in ,

Apuesta por el mayab

Una pareja de mestizos recibe al ritmo de jarana

Sacar del bache al sector, objetivo de un nuevo circuito

 

La reactivación productiva es un proceso necesario para hacer frente a la crisis derivada del Covid que afectó severamente los diversos sectores económicos de la entidad, algunos golpeados más fuerte que otros, pero ninguno tanto como el sector turístico, uno de los más importantes para Yucatán.

Así, de repente, desde mediados de marzo de este año, los hoteles cerraron sus puertas, zonas arqueológicas, playas, ciudades coloniales y proyectos turísticos se quedaron sin visitantes, transportadoras sin pasajeros, restaurantes sin comensales, planes listos para entrar en operación suspendidos, inversiones paralizadas, el temor al contagio confinó a los yucatecos en sus hogares en medio de la incertidumbre y la desesperanza.

Por si fuera poco, una temporada atípica de lluvias, con tormentas y huracanes, volúmenes históricos pluviales donde en un solo día llueve todo lo que en un año, elevan el nivel del manto freático como nunca se había visto, colapsando las redes de drenajes y pozos en diversos sectores de Mérida y ciudades del interior del estado, con graves afectaciones a la población y daños zonas de cultivo.

Salir del bache en la industria turística de Yucatán es tarea de los afectados, que rápidamente entienden que no pueden esperar la llegada de apoyos oficiales, de modo que la iniciativa privada adscrita a la Asociación Mexicana de la Industria Turística de Yucatán A. C., con el apoyo del Consejo Empresarial Turístico del estado y los ayuntamientos de Tekit, Oxkutzcab y Tekax sumó esfuerzos para crear el circuito turístico “Legado del Mayab”, un producto dirigido a la reactivación turística del mercado local y nacional en esta región, cuyo enfoque se sustenta en el turismo de aventura, eco y agro turismo, cultura, arte, gastronomía, artesanal y del vestido.

Un nuevo circuito turístico paralelo a una nueva normalidad para la industria donde gel antibacterial, cubrebocas y temperatura corporal se han convertido en aspectos a tomar siempre en cuenta para turistas y prestadores de servicios.

El fin de semana pasado se llevó al cabo un viaje de familiarización organizado por el Cetur y la Amityuc al que fueron convocados representantes de agencias de viajes, mayoristas turísticos y medios, a fin de conocer la oferta que conforma este circuito. Rosa Isela García Pantoja y Jorge Carrillo Sáenz, presidentes de la Amityuc y el Cetur, respectivamente, encabezaron el grupo de unas 30 personas que participaron en los recorridos.

Ambos coincidieron en la importancia de reactivar la industria turística en el estado, ofreciendo alternativas atractivas e innovadoras para el mercado local, apostándole al reencuentro de los yucatecos con todo aquello que ha forjado su identidad y que aún vive con fuerza en el interior del estado.

Según explicaron, la calidez y la hospitalidad natural del yucateco, su alegría y orgullo por sus tradiciones e identidad son elementos muy valiosos en la conformación de un producto turístico original y diferente. En ese sentido, la industria turística yucateca ya lleva una ventaja.

La capacitación y la perseverancia, son otros elementos que juegan dentro del diseño de un producto turístico, de lo que se trata es que los prestadores de servicios puedan brindar una atención de calidad en todos sus detalles, trabajando en un mercado que, en este caso, busca un reencuentro con sus raíces, aventura, emociones, en una palabra “experiencias” como nunca antes las había vivido.

Más allá del turismo de playa, zonas arqueológicas y ciudades coloniales, “Legado del Mayab” es un nicho de mercado más cercano, íntimo, accesible y “apapachador”. ¿Qué se puede hacer en Tekit, Oxkutzcab y Tekax? Tanto que un fin de semana apenas es suficiente.

Visitar centenarios templos y conventos franciscanos de imponente arquitectura, pasear por las tranquilas y sombreadas calles y parques de la ciudad, disfrutar de la tradición jaranera, visitar fábricas de guayaberas y casas de artesanías, recorrer mercados, conocer historias, leyendas, disfrutar de lo más típico de la gastronomía regional, nadar en cenotes de cristalinas aguas, conocer haciendas de belleza colosal en medio del monte, explorar cavernas de secretos velados para muchos, contactar con la naturaleza, descubrir la sensación por la ecología y la agricultura, senderos en bicicletas, recorridos en cuatri motos, “spas”, arqueología, visitar ermitas de sencilla arquitectura pero fascinante historia, hospedándose lo mismo en cabañas que en céntricos hoteles con servicios de señal wifi, Smart TV, aire acondicionado, así como agua caliente y fría.

En los próximos días iremos desmenuzando la aventura del “Legado del Mayab”. Comenzaremos con Tekit, la capital de la guayabera, donde cerca del 80% de más de 17,000 habitantes del municipio se dedican a la confección de esta prenda cuya elegancia han portado lo mismo que dignatarios del mundo como artistas, deportistas y grandes personajes del mundo de la literatura; visitaremos algunas de las 200 fábricas, chicas y grandes, que ahí operan para conocer más sobre la guayabera; pero además conoceremos la leyenda de la venerada imagen de San Antonio de Padua, la tradición jaranera con el ballet municipal y recorreremos “Destino Mío”, un proyecto ecoturístico y de aventura que toma forma y estaría listo para operar el próximo año.— Emanuel Rincón Becerra

 

 

Temporada rompió récords