in ,

Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal en Dzibichaltún

MÉRIDA, Yucatán.- No tenemos prisa para quitarnos, señalaron al unísono los ejidatarios de Chablekal que cumplen hoy 17 días de mantener cerrado el acceso a la zona arqueológica de Dzibichaltún en protesta porque el gobierno federal no paga la ocupación de 53 hectáreas de tierras agrarias.

Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Cortesía)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Cortesía)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)
Continúa el plantón de ejidatarios de Chablekal a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún, este domingo 18 de julio de 2021.- (Foto: Carlos de la Cruz Montes de Oca/Archivo)

“Podemos aguantar el tiempo necesario, pero nos gustaría que agilicen el trámite de expropiación, nos paguen las tierras y se solucione”, enfatizó un directivo del Ejido que estuvo en la guardia de este domingo, pero no está autorizado a proporcionar su nombre a la prensa.

Los ejidatarios ven ahora un poco más de interés de las autoridades del Centro INAH Yucatán por resolver este problema que data de hace 62 años de ocupación de las tierras sin algún beneficio económico para los dueños originales que son los campesinos del Ejido de Chablekal.

Solicitud de expropiación

Ya están enterados que el Centro INAH Yucatán pidió formalmente a la Sedatu la expropiación de las 53 hectáreas, como informó el Diario, pero están en espera que llegue el acuse de recibo de dicho trámite para que el comisariado ejidal y el asesor jurídico del núcleo ejidal, Manuel Abán Can y Wílberth Saucedo Castro, viajen a Ciudad de México para comprobar que sí
está en trámite y para pedir al titular de la Sedatu que autorice y agilice la expropiación para que se solucione este problema.

A la par con el trámite de expropiación que inició el Centro INAH Yucatán, la directiva del Ejido de Chablekal continúa su demanda de la firma de un acuerdo de ocupación previa y como primer paso firmó una carta compromiso de mantener la mesa de diálogo, pero sin incluir el levantamiento del plantón a las puertas de la zona arqueológica de Dzibichaltún.

“Seguimos con el plantón hasta que se solucione el pago y el contrato”, señalaron.

Solicitarán apoyo al gobierno del Estado

Los ejidatarios también informaron que pedirán apoyo del gobierno del Estado porque indirectamente tiene responsabilidad porque el Patronato Cultur cobra una cuota de ingreso y realizó una millonaria inversión en un espectáculo de videomapping que aún no se estrena.

Acordaron que mañana lunes una comitiva irá al Palacio de Gobierno, entre las 9 o 10 horas, para pedir una audiencia con el gobernador Mauricio Vila Dosal o el funcionario que lo represente para pedir que realice gestiones ante el gobierno federal para que se solucione este viejo conflicto.

Patronato Cultur se mantiene ajeno

Incluso, dijeron que el Patronato Cultur se ha mantenido ajeno, no ha apoyado al ejido en las gestiones, aun cuando recibe un beneficio por el cobro de una segunda tarifa, cobra renta de locales y tiene una reciente inversión muy fuerte en el luz y sonido nuevo.

El bloqueo a la entrada a la zona arqueológica de Dzibichaltún ya costó caro al INAH y Cultur porque, de acuerdo a cálculos de los campesinos, dejan de entrar de 500 a 600 visitantes diarios.

Más de 2 millones de pesos no recaudados

El plantón inició el viernes 2 de julio y se ha mantenido hasta hoy día 18. Son 17 días en los que no han podido ingresar turistas locales, nacionales e internacionales. Si se considera que el INAH cobra $75 por persona y Cultur otros $149, sería un pago global de $224 por persona, multiplicado por 600 y por los días inactivos, los ingresos no recaudados superarían los $2 millones.

Los turistas extranjeros pagan $75 del INAH y $259 de Cultur, pero los ejidatarios que mantienen el bloqueo informaron que en su mayoría son turistas nacionales los que llegan para visitar las ruinas mayas, pero no les permiten la entrada por la protesta.

Prolongada gestión

Los ejidatarios se han organizado para resistir la prolongada gestión de pago de las tierras, cuyo valor comercial desconocen, porque realizan guardias nocturnas con un grupo de 30 a 40 campesinos y en las mañanas el número aumenta a 70 o 80.

Todos los que permanecen a la entrada reciben un desayuno, almuerzo y cena que llevan mujeres que cocinan en sus casas los guisos de comida tradicional.

Las mujeres ejidatarias también se turnan para hacer guardias y pasar lista de los asistentes porque deben de tener un control de las personas para evitar inflitrados y porque en esta lucha todos tienen que participar.

“Nosotros nos turnamos para pasar lista y apuntar el nombre de los que vienen”, informó Carolina Tut Lima, quien libreta en mano y con la vista pasó lista de las personas que están en el plantón.

Viandas, refrescos y agua

Otras mujeres, entre ellas la tesorera María Nilda Lucely Euán Chalé, Carolina Canché Padrón, Martha Baas Pool, atienden la pequeña mesa donde hay viandas, refrescos y agua purificada. A la hora de la llegada de la comida sirven las raciones a sus compañeros que comen debajo de un toldo con sillas, en los arriates o bajo la sombra de los árboles de la zona arqueológica.

Ninguno de los inconformes ingresa a las oficinas del INAH ni a las ruinas mayas de Dzibichaltún. La parte administrativa y turística del sitio arqueológico sigue bajo vigilancia de dos empleados de la dependencia federal, que recibieron autorización de los ejidatarios para custodiar el
lugar histórico.

Escrito por Joaquín Chan Caamal

Joaquín Orlando Chan Caamal, reportero de la Agencia Informativa Megamedia (AIM); es periodista desde 1987 y en 1993 ingresó a Diario de Yucatán, buque insignia de Grupo Megamedia.   Escribe sobre el ámbito local y peninsular. Ha desarrollado  contenidos sobre educación, economía, medio ambiente, sectores empresariales y seguridad y policía.  

Pronostican probables chubascos y calor para la península de Yucatán

Afición de Venados volverá al Iturralde con estas medidas sanitarias