in

Cierran bares ruidosos del Centro Histórico

Los seis bares clausurados

Son suspendidos seis negocios

La Dirección de Desarrollo Urbano cerró en las dos últimas noches seis bares nocturnos del Centro Histórico por exceso de ruido, en respuesta a reiteradas quejas de vecinos y de acuerdo con lo que estipula la ordenanza en la materia.

Desde la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Protección al Ambiente y del Equilibrio Ecológico, hace dos meses, inspectores de la dependencia han realizado verificaciones en los establecimientos que acumulan más quejas por el escándalo que producen. “Ahora procedimos a aplicar la medida cautelar de la suspensión hasta que presenten el estudio de insonorización y las medidas de mitigación”, dice el Arq. Federico Sauri Molina, titular de la dirección.

Por todo Mérida

Las seis clausuras son los primeros casos de aplicación de la nueva normativa, pero esta cruzada no se limitará al primer cuadro de la ciudad, agrega. Se está empezando en el Centro porque es donde se ha presentado la mayor cantidad de quejas, pero las operaciones se extenderán a toda la ciudad.

El trabajo conjunto de Desarrollo Urbano y la Policía Municipal atenderá también el asunto de las bocinas que gran número de comercios instalan a sus puertas porque creen que el escándalo atrae compradores.

Los inspectores se están moviendo a otros sectores de la ciudad, particularmente el Norte, donde reciben el apoyo de la Secretaría de Seguridad Pública porque están fuera de la jurisdicción de la Policía Municipal.

“El viernes fueron tres bares, anoche otros tres… no es lo deseable, pero nuestro compromiso es atacar a fondo el problema del ruido”, refiere. “Pasada la parte de concientización y difusión del nuevo reglamento vienen ahora las medidas coercitivas, que aplicamos a través de la Subdirección de Asuntos Jurídicos”.

Las seis operaciones respondieron a quejas puntuales de ciudadanos que se sienten afectados por el ruido que producen estos negocios, pero en un caso además el establecimiento operaba sin permiso, detalla. “Los vecinos son nuestro termómetro para saber cómo están las cosas, por eso siempre hemos pedido a la ciudadanía que se acerque a nosotros. En el período de sensibilización la ciudadanía fue muy receptiva y ahora nos toca a nosotros hacer cumplir lo que ordena la norma”.

El Arq. Sauri puntualiza que la clausura es con carácter temporal, esto es, que los bares no van a quedar cerrados para siempre y aclara que la autoridad no está en contra de los negocios que ofrecen entretenimiento, lo único que se les pide es que cumplan el nuevo reglamento, que establece con toda claridad cuáles son los límites máximos permitidos.

La ordenanza contra el ruido aprobada hace dos meses prohíbe superar en horario nocturno (de las 22:00 horas a las 6:00) los 65 decibelios, el límite para poder conciliar el sueño, según la Organización Mundial de la Salud. “En las mediciones encontramos que algunos bares llegaban a 110 decibelios, muy por encima de lo que marca la NOM 81 de la Semarnat, a la que está alineada la ordenanza municipal”, explica.

Compromiso

Para reabrir, los negocios deben comprometerse con Desarrollo Urbano a realizar las adecuaciones necesarias que impidan al ruido afectar a los vecinos, modificaciones que muchas veces son medidas tan sencillas como decir bajarle el volumen a la música, eso sí, en el entendido de que este reglamento contempla la reincidencia, que se castiga con sanciones económicas más severas y que puede llevar incluso a la clausura definitiva.

Por lo pronto, además de la suspensión de operaciones, a los seis negocios se les aplicó una multa, la mínima que establece la normativa. Los bares clausurados son: la Pulquerida, PK2, D’Lorean, Pipiripau, Bar Presunta y Espacios Mayas.

El funcionario advierte que la autoridad seguirá aplicando la norma. “Así como durante muchos días realizamos una intensa labor de volanteo para crear conciencia del valor de respetar el reglamento, ahora vamos a aplicar la ley”.

“Buscamos una ciudad armónica, para lo cual, consideramos, los ciudadanos deben cumplir las normas. Sólo así conservaremos la ciudad que hoy tenemos y disfrutamos”, concluye.— Mario S. Durán Yabur

Cruzada antirruido

Según Renán Barrera Concha, ya son 36 los negocios suspendidos este año.

Primeros frutos

El nuevo reglamento contra el ruido que busca acabar con el problema del exceso de ruido, “ya está dando los primeros resultados”, destacó ayer en una rueda de prensa el alcalde de Mérida.

Armonía

“La única forma de que se pueda lograr una armonía en el Centro Histórico es que todos, vecinos y dueños de negocios, pongan de su parte y que la autoridad regule lo que pasa ahí, que es lo que ahora se hace”, agregó.

Operaciones

En las últimas dos noches seis bares fueron clausurados por producir mucho ruido.

Contarán historia sobre cráter que cayó en Chicxulub