in ,

Los datos personales en la Red: ¿se siente usted protegido?

¿Sabe usted qué ocurre con la información que proporcionan los usuarios al acceder a las redes sociales?

¿Se ha preguntado qué tienen en común esas redes y otras aplicaciones digitales y cómo impacta esa relación en su privacidad?

¿Está consciente de que la mayoría de los servicios digitales tiene acceso a sus contactos –telefónicos, de correo, etcétera– y a su historial de navegación?

Lo cierto es que en esta era de modernidad tecnológica cualquier información que se “suba” a internet es pública, pero hay candados, incluso legales, que protegen los datos de los internautas… hasta donde usted mismo lo permita.

Facebook e Instagram, los que más datos acopian

De acuerdo con reciente informe del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Facebook e Instagram son las redes sociales que más datos recopilan de sus usuarios. Los usan no solo para personalizar y mejorar sus servicios sino también para  enviar mensajes comerciales y de “marketing”, así como para  hacer recomendaciones.

En el ramo del entretenimiento, las plataformas más conocidas y con mayor crecimiento en estos tiempos de pandemia poseen un amplio banco de datos de su clientela. Sobresalen en este aspecto Netflix y Spotify.

También socios, no solo usuarios

En el caso de las plataformas de transporte y de entrega de comida a domicilio, el acopio de datos no es únicamente de los usuarios sino de las personas que participan en la prestación del servicio. Éstas tienen que proporcionar información sobre sus vehículos, su ubicación y hasta certificados de no contar con antecedentes penales.

A pesar de la suspicacia que puede ocasionar la acumulación de tanta información, en realidad algunas de las principales razones de ese hecho –dependiendo de la plataforma o la red social– son fomentar la seguridad y la protección del servicio digital, mantener comunicación con el usuario, hacer estudios de investigación y prevenir actividades ilegales.

No únicamente dar “me gusta”

No obstante, el IFT recomienda a los cibernautas que antes de suscribirse a los servicios digitales o utilizar las aplicaciones comparen lo que les ofrecen y valoren cómo esos proveedores protegen en menor o mayor medida la privacidad y la infor­mación personal.

“Antes de realizar actividades como subir fotografías y videos, dar ‘likes’ o ‘me gusta’ a otros contenidos y registrar tarjetas de crédito, entre otras, cerciórate del tratamiento que se le dará a dicha información por parte de las empresas”, indica la institución.

Servicios condicionados

Un requisito en común de todos los servicios digitales, indica el informe, es que  los usuarios deben brindar cierta información para poder utilizarlos, como nombre, co­rreo electrónico, teléfono, fotografías y vídeos, contactos, etcétera.

“Dentro de la información a la que, en general, dichos servicios digitales tienen acceso y efectúan un tratamiento podemos destacar: contactos, mensajes de texto, historial de llamadas, historial de navegación, datos bancarios (métodos de pago), fotos y videos, identificadores (como el IMEI y número telefónico), ubicación geográfica y correos”, agrega el IFT.

Un reporte que busca “crear conciencia”

El instituto ofrece esos datos en el Segundo Informe de Privacidad de la Información de los Usuarios en el Uso de Servicios Digitales, que publicó el 28 de enero pasado.

El objetivo, explica, es infor­mar, transparentar y crear conciencia en los usuarios sobre la información que se recaba y el tratamiento que se le da a la misma cuando acceden y hacen uso de redes sociales y servicios digitales que habilitan la prestación de servicios como comercio en línea, transporte, entretenimiento y de transporte de alimentos, así como equipos terminales y sistemas ope­rativos de equipos terminales móviles.

Más de 86 millones de usuarios del celular

En México había más de 93 millones de líneas de telefonía celular, en septiembre de 2019
El teléfono móvil es utilizado como principal medio de acceso a las redes sociales y servicios digitales

El IFT se apoya en las siguientes estadísticas para subrayar la relevancia que cobra la privacidad de las personas en el sector de las telecomunicaciones:

–De acuerdo con el Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT), en sep­tiembre de 2019 había en México más de 93 millones de líneas del servicio móvil de acceso a internet.

–La  Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Informa­ción en los Hogares (Endutih) 2019 arroja que en México hay 80.6 millones de usuarios de internet y 86.5 millones de usuarios de teléfonos celulares (expertos de las compañías telefónicas calculan que en 2020 hubo un crecimiento de 3% por la pandemia de Covid).

–Las principales actividades de los usuarios de internet correspondieron a entretenimiento, con 91.5%; obtención de información, 90.7%, y la necesidad de comunicarse, con 90.6%.

–En contraste, las actividades que menos realizan los usua­rios son operaciones bancarias en línea, con 16.8%, e interactuar con el gobierno, con 35.6%.

Más conexión a internet desde el “Smartphone”

–La Endutih también señala que en 2019 aumentó el número de usuarios que se conectan a internet desde un celular inteligente (“Smartphone”): del 93.4% en 2018 a 94.7% en 2019.

–En un reporte titulado “Uso de las TIC y actividades por internet en México”, que también publicó el IFT, se señala que las actividades que más realizan las personas de seis años o más por internet son usar redes sociales, con el 51%; consumir contenidos audiovisuales gratuitos, con el 49%, y realizar actividades de capacitación o educación (cursos, tutoriales, etcétera), con el 46%.

–Además, los contenidos audiovisuales de paga (Ne­tflix, Clarovideo, Blim y OTT, entre otros) y las compras por internet son las actividades que más han crecido, pues el porcentaje de la población que las realiza aumentó 227.8 y 130.3%, respectivamente.

Transparentar, no calificar

El instituto indica que para la elaboración del informe se consideraron tanto las políticas de privacidad como los términos y condiciones publicadas en las páginas de internet de los proveedores de servicios digitales. Aclara que el propósito no es calificar ni valorar tales políticas, sino transparentar.

Se seleccionaron aplicaciones y servicios que más se utilizan, según estudios de la industria del ramo. En el rubro de redes sociales quedaron incluidos Facebook, Instagram, Tik Tok, WhatsApp, Twitter y You Tube.

Sobre los servicios de entretenimiento se consideró a Netflix, Claro Video, Deezer y Spotify; en servicios digitales que habilitan la prestación de servicio de transporte, a Uber, Cabify y Waze, y en plataforma de comercio en línea, a Amazon y Mercado Libre.

Uber Eats, Didi Food, Rappi y Conershop fueron seleccionados en la clasificación de servicios digitales que ofrecen envío de comida a domicilio.

La razón de considerar a estos últimos es la pandemia de Covid. Se señala que en estos tiempos cobra relevancia este tipo de aplicaciones, porque más gente solicita la entrega a domicilio.

Principales hallazgos

Algunos de los principales hallazgos de este trabajo son:

  1. En los servicios digitales de trans­porte y de entrega de alimentos, los socios tienen que proporcionar la marca, modelo, color y documentación del vehículo, así como documentos de identificación oficiales.
  2. En la mayoría de las políticas de pri­vacidad, términos y condiciones se establece la prohibición de que los usuarios realicen conductas ilegales, fraudulentas, engañosas, etcétera.
  3. El único requisito en común de todos los servicios digitales es que, para utilizarlos, los usuarios deben brindar cierta información como nombre, co­rreo electrónico, teléfono, fotografías y videos, contactos, etcétera.
  4. Spotify es el único servicio digital que menciona que no se puede vender o comercializar la cuenta del usuario.

Los menores de edad y lo legal

En teoría hay edades mínimas para acceder a las redes sociales, pero los niños, incluso con ayuda de algunos padres, pueden burlar esas reglas
  • En algunas de las políticas se señala que no podrán hacer uso de los servicios digitales aquellas personas que sean menores de edad, no tengan el consentimiento del padre o tutor, o no tengan la edad legal mínima en el país de uso.
  • En la mayoría de las políticas de privacidad y términos y condiciones se observó que para que el usuario pueda utilizar los servicios debe otorgar una licencia a la empresa con la cual ésta puede utilizar o gestionar el contenido de la cuenta.
  • Aunado a esto, no se señala que dicha licencia será eliminada o caducada cuando el usuario deje de hacer uso de los servicios o elimine su cuenta.

Voluntario y casi a la fuerza

Hay dos maneras, recalca el informe, en que las plataformas y servicios digitales obtienen la información de sus clientes o usuarios: voluntaria y condicionada.

En voluntaria cuando el usuario brinda su información de manera personal, o concede permisos sobre las funciones en sus dispositivos cuando los servicios digitales solicitan esos accesos. Por ejem­plo, nombre, correo electrónico y ubicación GPS, entre otros datos.

Es condicionada cuando el usuario no cuenta con ninguna alternativa y se ve “forzado” a proporcionar su in­formación “voluntariamente” para poder usar algún servicio o tener acceso a alguna función específica. Por ejemplo, contactos, fotos y videos, historial de llamadas y sistema operativo, entre otras.

Las que más información concentran

Facebook es, como señalamos antes, la red social que más datos recopila de sus usuarios: nombre del usuario, correo electrónico, agenda de direcciones, fotos y cámara, mensajes, videos, identificadores, “cookies”, reconocimiento facial, historial de navegación, registro de llamadas y metadatos.

También datos de pagos y transacciones, red y conexiones (dirección IP, operador de telefonía móvil o proveedor de internet…), datos de categorías especiales (acontecimientos importantes, opiniones religiosas o políticas, origen étnico o racial, etcétera), características del dispositivo y ubicación GPS.

Le sigue Instagram, que obtiene de sus usuarios el nombre, correo, mensajes, cámara, fotos y videos, contenido “visto”, libreta de direcciones y registro de llamadas, “cookies”, identificadores, historial de navegación, transacciones y métodos de pago, metadatos, ubicación GPS, atributos del dispositivo, red y conexiones y datos de categorías especiales.

Información sobre amigos

YouTube agrega a algunas de esos requisitos la actividad de compra, historial de visualizaciones, documentos y hojas de cálculo, y “actividad en el servicio” (videos vistos, usuarios con los que se establece comunicación, etcétera).

Tik Tok recopila nombre, fecha de nacimiento, edad y sexo, correo electrónico, número de teléfono, fotos y videos, mensajes, contactos, ubicación GPS, información sobre compras y transacciones, información sobre amigos, actividad dentro de la plataforma (“likes”), “cookies”, información de encuestas, datos recopilados a terceros, información de otras redes sociales, identificadores e información del dispositivo.

Más acopio de datos

Twitter recaba nombre del usuario, número de teléfono, contactos de la agenda, correo electrónico, información de tuits y comentarios, fotos y videos, ubicación GPS, idioma e historial de navegación. También datos de anuncios, sistema operativo, tipo de navegador, dirección IP, “cookies”, mensajes, proveedor de servicios de telefonía móvil, páginas web visitadas, información de pago y datos del dispositivo.

WhatsApp reúne, además de varios de los datos ya señalados, las fotos de perfil, información sobre mensajes de “estado”, interacciones y archivos de registro, información sobre transacciones e información que se comparte en Facebook.

¿Para qué recopilan la información?

Todas las aplicaciones mencionadas aseguran que uno de los propósitos es proporcionar, personalizar y mejorar los productos y servicios, así como fomentar la seguridad, integridad y protección del servicio digital.

Con excepción de Twitter, dicen que también les sirven los datos para mantener comunicación con los usuarios.

Todas, excepto YouTube, los utilizan para desarrollar investigaciones de nuevas funciones y/o productos.

Facebook, Instagram y Tik Tok les dan un uso adicional: enviar mensajes comerciales y de “marketing”.

Nada de anuncios en WhatsApp

WhatsApp es la única que no aprovecha  la información para ofrecer contenido y anuncios, como sí lo hacen los demás servicios.

Facebook, YouTube, Instagram y Tik Tok también utilizan los datos para hacer “sugerencias y recomendaciones” a sus clientes.

Netflix y otros servicios de entretenimiento

En cuanto a los servicios digitales de entretenimiento, las aplicaciones más conocidas –principalmente Netflix, seguido de Spotify– recurren a esa información para hacer estudios de investigación, personalizar y adaptar el contenido y la publicidad, y mantener y mejorar los servicios.

Un factor común es que todas también usan los datos para organizar concursos y campañas promocionales.

Las plataformas de entrega de alimentos tienen en común que la información de sus clientes es para hacer estudios de investigación y análisis de datos, personalizar y adaptar el contenido y la publicidad, y proporcionar, administrar, mejorar y personalizar los servicios, entre otras cosas.

Solo Uber Eats agrega el concepto de “prestar servicios de navegación” (mejores rutas, alertas de tráfico, etcétera).

Consejos que no deben ir a saco roto

En el mismo informe, el IFT plantea las siguientes recomendaciones a los cibernautas:

No prestes tus cuentas y accesos de tus servicios digitales a personas que pueden hacer uso indebido de las mismas.

–Antes de realizar una compra en línea verifica que se trata de una página segura y confiable.

Crea contraseñas seguras o fortalece las que tienes con una longitud mínima de 10 caracteres, utilizando una mayúscula, una minúscula, un número arábigo y un carác­ter especial.

–Antes de acceder y empezar a utilizar un equipo terminal, un sistema operativo, o al­gún servicio digital, es importante que revises y analices los términos y condiciones que establece la empresa para que estés consciente del tratamiento que se le dará a tu información.

De preferencia el mismo nombre

–Para vivir en un entorno digital más seguro y transparente, utiliza en tus redes socia­les, el mismo nombre que usas en la vida cotidiana. Además, elige cuidadosamente qué fotos publicarás.

–En los servicios para transportar alimentos se recomienda que, si el pago será con tarjeta en el momento de entrega, no pierdas de vista tu tarjeta hasta que te la de­vuelva el repartidor.

–En los servicios digitales de entretenimiento se recomienda configurar el control pa­rental para restringir el contenido a los niños.

Si no hay convencimiento, marcha atrás

Si no te convence la información que debes proporcionar o las licencias que debes otorgar para el uso de algún equipo terminal, un sistema operativo, o algún servicio digital, se sugiere no hacer uso de los mismos.

–En el caso de aplicaciones de transporte se recomienda asegurarse de que la perso­na que aparece en el perfil sea la persona que maneja el auto.

Revisar el tipo de licencia que concede el usuario sobre su contenido y los alcances que tiene la misma al momento de aceptar los Términos y Condiciones de algún equi­po terminal, un sistema operativo o algún servicio digital.

Cochinita pibil y horchata, productos yucatecos que puedes comprar en línea