in ,

Se quejan de una represalia laboral

Los trenistas yucatecos en la sede de Ferrocarriles del Istmo de Tehuantepec en La Plancha

Despido a cinco ferrocarrileros por “pelear su ahorro”

Cinco trabajadores ferrocarrileros de Yucatán dicen que fueron despedidos sorpresivamente por la empresa del gobierno federal Ferrocarriles del Istmo de Tehuantepec (FIT) por exigir el pago del Fondo de Ahorro que estaba retenido sin justificación en este año.

Los trenistas Roger Gómez Chimal, Jesús Pedraza Segura, Aldo Moguel Gómez, José Luis Gómez Chimal y Rigel González Gómez se extrañaron que en esta quincena no llegaran sus salarios el 27 pasado, día de pago general, por lo que acudieron a las oficinas del FIT en La Plancha para averiguar el retraso. Nadie los atendió.

Después de varias peticiones de información durante cinco días y una larga espera en las oficinas, ayer los atendió Hérbert Falcón, de la gerencia de Recursos Humanos, y les informó que por órdenes de las oficinas centrales del FIT estaban dados de baja porque en el momento que firmaron y recibieron el pago del Fondo de Ahorro quedaron en automático fuera de la empresa.

“Nos están despidiendo en forma injustificada porque solo reclamamos lo que nos corresponde como parte de las prestaciones”, señaló Aldo Moguel, quien recibió la notificación formal del despido. “Nosotros vamos a meter nuestra demanda en la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) porque hay un contrato de trabajo de por medio y lo están rescindiendo sin motivo alguno”.

Fondo

Los cinco trabajadores tienen claro que este despido es una represión porque pelean sus derechos laborales. El 19 de octubre pasado acudieron a la Profedet para reclamar el pago del Fondo de Ahorro y el pago completo de sus sueldos porque la empresa del gobierno federal redujo a más del 50% las percepciones con el argumento de que los trenistas ganan mucho y porque no hay dinero.— Joaquín Chan Caamal

Luego de dos audiencias sin una solución por parte del jefe jurídico Alberto Ortiz y la gerente de Recursos Humanos, Fátima Ceballos, la Profedet conminó a ambos que era necesario que asistiera a las audiencias de conciliación una persona que pueda tomar decisiones y dé solución a las reclamaciones.

En una tercera audiencia en la Profedet la gerente de Recursos Humanos llegó con una propuesta: pagarían el Fondo de Ahorro, pero no podían nivelar los salarios de los quejosos. Ambas partes aceptaron el trato.

Los cinco trabajadores ferrocarrileros recibieron los cheques del pago del Fondo de Ahorro en la primera quincena de noviembre, pero en la segunda quincena vino la represión: su despido sin ninguna audiencia, proceso laboral, causa justificada ni notificación formal.

“Ya corría el rumor de que la empresa rescindió nuestros contratos por pelear nuestros derechos laborales, pero no nos lo han dicho en forma oficial”, dijo Rígel González antes de que solicitaran nueva audiencia ayer en las oficinas del ahora Tren Maya. “Nos deben notificar por qué nos quitaron de la nómina y cuál es la causa de la rescisión del contrato”.

Los cinco alegaron que el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que no perjudicaría ni despediría a ningún trabajador sindicalizado en su proyecto del Tren Maya, pero desde hace un par de meses les descontaron la mitad de sus salarios y les dejaron de pagar varias prestaciones.

Por ello iniciaron una lucha legal para que se respetara el contrato de trabajo y la promesa presidencial, pero tristemente ven la realidad de este gobierno: los funcionarios federales de la 4T no hacen caso al Presidente y van contra lo que él dice.

“No creo que el señor presidente López Obrador sepa lo que está haciendo en Mérida la FIT”, justificó Jesús Pedraza.

Los trenistas creen que esta represión y represalia de la empresa y del sindicato ferrocarrilero, que dirige Víctor Flores en lo nacional y Ernesto Sonda en el plano estatal, es porque ellos lograron que les pagaran el Fondo de Ahorro y ahora los casi 50 trenistas de Palenque, Campeche y Mérida ya reclaman igual este pago e interpusieron una demanda ante la Profedet para seguir los pasos de los cinco ferrocarrileros que ganaron esta queja a la FIT.

“Esta lucha la empezamos nosotros cinco sin la representación sindical y ahora como ya vieron que logramos que nos paguen el Fondo de Ahorro, ahora el sindicato ferrocarrilero ya tomó en serio este caso y también reclama el pago de esta prestación”, indicó Aldo Moguel. “Son casi 50 trenistas que están reclamando el pago del Fondo de Ahorro y ya pusieron su queja ante la Profedet”.

José Luis Chimal dijo que ha vivido en carne propia la represión de la empresa ferrocarrilera solamente por defender y reclamar sus derechos laborales y en tres ocasiones lo han despedido, incluso, por petición de su propio sindicato de la Sección 37 que dirige Ernesto Sonda, pero en las tres ocasiones ha ganado la demanda y lo han reinstalado.

Esta será la cuarta rescisión de contrato injustificado y dice que sinceramente pensó que no volvería a ocurrir este tipo de represalias con la llegada al gobierno de López Obrador, pero se equivocó.

 

De un vistazo

Causa

Los trenistas creen que esta represión y represalia de la empresa y del sindicato ferrocarrilero es porque ellos lograron que les pagaran el Fondo de Ahorro y ahora los casi 50 trenistas de Palenque, Campeche y Mérida ya reclaman este pago e interpusieron demandas ante la Profedet para seguir sus pasos.

Breves de fútbol

Urbanidad desde la memoria