in ,

Chilena agredida en Mérida:''No quiero llegar a mi país en un cajón''

MÉRIDA.- “No quiero llegar a mi país en un cajón. No quiero que mi familia me reciba en un cajón”, suplicó María José Á. R., la mujer de origen chileno que hace unos días denunció en redes sociales que era víctima de violencia intrafamiliar a manos del padre de sus hijos, Fernando Jorge E. J.

De 39 años de edad y madre de dos hijos, de 6 y 4 años, María José pidió ayuda para volver a su país. “Necesito regresar a mi país, quiero y necesito regresar a mi país”, imploró en rueda de prensa que ofreció en el despacho de su abogado, Rodrigo Ortiz Eljure.

María José, chilena víctima de violencia familiar, durante la entrevista con Diario de Yucatán.
María José, chilena víctima de violencia familiar, durante la entrevista con Diario de Yucatán.
María José, chilena víctima de violencia familiar, durante la entrevista con Diario de Yucatán.
María José, chilena víctima de violencia familiar, durante la entrevista con Diario de Yucatán.
María José, chilena víctima de violencia familiar, durante la entrevista con Diario de Yucatán.

Su historia con Fernando Jorge E. J. comenzó cuando lo conoció durante un viaje que hizo a Tulum. Entablaron una relación que prosperó entre varios viajes de un país a otro hasta que se casaron en 2015. Para entonces María José tenía un empleo de tecnóloga médica en su natal Chile. Sin embargo, cuando nació su primer hijo, renunció para mudarse a Mérida.

“Dejé un país, dejé mi familia, mi profesión, mi independencia económica para formar una familia junto al padre de mis hijos”, recuerda. Lamentablemente, todo cambió prácticamente apenas se estableció en Yucatán.

“Una vez estando acá, ya todo empezó a cambiar. Empezaron los primeros indicios de que es un hombre violento, un agresor. Eso cada vez fue en aumento”.

"Siempre me decía que nadie iba a creer en mi palabra"

Visiblemente afectada, María José narró que recibió muchas amenazas de violencia física contra su persona. “Muchas veces se contuvo de ejercer violencia física para que yo no tuviera cómo demostrar la agresión ante la policía y en las revisiones médicas”.

Sin embargo, los malos tratos allí estaban. “Siempre me decía que nadie iba a creer en mi palabra y que yo no tenía cómo demostrar. Siempre me denigraba como persona y, por sobre todas las cosas, era una tortura psicológica que él ejercía contra mí.

El abogado Rodrigo Eljure da detalles del caso de María José

"Me decía que estoy sola acá y que nadie va a creer en mí. Que la palabra de una mujer acá no vale para nada y que cualquier tipo de violencia que él ejerciera, nadie me iba a creer. Que soy una muerta de hambre y que me largue de este país”.

Y es que, subraya la afectada, Fernando Jorge E. J. fuera de la casa era totalmente encantador con muchas historias que contar, lo que le ganaba amistades. "Dentro de la casa era totalmente diferente, a puerta cerrada era otra situación”.

El esposo, con antecedentes

María José calló las vejaciones por miedo a golpes, por miedo a que le quiten a sus hijos. Así pasaron días, semanas, meses y años, hasta que en mayo pasado decidió denunciar a su agresor, luego de que éste fuera detenido por fraude.

“Me sentí muy sola, totalmente desprotegida. Soy mamá 24/7, estoy totalmente dedicada a mis hijos, y me sentí desprotegida. Pedí ayuda psicológica y ayuda legal”.

Un mes después, en junio, el agresor sacó a María José de su domicilio. Entonces ella, con ayuda de su abogado, solicitó una orden de protección en el Juzgado Tercero de Oralidad Familiar.

Ahí se resolvió la salida inmediata del agresor del domicilio conyugal, el reingreso de la mujer y sus hijos a la casa, la custodia de los hijos a la mamá y la suspensión temporal del régimen de convivencia al señor.

También se prohibió que Fernando Jorge se acercara al domicilio o cualquier otro lugar donde estuviera la afectada; así como ejercer cualquier tipo de violencia contra ella, así como mandarle mensajes. De igual manera se interpuso la denuncia correspondiente.

Chilena denuncia violencia familiar en Mérida: pide ayuda


Sin embargo, como informamos, el pasado jueves 22 Fernando llegó al domicilio con un cerrajero para entrar a la vivienda de la cual sacó una motocicleta, pese a las restricciones. María José llamó al 911 y a sus abogados.

Lamentablemente, los policías no detuvieron al hombre, a pesar de que los licenciados les enseñaron la orden del juez. Ese hecho detonó que María José hiciera pública su situación en redes sociales, aunado al feminicidio ocurrido en Mérida un día después.


“Lamento mucho haberlo hecho público, pero ya no podía seguir guardando silencio. Hice pública mi situación a raíz de otros hechos que sucedieron en la ciudad (…) No podemos permitir ni yo ni ninguna mujer, ningún tipo de violencia. No es posible que se tenga que llegar a hechos de sangre para solicitar ayuda o para que nos presten ayuda”.

María José está decidida a seguir el proceso legal en Mérida, siempre y cuando esté garantizada su seguridad y la de sus hijos; aunque, por su parte, sus abogados no descartan que finalmente regrese a Chile, mientras ellos atienden el proceso. De hecho, ya se informó de su situación al Consulado de Chile en México.


En cuanto a las autoridades locales, el Gobierno de Yucatán informó que por medio de la Secretaría de las Mujeres y la Fiscalía General del Estado le da seguimiento al caso.

Escrito por Iván Canul Ek

Jorge Iván Canul Ek es licenciado en Periodismo y Ciencias de la Comunicación y actualmente reportero de la Agencia Informativa Megamedia. Tiene  20 años de trayectoria en los medios, y es colaborador de Grupo Megamedia desde 2004. Los temas de arte y cultura, comunidades, ciudadanos y espectáculos son su especialidad.  Con especial gusto por la crónica para el desarrollo de sus historias.

Veterinario se grabó abusando de perros: pasaría hasta 87 años en prisión

variante delta

569 niños murieron por Covid en México: ¿Cómo se relaciona Delta?