in ,

Experto de la UNAM dice que La Plancha es un proyecto biocultural ambiental

Pedro Camarena Berruecos
EEl doctor en arquitectura Pedro Camarena Berruecos durante su participación en el foro ciudadano sobre el proyecto del Gran Parque La Plancha.- (Foto: Joaquín Chan Caamal)

Hoy en día se habla mucho de la ecología urbana y de las soluciones basadas en la naturaleza y el parque La Plancha puede ser un emblema de cómo vivir en una ciudad de una manera más resiliente, manifestó el doctor en arquitectura Pedro Camarena Berruecos, académico de la UNAM y secretario ejecutivo de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel en Ciudad de México.


Durante el foro ciudadano, realizado el jueves pasado en la Escuela Superior de Artes de Yucatán, donde se analizaron los pro y contras de la probable construcción de una estación del Tren Maya en terrenos de La Plancha, el ambientalista invitado al evento detalló los beneficios ecológicos, urbanos y humanos que aportaría el proyecto del Gran Parque La Plancha a la capital yucateca.

Beneficios del parque

Desde su perspectiva, el parque podría ser una zona urbana con menor impacto ambiental, menor uso de recursos energéticos, nos enseñaría a vivir con la diversidad ecológica y retomaría lo que se ha hecho en toda esta región meridana durante muchos años.


“Hay que generar esta infraestructura verde, esta infraestructura ecológica, hay que promover el metabolismo urbano, que la gente entienda por qué es importante tener áreas verdes en la ciudad. Hay que generar una nueva configuración urbana y para eso es importante tener un parque de las dimensiones que va a tener La Plancha”, señaló durante su exposición relacionado con el Plan Maestro del Gran Parque La Plancha.

Proyecto biocultural

“Quiero remarcar que se trata de un proyecto biocultural, es muy
importante que se rescate, desde la geología del sitio, pasando por la
flora, la fauna, la hidrología subterránea y la cultura de la zona”, recalcó.

“El parque debe de ser una muestra de todo ese gran legado que hay
en la región. Hoy en día todas las grandes ciudades se cuestionan por qué
han propiciado un crecimiento urbano desordenado que ha acabado con el
hábitat de cientos de especies de todas las ciudades alrededor del mundo.

Pérdida de la biodiversidad

Eso nos lleva a pensar, y lo pongo sobre la mesa de discusión, si sabemos
cuál ha sido la pérdida de la biodiversidad en esta zona de Mérida en los
últimos cinco o diez años. Si pensamos en cuánto podría ser el bien que le
aporta a la ciudad un área de este tamaño, que no es poca cosa, cuántos
metros de áreas verdes por habitante tiene Mérida, la doctora Susana Pérez (investigadora del Cinvestav Mérida, cuyas declaraciones sobre el tema ya publicamos) había dado algunas cifras y creo que estamos por debajo de los estándares. Las cifras internacionales son de 9 a 12 metros cuadrados de áreas verdes por habitante y Mérida tiene apenas 3.6 m2”.

Servicios ambientales

El académico de la UNAM preguntó por qué es importante el verde urbano en la ciudad de Mérida y se autorespondió: porque provee servicios ambientales, servicios ecosistémicos que tiene que ver con la biodiversidad desde luego, pero también con el control de inundaciones, con infiltraciones subterráneas, el infiltrado del agua de lluvia y el transporte del líquido al suelo, el suelo que tiene esta zona es un filtro persé, y el agua que pasa por allá se filtra, llega al subsuelo y avanza hacia el norte. Pero
también regula el clima, captura el CO2 y partículas suspendidas. Los
parques dan servicios ambientales muy significativos y que en términos
económicos todavía no son valorados, pero sin duda aportan muchísimo dinero y ese factor ya se debe empezar a estudiar.


Pero además de los servicios ambientales, explicó, el parque daría otro
servicio como es la cultura. Ésta brinda identidad a la región, brinda una
estética a la ciudad, Mérida es muy bonita y será más bonita si tiene más
áreas verdes que vistan a la ciudad. Además, el parque promueve la recreación del turismo, la salud física y mental de los pobladores que habitan la ciudad, otorgan valores espirituales que promueven la cohesión social, es decir, los espacios abiertos urbanos ayudan a la cohesión social, reúnen a la gente. Y en estas épocas tan difíciles por la inseguridad y violencia, que afortunadamente no tiene aquí en Mérida, -precisa-, estos espacios son centrales para poder convocar a los ciudadanos para reforzar
los lazos y la unión entre los que habitan la ciudad, entonces son espacios
de vital importancia.

Ecología y el urbanismo

El doctor Camarena, quien también es presidente de la Sociedad de
Arquitectos Paisajistas de México
, relató que en un simposio al que
asistió en la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, los especialistas
destacaron la relación entre la ecología y el urbanismo, la ecología habla
de biodiversidad, de naturaleza y de conectividad entre ellos; en el
urbanismo decían exactamente lo mismo.

Adaptación inteligente al espacio

“Hay que generar una diversidad de todo tipo, una diversidad cultural,
diversidad de usos y de transporte”, destacó. “Hay que adaptarse de manera inteligente al espacio, aquí está la verificación sustentable de la
arquitectura vernácula. Tenemos desarrollo, tenemos diseño ecológico y
urbano, está la conectividad de la naturaleza que en el ámbito urbano habla del transporte inteligente, transporte no motorizado, transporte de una red integrada, habla de una serie de núcleos de multimodalidad que le de una viabilidad a la movilidad en la ciudad, tanto adentro como afuera”.


Cerró su exposición con las siguientes frases y preguntas: “los servicios
ambientales es salud”, “la cultura es convivencia”, “la falta de salud es
pérdida económica”. Hay que plantearnos qué ciudad queremos y cómo la
queremos hacer.

Proyecto ciudadano

También reconoció que el proyecto ciudadano del parque La Plancha es un
excelente ejemplo de diálogo entre la sociedad organizada y los gobiernos y
debe de continuar así; es un ejemplo de comunicación entre los que están en este movimiento y aunque va lento el proyecto, éste ha resistido el embate de ideas y de decisiones de quienes se oponen a esta obra biocultural-ambiental.


En foro también participaron el promotor del parque La Plancha, Félix Rubio Villanueva; el arquitecto y especialista en urbanismo David Sosa Solís, quien fue el moderador; la química María Eugenia Núñez Zapata; el director de la ESAY, doctor Javier Álvarez Fuentes, y funcionarios del Ayuntamiento de Mérida y del gobierno del Estado, y Aarón Rosado Castillo, enlace territorial en Yucatán del Tren Maya.- (Por Joaquín Chan Caamal).

El empresario Alonso Ancira, detenido en España el pasado 29 de mayo. El dueño de Altos Hornos de México afirmó que si el gobierno de López Obrador no quiere la firma Agronitrogenados, que se la devuelvan (EFE)

“Si no quieren Agronitrogenados, que me la devuelvan”, dice Ancira