in ,

Valladolid: el encanto yucateco de un Pueblo Mágico

En la antigua Zací, como en sus aguas subterráneas, corren dos almas.

De cuna precolombina y linaje hispano, la capital de los cupules se transforma, después de la conquista europea, en el nuevo, importante enclave colonial.

Cobijada por las alas del gavilán blanco, topónimo original maya, en la actual Valladolid se conjuga la herencia de dos culturas que le dan una identidad y una categoría especial a la ciudad erigida en Yucatán.

Satisfecha de su vasto patrimonio histórico, arquitectónico, económico y cultural, la "Sultana del Oriente" presume con orgullo la designación de Pueblo Mágico de México, que la Secretaría federal de Turismo le concede hace ocho años, en agosto de 2012.

Y al igual que Izamal, la primogénita urbe yucateca en recibir la distinción, Valladolid se vanagloria de la fascinación, el hechizo que embelesa a los visitantes al recorrer y admirar sus calles, edificios, monumentos y rincones en los que se aprecia la atractiva presencia de su belleza singular.

Ilustración del antiguo asentamiento de Valladolid, hoy Pueblo Mágico.- Foto de Carlos Cosgaya Medina

Primer bosquejo

En la primera parte de la entrega, con el apoyo del documento "Diagnóstico de competitividad y sustentabilidad de los Pueblos Mágicos. Municipio de Valladolid Yucatán" y las obras "Conquista y colonización de Yucatán, 1517-1550" de Robert Stoner Chamberlain, y "La colonización de los mayas peninsulares" del doctor Sergio Quezada se recrea el origen prehispánico de la antecesora de Valladolid, y la ascendencia de los pueblos que la erigieron en el siglo XI.

El arquitecto Carlos Alberto Cosgaya Medina, cronista de Valladolid, enriquece el esbozo de su caudalosa cronología en la que hay pasajes interesantes, como el de su primera fundación y posterior cambio de sede.

Además, describe la primera traza urbana y la paulatina extensión de la naciente ciudad española, las rebeliones más relevantes que son parte de su esencia maya, y las posteriores insurrecciones que alcanzan su culmen con la llamada primera chispa de la Revolución.

El también presidente de la Asociación de Cronistas e Historiadores de Yucatán hace una síntesis de los sucesos más notables en la memoria histórica vallisoletana, para concluir con los avatares que sortea a lo largo de su existencia de 477 años para recibir el real título de ciudad, y la adjudicación del escudo que la representa, obra de reconocido heraldista yucateco.

Más aportaciones

En el siguiente apartado, la próxima semana, el arquitecto Cosgaya Medina, presidente de la Comisión de Pueblos Mágicos, Zonas de Monumentos y Ciudades Patrimonio Mundial de la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas, realiza un itinerario por los principales atractivos de Valladolid.

Y analiza de forma somera los beneficios que cosecha la "Sultana del Oriente" como Pueblo Mágico, y para concluir narra los procesos, los pasos que de su mano la ciudad camina para llegar a consolidar el aún inconcluso dictamen técnico para la declaratoria que la considere como Zona de Monumentos Históricos.

También le puede interesar: Izamal: 18 de años de un Pueblo Mágico

En ese mismo sendero, el doctor en Arquitectura Pablo Chico Ponce de León, coordinador estatal del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), resalta las virtudes de la urbe y subraya la necesidad de establecer un mecanismo jurídico que proteja, conserve y preserve el patrimonio cultural tangible e intangible que le da valor y hace brillar la gema vallisoletana.

Raíz maya

El origen de la actual Valladolid se remonta al año 1,000 antes de Cristo, cuando migraciones provenientes de la zona del Golfo de México, y mayas de las tierras altas de Guatemala y el Salvador llegaron a la región oriental de la península de Yucatán.

Escenificación de un ritual maya en el interior del cenote Zací, primitivo nombre del sitio donde los españoles refundaron Valladolid.- Fotografía de Megamedia

De acuerdo con el documento "Diagnóstico de competitividad y sustentabilidad de los Pueblos Mágicos. Municipio de Valladolid Yucatán", que elabora un cuerpo de académicos de la Licenciatura de Turismo de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady, a petición de la Secretaría de Turismo, la primera evidencia arqueológica de asentamientos humanos en el hoy territorio vallisoletano data del período Preclásico Medio (1200-400 a. C.) en el sitio de Pixoy.

"Zací, el hoy Valladolid, debe su nombre al patriarca Anhsaciual que el fanatismo o fe de su pueblo lo elevó a deidad, cuya imagen se difundía en forma de ídolos o mascarones en toda el área que correspondía a la ciudad", se cita en el trabajo.

Conquista española

A la llegada de los conquistadores hispanos a la delimitación de la contemporánea "Sultana del Oriente", la jurisdicción de Yucatán, según el estudio, se dividía en 19 cacicazgos: Ekab, Chohuac-Há, Tazes , Cochuah, Chetumal, Akinchel, Campeche, Chacan, Zipatan, Acanul, Kimpech, Champoton, Tixchel, Acalan, Maní, Hocabal-Homum, Sotuta, Cozumel o Cuzamil, y Cupul, o Kupul.

La ciudad, que se funda el 28 de mayo de 1543 por Francisco de Montejo, El Sobrino, dominada por los cupules, recibe el nombre de Valladolid, en honor a la urbe española, en la región de Castilla y León.

La iglesia de San Servacio, en el corazón del Centro Histórico de Valladolid.- Foto de Sectur

Montejo la erige en un lugar conocido como Chauac-Há o Chauacá, en el cacicazgo maya de Chikinchel, y la encomienda a la advocación de la Virgen de los Remedios y el patronazgo de San Servacio. Además, diseña la traza que tendría la población, integra el primer cabildo y le otorga encomiendas a 45 conquistadores.

Traslado de sede

Sin embargo, se lee en la obra "Conquista y colonización de Yucatán, 1517-1550" de Robert Stoner Chamberlain, debido a las condiciones poco salubres del asiento y el azote de enfermedades, entre ellas, probablemente la fiebre amarilla, y pese a la oposición de Francisco de Montejo, la sede, a unos 10 kilómetros del puerto de Conil, hoy El Cuyo, se traslada a la capital de los cupules.

El 24 de marzo de 1544 Valladolid se establece en definitiva sobre los vestigios precolombinos de la ciudad de Zacihual o Zací, topónimo maya que significa "Gavilán blanco", ave que simboliza las cualidades belicosas de los habitantes de la antecesora comunidad autóctona, que ofrece dura resistencia a los conquistadores.

"Valladolid es la tercera de las cuatro villas españolas que fundan los Montejo en la Península y por la conquista militar durante el siglo XVI. Y se asignaron los solares, para el clero secular al sur de la Plaza Mayor. Para el gobierno o ayuntamiento en el ángulo sureste, y otro para construir un hospital", recuerda el arquitecto Cosgaya Medina.

El cronista vallisoletano también agrega que el resto de los solares del nuevo asentamiento se conceden a los conquistadores y su ejército para casas, aunque las primeras viviendas de los españoles se construyen al estilo de los mayas, tal como lo describe Fray Alonso Ponce en 1588, al visitar la villa: …"casi todas las casas son de cal y canto y cubiertas de tejas, algunas de azutea (sic) y otras cubiertas de paja".

Extensión de la villa

"La villa original no debió ser más allá de dos cuadras alrededor de la plaza mayor, todo lo demás era 'extramuros'. Las primeras edificaciones fueron provisionales al estilo indígena y de materiales perecederos, en lo que se construían los edificios públicos y viviendas de piedra".

Arquitecto Carlos Alberto Cosgaya Medina, cronista de Valladolid.- Foto cortesía

"De acuerdo con crónicas, más allá de los límites se establecieron el convento de los religiosos de San Francisco, a unas seis cuadras de la iglesia parroquial, en el barrio de Sisal. También, la iglesia de Santa Ana, y en sus alrededores habitaban los indígenas, en el pueblo de San Juan Bautista, extramuros de la villa", destaca.

Así, documentos del Cabildo de la villa de 1579, detalla el arquitecto Cosgaya, a menos de cien años de su traslado a Zací, se sentaron las bases de la fisonomía y el perfil urbano arquitectónico de la ocupación española en el oriente de Yucatán.

A partir de su refundación y durante el período colonial la villa, a unos 169 kilómetros de Mérida, se convierte en el centro de desarrollo del oriente de la península de Yucatán.

Ya en etapas contemporáneas, Valladolid conserva esa relevancia histórica, social, económica y estratégica en la geografía local.

El censo de 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 2010 contabiliza una población de 48,973 habitantes, con lo que se convierte en la tercera ciudad yucateca más poblada, sólo después de Mérida y Kanasín.

Rebeliones y resistencia

A lo largo de los años postreros, el resentimiento de los originales pobladores por la violencia y crueldad de los españoles contra los conquistados desencadena en una serie de insurrecciones, como la que el doctor Sergio Quezada relata en el libro "La colonización de los mayas peninsulares" el 9 de noviembre de 1546, que abarca el oriente y sur de la Península.

Representación de la chispa de la Revolución, el 4 de junio de 1910 en Valladolid. Siglos antes se registran varias sublevaciones en la historia de la ciudad.- Foto de Megamedia

"En ella participaron los caciques dependientes de Sací (Zací), Popolá, Tihosuco, Sotuta, Chancenote, Chetumal y Chauac-há". La rebelión tuvo distintas causas, pero, sin lugar a duda, la más importante fue el espíritu maya de resistencia a la dominación española", considera el académico.

El levantamiento se inicia en la villa de Valladolid, prosigue el doctor Quezada, "la antigua capital indígena de Sací, y fue particularmente sangrienta… El movimiento de resistencia se prolongó por cuatro meses, y durante este tiempo los españoles lucharon desesperadamente para sofocarlo. Finalmente, en marzo de 1547 aplacaron al último pueblo rebelde".

Otras revueltas

El cronista de Valladolid rememora otros levantamientos armados que registra la cronología de la ciudad, entre ellos el 12 de febrero de 1840, el pronunciamiento y defensa de la soberanía yucateca a favor del federalismo contra el poder central, que encabeza Santiago Imán Villafaña.

"Otro episodio es la toma de la Sultana del Oriente, el 11 de enero de 1847, por las tropas capitaneadas por Antonio Trujeque, durante el conflicto federalista-centralista. Entre 1842 y 1847, Yucatán se separó dos veces de la República en rechazo al centralismo que agobiaba a la nación", agrega.

Sin embargo, la subversión maya es el preludio de lo que se convertiría en la máxima fatalidad peninsular, la llamada Guerra de Castas, que comienza con la muerte de Manuel Antonio Ay el 25 de julio de 1847 y cinco meses después el oriente del actual estado se mantenía en poder de los mayas sublevados.

Los mayas rebeldes sitian Valladolid en 19 de enero de 1848 y luego de dos meses de asedio, el 14 de marzo los habitantes de la ciudad huyen a Espita, con múltiples bajas de civiles en la retirada. Al final, los españoles y sus aliados indígenas recuperan la villa el 24 de diciembre de 1848 con la retirada de los insurrectos.

Vecinos de Valladolid recrean la llamada primera chispa de la Revolución en el Centro Histórico de la "Sultana del Oriente".- Foto de Megamedia

Chispa revolucionaria

Otro de los acontecimientos históricos que dejan una profunda huella en la historia de la "Sultana del Oriente" es el primer intento sedicioso en contra del prologado mandato presidencial del general José de la Cruz Porfirio Díaz Mori (Porfirio Díaz), que pretende extender, como pulpo, sus tentáculos del poder a Yucatán con la imposición del gobernador Enrique Muñoz Aristegui, en la primera década del siglo XX.

El alzamiento social contra la tiranía de la federación y la imposición estatal, que se gesta el 4 de junio de 1910 en la antigua ciudad es descrita y analizada en forma profunda y diáfana por el periodista Carlos R. Menéndez González en el libro "La primera chispa de la Revolución Mexicana. (El movimiento en Valladolid en 1910)".

El director de La Revista de Yucatán, antecesora de Diario de Yucatán, que el escritor funda el 31 de mayo de 1925, narra en su obra el episodio que tenía como propósito derrocar al gobierno yucateco de Muñoz Aristegui, con el apoyo de Porfirio Díaz y un grupo de poder económico y político dirigido por Olegario Molina Solís (entonces secretario de Fomento, Colonización e Industria) y Avelino Montes Linaje (yerno de Olegario Molina), quienes dominaban las actividades productivas yucatecas, en particular la próspera industria henequenera, pilar de la economía estatal.

A una semana del comienzo, el movimiento social se somete. Son capturados y enjuiciados a la pena capital los líderes Maximiliano R. Bonilla, Atilano Albertos y José Kantún.

Los demás conspiradores fueron perseguidos, incluyendo Menéndez González, a quien el gobierno estatal señala y acusa por las publicaciones del hecho y su desenlace en las páginas del Diario.

Mayor categoría

Después de su fundación, en 1543, el también presidente de la Asociación de Cronistas e Historiadores de Yucatán, precisa que el rey Fernando VII de España le concede a la villa de Valladolid el título de ciudad, por una real cédula que expide el 10 de marzo de 1815.

"A pesar de esa concesión, los acontecimientos políticos de ese año evitaron que se procediera de acuerdo a la solicitud de la cédula del rey para legalizar, hecho que quizás nunca fue del conocimiento de los habitantes de Valladolid", señala el arquitecto Cosgaya Medina.

El escudo de Valladolid, diseño del extinto heralista e historiador Juan Francisco Peón Ancona.- Foto de Megamedia

"Después de la Independencia, el 13 de diciembre de 1823, el Congreso constitucional de Yucatán le adjudica finalmente la categoría de ciudad a la antigua villa de Valladolid. En el acta se estipula que el gobierno expedirá el nombramiento y designará la divisa o escudo correspondiente".

El escudo de Valladolid que hoy ostenta el ayuntamiento, precisa el arquitecto Carlos Alberto, se diseña y presenta ante el cabildo el 13 de diciembre 1973 por el extinto heraldista e historiador Juan Francisco Peón y Ancona, para conmemorar el CL aniversario del rango de ciudad.

En la insignia se conjugan elementos simbólicos de la historia de la urbe: un gavilán blanco, seis torretas de estilo español, el cero maya, una rama con flores de Xtabentún, otra rama con un copo de algodón, el fondo de color rojo y el emblema "Ciudad Heroica", en alusión a los hechos históricos que son parte de la memoria de Valladolid.

Sucesos relevantes

Claves en el desarrollo socioeconómico que reivindica la importancia y significado de Valladolid en la geografía yucateca y peninsular que conserva a partir de su fundación en el siglo XVI se suscitan en las primeras mitades de los siglos XVIII y XIX, respectivamente.

Ambos hechos, de acuerdo con el arquitecto Cosgaya Medina marcan el rumbo de la ciudad en las dos centurias posteriores, en la que afianza su posición como pilar en los sectores productivos, turísticos y culturales de la entidad.

"En 1833 se inaugura en Valladolid la primera fábrica en México que impulsa nuevas y modernas máquinas de vapor. La 'Aurora yucateca' es fruto del éxito del cultivo de algodón y su transformación en productos terminales por talleres artesanales como el telar de cintura, antecedente de su instalación en la ciudad", relata el cronista.

Edificio de "La Aurora", antigua fábrica textil que se inaugura en Valladolid en el siglo XIX. Ahora la biblioteca Pedro Sainz de Baranda.- Foto de Facebook

Su propietario y fundador, Pedro Sainz de Baranda y Borreiro (gobernador de Yucatán en 1835), prosigue el narrador, la llama en principio "La Aurora de la Industria Yucateca" y se convierte en el eje de la industria textil en Valladolid y otro sustento económico de la región en el primer tercio del siglo XIX.

"En la actualidad la antigua fábrica es un espacio cultural, hito urbano y Monumento histórico, que se remodeló en 1981", anota Carlos Alberto.

Llega el tren

El 22 de febrero de 1906 también queda marcada en la historia de Valladolid, con la llegada del ferrocarril, cuenta el arquitecto Cosgaya Medina. El general vallisoletano Francisco Cantón Rosado (gobernador de Yucatán de 1898 a 1902) encabeza la locomotora, y hay dos ceremonias, una antes, el 3 de febrero, y la oficial el 4 de mayo.

"A la llegada a la estación, se le ofreció un homenaje al iniciador del proyecto, una vía de 181 kilómetros a partir de Mérida, un sueño de los vallisoletanos que se hizo realidad. Hoy sólo queda como testimonio de esa gran obra, la antigua estación de ferrocarril, designada Monumento histórico de Valladolid", abunda.

Magia vallisoletana

Dos siglos después de que se le concede la jerarquía de ciudad, a Valladolid se le reconoce su categoría al recibir el 30 de agosto de 2012 el nombramiento de Pueblo Mágico de México, con lo que se convierte en el segundo de Yucatán y el número 80 a nivel nacional con ese reconocimiento.

La distinción a la Sultana del Oriente, que cumple ocho años, se la otorga la Secretaría federal de Turismo una década después de que Izamal es honrada como el primer Pueblo Mágico yucateco, el 14 de febrero de 2002.

En la Península, donde hay cuatro comunidades consideradas con ese título, Quintana Roo alberga a tres pueblos mágicos: Bacalar, Isla Mujeres y Tulum, designados, el primero en 2006, y los otros en 2015, respectivamente. Campeche completa el catálogo con Palizada, nombrada en 2011.

En 2001, Husca de Ocampo, en la región central de Hidalgo, recibe la denominación de primer Pueblo Mágico de México. A partir de esa fecha, en los años posteriores el gobierno federal, por medio de Sectur, engruesa la relación de más poblaciones que cumplen con ese perfil específico.

La placa que distingue a Valladolid como el segundo Pueblo Mágico de Yucatán, el 30 de agosto de 2012.- Foto de Carlos Cosgaya Medina

Hoy se contabilizan 121 Pueblos Mágicos en México. La designación más reciente es Guadalupe, Zacatecas, en octubre de 2018.

Ocho años después de la elección de Valladolid como el segundo Pueblo Mágico de Yucatán, en la atmósfera de la ciudad se advierte la influencia del pretérito maya y la herencia española, pero sobre todo la preservación de los principales símbolos y tradiciones que se recrean en sus edificios, monumentos, calles, hechos históricos y personajes que le dan ese atributo fascinante.

También pueden leer:

*Valladolid, en nueva lista turística

*Valladolid, el único destino de México recomendado por revista internacional

*Valladolid, entre los 24 mejores destinos del país

Arreglo o cierre definitivo

Más negocios e implicados en un escándalo en el gobierno estatal