecta a tiempo (cuando todavía está confinado a la glándula prostática) se tiene la probabilidad de tratarse con éxito. 

¿Cuáles son las causas del cáncer de próstata? 

Las causas no son claras, pero los médicos afirman que el cáncer de próstata comienza cuando las células de la próstata desarrollan cambios en su ADN. La acumulación de células anormales forma un tumor que puede crecer e invadir tejidos cercanos. 

Sin embargo, hay algunos factores de riesgo que implican el desarrollo de este tipo de cáncer, entre los comúnes están: tener más de 65 años, antecedentes familiares, la raza, obesidad e infección e inflamación de la próstata

Síntomas 

Los síntomas de la enfermedad pueden tardar años en manifestarse, pero en la fase inicial, cuando el tumor está limitado a la próstata, puede provocar síntomas obstructivos leves como:  

  • Incontinencia urinaria 
  • Disminución del calibre o interrupción del chorro de orina. 
  • Dificultades para orinar 
  • Sensación de escozor durante la micción. 

En una etapa avanzada, los síntomas obstructivos se hacen presentes con claridad, además de haber sangre en la orina (hematuria) y signos de infección. También dolor en la región lumbar (parte baja de la espalda) y problemas en las relaciones sexuales (dolor al eyacular).  

¿Cómo prevenir el cáncer de próstata? 

No hay una forma segura de prevenir el cáncer de próstata, pero los médicos recomiendan que los hombres tomen decisiones que beneficien su salud general, como llevar una dieta saludable con bajo contenido de grasa; aumentar la cantidad de frutas y verduras que se come cada día y reducir la ingesta de lácteos.  También ayudaría mantener un peso saludable, hacer ejercicio varios días a la semana y visitar a un médico para saber  qué nivel de riesgo se tiene.  

En cuanto al tratamiento del cáncer de próstata, suele depender de la etapa del cáncer del paciente, sin embargo, hay varias opciones como la cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia.  

Buscar información de la enfermedad me ayudó a entender que no estamos exentos a padecimientos graves, y que depende de nosotros cuidar nuestro cuerpo. Toda la información que encontré la compartí con mi compañero y me dio gusto saber que, pese al shock inicial que significó la noticia del cáncer, su padre ha comenzado un tratamiento y los médicos ven mejorías en su caso.  

Con la conmemoración del Día Mundial del Cáncer de Próstata (11 de junio) y el próximo Día del Padre a celebrar, es importante que más personas se interesen en conocer sobre estas enfermedades. Leer sobre los padecimientos más temidos es una forma de prevenirlos y así preservar la salud propia y de los seres queridos.  

Algunas prácticas que consideramos como un tema tabú pueden marcar la diferencia y ser esa delgada línea que divide la salud de la enfermedad; hay que entender que en los tiempos actuales no hay mejor regalo que estar sanos. Una visita al doctor para un chequeo general y/o la realización de unos estudios para descartar cualquier mal ahora podría convertirse en el mejor regalo para papá ¿Tú qué piensas darle?  

Escrito por Alejandra Paulino Cuxin

Vianey Alejandra Paulino Cuxin es editora web egresada de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID). Se incorporó a la División de Medios de Grupo Megamedia en marzo de 2015.

Alarma en la Copa América: positivo a Covid 12 integrantes de Venezuela

Eurocopa: Suiza y Gales empatan a un gol, en Azerbaiyán (vídeos)