in ,

Respiradores accesibles

El ventilador

Diseño mexicano de bajo costo y ágil fabricación

Una de las mayores preocupaciones en los estados del país que están siendo más golpeados por la epidemia del nuevo coronavirus, entre ellos Yucatán, es la falta de ventiladores, un equipo médico clave en el tratamiento de los enfermos, a los que ayuda a respirar cuando no pueden hacerlo por sus propios medios.

Conforme pasan los días y crecen los casos, se incrementa el peligro de que se saturen las pocas camas de hospital que cuentan con este vital equipamiento.

Ante esta situación, maestros y alumnos de la Universidad Panamericana (UP) campus México diseñaron un ventilador mecánico fácil de usar, elaborado con materiales disponibles en el país y muy económico.

Actualmente el aparato está en fase de certificación. Esto es, en unas semanas —cuando, según las estimaciones la epidemia entraría a su fase más crítica— estará a disposición de hospitales públicos y privados que lo requieran.

“Manos libres”

El dispositivo, explica en entrevista con el Diario el Ing. Francisco Padilla Monroy, automatiza el proceso de ventilación manual con que médicos y enfermeras asisten a pacientes graves, en algunos casos durante horas, cuando no hay respiradores automáticos disponibles.

“Además de ser muy cansado, este proceso es muy peligroso por el riesgo de contagio, dice. “Nuestra máquina se encarga de esa tarea, pero con mayor eficiencia y regularidad, controlando mejor el flujo de aire que le llega al paciente”.

“Esto además nos permite ‘entubar’ o poner en un circuito la entrada de aire y la salida —lo que exhala el enfermo— con lo que evitamos que el personal médico se contamine con el virus”.

El respirador funciona con un sistema de levas que oprimen un resucitador manual (AMBU), de esta forma se mecaniza la operación y se evita que sea una persona la que oprima el AMBU.

Aunque no es un instrumento tan sofisticado y completo como las unidades de asistencia respiratoria que cuestan varios miles de dólares, el nuevo aparato cumple una función vital y puede salvar la vida de muchos pacientes.

“Nuestro ventilador no es para usar en enfermos muy graves. Está pensando para etapas intermedias o para períodos más cortos, puede servir en lo que hay disponibilidad de los respiradores de terapia intensiva”, señala.

Sin embargo, lo más importante será su disponibilidad —se sabe que de los otros hay pocos— y su bajo costo de producción: a un hospital le costaría menos de 50,000 pesos hacerse de uno, añade Padilla Monroy, ingeniero en Mecatrónica por la UP.

Actualmente, dice, cuentan con un pequeño lote de 10 prototipos ya listos para realizar pruebas y muestras. “Se fabrica en poco tiempo gracias al proceso de manufactura utilizado, el cual involucra maquinaria de corte láser para toda la carcasa metálica y levas, e impresión 3D para elementos mecánicos y coples”.

El proyecto ha pasado pruebas de durabilidad (desde el punto de vista de la mecatrónica) y de parámetros de funcionamiento (alcanzar una frecuencia, un volumen y presión de ingreso de aire adecuados) y se encuentra en espera de la aprobación de Cofepris.

Altruismo

El Ing. Padilla Monroy dice que la producción del respirador no está pensada como negocio, para ganar dinero. “Ante este difícil momento por el que pasamos todos, varios amigos tuvimos la inquietud de hacer algo para colaborar con la sociedad, pero no teníamos claro cómo. Notamos entonces que los ventiladores eran de lo que hacía más falta, que su disponibilidad era una preocupación recurrente”.

Fue así como en Semana Santa nació el proyecto y se integró el equipo —formando por maestros y alumnos de la Panamericana de diversas carreras, como Mecatrónica, Ingeniería Industrial y Diseño Industrial— que se dio a la tarea de adaptar un ventilador automático usado en España.

“Queríamos que el aparato pudiera elaborarse con recursos disponibles en México y que su fabricación fuera lo más rápida posible y de bajo costo”.

En estos momentos, dice, el tema de fabricación está resuelto. Los ventiladores no están disponibles porque no están certificados todavía. Sin embargo, cuando se cubra ese trámite legal, comenzará la fabricación en serie y la venta.— Megamedia

Ventilador de bajo costo Coronavirus

Los diseñadores del nuevo respirador buscan contribuir en la lucha contra el covid 19.

Equipo vital

Aunque no es tan completo como los ventiladores que cuestan muchos miles de dólares, el respirador de maestros y alumnos de la UP puede ayudar a salvar la vida de muchos enfermos graves de covid 19.

Bajo costo

Su mayor ventaja, dicen sus diseñadores, será su disponibilidad y su bajo costo de producción: menos de 50,000 pesos.

Proceso

Actualmente el nuevo ventilador está en fase de análisis y certificación a cargo del Cofepris. Apenas se cubra este trámite comenzará el proceso de fabricación.

Prevé un mayor impacto en el PIB

La colaboración de Aitana y Reik supera distancias