in ,

Ser madre adolescente: del ''obstáculo'' al empoderamiento

Gabriela Alegría, a los 16 años, cuando ya esperaba a su primogénita

Con tan solo 16 años, María Gabriela Alegría Díaz descubrió que estaba embarazada. Así que como cualquier joven de su edad, que apenas está terminando el segundo año en preparatoria y con unos padres amorosos y pendientes de ella, admite que su primera sensación al respecto fue el miedo.

Lo primero que pensé fue obviamente en el regaño y enojo por parte de mis papás, pero por otro también en la ilusión de tener y conocer a mi bebé”, señala la hoy madre de tres adultos (dos mujeres y un varón), quienes gracias a su esfuerzo la consideran un pilar en su propio camino para formar sus propias familias.

Sacudirse el miedo para convertirse en madre adolescente

Sin duda el camino que la llevó a ser hoy la gerente de una financiera, emprendedora y abuela dedicada a su familia, no fue para nada fácil. Ese resultado “positivo” no solo le despertó el miedo, sino también la consciencia de que sería juzgada por la sociedad y que como madre adolescente tendría muchas miradas sobre ella y su estilo de crianza.

Una fotografía de Gabriela Alegría, cuando tenía 16 años y esperaba a su primera hija. Foto de Cortesía

Sin embargo, Gabriela no solo superó el miedo al “qué dirán”, sino que lo transformó en un amor valiente, que despertó en ella en ese momento en que su hija Gaby llegó al mundo: “En ese momento supe que tenía que ser valiente para enfrentar tantos miedos y juicios”.

Y aunque las miradas puede que siempre estuvieron sobre ella, reconoce que el apoyo incondicional de sus padres también fue clave para aprender y madurar; algo que quizá tuvo que hacer bastante rápido, ya que tan solo un año más tarde daría la bienvenida a su segunda hija, Karla. Serían siete años después cuando su tercer hijo, Miguel, completaría la familia.

María Gabriela Alegría Díaz sostiene en brazos a su primera hija, en una imagen en la que se aprecia su avanzado segundo embarazo. Foto de Cortesía

Si ser madre adolescente causó en Gabriela un efecto de empoderamiento; la separación del padre de sus hijos tampoco logró derrumbarla, pues si sus tienen un recuerdo muy presente de su madre, es que siempre trabajó por ellos.

Cuando los niños crecen: la plenitud como mujer

Bien dice que lo que siembras cosechas, al menos para esta joven abuela, al mirar atrás confiesa que volvería a tomar cada una de sus decisiones, incluso ser madre adolescente:

Mi mayor satisfacción la vivo ahora, todos los días, porque me siento  realizada de ver a mis hijos volar por cuenta propia y yo me siento plena  para disfrutar de un buen trabajo, de hacer actividades que me gustan, de viajar, de arreglarme, cuidarme; prácticamente de vivir sin la preocupación ya de tener que ‘cuidar’ hijos”.

Incluso bromea con que de no haber sido madre adolescente, “no creo (que lo hubiera sido) nunca”. Y aunque reitera que es un camino difícil – la maternidad lo es, a cualquier edad- considera que  si tuviera que aconsejar a una joven que está pasando por la misma situación, le diría que lo que para muchos es un obstáculo, en realidad “sí se puede salir adelante y sacar provecho de la juventud que tienes, para educar a tus hijos”.

María Gabriela (al centro) posa con sus tres hijos: a la izquierda Gaby, a la derecha Karla y detrás Miguel. Foto de Cortesía

“Pienso que al ser mamá tan joven, haces tu vida al revés.  Cuando tus amigos están divirtiéndose a ti te toca cuidar bebés, pero cuando a ti ya te toca divertirte y vivir, ahora con mejor visión de la vida y madurez, tus amigos apenas están creciendo hijos y ya están un poco cansados”.

En un momento en el que se aboga por la decisión de las mujeres sobre su cuerpo, testimonios como el de Gabriela Alegría recuerdan que efectivamente se puede salir adelante y tener una historia de éxito, cuando se superan las presiones sociales y se fija una meta en el camino.

Escrito por Noemí Domínguez Montañez

Cecilia Noemí Domínguez Montañez, licenciada en Literatura Latinoamericana comenzó su carrera periodística en 2013, año en que ingresó a Grupo Megamedia. Sus temas de especialización son:  espectáculos, salud, literatura, crianza respetuosa, feminismo y violencia de género.

Zapateros de Ticul piden propuestas de los candidatos para impulsar sus negocios

Bomba explota y mata a 25 personas cerca de escuela en capital afgana